sábado, 28 de abril de 2012

Los temores que inhiben el orgasmo











En algunas mujeres tratar la inhibición del orgasmo se hace difícil porque los temores no sólo son conscientes … Inconscientemente temen morir si tienen un orgasmo, o relacionan el orgasmo con la pérdida de control, otras tienen miedo a que una vez alcanzado el primer orgasmo el sexo pueda convertirse en una preocupación constante y puedan llegar a ser promiscuas …

Y el pensamiento de la mayoría a nivel consciente o inconsciente es que llegar al climax va a suponer un cambio dramático en su vida. Claro estos temores impiden realmente llegar al orgasmo, aunque la mayoría no son conscientes de ello. En terapia el sexólogo impulsa a la mujer para que poco a poco tome conciencia claramente de esa barrera, que se dé cuenta de que esos temores son irracionales y le ayude a comprenderlos …

Para que entienda que esos desastres que anticipa, relacionados con el orgasmo, sean conscientes o inconscientes, no se van a producir en realidad. Porque el orgasmo es un reflejo, no tiene ninguna de esas cualidades simbólicas que le atribuyen las mujeres inhibidas, y al mismo tiempo trabajamos este simbolismo con terapia psicosexual.

Normalmente cuando la mujer ya ha alcanzado su primer orgasmo, la mayoría necesita que la estimulación sea más corta para alcanzarlo. Cuando la respuesta al tratamiento es satisfactoria poco a poco la mujer es capaz de ir pasando de su inhibición orgásmica a conseguir el orgasmo con su compañero …

La terapia psicosexual de la inhibición del orgasmo resuelve conflictos específicos que inhiben a la mujer en situaciones fuera del orgasmo … La experiencia como profesionales nos demuestra que si el terapéuta sexual enseña a la mujer a relajarse y a utilizar técnicas para alcanzar el orgasmo, muchas de estas mujeres anogásmicas son capaces de lograrlo, y llegan a establecer una buena relación sexual con sus parejas. También hay otras que encuentran dificultades de pasar de tener el orgasmo ellas solas a tenerlo en presencia de su compañero. Entonces el sexólogo enseñará a la paciente a adaptarse a la nueva situación.

Foto :  rincones del mundo ...

domingo, 22 de abril de 2012

El orgasmo simultáneo








El orgasmo simultáneo no es un mito, aunque no se debe tener como único objetivo ... Y hay parejas que consideran que es llegar a lo más ... el objetivo último de la felicidad, para ellos es como alcanzar la normalidad sexual. Y es que en muchas parejas este orgasmo mutuo es más la excepción que la regla.

Hay que reconocer que alcanzar ese momento del climax es experimentar algo extraordinario, y si ella no ha llegado al orgasmo, él no necesita estimularla después de vivir el orgasmo simultáneo. Lo que ocurre es que el orgasmo simultáneo es más fácil de conseguir cuando la mujer llega con facilidad al orgasmo ...

Son mujeres que desde el principio de la relación sexual pueden sentir otros muchos orgasmos, por eso cuando el varón alcanza el orgasmo durante el acto sexual, las contracciones del pene pueden desencadenar de nuevo el orgasmo en ella, con lo que los dos vivirán el orgasmo simultáneo.


Pero frente a esto, hay muchas mujeres normales que no tienen tanta facilidad para llegar al climax, es entonces cuando puede aparecer el deseo compulsivo de alcanzar el orgasmo, lo que puede tener un efecto muy negativo en la vida de la pareja. Pueden llegar a sentirse frustrados o culpables ...

En terapia el sexólogo liberará a la pareja de esa responsabilidad, porque sin esa simultaneidad, la sexualidad también puede ser algo maravilloso, y el orgasmo simultáneo puede ser siempre una alternativa que, sin perseguirlo ... a veces pueden alcanzar. Les enseñará a dar y recibir placer alternándose ... a explorar la capacidad de placer, variando las experiencias sexuales para acoplarse a las necesidades del otro. Con el sexólogo aprenderán modos de estimulación diferentes según cada caso.

El sexólogo con su orientación puede ser útil para propiciar ese ajuste sexual de muchísimas parejas que no coinciden al llegar al orgasmo, que lo viven en momentos distintos ... También informar, porque la falta de conocimientos puede ejercer un mal efecto sobre el hombre o sobre la mujer ... así como la preocupación de la mujer, por la lentitud de su respuesta sexual que ejerce una fuerza muy destructiva, y puede impedir la relajación, y llevarla a la simulación del orgasmo muy a menudo ...

