martes, 17 de noviembre de 2009

Adicción al sexo






En Octubre publiqué en el Blog un artículo sobre la adicción al trabajo, a las drogas. Ahora vamos a hablar de la adicción al sexo que es una adicción tan dura como las otras y se estima que el 6% de la población lo padece y sólo el 2% son mujeres.

Es más fácil advertir la adicción a una sustancia como a las drogas, o a la comida, la bulimia, o a la ludopatía, el juego, o a la cleptomanía, la apropiación indebida, por más problemas que nos pueda dar. Aunque les cause sufrimiento este enganche, los adictos al sexo son como los yonquis, y ya sea un padecimiento personal o de algún familiar nada es comparable con la adicción al sexo.

Cuando una persona adicta al sexo siente esa llamada que le presiona para poner en marcha esa conducta, no podrá resistirse, y no se puede librar es un esclavo de ella. Hay que aclarar que nada tiene que ver con una persona apasionada que le guste practicar mucho el sexo, porque el adicto tiene una libido muy activa y una obsesión por el sexo, y cuando siente esa compulsión y practica sexo no consigue disfrutar de esa experiencia. Buscan experimentar sexualmente con quién sea sin conseguir el placer que esperan.

El concepto de adicción al sexo sustituye a lo que antiguamente se conocía como ninfomanía en la mujer, y en el hombre satiriasis. Actualmente estos conceptos no aparecen en el DSM-IV. Aún no se conocen las causas que originan este problema y se llama tambien hipersexualidad y puede ser un reflejo de otros trastornos mentales.

Si viven en pareja o están casados será a menudo ella la que tendrá que soportar las presiones y las exigencias que le resultará imposible cumplir, y si fuera posible, a él no le parecerían suficientes. El adicto no discrimina el sexo porque no sabe lo que quiere. Dispone de una insaciable sed, lo prueba todo y de su comportamiento compulsivo no se puede librar. Es un desorden que les causa incomodidad e impide el funcionamiento social. Tienen problemas de autoestima, de identidad sexual, trastornos depresivos y sufren de ansiedad y estrés.

Tiene tratamiento si el sexoadicto es capaz de reconocerlo. Para tratarlos se utiliza la terapia cognitivo conductual para controlar la conducta sexual del paciente y conocer las posibles causas de la dependencia. Los adictos al sexo suelen buscar la ayuda de un profesional cuando su problema les ha hecho estragos como, ETS (enfermedades de transmisión sexual), ruptura con la pareja, grandes facturas de teléfono o de prostíbulos, la pérdida del puesto de trabajo, sentirse esclavos de cosas impensables o intentos de suicidio.

Foto : ADICCIÓN AL SEXO.

2 comentarios:

  1. Hola Ana ante todo felicidades por tus artículos! Tu Blog siempre ofrece información interesante! Es uno de mis preferidos!
    Soy médico tengo 33 años y hace mucho tiempo que vivo el sexo en todos los momentos que puedo, casi no le doy pausas. Como tu dices en el artículo con quién sea no eligo el sexo. Cuando, utilizando tus palabras, siento esa llamada sufro una compulsión que me arrastra a lo que sea, que sea sexo. No logro satisfacerme con el sexo, y no puedo pensarlo sólo hacerlo. Estoy desesperado, además estoy solo no tengo pareja y cuando la he tenido ha sido un conflicto. Ahora me resisto a hacer terapia. No sé si más adelante. Gracias, gracias por preocuparte de nosotros que somos legión!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus felicitaciones.
    Creo que vives una relación con el sexo, lo digo en el artículo, como si fuera una droga dura. Estás sufriendo aunque quizá no has llegado a esa situación límite que te empuje a hacer terapia. Sería conveniente acudir antes de que haga causado estragos en tu vida. Si puedo colaborar en algo escribeme. Un saludo.

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.