viernes, 26 de junio de 2009

Aversión al sexo











Si la estás viviendo notas un desagrado por todo lo que sean contactos sexuales porque las relaciones de pareja las vives con malestar. A veces hay deseo pero prevalece el rechazo a la relación sexual, y es un estado de ansiedad lo que conduce a evitar el contacto sexual.

El problema va asociado a las agresiones sexuales o a los abusos tanto en la niñez como en la vida adulta, y aparecen disfunciones como la dispareunia (dolor en el coito), y se viven crisis de angustia y un alto nivel de ansiedad en la vida en pareja.

Uno de los dos evita compartir momentos íntimos, y puede que no tengan problemas de convivencia y que compartan sentimientos afectivos. Este problema se da en algunos hombres y en muchas más mujeres, y puede ser primario, si es de por vida, secundario, si es adquirido o situacional si es con una pareja concreta.

Si afecta a toda la vida es un trauma sexual por incesto, violación, abusos sexuales o una educación represiva o religiosa que asocia el sexo con el pecado, y algunos con esta experiencia han decidido seguir vírgenes toda su vida. La aversión al sexo en la mujer provoca miedo al coito, vaginismo (que la vagina se contraiga involuntariamente y sea imposible penetrar). Es una fobia.

En el hombre fobia a la penetración, a mantener el pene en la vagina, y puede generar una disfunción eréctil. Hay parejas que la aversión genital la viven los dos e incluso llegan a casarse pero no a consumar la unión y sólo piden ayuda profesional cuando desean tener un hijo, y tienen que utilizar el coito para procrear.

El que padece este transtorno está en alerta constante, vive cada experiencia sexual como un peligro. El Dr. David Barrios dice que es una disfunción de la vida erótica que no sólo se carece de deseo sexual sino que repele, produce asco o miedo. Puede ser la no aceptación de la homosexualidad.

Aparece el estrés o alteraciones del estado de ánimo y si la pareja no quiere comprender el no, y fuerza las situaciones ... Y si supera el trauma el que fué forzado, puede vivir aversión sexual cuando recuerde los momentos de intolerancia e incomprensión hacia su estado de ánimo negativo.

En este caso el rechazo se refleja sólo en una persona pero no en otros compañeros sexuales que pudiera tener. Es una situación límite y es angustiosa no hay que convivir con ella porque tiene solución con un tratamiento adecuado, para dejar atrás las limitaciones y vivir una sexualidad plena. Con salud sexual.

La terapia  con el sexólogo se iniciará con la persona afectada, la pareja acudirá al tratamiento cuando su pareja haya alcanzado ciertos logros. Se trabajará además con su imaginación en lo relacionado con la sexualidad, para enriquecer sus vivencias eróticas.

Foto : untitled. AVERSIÓN AL SEXO 

2 comentarios:

  1. Yo inicié a mi novia en las relaciones sexuales pero como no se dejaba y no estaba húmeda lo hice a la fuerza. Después de un tiempo quedó atrás pero con ella me cuesta mucho tener sexo. Me rechaza muchas veces. Necesito ayuda.

    ResponderEliminar
  2. Necesitais una terapia de pareja. La terapia puede orientaros hacia una relación afectiva y sexual que os satisfaga a los dos. Pedir cita para la consulta.

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.