La terapia los ayuda en momentos difíciles en los que la edad o las exigencias cotidianas pueden diminuir la libido y la capacidad sexual de un hombre, que fracasa en la erección y reacciona con una alarma que puede crear síndromes sexológicos graves. El terapéuta sexual enseña a la pareja a moverse dentro del ámbito normal de la sexualidad y la instruye para que explore técnicas más eficaces, libres del complejo de culpa, para que puedan gozar del acto sexual.

Foto : el mundo en sus manos

martes, 17 de abril de 2012

Las drogas y sus efectos en la sexualidad









Algunas drogas pueden afectar al comportamiento sexual, a la libido, al placer sexual o causar un cierto desinterés. Otras alteran la respuesta sexual, la erección, la eyaculación y el orgasmo. Eso sí suelen disminuir el placer porque alteran la química de los nervios que regulan la respuesta sexual.

Los que ingieren LSD dicen que es una droga que no estimula el deseo sexual, cuando las condiciones minimizan la sugestión y el placebo, pero cuando toman LSD en un ambiete erótico y el compañero está vinculado intensamente y espera que la sustancia potencie su sexualidad, a veces afirman haber tenido un encuentro sexual largo e intenso.

La mayoría de las drogas de acción central, inhiben el comportamiento sexua
l no son afrodisíacos, farmacológicamente son inactivos, y si notan cómo aumenta su conducta erótica es únicamente debido al efecto placebo, como la mandrágora que tiene forma de hombre y obtuvo popularidad en la Europa Medieval.

Una sustancia de acción central es el alcohol, que durante mucho tiempo se dijo que era un afrodisíaco, pero en realidad es un depresor general del cerebro. Los efectos en pequeñas cantidades, en actividades sociales, producen un incremento de la libido porque liberan las inhibiciones por poco tiempo, en personas inhibidas, antes de que estén ebrias y resulten incapacitadas. Y las dosis mayores de alcohol bloquean la conducta en general de las personas, incluida la respuesta sexual.

Si el alcoholismo es crónico, el consumo habitual de alcohol afecta seriamente la respuesta sexual en ambos sexos, aunque más en el hombre. No es raro que el hombre que se queja de falta de erección se tome tres copas de alcohol durante la comida, un whisky a media tarde y tres bebidas más durante la cena ... Claro tanto alcohol deprime gravemente la respuesta sexual. Necesita una terapia psico-sexual para que el sexólogo le ayude a reducir considerablemente estas dosis.

Parecidos efectos sobre la conducta y sobre el sexo se producen cuando toman barbitúricos e hipnóticos. En pequeñas dosis no afectan, en dosis más grandes bloquean por completo toda la conducta, incluida la sexual. Disminuye la sexualidad en los seres humanos cuando se abusa del consumo de sedantes.

Otras drogas son los alucinógenos sobre todo el LSD, la marihuana y la MDA,
que actúan sobre el sistema nervioso central y se emplean como afrodisíacos. Pueden afectar a la sexualidad por su acción general sobre el sistema nervioso central. El LSD es un alicinógeno poderoso, las personas conservan la orientación y la memoria, se liberan de inhibiciones y el resultado es que se ven inundados por una serie de imágenes y pensamientos que viven con intensidad.

Si tienen relaciones sexuales en este estado de intoxicación no viven un sentimiento intensamente erótico. Suelen describirlo como algo interesante y diferente. Las relaciones suelen depender de cada individuo, pero a menudo son más difusas y se mezclan con otras sensaciones y pensamientos. Experimentan con menor intensidad el orgasmo, y lo viven como si estuviera separado de ellos, como algo de afuera. Si viven un mal viaje experimentan sentimientos de miedo y paranoia.

El HTC o marihuana es más suave, y es un alucinógeno que se toma en pequeñas dosis. A menudo los fumadores de porros dicen que les incrementa sus vivencias sexuales porque están más relajados y bajo los efectos de una ligera embriaguez (high) El MDA es un alucinógeno vinculado a las anfetaminas y parece tener un efecto estimulante sobre la sexualidad. No es un fenómeno aislado, sino que está en el contexto global de los alucinógenos.

Las anfetaminas son estimulantes cerebrales que actúan centralmente y ejercen algunos efectos sobre la sexualidad. Algunos afirman que en dosis muy altas potencia el interés por el sexo y la ejecución del acto. Están más relajados y más confiados, incluso los hay que si se habitúan al consumo de esta sustancia química, ya no pueden funcionar sin ella. Hay estudios que afirman que los que utilizan con regularidad esta droga notan una disminución de su capacidad y de su interés por el sexo.

