lunes, 19 de septiembre de 2011

¿Cuándo acudir a un especialista?





Si presumes diciendo ... de este agua no beberé probablemente más o menos pronto tengas que decidirte ... A lo mejor tu vida sexual es ahora satisfactoria lo que no significa que dure para siempre ...

Reflexiona ... ¿es que siempre lo ha sido? Y es que más o menos pronto puede surgir una duda o un problema ... Quizá un escollo difícil de solucionar para vosotros. Y si tu deseo o el suyo se ve afectado por causa del estrés en el trabajo o por conflictos en vuestra relación. Si el coito es difícil por problemas de erección o por dolor vaginal, por vaginismo o es que vuestros orgasmos no son como los de antes ...

Y es que sea por ti o por el que comparte tu cama no es extraño que en algún momento dejéis atrás el orgullo mal entendido, las vergüenzas sin sentido y pidáis ayuda a un espescialista. Te lo digo porque aunque afecten a uno en muchas ocasiones se necesita trabajar en equipo. Si el otro quiere, claro está ... Si no, ve solo. Porque ... ¿cuándo hay que acudir a la consulta de un especialista? A veces hay poco que pensar porque hay motivos que se imponen claramente y son fáciles de ver, como ... si no se llega al orgasmo o es difícil llegar, falta de deseo o disfunción eréctil. Problemas para controlar la eyaculación o es imposible practicar el coito, dolor al realizarlo o problemas motivados por una enfermedad o intervención quirúrgica ...

En ocasiones los motivos no aparecen tan claros o tan concretos, eso sí existen desde el momento en que uno o quizá los dos miembros de la pareja son infelices o están insatisfechos, y la causa es su vida sexual. Y si hay diferencia de apetitos sexuales que provoca discusiones, culpabilidades, recriminaciones ... O si uno de ellos se siente presionado y empujado a prácticas que no le convencen. Claramente cualquier problema que no logremos solucionar, que siempre lo hemos tenido o porque ahora llevamos tiempo con él, es razón suficiente para consultar a un sexólogo.

Pero a veces nos cuesta dar el paso y hay veces que pasa mucho tiempo hasta que reconocemos que nos pasa algo y pedimos ayuda. Ese tiempo magastado que pasa factura porque cuanto más se tarda, más cuesta resolver el conflicto porque se acumula frustración, ansiedad e incluso culpa. Y en ocasiones es un peligro para la salud, porque los problemas de erección pueden indicar diabetes o riesgo cardiovascular.

Se recomienda ponerse las pilas y hacer frente a la situación lo antes posible. Hacer terapia cuánto antes mejor! Por ejemplo si nos fijamos en los británicos, ellos sólo tardan entre cuatro meses y un año en pedir cita al especialista. Quizá de ellos tenemos que aprender algo más, que su lengua : el inglés.

Foto : enrejado

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.