viernes, 6 de junio de 2014

Las diferencias sexuales están en nuestra mente

























La mente es el principal órgano sexual, no los genitales, y las ideas que tengas sobre ti es lo que sientes de ti. Según esto actuarás. Porque existe un sexo subjetivo, psicoemocional, más allá de los atributos sexuales, o si te gustan los hombres o las mujeres. Este sexo está en la cabeza, tiene que ver
con los sentimientos propios y con tu identificación mental. Con tu identidad de género.

Puedes aprender mucho de esa imagen que crees que das y de la que los demás perciben. ¡Haz la prueba! Quiero que observes si en tu cabeza percibes esas diferencias en la forma de vivir el sexo los hombres, y la forma en que tenemos las mujeres de describir las cosas con palabras ... Cada uno tendrá su percepción. Estas diferencias se manifiestan en la forma de hablar y puede ser o no la misma manera de relacionarnos con el sexo. También hay otras manifestaciones que nos permiten a veces ver las diferencias entre el comportamiento de los sexos : en la forma de seducir, de quedar en una cita, de ligar, cómo haces el amor, o cómo llegas al orgasmo ... 

Quieres conocerlo con detalle, te propongo que leas mi nuevo libro : 

"El sexo, magia para tu cuerpo" es un libro Digital que está a la venta en la 

Tienda online más visitada del mundo, Amazon:

http://www.amazon.es/dp/B00GT4HOA0

Existe un esteorotipo masculino y otro femenino que se manifiestan a través de la cultura. Esta es la idea que hay detrás de todo esto. Lo que no significa que justifiquemos conductas de poder o de inferiodad si comparamos un sexo con otro, pero este hecho da paso a conductas psicosexuales diferentes en algunas cosas ... La causa se relaciona con factores culturales y educativos, aunque hay teorías que hablan de diferencias en el cerebro, las hormonas y en la bioquímica ...

Y es que las diferencias sexuales existen si nos fijamos en ciertas conductas y comportamientos. Hablar de que hay comportamientos sexuales diferentes entre el hombre y la mujer no significa que no seamos iguales, y las diferencias en las conductas se refieren a cómo nos manifestamos con nuestro comportamiento, lo que depende de lo que aprendemos en esta sociedad. Esto es así somos iguales aunque nos manifestamos de forma diferente.

Si oímos decir esto :  Me encanta que me acaricies el pelo

¿Quién ha dicho esto? Quizá pienses que ha sido una mujer, porque las mujeres en nuestra cultura somos más dadas a expresar sentimiemtos cuando estamos cerca. Es un esteorotipo cultural como el que hasta hace poco teníamos de los hombres, que no podían llorar porque se considera un síntoma de debilidad el que un hombre sea sensible. Y es que los hombres también pueden expresar sentimientos. Estas son conductas estereotipadas en las que se observan manifestaciones diferentes entre los sexos, que la mayoría de las veces son prejuicios más que realidades.

Según la investigadora Shere Hite la afluencia de hombres a los prostíbulos es mucho mayor que la de mujeres. La mujer acude más a círculos cercanos y cada vez es menos frecuente. A la mujer le gusta hablar cuando hace el amor, no así al hombre que busca el placer inmediato, es más superficial y va a veces tan rápido que no convence a las mujeres ... Además las mujeres no suelen buscar tantas relaciones esporádicas como los hombres. 

Lo que está claro es que más allá de los estereotipos hay algunas mujeres que pagan por sexo es decir buscan sólo sexo, lo que es un estereotipo masculino desde el punto de vista cultural, sin embargo hay hombres que necesitan enamorarse para hacer sexo, lo que es más femenino ... Lo que manifestamos es la realidad sexual con la que nos hemos identificado. Puede que tengamos más entrenada nuestra parte masculina o femenina, desde lo social más que el hecho de que seamos hombre o mujer.

Desde este enfoque pienso que el ideal de los seres humanos puede ser hacer consciente lo masculino y lo femenino, eso se consigue haciendo Terapia Sexual porque está dentro de cada persona, más allá de que seamos hombres o mujeres. Somos seres humanos completos, de eso hablo. De esos que reconocen sus tendencias y viven de acuerdo a su forma de ser, respetando las creencias de los demás.

 Foto : en el aire

5 comentarios:

  1. Luciano Monzonis Rey8 de junio de 2014, 13:43

    Totalmente de acuerdo en el principio, el principal órgano sexual es el cerebro, pero éste viene determinado por el nivel de testosterona o estrógenos que recibió de embrión o que sigue recibiendo, los cromosomas X o Y también algo tienen que decir, pero efectivamente la vida con sus circunstancias de todo tipo y el tiempo van modelando al ser humano y, entre otras cosas, su sexualidad, como no podía ser de otra manera. Todo cambia, nada permanece inmutable

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me refiero sobre todo a factores culturales y educacionales, y no quiero apartar las teorías que hablan de diferencias en el cerebro, en las hormonas ... Muchas veces funcionamos con estereotipos, observamos cómo se manifestan hombres y mujeres, y lo que exteriorizamos es el sexo con el que nos hemos identificado. La mayoría de las veces nos dejamos llevar por prejuicios más que por la realidad

      Eliminar
    2. Luciano Monzonis Rey8 de junio de 2014, 14:01

      Sé que piensas así y que tu reflexión era un punto de partida, pero ya sabes que soy muy tiquis-miquis y me encanta llevar la contraria un poco, sin ánimo de fastidiar sino de sugerir alternativas.

      Eliminar
    3. No me molesta Luciano al revés me agrada recibir tus comentarios. Quién mejor que tú que estás inmerso en la medicina sexual ¿no?

      Eliminar
  2. Tener cómo tú un cierto perfeccionismo es habitual en la sociedad de hoy día

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.