miércoles, 1 de febrero de 2012

Si sufres cuando estás enamorado ...
















En el acto sexual, cuando físicamente es muy gratificante se desarrolla el poder de crear lazos, que se sienten profundamente entre los dos. Sobre todo para los que se enganchan amando.

Entonces tendríamos que plantearnos qué es el amor verdadero, aunque el amor es muy difícil de definir porque en nuestra cultura combinamos dos aspectos muy opuestos. Y es que cuanto más explicamos el amor más nos contradecimos, y cuando nos damos cuenta de que un aspecto del amor se opone a otro, estamos confusos y nos damos por vencidos. Entonces tomamos la decisión de decir que es muy personal, demasiado misterioso y enigmátrico para definirlo con precisión.

Sin embargo los griegos, muy listos, utilizaban palabras distintas : eros y ágape. Para ellos dos maneras muy diferentes de experimentar el amor. Con "eros" se refieren al amor apasionado, en tanto "ágape" define una relación estable, con compromiso, libre de pasión, que hay entre dos personas que tienen sentimientos profundos entre ellos.

Entre eros y ágape existe un gran contraste, por nos cuesta entender que al buscar las dos clases de amor de una vez, en una sola relación y en una sola persona ... Lo que nos ayuda a verlo más claro es que tanto eros como ágape tienen sus defensores, esos que afirman que uno o el otro son las únicas formas de amar, porque cada una tiene sus valores especiales de verdad, de belleza ... Claro cada clase de amor tiene sus carencias que sólo la otra ofrece ...

En ágape el verdadero amor es una sociedad de dos personas que se quieren y se comprometen profundamente. Comparten valores, intereses y objetivos, y toleran las diferencias entre ellos. Existen la confianza y el respeto mutuos. Además la relación les permite ser más expresivos, creativos y productivos en la sociedad. Y al amor verdadero se le asocian sentimientos de serenidad, seguridad e incluso devoción, también comprensión, compañerismo, bienestar y apoyo mutuo.

El amor apasionado o eros es lo que sienten los amantes que se enganchan amando a relaciones difíciles, porque para que haya una pasión constante es necesaria una lucha constante, obstáculos que superar, un anhelo por algo de lo que no se dispone ...

La sociedad actual y los medios de comunicación saturan nuestra conciencia y confunden constantemente las dos clases de amor y nos promenten mil formas. Una relación apasionada -eros- nos dará plenitud y satisfacción - y ágape- nos sugiere que con una gran pasión se forjará una unión duradera.

Además del amor apasionado hacen falta intereses comunes, y si se superan los obstáculos que les impiden estar juntos y se desarrolla un compromiso genuino, se sentirán más seguros, cálidos y afectuosos ... Y más adelante quizá echen de menos que ya no arden de deseo mutuo ...

En terapia con el sexólogo aprenden a conocer que debe haber un desafío mutuo y una constante excitación, además del compromiso, entonces es probable que dé mejores resultados con una sóla pareja, porque la confianza y la honestidad del ágape se combinan con el coraje y la vulnerabilidad de la pasión para así crear la verdadera intimidad. La mayoría tienen miedo a explorar lo desconocido que hay dentro de ellos y entre ellos, por eso muchas veces evitan la verdadera intimidad.

Foto : casa en Sobota (Polonia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.