viernes, 2 de noviembre de 2012

La importancia del sexo en la sociedad
















Voy a hablaros de la visión de la Sexualidad hoy en día. La experiencia clínica en consulta nos pone en contacto con mujeres y hombres que están muy apartados de la realidad cotidiana, que en grupos de amigos relatan experiencias sexuales maravillosas con hombres y mujeres excepcionales, que jadean y gritan en cada orgasmo. Hombres que nos hablan de tener tres orgasmos en una noche o encuentros con mujeres que se insinúan y que se meten en su cama casi por sorpresa ... Y así hasta el infinito.

Los relatos así contados movilizan a los amigos porque creen exactamente lo que oyen. Se angustian por estas hazañas, que en parte pueden ser ciertas, y que comparan con la pobreza de sus relaciones cotidianas. Desde luego estas maravillosas relaciones pueden ser ciertas lo que implica esfuerzo y voluntad para lograrlo. Claro sus protagonistas no son superhombres que emergen de las revistas de aventuras, son hombres que han aprendido a vivir el sexo con calidad, igual que se pueden comer un buen asado o un riquísimo plato de Paella.

Han aprendido a utilizar el sexo no sólo para procrear, sino para gozar de él, controlando la eyaculación para alargar la relación sexual, para tener orgasmos más intensos y a veces para introducir la ternura. Esto que parece un mito : no lo es, es posible, y los que lo viven pueden atestiguarlo. Cuando la Sexualidad se disfruta los deseos se cumplen y se da paso a las ilusiones en la vida cotidiana, y la calidad de vida aumenta.

Hoy día la Sexualidad Humana se ha hecho social y está con pleno derecho en las conversaciones entre compañeros y amigos, en los medios de comunicación, prensa, radio y televisión, penetra en los seres humanos, se cuela en los libros de autoayuda, en las revistas del corazón, y en las páginas de Internet.

En las grandes ciudades la participación social de las personas se ha reducido mucho, y la Sexualidad es su último refugio. Se utiliza el sexo en propagandas y en promociones y muchas veces el sexo es un ansiolítico o un antidepresivo natural. También para escapar hacia la felicidad anhelada frenta a los problemas económicos, sociales o políticos, el paro y la lucha por conseguir lo básico para subsistir.

Los que aún no han podido o actualmente no pueden vivir una Sexualidad moderna y satisfactoria responden a deseos incumplidos y son insatisfechos crónicos de la Sexualidad común y corriente. Se frustran porque no pueden llevar a cabo sus ilusiones en su Sexualidad del día a día. En consulta nos plantean problemas con la pareja porque no hay un acoplamiento, lo que es fundamental y moviliza todas las energías del universo.

Si te identificas con los problemas que te da el sexo y tu vida sexual continúa sin demasiadas variantes, la solución te conduce a una ansiedad sexual que elude las relaciones sexuales, con temores hacia el próximo encuentro y desconfianza en resolver la disfunción sexual. Acude a un sexólogo que escuchará con atención tu queja, te informará y te orientará adecuadamente sobre los problemas que le has planteado. Eso sí las quejas que se remontan a meses responderán mucho mejor que las que tienen un desarrollo de años.

Foto : desnudos

1 comentario:

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.