sábado, 20 de junio de 2009

Las zonas erógenas





Las partes del cuerpo con una respuesta sexual más intensa se les llamó zonas erógenas, y son partes de la piel que al estimularlas responden sexualmente con excitación.

Hoy se utiliza menos este término porque se considera toda la piel como una zona erógena llena de sensaciones, lo que no excluye que dentro de ellas haya otras que provoquen una excitación mayor.

Estas conductas en el momento de la excitación tienen una misión : sincronizar las respuestas sexuales de los dos amantes. Cuando ellos se besan, se acarician y hablan en sintonía disfrutan de una satisfacción plena, viviendo a la vez una fase parecida de excitación.

Este es un punto clave en las disfunciones sexuales porque a menudo los trastornos de la respuesta sexual se originan en una falta de sincronización, en la fase de excitación. Se pueden encontrar puntos erógenos en cuaquier parte del cuerpo, en el pelo, los párpados, la nuca, los brazos, la parte interna de los muslos, los pies ...

Zonas erógenas

La cabeza y el pelo son sensibles al roce del cuero cabelludo con los dedos dando un masaje que produce relajamiento y placer.

Los ojos poseen muchas terminaciones nerviosas y con suaves caricias con la lengua o los dedos se excitan con facilidad.

La boca y los labios se excitan con el contacto y las caricias de otros labios o se pueden utilizar para acariciar el cuerpo de la pareja.

Las orejas son muy sensibles tanto la parte de atrás como el lóbulo y se rozan con la lengua o los labios para provocar el placer de la pareja, y el oído cuando escucha susurros se vuelve especialmente erógeno para la mujer.

El cuello, la nuca y los hombros se sensibilizan al contacto con las manos y con la boca y podría producir hasta escalofríos.

Psicológicamente, la nuca transmite una sensación de confianza para el que recibe la caricia, y de ternura para el que la hace.

Los brazos se estimulan desde la axila hasta la cara interna del antebrazo, y en las mujeres la extensión de las mamas puede ser particularmente erógena.

Las manos casi no se contenplan, pero el contacto de las manos de los amantes da confianza y prepara para el encuentro sexual.

El pecho responde a los contactos piel a piel o con las manos, aunque con menos excitación en algunos hombres, mientras que los senos de la mujer son un centro de placer femenino, y una de las zonas erógenas más destacadas en su cuerpo.

El vientre dónde las pequeñas caricias y movimientos de las manos proporcionan placer sexual por su proximidad a los genitales, eso sí atención a las cosquillas.

Las ingles, los muslos tienen abundantes terminaciones nerviosas. Se recomienda un masaje espontáneo utilizando la intuición.

Los pies son esos desconocidos, y contienen una gran zona erógena que después de una buena limpieza, se convierte en una fuente de placer sobre todo el dedo pulgar del pie.

Así podríamos seguir aludiendo a otras bien conocidas como son : las nalgas, la parte posterior de las rodillas, el perineo y por supuesto los genitales. Y como no, el cerebro que dando paso a las fantasías propias, puede funcionar como una auténtica zona erógena.

Foto : zonas erógenas

2 comentarios:

  1. Parece algo sencillo ... Como no te lo enseñan.
    Nadie te habla de sexo. Es tabú? Tendría que ir a verte porque tengo muchas lagunas. Me gustaría que al querernos fuese todo más fácil.
    Un beso para ti Ana

    ResponderEliminar
  2. Rosa las zonas erógenas se extienden por todo el cuerpo. Hay que prestar mucha atención durante las relaciones sexuales, pero no es tan fácil.
    Si te puedo servir de ayuda llamame.

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.