miércoles, 4 de agosto de 2010

Límites a la intimidad










¿Te limitas y pones obstáculos a la expresión de tu sexualidad? Quizá no concretas lo que deseas por educación o por vergüenza, y son grandes obstáculos que no puedes superar.Te arriesgas a permanecer triste y aislado.

En Occidente es difícil hacer algo que parezca
egoísta, no es fácil pedir lo que quieres sin que se perciba como egoísmo, en lugar de valorarse como espóntáneo y sincero. Otros juegan a las adivinanzas y piensan que el otro como les conoce sabrá lo que desean ... A veces la pareja les pide algo en el sexo, que les resulta incómodo y no se permiten decir que no por miedo al rechazo o al disgusto entre ellos. Y como pueden parecer vulnerables si piden lo que desean es con exigencia, y esto complica mucho más las relaciones, porque son necesidades sexuales. 

Parece que les resulta complicado expresar lo que desean sexualmente o no, del otro miembro de la pareja. Aunque con respecto a las opiniones y los sentimientos cada uno es una autoridad en la materia. Para la mayoría de las parejas conocer lo que quieren y saber pedirlo es a menudo difícil y sobre todo en el sexo. Dicen que desean lo mejor para su pareja pero no creen que el otro desee lo mejor para ellos, y a menudo tienen dudas y desconfían claramente de la buena voluntad de su compañero.

¿Cómo sería la relación ideal? Lo primero, es que la pareja tiene que ser capaz de decirse la verdad, de no dar nada por sabido ni tomarselo como algo personal, pero el miedo al rechazo sexual, pone barreras para hablar de las cosas y en su lugar tienen que adivinar lo que significan las palabras o las acciones de la pareja. Yo ayudo a la pareja a desvelar ese mundo que permanece oculto a los ojos del otro, y que ellos pueden interpretar con temor, abriéndose para experimentar la confianza y otra forma de entender las cosas.

La Terapia Sexual estará orientada a resolver esas barreras que son obstáculos para confiar el uno en el otro, que alimentan dudas y sospechas, que requieren del compromiso y del aumento del placer sexual entre los dos.

Foto : el baile de la pareja

1 comentario:

  1. Tengo 51 años y hace dos años que tengo problemas con la erección y no consigo tener el pene duro porque a veces se levanta un poco pero enseguida se vuelve a bajar. No sé lo que hacer. Mi mujer quiere pocas relaciones desde que tuvo la menopausia y yo he buscado chicas para satisfacerme pero con ellas tengo más problemas que con mi mujer. Crees que esto tiene solución?
    A menudo entro en tu Blog y disfruto de tus artículos. Qué bien que te ocupes de nosotros. Gracias. Enhorabuena!

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.