viernes, 18 de septiembre de 2009

Amar ... ¡Qué pereza!




Cuándo la pereza se instala en la pareja se apaga el deseo sexual, no es que no puedan disfrutar del sexo, es un orgullo rebelde que no es voluntario y que les bloquea el contacto íntimo. Puede ocurrir que haya etapas de una cierta inapetencia, que no supone un problema. Antes las mujeres sufrían de anorexia sexual, no estaban preparadas, y las relaciones con el compañero eran obligadas.

Ahora esta inapetencia se ha extendido al sexo masculino, y son ellos los que acuden a la consulta presionados por la mujer, y cuando uno de los dos demanda continuamente sexo, y esa necesidad no es compartida, se vive con ansiedad, a no ser que ese estado de "quietud sexual" afecte a los dos. Aunque quizá la pareja no es consciente de su preocupación hasta que ha pasado cierto tiempo y se acaban dando cuenta de que practican poco y se están dejando llevar por esa inercia que puede acabar por debilitar el amor.

Esta situación la empieza uno de los dos, que se acomoda en la desidia sexual opuesta a las ganas del otro que cada vez le apetece más, y parece que el rechazo de la pareja fuese un potente estimulante. Se podría convertir en una obsesión, y si esta situación se prolonga en el tiempo hará estragos y es que la crisis está cerca. La salud psico-sexual se resiente.

Perder el interés por el sexo no ocurre de pronto, sólo que el contacto se va debilitando y cada vez son menos las caricias, los besos, los abrazos porque ya no son tan excitantes. Se entra en un periodo de ausencia, de carencia, y se viven con un ritmo diferente los encuentros sexuales. Se entra en un periodo de sosiego sexual no por que sean mayores y esto puede ocurrir a cualquier edad y es como el otoño, que ni frío ni calor ... Aunque a veces es tan drástico que no es sólo inapetencia, sino temor, y se puede llegar a sentir aversión, no al sexo sino a la pareja.

Se teme que lo pida, o no lo pida, por falta de atractivo pueda interesarse por otra ?? Las mujeres que no han logrado conocer las relaciones sexuales más satisfactorias podrían experimentar etapas perezosas ... Son mujeres sin afición al sexo, más frías, asexuadas, que se llenan de excusas para no hacer frente a las demandas del hombre, aunque a él nada o muy poco le afecte a su auto-estima. Eso sí se complica cuando el inapetente es el hombre, y ella es incapaz de confesar que él ya no la busca.

¿Qué pasa, se pregunta ella, es que tiene otra o es que es homosexual? Quizá me odia y me está castigando ... La terapia se propone que la pareja vuelva a establecer el diálogo y recupere sus intereses, su afectividad ... Que empiecen compartiendo el masaje sensorial, primero uno, luego el otro ... Y que se lo apliquen en forma de largas y suaves caricias, con un aceite aromático ... Y por último que estén convencidos de que su problema tiene solución.

Foto : imagen foto jpj. OTOÑO CON DOS FAROLAS.

4 comentarios:

  1. SIN SEXO NO HAY PARAÍSO

    Pues bien, puede ocurrir en cualquier pareja y a cualquier edad. Puede ser motivado por diferentes factores, la inapetencia, el desgano, que siempre lo mismo cansa, que el estrés de la vida cotidiana...

    Pero, no obstante hay que estar alerta!!!.
    Cuando pasa esto hay que darle "vitaminas" a la pareja, puede ser por el/ella.
    Muchas veces pasa que el hombre tiene aventuras extrañatrimoniales y es obvio que no le apetezca tener sexo con la mujer o si lo hace se trata nada más de un simple trámite.
    O bien es ella la que tiene las aventuras extramatrimoniales porque la vida es una "ensaladera".
    Si ninguno de los factores arriba mencionados es la causa de la falta de apetito sexual hay que poner de ambas partes para mejorar la relación en la pareja.
    Hay que poner "ganitis" a todo esto y tratar de mejorar, porque siempre hubo crisis y finalmente todo con buena voluntad se consigue.

    Además el sexo es un "vínculo", una forma de expresarse de la pareja y es una vitamina y la mejor medicina del amor.

    ResponderEliminar
  2. Sin deseo no puede haber buen sexo, y sin sexo no hay paraíso ... Hay que buscar paraísos artificiales como son las adicciones, a la comida, al alcohol, a las drogas o a los fármacos ... El caso es auto-engañarse para poder ir viviendo con la desgana a cuestas, que provoca vivir sin sexualidad.
    Pero es que la ausencia de deseo se puede recuperar. Esta disfunción de la pareja tiene arreglo. Entonces por qué alargar más la espera?

    ResponderEliminar
  3. Como siempre muy bueno tu blog.
    Quiero felicitarte no sólo por los artículos que cada día son mejores, sino también por las bonitas imágenes que acompañan dichos artículos.

    Animo a todos los internautas allí donde se encuentren a realizar comentarios a los mismos porque realmente vale la pena y además es un contínuo aprendizaje.

    Gracias Ana!!!

    ResponderEliminar
  4. Este es un blog didáctico y su deseo es informar por eso os animo como dice Ana López en su comentario, a hablar de vuestras inquietudes o de vuestras sugerencias para los próximos artículos.
    Estoy a la espera. Hasta pronto!

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.