miércoles, 10 de noviembre de 2010

Terapia para la eyaculación precoz








Antes se pensaba que la masturbación que practicaban los adolescentes era la causa de la eyaculación precoz, porque si lo hubieran hecho con tiempo y sin prisas habrían aprendido a prolongar la estimulación. Aunque una de las causas más frecuentes sea que acostumbrados al sexo en solitario, se les presenta la oportunidad de compartir la sexualidad con una pareja y la situación es tan excitante que no son capaces de controlar la eyaculación.

Eso sí hay circunstancias que afectan con frecuencia a la respuesta sexual del hombre como la edad, las circunstancias en las que inició la primera relación sexual y el coito interrumpido para evitar el embarazo, que impide que hombre aprenda el control de la eyaculación. También desviar el pensamiento hacia otras cosas que no sea el sexo para retrasar la eyaculación, que le provoca incomodidad y desagrado, como pensar en cuestiones laborales o en noticias violentas. Y lo hace para evitar las sensaciones placenteras pero podría incluso perder la erección.

Es preciso saber que cuando la ansiedad forma parte del encuentro sexual, puede convertirse en algo aprendido, en una costumbre de la que no podrá desembarazarse él solo, necesitará la ayuda de un experto en sexología. En terapia le enseñarán a relajarse durante la relación sexual para alejar el nerviosismo, las tensiones y el miedo, que influyen en su falta de control.

También a rescatar el placer y el goce sexual eliminando los temores. Sabrá reconocer las sensaciones previas a la eyaculación cuando se acerca el punto de "no retorno", porque la eyaculación es inevitable, y aprenderá a dominar voluntariamente el control de la eyaculación. Tanto él como su pareja deben estar convencidos del alto nivel de éxito de la terapia y de lo grata que va a resultar.

Al pricipio aprenderán a explorarse entre los dos pero no a la vez, con caricias y masajes por todo el cuerpo menos en los genitales. Así entrarán en un mayor conocimiento físico y erótico, y ellos se abrirán a un tipo de comunicación sensual que es problable que antes no existiera. Eliminan los temores, están más seguros en los encuentros, más relajados, sin inhibiciones y, se elimina la ansiedad. De esta manera será más fácil que aparezcan sensaciones afectivas y eróticas porque existe una mayor confianza.

Foto : el columpio

2 comentarios:

  1. Hola: me parece buena nota, ya que efectivamente la EP es la disfunción sexual masculina más frecuente, presentandose en el 30% de los hombres de cualquier edad, debemos recordar que es fundamental la comunicación en la pareja, así como el buen uso del erotismo con las caricias, juegos sexuales, un masaje una ducha, etc. Dentro de las opciones de manejo para la EP se encuentran los ejercicios de los músculos del piso pélvico, la terapia sexual, anestésicos del pene y medicinas por vía oral como la dapoxetina(Priligy) que ha dado muy buenos resultados. Acude con tu urologo para una valoración apropiada. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido al Blog! Me alegro de que te haya parecido bueno el artículo. Esta es una de las disfunciones sobre las que más he escrito. Por mi experiencia clínica, desde hace 17 años, he tratado muchos casos combinando la Psicoterapia sexual con el Masaje sensorial. Los resultados son magníficos. En la sesión primero se da el masaje y luego se hace la terapia. "Es muy importante hablar después de haber recibido el masaje" El paciente tiene que hablar de lo que ha sentido, de cómo lo ha vivido. Este es un Masaje que está pensado para sentir y a través de las sensaciones poder descansar. Reduce los estados de ansiedad, mejora los estados nerviosos y cuando lo aprenden y lo comparten con la pareja se producen con más frecuencia los encuentros.
    En el Blog he escrito "dos artículos sobre el Masaje sensorial"
    Sobre la EP hay "cuatro artículos más en el Blog" Si quieres leerlos utiliza el buscador que está debajo de mi foto.
    Gracias por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.