lunes, 25 de octubre de 2010

El proceso piel a piel



En contra de lo que se cree, resolver la anorgasmia y los trastornos sexuales de una forma favorable puede ser cosa de poco tiempo. Además la terapia es muy eficaz y muy agradable de vivir. En una primera fase él recibirá información detallada de la fisiología sexual de la mujer, de la anatomía femenina y de la sensibilidad sexual de la mujer.

Conocer el cuerpo y sus reacciones es básico para ambos, también el conocimiento de las zonas erógenas y saber que éstas no funcionan automáticamente sino que activarlas o bloquearlas depende del estado psíquico y emocional que rodee a la mujer en ese momento. Algo muy común que sucede es que la mujer pueda sufrir depresión a causa de la anorgasmia o al revés, o si se ha sometido a tratamiento con fármacos, su bajo estado de ánimo o emocional más la acción de los fármacos pueden contribuir a la falta de deseo o al bloqueo sexual.

En este proceso terapéutico con el sexólogo, los dos miembros de la pareja tienen que estar de acuerdo. Dejar de mantener las relaciones sexuales como las tenían, lo que no significa que no vayan a disfrutar del encuentro sino que estén dispuestos a experimentar con el placer sexual. Es ahora cuando evitarán acariciarse a la vez y lo harán alternando, uno será el activo y otro el pasivo, el receptor. Luego los roles se intercambian y uno será más generoso, el que procura las caricias, y el otro más egoísta, el que las recibe, sin pensar en devolverlas enseguida. Y luego cambian los roles y se establece una relación solidaria.

Así cada uno centra su atención en lo que hace y se dedican a dar y recibir evitando distraerse. Aquí desarrollan la sensualidad al máximo y las caricias deben hacerlas por todo el cuerpo menos en las zonas erógenas y en los genitales, para no provocar el orgasmo. Se despertarán las sensaciones, las vibraciones de la piel y el deleite y el gozo. Esta es una forma de alejarse de las exigencias sexuales y del sentimiento de frustración, porque que en la sexualidad no cabe el fracaso, y en ese momento no hay que tener otro objetivo que disfrutar de las sensaciones y abandonarse a ellas. Sólo pensar en uno mismo y en el contacto piel a piel.

A partir de ahora aprenderán a acariciarse, y poco a poco empezarán a explorar los genitales del otro para saber masturbarse, evitando los sentimientos de culpa y permitiéndose las fantasías sexuales que van a aumentar el placer y la exitación. Irán indroduciendo estrategias mientras dura la masturbación para alcanzar el orgasmo, como contraer los músculos de los muslos, el perineo y la vagina con intervalos de un segundo, por lo menos doce veces. Así cuando se conoce cómo llegar al orgasmo ya se sabe cómo disfrutar sin obstáculos.

Foto : la aurora boreal

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.