La cocaína según sus consumidores produce un efecto placentero y excitante. Los adictos a esta droga se preocupan más por su deseo de consumir que de vivir el placer sexual. Informes sobre esta droga nos hablan de que en ciertas dosis estimulan la sexualidad y la realización del coito. Estos son los efectos de la acción de la droga sobre el cerebro y si el adicto consume dosis más altas constantemente, suele enfermar y el interés por el sexo desaparece. Habrá que tener encuenta la edad, y a partir de la cuarentena ...

Por útimo os hablaré de las que afectan a la conducta sexual de manera indirecta, son las drogas que se utilizan para tratar trastornos psiquiátricos. Los pacientes que toman tranquilizantes y antidepresivos pueden notar cómo mejora su funcionamiento sexual, pero en realidad es que ha disminuido la ansiedad y no es un estímulo sexual. Algunas como el haloperidol reducen la libido y la potencia sexual, y retrasan la eyaculación en algunos hombres.

Bueno ya sé que podría seguir hablando de otras drogas como las de diseño y otras, pero será ya en un próximo artículo.

Foto : sirena

domingo, 15 de abril de 2012

COMUNICACIÓN

Queridos amigos hoy 15 de Abril de 2012, en la 1ª cadena de Televisión Española a las 20,30, sale una Entrevista que me hizo TVE en la que hablo sobre la Infidelidad ... Os animo a verlo

Un saludo para todos!!!

viernes, 13 de abril de 2012

Sexualidad estable ... sin pasión








Es una sexualidad que se autorregula, que se mantiene con una cierta constancia ... Esto nos habla del funcionamiento de la libido cuando se supera la primera fase : la pasional.

Es esta fase enamorarse supone impulsar el deseo hasta que la relación se estabiliza y conduce la libido de cada uno. Sabemos que la fase pasional es energía sexual más enamoramiento. En tanto que la sexualidad estable es energía sexual que puede agotarse si no se está atento a una serie de variables, que son propias de la convivencia estable y que pueden ir en contra.

La sexualidad estable es energía sexual desprovista de pasión, y el enamoramiento se ha convertido en amor, y el sexo del amor es impulsivo no pasional ... Se convierte en un sexo reposado, pausado, más previsible, es más normal y por eso menos frecuente ... La frecuencia en esta fase es tres veces inferior a la fase pasional, es el sexo que necesitan para liberar la tensión sexual. Lo peor es que si consideran normal este tipo de sexualidad, el sexo se convierte en una descarga tensional y es cada vez menos un acto de amor.

Así se corre el peligro de pasar de lo estable a lo estático y empezar a funcionar sin emociones, sin alma, sin vigor. De aquí al pantanoso terreno de la rutina hay un paso, y pueden quedarse atrapados para siempre. Eso sí sabemos que el sexo estable predomina en la convivencia a largo plazo, lo recomendado es mantenerse alerta para que la tendencia no nos lleve a abandonarnos a una sexualidad rutinaria de la que no es fácil escapar, y que puede desestabilizar a la pareja.

Claro está bien que la pareja se estabilice, pero sería bueno procurar que la estabilidad no afecte al terreno sexual. Porque el sexo necesita variación, estímulos, sorpresas y hasta discusiones que son mejor que la calma chicha de la monotonía ... Como nos decía el profesor Graf "el amor es como el agua, si no hay algo que lo agite, se pudre" Lo que nos indica que la sexualidad estable, tiene que asociarse con la novedad, con la imaginación y con una ejecución diferente, y todo ello sin hacer nada, que no quieras hacer.

Para que el sexo estable no termine por anular el deseo, porque
hacer las mismas cosas, a las mismas horas, los mismos días, en los mismos sitios ... conduce a la extinción del deseo. Por eso se recomienda incorporar variantes de ritual, de tiempo y lugar, de esta forma evitarás o demoraras que aparezca el desinterés sexual.

Como este es un tema tan trascendente para la salud moral y sexual no se puede dar una respuesta a la ligera, es una decisión individual ... Pero como es algo que preocupa a mucha gente y repercute en la conciencia individual y en la calidad del sexo en pareja, hay que permitir la expresión natural de la sexualidad, tal y como cada uno la viva y que no cree sentimientos de culpa en el que la practica.

Para llevar a cabo una sexualidad sana con variaciones, la solución es acudir a un sexólogo, porque no se puede reprimir el sexo sino contemplar el sexo, respetando el instinto sexual en lugar reprimirlo.

