miércoles, 9 de septiembre de 2009

La cuarentena, etapa de reflexión

















Cuando se alcanza la cuarentena aparece la crisis de la mitad de la vida, entendiendo que la duración media de la vida es aproximadamente de 80 años. En este periodo, se hace un análisis de lo vivido, objetivos alcanzados que habíamos previsto, sobre la familia y el matrimonio...

En esta etapa las adicciones como el tabaquismo, las drogas o el alcohol se hacen más patentes porque tienen un efecto acumulativo, aunque los aspectos psicólogicos van por delante.

El hombre que está en la mitad de la vida, se compara con el joven y se da cuenta de que ya no tiene ante sí, una larguísima existencia. Y empieza a hacer balance de lo acontecido en su vida.

Gellman y Torjdman afirman que "no somos millonarios en días de vida, ni en orgasmos" y Reich, "había evaluado en aproximadamente cinco mil orgasmos la capacidad orgásmica para cincuenta años de vida"

Y es que, aquí el hombre se pregunta y se replantea todo lo que tiene, en lo afectivo, lo profesional o lo laboral. Es una etapa de divorcios y rupturas ... Incluso se plantea por primera vez, pedir la ayuda de un sexólogo pasados los diez años de matrimonio, para consultar una eyaculación precoz, que comprende que es grave para él y para su pareja.

Aunque la persona se considera joven, a veces sufre por no haber cumplido sus previsiones, tiene dudas sobre su propio trabajo, y es la edad en la que se atreven a plantearse nuevos proyectos profesionales e incluso abren un negocio propio.

Se podría presentar la aneyaculación, dificultades para eyacular, por el abandono de los hijos. El hombre es más consciente de la adultez, de lo que es él mismo, de su fragilidad, del final de aquellas ilusiones tan jóvenes, de la posibilidad del primer infarto, y a veces se empieza a vivir como parado crónico.

En la cuarentena se podría producir un deterioro en el cuerpo, depende del estado de salud, del ejercicio físico y de cómo nos alimentemos. Existe una tendencia a engordar, aparecen las canas y las arrugas, aunque se sigue buscando el atractivo físico que se vive como necesidad.

Esta es una crisis, que no afecta por igual a todos los hombres, y a medida que los objetivos personales y profesionales se hayan cumplido, su incidencia será menor. Si se ha cuidado la profesión, puede haber un buen puesto a nivel laboral con el empuje del joven y la experiencia de la nueva edad. Es la edad de oro de los buenos profesionales.

En la pareja no se vive con la ilusión de los primeros años, ya no es nueva la relación, aunque si se ha podido mantener bien, se puede alcanzar la plenitud, conociendo más a la otra persona desde su psicología, sus emociones o su sexualidad. Si se ha conseguido, es el momento de disfrutar de la pareja por completo. La rutina es el peor enemigo. Y si lo necesitan acudir a un sexólogo es la mejor opción para preservar la armonía de la pareja.

En resumen, la cuarentena puede ser una etapa de crisis y de frustración o una época de espléndor.

Foto : LA CUARENTENA

4 comentarios:

  1. La mitad de la vida o como sobrevivir y no morir en el intento.

    Pues si yo creo que la mitad de la vida es un período de "crisis", que trae aparejado un monton de factores a tener en cuenta.
    También depende de cada persona y como vivió su vida. Fue placentera, rica, se cultivó, hizo lo que quiso, compartió su vida con el ser amado?.
    Muchos factores nos pasan "factura" en esta etapa de la vida. Fundamentalmente como nos tratamos a nosotros mismos?. Excesos suficientes, control, conductas, alimentación, cuidados físicos y espirituales.
    En el caso de las personas que han abusado del alcohol, las drogas, la noche, mala alimentación, malas compañías, exposición prolongada al sol, todos estos factores a la larga nos perjudican más que beneficiarnos.
    No voy a poner "modelos", de actrices y gente del famoseo porque considero que ellos no nos representan. No sólo porque su poder adquisitivo es inmejorable, sino también porque a su alcance tienen una serie de factores que no están al alcance del ciudadano/a de a pie.
    Si de balance se trata, porque creo que hacia ese punto nos dirigimos vamos a tener que considerar todos estos factores para "autoevaluarnos". Pero de lo bueno y lo malo está formada la vida, aún así a la cuarentena o cincuentena se aprende algo, y estamos a tiempo de cambiar, o mejor dicho, mejorar esas actitudes y/o aptitudes que nos hicieron daño y aprender.
    Me quedo con la última frase puede ser una época de "esplendor".

    ResponderEliminar
  2. Bueno bueno, es una etapa de crisis, es decir de cambio, y como todas las épocas de la vida en las que se producen, se provoca un cierto estrés que tiene que ver con el nuevo periodo de adaptación. Si nos quedamos pegados a los antiguos esquemas, seguiremos con los bloqueos, y quizá no podamos hacer frente a las nuevas situaciones pero no creo que muramos en el intento.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre Ana un gran post, y mejor respuesta. Totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.