jueves, 30 de diciembre de 2010

No lo deseo. Hoy no, quizá mañana ...






Hay muchos hombres jóvenes con falta de deseo sexual y cada vez hay más ... ¿Qué ocurre? El apetito sexual es algo natural sobre todo en el hombre joven y es una parte muy importante de la relación de pareja. La pérdida del deseo está cada vez más presente lo que provoca una inadaptación profunda con respecto al amor de la pareja.

La nueva problemática que he podido observar a diario, como especialista, con pacientes que asisten a terapia de pareja en la consulta, es el deseo sexual inhibido que se inicia antes del contacto sexual ante algún estímulo adecuado que pondría en marcha la respuesta sexual. Pero ... ¿? Es un desinterés, a veces inconsciente, por responder a la estimulación erótica, a pesar de que sexualmente puedan funcionar.

Las consecuencias las vive la pareja porque las relaciones sexuales disminuyen o desaparecen. El promedio de los encuentros íntimos en la sociedad occidental tiene una frecuencia de 2 0 3 veces por semana, y un promedio anual de 103 coitos. Existen estudios para definir el DSH y se señala que éste se produce si se tienen menos de 20 relaciones sexuales al año, y se consideran "parejas blancas" o "matrimonios sin sexo" si hay menos de 10 coitos en el año.

Esta alteración ha ido en aumento en varones jóvenes entre los 30 y los 40 años. Son los hombres los que manifiestan apatía sexual, los que evitan el coito con distintas excusas. En algunos casos podría haber estado encubriendo otro trastorno sexual como la eyaculación precoz o la disfunción eréctil. Habría que observar si son la causa o el efecto de estas disfunciones.

Por eso durante el proceso terapéutico una mayoría de pacientes reconocen que ante la más mínima posibilidad de tener sexo el miedo les invade, se les acelera el corazón y empiezan a sudar ... y todo ello bloquea el cambio. Son conscientes de que la ansiedad es incompatible con el funcionamiento sexual, no logran saber a qué le temen en el fondo. Más tarde irán reconociendo la presencia de intensas emociones negativas como la pena o la rabia.

Hay que prestar especial interés al estrés, enemigo primordial del buen funcionamiento sexual. De hecho se sabe que bajo un estado de estrés el organismo segrega mayor cantidad de hormonas como el cortisol y la norhepinefrina que disminuyen el efecto de la testosterona en el cerebro y que impiden la activación del deseo sexual. Las ansias por mantener un status, por triunfar en la profesión, tener una economía desahogada - que importa más a los varones - pueden conducir a que se erotice más el ascenso social y se minimice la actividad sexual. En este caso el hombre parece estar muy expuesto a bajar la autoestima ante sus fracasos.

La terapia para el deseo sexual inhibido, DSH, tiene solución y la recuperación es totalmente posible, eso sí los pacientes jóvenes que no presentan casi nunca problemas orgánicos, son más impacientes y es más complicado tratarlos. El deseo sexual, como toda emoción, es muy difícil de medir, y las parejas tensas y estresadas por conflictos no suelen ser buenos amantes, están sordos a los estímulos sexuales.

El sexólogo analizará la problemática de la pareja, se acostumbrarán a no dar la espalda a las sensaciones eróticas para no volver a sentirse decepcionados. Se harán más sensibles a las sensaciones compartiendo el Masaje sensorial con la pareja. Buscarán otras formas de intimidad con abrazos a su mujer, a sus hijos e incluso acariciar a su mascota porque el sexo no es la única forma de expresar el amor y el deseo. Así canalizarán de otras formas la energía sexual. También utilizarán las fantasías, porque a veces una fantasía puede ser tan buena como la misma realidad.

Foto : en sueños

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Los abusos sexuales







Los actos sexuales con menores de edad o con personas que no comprenden o no tienen la capacidad de consentir son agresiones y se les llama abusos sexuales. Los que llevan a cabo estas prácticas lo hacen desde una posición de poder, es decir tienen autoridad sobre el niño y utilizan engaños, amenazas o chantajes.

