viernes, 27 de agosto de 2010

Eludes tus relaciones sexuales





Si no tienes fantasías sexuales, si no estás receptivo y te falta interés por iniciar una actividad sexual es que tienes falta de deseo sexual. No buscas relaciones porque hay poca motivación con tu pareja o con otras personas, porque te ha disminuido el deseo sexual ante cualquier manifestación sexual o se limita a tu compañera o a la forma de relacionarte sexualmente.

Quizá esperas a que ella te lo pida, que ella sienta esa necesidad sexual. En esta situación muchas mujeres temen el acercamiento, y que una caricia o una demostración de cariño o un roce, parezca una invitación al sexo. Es un trastorno que era más frecuente hace años en mujeres pero ahora afecta también a los hombres.

Hace años el 40% de las mujeres que acudían a un sexólogo manifestaban tener este trastorno, y se demostró entonces que era la primera causa de disfunción sexual femenina. Suele aparecer en un momento específico de la vida adulta por problemas personales o de la pareja, malestar psicológico o acontecimientos estresantes. En algunas mujeres se convierte en una forma de afrontar la intimidad y los compromisos cuando hay dificultades sexuales.

Las causas son muy variadas y no olvidamos la falta de tiempo para tener acceso a la intimidad, a la oportunidad para poder tenerlas con el ritmo de vida actual, el cansancio o la falta de ganas. Esta es un causa frecuente de consulta y en este caso se trabaja el estrés y cuando se haya resuelto, la falta de deseo sexual. El paciente necesitará modificar su estilo de vida para que deje de ser una carga. Si no saben comunicarse bien sexualmente sentirán el aburrimiento y la rutina que provocan la falta de deseo sexual.

Es importante hablar de sexo fuera de las relaciones sexuales para poder apreciar la respuesta sexual de cada uno de ellos. Muchas parejas creen que la comunicación no es necesaria en una buena relación sexual, cuando es el primer paso para la satisfacción sexual. Otras veces por falta de comunicación verbal se acumula ira y resentimiento, y sin ser consciente de ello se da pie al enfado contenido y se pierde el deseo.

También trastornos depresivos donde no se permiten ser felices, fobia sexual asociada a la ansiedad o al miedo al intentar una relación sexual. A si mismo la eyaculación precoz que ocurre antes de que el varón lo desee, y sobre todo si es un trastorno frecuente que ocasiona malestar, se hace crónico e influye en la insatisfacción sexual personal o de la pareja. Si aparece la eyaculación precoz hay miedo al fracaso, se evitan las relaciones sexuales o viven el rol del espectador.

Además todo este comportamiento influye en la disfunción eréctil o en los problemas para mantener la erección, también en la anorgasmia en la que se viven dificultades para conseguir el orgasmo de una forma recurrente, por miedo, ansiedad o inseguridad. Por eso en terapia se trabaja con los miedos que tienen que ver con problemas de auto-estima, miedo a perder el control, inseguridad o antiguas experiencias traumáticas. Si ella sufre anorgasmia necesitará permiso para el placer.

En el vaginismo que es una repuesta condicionada de la vagina ante la penetración es importante detectar los miedos, como el miedo al embarazo, a la primera relación sexual, a la sexualidad, y trabajar situaciones donde la mujer sienta control y descontrol. En terapia se trabajarán las dificultades de acoplamiento de la pareja, aprenderán entre otras, técnicas de relajación, y su pareja tendrá que ir perdiendo el miedo a la penetración.

Foto : el cuerpo

1 comentario:

  1. Qué hay! Me ha gustado este artículo. Es muy bueno. Tengo 37 años y hace años que sufro la eyaculación precoz. No sé cómo evitarla, y a veces tener relaciones con las mujeres es un reto que no puedo aguantar y me voy con prostitutas. Estoy preocupado porque si no lo soluciono seguiré con estas relaciones que quiero evitar y porque para mí son autodestructivas. Quiero tener libertad para irme a la cama con las chicas que me gusten y poderme sentir bien, cosa que ahora no puedo.
    A ver si tu me puedes orientar. Espero que sí, y si éste no es el medio, y no puedo conseguirlo te pediré cita para ir. Quiero solucionarlo, lo necesito.
    Hasta ahora.

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.