domingo, 12 de septiembre de 2010

Y la seducción ...¿ la utilizas?






A menudo las parejas que llevan unidas mucho tiempo viven en letargo y si buscan la variación, pueden aparecer caricias distintas, en lugares no habituales, con otras posturas ... que harán los encuentros más excitantes.

Esto desarrollará conscientemente la capacidad para descubrir otras formas de disfrutar de la relación sexual realizando el acto sexual en lugares poco frecuentes más incómodos o no. Puede ser dentro de casa o fuera, o vivir sensaciones nuevas viendo una película erótica, libros eróticos ... y poder compartir las fantasías, sería una forma de incrementar el goce sexual ... "que nunca quiero realizar pero sí me gusta imaginar"

No olvidar la conquista y la seducción del otro y considerarlas como una necesidad desde lo afectivo y lo sexual. Utilizar a veces, otras formas de vestir más seductoras, otro perfume o ir a bailar juntos son formas de seducirle y de despertar la erótica y la sensualidad. Deben mantener viva esa actitud que tenían en los primeros encuentros en la que predominaba el deseo de agradar y de seducir al otro. Es una forma de decirle que sigue siendo muy importante para ti.

Otra forma de seducir es la seducción afectiva, y mostrar las emociones íntimas que le conquistarán desde los sentimientos, como mirarle con detenimiento a los ojos, peinarle si eso le gusta, tocarle el pelo o coger su mano, son maneras de seducir desde la afectividad. Estos gestos son una forma de mantener activo el clima emocional adecuado.

En terapia aprenderán a mantener un grado de intimidad y de comunicación dentro de la relación de pareja para que haya una base, que es necesaria para expresar lo que desean o no desean que ocurra en sus encuentros sexuales. Si esto se consigue la pareja puede enriquecer de una forma natural y particular su relación sexual de esa manera que sólo ellos pueden hacerlo.

Foto : disfrutando

2 comentarios:

  1. Que tal Ana. Soy Jimena una mujer de 60 años de edad, mi esposo tiene 63, somos heterosexuales, llevamos mas de 30 en matrimonio y somos muy activos sexualmente. Como comprenderás en todos estos años de casados para no caer en el letargo y conservar la pasión y erotismo, hemos puesto a la práctica creo que de todo. Hemos tenido sexo en todas las posiciones, oral y anal, a mi me gusta el sexo en todas sus formas y lo hemos tenido en todos lugares en la casa, en el campo, en la playa, a orilla de un río, en un edificio en construcción y llegamos a jugar a que éramos dos desconocidos que nos encontramos en una plaza comercial y terminábamos en un hotel. Gran parte de estos juego y estas prácticas las llevamos a cabo después que nos quedamos solos, con los hijos ya encaminados en sus propias vidas y con la libertad de gozarnos sin recatos y preocupaciones. Hace cinco años, después de probar de todo, caímos temporalmente en ese inexorable letargo, entonces decidimos dar un giro total a nuestra sexualidad incorporando a otros hombres a nuestra cama. Vanidosamente debo decir que me conservo guapa y atractiva, con una cara bonita y cuerpo de deseo, que lo confirman, además de mi esposo los halagos y piropos que me obsequian los hombres de todas las edades por la calle, por ese motivo mi esposo me convenció de dejarme penetrar por otro mientras el observa y se incorpora para darme doble placer. Estando de común acuerdo buscamos y elegimos de entre varios candidatos a dos hombres, con los que llevamos ya dos años de sexo en trío cada mes y con uno de ellos salgo sola con el permiso de mi marido. quien aguarda ansiosamente mi retorno para gozarnos con gran pasión al calor de los relatos de mis aventuras, no se cuanto tiempo me dure el atractivo, quizá ya no mucho, pero hemos acordado que mientras el tiempo me cobre la factura, he de gozar plenamente a mis hombres y que ellos gocen de mi. Mi esposo y yo nos amamos no se si igual o más que antes, pero de lo que si estoy segura que nuestro sexo matrimonial es tan lujurioso como cuando éramos jóvenes y la complicidad de nuestras prácticas sexuales nos tiene mas unidos que nunca. Se que para algunas personas resultarán aberrantes y “pecadoras” este tipo de relaciones sexuales ¿tu que opinas? Saludos y gracias anticipadas por tus comentarios.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jimena. Tu comentario me parece interesante aunque no todas las parejas podrían introducir esos cambios porque estarían en juego los propios sentimientos, la moral quizá de cada uno y sus propias limitaciones ...
    Si vosotros habeis decidido para hacer frente a esa pereza sexual, gozando del sexo con otras personas y podeis permitiros vivir esa variedad sin celos, ni sentimientos de culpa, estais haciendo lo que deseais. Para qué tener dudas ... y cada pareja es un mundo.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.