El abuso consiste en tocar áreas genitales o violaciones ... y hasta principios de los años 70 del pasado siglo no se reconocen como un problema social al que hay que pre
star atención. Estos contactos suelen venir de familiares, amigos de la familia o desconocidos y consisten en tocar zonas genitales o intentar la penetración. Los niños tienen miedo a contar lo sucedido sobre todo si el que abusa es una persona próxima a él. El niño se convierte en un objeto usado por su agresor.

Hoy día existen muchos casos de abusos sexuales a menores que no se han denunciado, y la mayoría conoce a esos niños. Sólo en el 15% de los abusos el agresor es un desconocido para la víctima, el resto de los abusos se cometen en el hogar de la víctima por personas de la familia. La edad del agresor oscila desde los adolescentes a los ancianos, aunque la mayoría son hombres adultos de mediana edad.

Lo que es curioso es que se suele producir una inversión y los mayores de 50 años prefieren niños menores de 10 años, sin embargo los más jóvenes eligen entre los 12 y los 15 años. A menudo emplean la persuasión, la presión o el engaño para someter a sus víctimas basándose en su posición de poder como adulto, padre o profesor. Algunos sólo se relacionan con niños porque las relaciones con adultos son insatisfactorias y las rechazan, aunque externamente adoptan comportamientos perfectamente adaptados. Son los pedófilos.

Otros mantienen una actividad sexual con adultos y sólo en algunas ocasiones abusan sexualmente de los niños. A menudo hablan de su predilección por los niños. Actúan en sus relaciones sexuales con los niños como si fueran mayores. La baja autoestima en lo sexual, el alcohol, las drogas, las desavenencias maritales, la vida desordenada y el hacinamiento favorecen estos abusos.

Cuando no se puede olvidar y la víctima llega a adulto el abuso en la infancia se manifiesta como un inhibidor de la conducta sexual, más que nada cuando el abuso se ha repetido y sienten rabia, asco y mucha hostilidad. Si el agresor es un miembro de la familia las dificultades para tener una vida sexual algo satisfactoria, crecen y se hacen visibles. Aparecen la culpa, la indignación y la confusión reflejadas en esa vida que sigue presente y causando tanto sufrimiento como el primer día.

Si sospechamos que los niños están siendo abusados, maltratados, porque notamos cambios de humor, tienen un comportamiento extraño, no respoden con alegría a nuestras caricias o desvían la cara ante un beso ... Si notamos que la proximidad física les incomoda, están rebeldes y huidizos ... Lo primero hablar con ellos e intentar comprender cuál es la causa del abuso y si el niño o la niña continúa con su silencio, lo mejor es acudir a un especialista, a un sexólogo y que el niño empiece una terapia que le ayudará a explorar las causas de ese malestar, a conocer si existen abusos sexuales y podrá orientar a su familia si éstos se han producido. Intentar no alarmar al niño y hacerle comprender la desconfianza que siente para que sea capaz de mostrar confianza y afecto hacia sus semejantes.

Foto : una niña

viernes, 17 de diciembre de 2010

¿Compromiso o no ?







Y es que a menudo queremos lo que no tenemos, hay veces que estando en pareja l
os hombres echan de menos estar con otras mujeres, aunque cuando no están en pareja echan de menos la complicidad que se crea con ella si la conoces a fondo.

Ella es alguien con el que puedes estar a tus anchas hablando ... y para algunos tiene relación con la edad
porque recuerdan que siendo más jóvenes cuando estaban con una mujer aprovechaban para hacer el amor el mayor número de veces. Eso sí lo que a veces encuentran en la vida en pareja es un cierto equilibrio para sentirse centrados.

Muchos creen en la pareja estable, aunque hoy día hay muchas formas de vivir en pareja y la relación no es cómo se vivía antes, que sólo había una. Porque hoy en día puede haber mucho espacio para cada uno sin que se resientan el vínculo afectivo y la pasión. Incluso puede ser lo mejor para mantener la pasión. Creo que una relación de pareja satisfactoria es un objetivo básico. Un punto de referencia. Y muchas personas cuando no están en pareja lo echan de menos.

