domingo, 14 de marzo de 2010

El sexo después de los primeros diez años de casados








Seguro que el día de tu boda no faltó el ingrediente del amor, y reuniste a tu familia y a tus amigos en una maravillosa fiesta. Un día tan ansiado, tan esperado que por fin se materializó, y después de todas las sensaciones, y del cansancio os encontrasteis por fin solos.

Luego el viaje de novios para alimentar la fantasía y volar por encima de la realidad, con el amor y el deseo mutuo porque ellos poseen la verdad de sus sentimientos. Lo que no saben es cómo será ese amor, esas caricias, después de la primera década de casados.

Cuándo la convivencia se inicia es más tarde, es después ... al volver a casa. A esa casa que se ha ido amueblando, acondicionando poco a poco. Todavía resuenan las felicitaciones de la boda, llegan algunos regalos ... y la emoción de la boda queda atrás. Empieza el día a día y las labores diarias, el trabajo ... Se reparten las tareas.

Ya estás casado y no se observa nada especial. La vida sexual intenta adaptarse a los horarios, empieza el sexo doméstico y tranquilo. Pasa el tiempo y la vida pasa. Se comparte con los hijos, el trabajo, y según haya sido su convivencia se apoyan en los cimientos de esa historia construida a base de vivencias, recuerdos. ¿Existe todavía la pasión? Quizá no recuerdes la última vez que la adrenalina corrió por tus venas y os fundísteis en uno.

¿Se despierta el deseo si dormís en habitaciones separadas? El sexo y el erotismo en las relaciones de más de diez años, o se habla en profundidad o se elude porque es muy delicado. ¿A desaparecido la emoción erótica y todavía se puede reanimar? El roce electrizante y la personalidad estimulante son ya muy conocidos, aburridos para algunos. Han perdido el misterio.

Y la experiencia nos muestra que las parejas que no llegan a la satisfacción sexual suelen desarrollar una relación destructiva. Aparecen problemas que no tienen solución ... quizá malentendidos, ofensas. Todo se ha hecho mecánico, y en las relaciones de pareja hay tantas diferencias y formas de mantener la excitación ... que no hay un remedio que sirva para todas.

El sexo es una manifestación muy especial del amor, de complacer al otro, de intercambiar emociones en la intimidad. No se habla de la vida sexual que comparten, y cuanto más tiempo pasa más difícil se hace ser sincero. En muchas ocasiones son problemas cotidianos, los niños, el trabajo, o superar la rutina.

La terapia está recomendada, para aprender a ser consciente de qué le da más placer al otro. Aprender a encontrarse, y a averigüar qué le hace sentirse amado, y llevarlo a la práctica. Recordar qué palabras, qué situaciones, qué lugares le provocaban el deseo. Quizá algo de esto se pueda recuperar. Empezar a hacerse la corte el uno al otro, aunque es un papel del hombre, a él también le gusta que le deseen, y el sexo excitante no es propio sólo de la juventud, ni de los que se acaban de enamorar, ni de las relaciones apasionantes ...

Foto : la cocina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.