jueves, 21 de mayo de 2009

El vaginismo


¿Qué es?
Una contracción involuntaria de los músculos de la vagina, y como dice Zwi Hoch "el vaginismo es un proceso fóbico". Es un reflejo que no depende de la voluntad y el miedo a la penetración provoca un comportamiento de huida.
Lo natural es que en la relación sexual los músculos de la vagina se relajen para facilitar la introducción del pene. Pero si hay vaginismo esto sucede al revés, se produce un espasmo automático y la vagina se cierra total o parcialmente.

Se puede probar introduciendo un dedo en la parte externa de la vagina. Aunque este reflejo varía mucho según los casos desde una pequeña abertura a cerrarse completamente. Si es poco dificulta la penetración y si se cierra puede hacerla imposible y el 3% de las mujeres lo consideran problema.

La mujer que padece vaginismo puede responder de forma adecuada a la excitación sexual e incluso podría disfrutar del orgasmo, pero para realizar el coito se bloquea y no se deja penetrar. Le asalta el MIEDO. Hay que prestar atención a las relaciones de pareja, unos no le dan importancia y otros se consideran responsables del dolor de la mujer y pueden reaccionar con inhibición o actuar con pasividad, lo que podría repercutir en problemas de erección.

Hay hombres que creen que es una estrategia de la mujer para boicotear la penetración, lo que puede deteriorar la relación de pareja. La prueba será intentar introducir un dedo o un objeto para comprobar la respuesta automática de la musculatura vaginal, así se verá cómo la mujer no está implicada en el problema.

También se puede comprobar introduciendo tampones para reafirmar su respuesta sexual. Lo más común es que haya un reflejo condicionado aprendido en alguna situación anterior, que puede tener relación con lo sexual o no.

Un reflejo que tenga que ver con el dolor incluso antes de haber vivido una relación sexual. No obstante ha podido vivir con dolor la primera experiencia sexual, pero no con el coito o también miedo al dolor que tuvo en el acto sexual o fantasías propias o traumas, como intento de violación.

Ya que ésta es una respuesta que escapa al control voluntario, es difícil que una mujer pueda poner fin espontáneamente a su problema. Por eso se recomienda acudir cuanto antes a la consulta de un sexólogo, y pedir ayuda para eliminar un problema angustioso, pero que tiene solución.

Foto : Imagen del VAGINISMO

2 comentarios:

  1. Tengo 25 años y ya llevo unos años con mi novio.
    Hacemos muy mal el amor porque yo me pongo muy nerviosa y no podemos terminar bien.
    Tendría que acudir a la consulta? No sé
    Te llamaré.

    ResponderEliminar
  2. Me parece acertada tu decisión. Te espero

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.