Y es que cuando las relaciones son cortas no encuentras la magia, ni el romanticismo, y si se cruza una persona casada, a veces se tienen emociones muy fuertes y mucha pasión, os podeis enamorar. Entonces empiezan discusiones muy intensas y puede que "tú le pidas más compromiso" para que deje a su pareja y se quede contigo. Es fácil que te dé largas y te pedirá que tengas paciencia pero quizá no deje a su pareja.

El peligro de una convivencia larga es que llegue el momento en el que ya no te cuides tanto, en el que te olvides de gustar. Porque el hecho de querer gustar te obliga a ser mejor como persona. ¿No crees? Qué ocurre te cuidas porque quieres ligar o es que cuando ligas estás más atractivo porque te sientes más satisfecho y eso salta a la vista ... Sabes esta explicación es muy interesante porque se supone que tú eres el cazador aunque la recompensa la encuentras a través de la seducción que se completa con el placer de seducir.

Foto : quiéreme

miércoles, 15 de diciembre de 2010

El swinging : un nuevo estilo de vida





El objetivo de las nuevas tendencias es crear un movimiento humanista de liberación sexual, se interesan por las personas solteras y los matrimonios de hecho. La sexualidad y el adulterio son consentidos. El "swinging" se vive como algo recreativo que permite relacionarse sexualmente pero involucrándose ligeramente en lo interpersonal y lo emocional. En América en el lenguaje al uso es "estar a la moda" y "tener costumbres ultramodernas" ...

Lo que hay que tener en cuenta es el grado de libertad de cada miembro de la pareja para relacionarse íntimamente con otras personas sin abandonar la convivencia con el compañero ni su relación íntima y cariñosa. Sin embargo las relaciones abiertas permiten mantener relaciones sexuales, emocionales ... con otras personas. Y en el "swinging" hay un conjunto de reglas, cotos y limitaciones que pueden mantener unido a un matrimonio rutinario.

Las relaciones abiertas no se orientan hacia el matrimonio sino al crecimiento del individuo y si llega otro compañero principal se acepta como parte del proceso de crecimiento. Claro este enfoque plantea un problema recurrente que no desaparece por completo : los celos. Y las personas que practican estos estilos de vida defienden su generalización y no entienden que aunque algunas personas tengan éxito con estas prácticas a otras les resultan intolerables.

En Estados Unidos se avanza hacia la aceptación de unos estilos de vida pluralistas aunque imponer un estilo nuevo como el correcto o el único ... Los que son partidarios del cambio social no son conscientes de que ese conjunto de condiciones tiene ventajas y desventajas, y cada vez que se implanta un nuevo estilo de vida para eliminar las desventajas del anterior se encuentran con nuevas desventajas por solucionar.

Si simplificamos y hablamos del matrimonio monogámico vemos que les ofrece seguridad aunque a veces un cierto aburrimiento sexual, sin embargo un matrimonio abierto brinda excitación sexual pero con celos e inseguridad. Porque toda persona debe poder elegir sus placeres o sus malos sentimientos ... Y es que la cuestión principal que lleva en sí la monogamia o una forma diferente de matrimonio es si la persona es capaz de utilizarla como experiencia creativa, y en ese caso ofrece el mismo potencial de crecimiento y desarrollo personal que cualquier modelo de matrimonio.

Podemos pensar que la respuesta está en el sexo y no sería una actitud nueva, ya Freud lo pensó al principio de su obra. Porque la naturaleza humana es compleja y no acepta una respuesta única. Y es que no existe una forma ideal de matrimonio por eso los que buscan la ayuda de un terapéuta son los que han sido relegados o han fracasado en estas experiencias.

