viernes, 22 de abril de 2011

El desajuste sexual en la pareja











Y es que el problema no es la cantidad de sexo que practicáis sino el desajuste que existe entre vuestras necesidades sexuales y la falta de coincidencia en esas ganas de compartiros ...

De eso se trata porque eso es lo que hay que resolver. No vale perder el tiempo en culpabilizarse el uno al otro ... En esta situación no sirve para nada. Tenéis que conversar sobre este desacuerdo, necesitáis hablarlo para llegar a un consenso igual que lo hacéis en otras cuestiones como pueden ser un cambio de casa o un viaje de vacaciones ...

Y cuando lo hacéis intentáis llegar a un acuerdo sea el tema más o menos importante. ¿Es así o no? Igual que en irse a la cama cuando hay un desajuste sexual, porque en principio y si hay buena voluntad entre los dos no hay motivo para que no se pueda afrontar. Así que no hagas un drama de este asunto y procura verlo desde esta perspectiva.

¿Cómo se sale de esto? Cuando una pareja lleva tiempo afrontando serias diferencias de deseo sexual, como apuntan Masters y Johson, la pareja acaba sintiéndose atrapada. Si intenta romper esa dinámica, es decir detenerla, y no repiten lo que han estado haciendo hasta ahora y no les ha funcionado, ni servido para nada ya habrán dado el primer paso. Luego el siguiente ... ¿Cuál? Intentar algo nuevo, diferente.

Quizá lo primero podría ser apartar ciertas aptitudes que no os ayudan, como castigos sexuales, victimismo, evasivas, manipulaciones, críticas, reproches ... Despediros de todo lo que intuís que no es positivo, que no es juego limpio y que os separa. Claro que esto no lo lograréis a la primera, tendréis que esforzaros para no caer en lo mismo, pero no decaigas sigue firme porque estas actitudes os perjudican.

En este momento necesitáis algo distinto. Tendréis que darle paso a la empatía, ser humildes y tener paciencia, ser optimistas y objetivos. Ser capaces de autocriticaros ... para crecer, no para machacaros. Ahora ser responsables y esforzaros. Nada de esto es fácil pero nadie te obliga, es tu decisión porque sientes amor y la situación te lo pide. Esto es muy importante.

También lo es que focalices tu atención en los cambios que puedas iniciar tú y lo lógico es que cada acción provoque una reacción, incluso si no hay respuesta lo es, aunque quizá no sea la deseada o la que tu esperas ... Eso sí si haces una lista de lo que das y lo que recibes, mal empiezas.

Es necesario hacer una labor de cooperación, de equipo, porque se puede atravesar un bache sexual y aún así ser feliz. Todos los hemos pasado ... La clave está en cómo los afrontamos. Aunque no siempre se hace fácil llegar a un acuerdo porque hay muchas parejas que se sienten muy quemadas y no tienen esa buena voluntad. Pero este es el camino, hay que aprender a llegar a soluciones de compromiso, incluso en el dormitorio.

Si no llegáis a un acuerdo ... ¿Qué pasa? Entoces tenéis que haceros la última pregunta si queréis salvar la relación. ¿Estoy dispuesto a conseguirlo? Si la respuesta es sí, ha llegado el momento de pedir ayuda. Necesitáis un terapéuta de pareja, un sexólogo que medie entre vosotros, que os ayude a hablar y a encontrar el punto de encuentro que seguro que existe, si aún hay amor.

Foto : el deseo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.