martes, 18 de agosto de 2009

Sobre el pudor ...




                                                                                                                                   Los griegos consideraban que el pudor no era irracional, y lo que está bien se puede hacer en público. Havelok Ellis, uno de los pioneros de la sexología moderna, nos dice que Tucídides afirmaba que los lacedemonios fueron los primeros en luchar desnudos, y se untaban con aceite en los juegos atléticos.

Ellos aceptaban la desnudez de la mujer en los juegos públicos, y ellas se vestían con una túnica corta que no cubría el hombro, ni el seno derecho y dejaban al descubierto la mitad de los muslos. Además Hiparco y Crates consumaron su matrimonio delante de muchos espectadores ...


Muchas mujeres actualmente reinvidican el desnudo completo o mostrar los senos en las playas. Ellis nos habla del pudor que pone trabas entre madres e hijas cuando hablan de la menstruación, que les causa disgusto, y que les afecta a la sexualidad en su totalidad ... Esto ocurre todavía.

En la sociedad actual hay una carencia de formación sexual, y es básico conocer la sexualidad, porque si se ignora el mecanismo de las relaciones sexuales se pueden provocar temores exagerados, que son fobias y tienen que ver con una madre que abona el terreno para el rechazo sexual.


Algunas en su noche de bodas, viendo a su marido en erección han pensado que estaba enfermo o loco, y son reacciones ante el asco y el terror que les produce el sexo. El pudor es relativo al tiempo y al espacio, varía según la época, el lugar, los usos y las costumbres, y en la Inglaterra victoriana la decencia impedía mostrar las piernas y los tobillos.


En la ciudad de San Petersburgo existen muchos baños públicos, las personas pagan algo por entrar, y hay locales separados para cada sexo, aunque no es importante porque cada uno se baña dónde se sienta, uno junto a otro, completamente desnudos.


Roxana Kreimer escribe en su artículo que, si hicieramos la experiencia de reunir a cuatro mujeres desnudas en una habitación : una árabe, una china, una occidental y una yanomami, y dejaramos entrar a un hombre por sorpresa, la mujer árabe se cubriría el rostro, la china se taparía los pies, la occidental inclinaría los brazos para cubrirse los senos y el pubis, y la yanomami seguiría haciendo sus cosas como si nada.


Este experimento nos muestra que el pudor no es un valor universal y que las comunidades que cultivan algún tipo de recato no siempre ocultan las mismas partes ante los ojos de las otras personas.


Foto : EL PUDOR EN OTRAS CULTURAS.

4 comentarios:

  1. Pudor, deseo, tabú.
    Siempre se ha dicho que el pudor forma parte del ser humano. Como tú bien dices Ana, el pudor se ve de distintas formas a través de los años y las épocas. En el mundo actual, podemos disfrutar de playas nudistas, o mujeres en topless, donde ahí se deja de lado el "pudor", se muestra todo en el primer caso, y se tapan los senos en el segundo. Pero el pudor de hoy en día en algunos casos es retrógado, si consideramos que en la isla griega de Lesbos se aceptaba la homosexualidad sin tapujos. Si consideramos el pudor desde el punto de vista "estético", vale decir que nos fijamos en la ropa que cubre nuestro cuerpo, pero hay otro más difícil de combatir que es el que tenemos en la "cabeza", es el de autocensurarnos. Tal vez no lo hacemos nosotros nos viene "impuesto" por la fuerza. Creo que también el pudor tiene sus "momentos". Podemos sentirnos libres en una playa nudista y mostrar todo y cambiar de actitud cuando volvemos a nuestra vida ordinaria. Pero si también es cierto que ahora nos atrevemos a "mostrar", que dejamos para mañana, vale decir que a veces es más atractivo un curpo que "insinué", no un cuerpo donde todo se muestre. Con el cuerpo vestido total o parcialmente dejamos algo para insinuar, algo para que en el caso de las mujeres les hagamos los "ratones" a los hombres con nosotras, algo con lo que soñar. En última instancia dejaremos el pudor, el deseo para disfrutar en la intimidad, que no es poca cosa. Que cada uno viva el "pudor" a su manera que para gustos no hay nada escrito.

    ResponderEliminar
  2. Ana si el pudor lo utilizas, no es que lo sientas, para hacer soñar a un hombre ... ya no sería pudor, no se llamaría así sino que buscas el placer del juego : mostrar o no mostrar es el juego de la insinuación. Porque sabes, el verdadero pudor es un fortísimo bloqueo, tiene que ver con la represión en cualquier aspecto de la vida, puede ser en el trabajo, en la familia, con el dinero y nos marca un límite que no debemos sobrepasar ...

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por tu blog, si quieres puedes apuntarte al directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demás y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

    Creo que no hay muchos blogs de las características y temática del tuyo en este directorio, me gustaría mucho que participaras.


    Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

    ResponderEliminar
  4. He leido tu comentario, y ante todo gracias por la felicitación! Intento pinchar tu enlace pero no puedo dar con la página, me dice que no existe. Quizá puede haber algún error en el enlace o que la dirección no esté bien escrita.
    Espero tu respuesta para apuntarme a tu directorio.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.