Foto : melody

jueves, 9 de diciembre de 2010

El lenguaje sexual

























El lenguaje sexual es uno de los componentes más importantes del juego erótico y tanto hombres como mujeres se excitan fácilmente con palabras distintas de las habituales, y lo que a unos les parece ridículo a otros les sirve de estimulante.

La sociedad ha enseñado a los hombres a utilizar con frecuencia palabras fuertes que a veces incomodan a las mujeres, y al revés si ella utiliza el lenguaje sexual en la cama agrada a los hombres. El hombre es más directo cuando habla y a menudo se expresa con los nombres vulgares de los genitales o de otras partes del cuerpo, que en ocasiones se emplean automáticamente cuando el orgasmo está aflorando.

Antes de esos momentos, en la vida cotidiana el mejor afrodisíaco son los piropos. Sabemos que un afrodisíaco es cualquier sustancia como una comida, una bebida o ingrediente afrodisíaco que estimule y aumente el deseo sexual. Aunque lo más eficaz de un afrodisíaco es su reputación, porque es la mente la que al final, produce ese efecto estimulante. Pero ¿cuál es el mejor afrodisíaco? El mejor es tu pareja, claro si te gusta, sino puedes probar productos naturales como el Ginkgo Biloba, la Damina, el Ginseng, el Polen ...

Además de los piropos hacia la mujer, las frases que se dirigen los enamorados son recursos que siempre funcionan. La mujer con los gestos y las miradas estimula al hombre a veces más que con los comentarios. Eh ahí la gran fantasía masculina! Y en lo cotidiano enviar una notita, los besos ... invitaciones especiales, la lengua recorriendo los labios, una comida exótica o una llamada ardiente ...

Coquetear, seducir o avanzar y retroceder, idear escenas, abrir espacios es crear un nuevo encuentro. Y ya en la cama mantener un clima de afecto y seducción utilizando la ternura, los abrazos ... que van a favorecer que el resultado sea gratificante. El deseo se manifiesta y todo se transforma en nosotros ... y un fuerte deseo puede ser consecuencia también de un olor, una imagen o un tipo de piel determinada.

Y quieres saber ¿qué se requiere para tener buen sexo? Lo primero es poder vivir la situación en presente con el amante para transcender las fronteras de sí mismo, porque si te observas interfieres con el abandono imprescidible para disfrutar. Y si tienes problemas acude a un sexólogo.

Foto : patty-6

domingo, 5 de diciembre de 2010

Terapia para el miedo al fracaso





Cuando sienten miedo al fracaso sexual es que han observado que tienen problemas para tener una erección o para mantenerla, o no controlan la eyaculación, que se produce con rapidez. Estas son las disfunciones sexuales que se dan con más frecuencia en las relaciones de pareja.

Se asocian al hombre aunque las mujeres también las sufren por eso no quieren practicar la felación por el miedo a no saber hacerlo, aunque disfruten y gocen con la práctica. El hombre se siente presionado por el rendimiento sobre todo durante el coito. A la mujer se le recomienda usar un lubricante, apto para el preservativo, si no ha conseguido estar muy excitada.

Pero el hombre ... ¿qué puede hacer si no ha llegado a la erección? El miedo a no conseguir la erección se puede convertir en una obsesión en determinadas etapas de su vida, y mucho más después de haber sufrido impotencia. Es una experiencia tan traumática, tan humillante que intenta evitar el fracaso, utiliza un mecanismo de defensa y decide inconscientemente no volver a pasar por esa situación.

Y mira por dónde ella que no solía pedirlo ahora le insinúa sus deseos, le acaricia, coquetea con él. Él siempre había soñado con que esto sucediera y... ahora se alegra, juguetean ... todo marcha y tiene erección. Y se acerca el momento que siempre desea ... pero ahora le teme, y ella pide que la penetre. Siempre soñó con que ella se lo pidiera, que ella le propusiese hacer el amor y él rápidamente se calentaba cuando ella se quitaba la ropa. Se le aceleraba el corazón cuando la veía desnuda a su lado y enseguida sus manos la acariciaban.