Foto : agua que duerme

miércoles, 11 de abril de 2012

Cuando lo vamos a hacer ... se le baja









A veces llevan tiempo intentando tener relaciones y cuando lo van a hacer se le baja ... Y es que la pérdida de erección supone la incapacidad para mantener una erección firme para que se dé el coito y puedan penetrar con satisfacción.

Se clasifican en orgánicas, psicógenas o mixtas, y pueden ser primarias, si estas dificultades han existido desde el principio o secundarias si ocurren en un momento determinado, por una enfermedad, un fármaco o un estado de ánimo ... A veces cuando son jóvenes y por la exigencia del rendimiento, suele ser causada por el estado de ánimo o la presión social. Pero como ninguno de los dos tiene experiencia en el hombre se da la ansiedad de ejecución.

Aquí la anticipación y el propio miedo a no estar a la altura, le lleva a perder la erección ... Aumenta su preocupación y va con la sensación de que podría ocurrir lo mismo en el siguiente encuentro. Entonces los hombres se arman de excusas, como el cansancio o el estrés, para que no se cuestione su masculinidad.

Una de las fórmulas que se utilizan cuando abordan la situación es : no presionar para llegar a la penetración. Utilizar juegos que no impliquen penetración como caricias por el cuerpo, besos, y quizá masturbación ... para que el hombre vea que su pene es capaz de responder a los estímulos, y vaya ganando confianza.

Hay hombres que experimentan la pérdida de erección con la pareja pero no con otras personas ... Y es que con otras mujeres no tienen compromiso, ni obligaciones, viven esos momentos de intimidad y pasión, se liberan las muestras de afecto, y les sirve como vía de escape después de una discusión con su compañera.

Además si hay diferentes frentes abiertos aparece el estrés al tener que cumplir con cada mujer. A la vez que surgen pensamientos de culpa porque no son sinceros con cada mujer, y por romper esa lealtad que se supone que tiene que haber dentro de la pareja.

Plantéate qué quieres conseguir con tu compañera actual, y ponte en contacto con un sexólogo para solucionar tus problemas de erección que pueden ser síntomas de problemas de comunicación en vuestra relación íntima.

Foto : puesta de sol en pareja

martes, 10 de abril de 2012

Los nuevos modelos de deseo sexual




























A menudo en varios artículos os he hablado del deseo sexual ... ¿Pero sabemos lo que no es el deseo? No es una obligación, ni una imposición, tampoco lo que nos exigen, porque sería como un trabajo y lo haríamos con pocas ganas, sin ilusión y el resultado no sería de nuestro agrado, ¿no?

Porque hay veces que mantener relaciones con la pareja sin estar dispuestos a tenerlas, ni excitados supone ceder y hacerle ese regalo, lo que puede facilitar que piensen en otras cosas, porque como no están interesados ... Y es que el descenso del deseo tiene muchas causas pero no podemos estar cruzados de brazos esperando a que suceda algo, ni hacer cosas que no nos apetezca, aunque las que nos apetezca.

Y con el fin de innovar se complican y se agobian aún más ... en lugar de pensar que la solución puede empezar por pensar en qué cosas o qué actividades hacíais antes, que os permitían tener tiempo para vosotros y para vuestros encuentros íntimos, y fomentarlas.

El deseo es un anhelo de conseguir algo ... quizá al ser amado o a vivir la atracción sexual de un sexo hacia el otro, expresando de una manera concreta lo que cada uno es y cómo vive su sexualidad, es decir expresando su erótica. Los griegos le llamaban Eros, la forma latina fué Cupido que actualmente se llama Amor.

Rose Mary Basson propuso un nuevo modelo en 2001, para ella en el hombre, el deseo parte de un fin : descargar la tensión sexual, en la mujer hay otras posibilidades ... Nosotras partimos de una motivación sin deseo sexual, que se podría activar poco a poco en el encuentro íntimo con la pareja.

Está claro que ha ido cambiando el modelo de hombre deseante y de mujer deseada, puesto que ahora se da también el de hombre deseado y mujer deseante ... Porque hoy día muchas mujeres se manifiestan como deseantes y no sólo como objetos de deseo ... Deciden con quién, cómo y cuándo quieren tener una relación sexual. Toman un papel activo lo que tiene consecuencias para algunos hombres que sienten perder su rol y se ven inseguros incluso en otras facetas de su vida, como en su trabajo o como amantes ...