A él, que se pone encima de ella y con disimulo echa un vistazo a su pene y piensa funcionaré o no. ¿Estoy bien colocado? ¿Podré penetrar en la vagina? ¿ Me pasará lo mismo que el otro día? Es su pene quién contesta, se queda blando y lleno de miedo, se esconde. Y es que el hombre se convierte en espectador en lugar de ser el actor de su experiencia.

En la terapia para resolver el miedo al fracaso sexual es importante aprender a relajarse durante la relación sexual para alejar las tensiones porque el miedo y el nerviosismo provocan el descontrol. Aprender a disfrutar y a gozar del encuentro eliminando los temores, dando y recibiendo caricias y masajes suaves a la pareja, para que el hombre estando relajado se estimule, consiga una erección segura y la pueda mantener. Que puedan llegar al coito con la eyaculación de él y el orgasmo de la mujer si se puede, pero practicando "el coito sin exigencias"

Foto : pensando

miércoles, 1 de diciembre de 2010

La mejor postura en el sexo










¿Dominas alguna de estas posiciones: la de flor de loto, o la de plegarse paracomo la mariposa o formar un nudo con el amado ... ? ¿En qué posición te encuentras más cómodo? ¿Crees que para ser un buen amante es fundamental dominar cuantas más posturas mejor ...? Y si son exóticas ...

Pues estás equivocado porque hay que tener muy buena forma física para experimentar con tantísimas posturas como las que nos proponen en Oriente, vease el Tao del amor o el Kamasutra. Y probar con exóticas posturas muy a menudo puede presionar las relaciones sexuales y olvidar el placer de lo espontáneo, de lo sencillo. No te desconciertes con esas ofertas, piensa que la mayoría son ligeras variantes de las posturas básicas que eso sí, tendrías que dominar.

Y piensa, ¿qué consigues con esas acrobacias si no llegais al clímax? Son cuatro las posturas básicas y siempre habrá alguna que escojais como favorita. Muchas veces después de mucho probar escogen la del misionero y si después deciden investigar en el Kamasutra ... y establecer otras posturas para conectar entre ellos, o prolongar el orgasmo o alguna que ellos prefieran. Porque lo importante es la calidad. Hay muchas mujeres que si no han sido convenientemente estimuladas, y como la entrada de la vagina no es tan sensible, sólo con el movimiento del pene no se estimulan. Eso sí cuando la mujer siente               presión en la vagina o en el clítoris se desencadena el orgasmo.

Aquí las posturas dependen del gusto, del estilo o de la profundidad de la penetración. A ella le gusta cómo el hombre golpea mientras penetra con movimientos rítmicos, cortos ... o lentos y profundos ... sus caderas rozando con las de él ... Para conocer qué te gusta y qué no te gusta en las relaciones sexuales es necesario la práctica. Descubrir qué os sienta bien y estar de acuerdo con la pareja. Cada uno tendrá sus preferencias sexuales que no tienen por qué coincidir y el placer de la mujer es lo primero, después él podrá eyacular. Las espectativas más conocidas en el sexo con penetración son, el orgasmo simultáneo, la lubricación natural que puede ser escasa o dolor en el coito.

Para que el deseo sexual aumente prueba posturas diferentes y no te quedes quieta en la misma postura como diciendo "haz lo que quieras" o a ver qué pasa porque si no estás activa no pasará nada. Cualquier cambio en la posición de las piernas o de la pelvis podría resultar excitante, además de utilizar estímulos manuales en el pecho o en el clítoris y ... ¡si lo necesitas pídelo!

Y si no podeis llegar al orgasmo teneis que hacerle sitio a los juegos amorosos, y poco antes del orgasmo adoptar la postura mejor y ella le dirá a su compañero que no introduzca más cambios. En la fase de excitación y cuando se aproxima el orgasmo las mujeres prefieren no cambiar el ritmo ni la postura. Si es una postura emocionalmente agradable, mejor. Si preferís adoptar roles o fantasías como dominio o sumisión habría que adoptar las posturas correspondientes.

Foto : dulces