Aquí todos somos deseados o deseadas, estamos deseosos o deseosas, por eso no nos extraña recibir un no si nos acercamos a alguien, y no sólo una negación sino varias, como dice el profesor Landa que nos habla del No aquí, del No así y del peor de todos del No a ti. Y es que los dos primeros te dan alguna esperanza pero el último ... y a veces ni se explican.

Por eso para adaptarse a los nuevos roles, es preciso acudir a un especialista, a un sexólogo para que nos ayude a centrarnos y nos oriente hacia los nuevos modelos de sexualidad, una nueva realidad que no tiene por qué ser un problema.

Foto : Lady Godiva

lunes, 2 de abril de 2012

Historia de la Sexología









El estudio de la Sexología no es algo nuevo ya Freud nos habló de la sexualidad en Tres ensayos para una teoría sexual (1905) o La sexualidad femenina (1931), aunque es verdad que lo hizo influido por la moral de la época. Una visión totalmente distinta a la que nos propone la Sexología actual.

También Havellock Ellis publicó Estudio de la Psicología del sexo en siete volumenes entre 1897 y 1928. En España Gregorio Marañon escribió La evolución de la sexualidad y los estados intersexuales (1930) Luego vinieron estudios científicos sobre el comportamiento sexual humano con datos concretos y conclusiones que hoy día nos siguen resultando útiles.

Uno de los Pioneros fué Alfred Kinsey, que fundó el Instituto Kinsey para la investigación sexual. Aquí se realizan múltiples estudios sobre el comportamiento sexual humano. Ya en 1948 publicó El comportamiento sexual en el hombre, y en 1953 El comportamiento sexual en la mujer, que formaron el mundialmente conocido Informe Kinsey, en el que recopilan miles de datos y conclusiones en un estudio a millares de personas. Mediante entrevistas, hombres y mujeres hablaron sobre sus comportamientos sexuales.

También se ha hecho una película sobre su vida y sus investigaciones. Para los interesados en verla se titula "Kinsey" (2004), y nos relata cómo en sus clases como bilólogo, en la Universidad de Indiana (EEUU), los alumnos le hacían constantemente preguntas sobre el sexo. Esto le animó a estudiar sexología, así consiguió educar a muchas personas e incluso mejoró la vida sexual con su mujer.

Más tarde H. Masters y Virginia F. Jhonson estudiaron la respuesta sexual humana, en su libro La respuesta sexual humana en 1966, y nos hicieron valiosas aportaciones sobre la sexualidad en soledad o en pareja. Hablaron de los factores que influyen en una persona que no tiene una vida sexual satisfactoria, en Incompatibilidad sexual humana de 1970. Fueron pioneros en terapia sexual y en la difusión de esas técnicas y formas de intervención que mejoran la vida sexual de las personas y en las que ellos formaron a muchos de los nuevos sexólogos de entonces.

Para Masters y Jhonson hay un modelo de respuesta que tiene cuatro fases : excitación, meseta, orgasmo y resolución, midiendo y anotando los cambios que se producen en el cuerpo en cada una de ellas. Como ejemplo : en la fase de excitación se produce la lubricación vaginal en la mujer, y la erección del pene en el hombre, además de otros cambios fisiológicos, en ambos. En la fase de meseta lubrican más los dos, se acelera el ritmo cardiaco y la respiración ...

En la fase de orgasmo se produce la eyaculación y las contracciones del esfinter anal, en el hombre. En la mujer las contracciones del útero, del cuello vaginal y del esfinter anal. En la última fase la de resolución, el hombre vive el periodo refractario, y en la mujer disminuye con lentitud la congestión pélvica y enseguida puede recuperarse y volver a la fase orgásmica.

Establecidas estas fases observaron las dificultades que tenían las parejas que luego trataban en terapia como falta de orgasmos, problemas con la penetración o la erección, eyaculación rápida ...

Este modelo lo modificó Helen Kaplan (1979) que creó el concepto de deseo en la fase previa a la excitación y suprimió la fase de meseta.

Hoy en día además de centrarnos en el deseo, la excitación, y la falta o no de orgasmo, nos interesa la historia sexual de la persona, su biografía erótica y cómo vive como hombre o mujer. ¿Está satisfecho con su vida sexual? ¿Experimenta una sensación de bienestar, que se suele producir después de vivir el sexo, con orgasmo o no con penetración o no?

Para orientar e informar y para vivir la sexualidad con un grado de satisfacción, estamos los sexólogos : para educar en una sexualidad sana y para que los encuentros sexuales no sean obligados sino elegidos y deseados.

Foto : la pareja