viernes, 8 de agosto de 2014

Todas las historias de amor tienen su contrato


























Es cierto, existe un contrato en cada historia de amor. Claro el deseo y el amor sabemos que sientan las bases de la pareja. Aunque no sólo eso, también
hay que contar con el inconsciente que manda en los impulsos del corazón y del cuerpo. La pareja se construye y en sus bases hay un contrato. Es un acuerdo que se activa muy rápido, sin que apenas nos demos cuenta. Dentro de unas expectativas que elegimos cumplir y de unos compromisos muchas veces inconscientes.

Que tienen que ver con la comprensión, con la reparación de problemas, con la seguridad, y ademas ambos se ocupan el uno del otro, entonces se logra una pareja duradera. Sin embargo si uno de los dos evoluciona de manera diferente, la situación se complica. Entonces puede producirse la ruptura o un reajuste en el modelo de la relación. Cuando la relación está empezando sólo apreciamos las cualidades del otro y todo nos hace maravillarnos, nos llena y nos hace sentir bien. 

Aunque el paso del tiempo nos hace introducir la dualidad dentro del modelo de amor perfecto. Es en este momento cuando se le critica al otro por habernos decepcionado  e incluso se le dice : no eres como yo pensaba ... Ese primer contrato puede permanecer en el tiempo y las parejas que duran son las que se hacen preguntas, intercambian emociones y comparten sentimientos.

Sabemos que las crisis son más que nada oportunidades para replantearse la relación y en qué posición está cada uno y ver qué se puede modificar en el contrato amoroso. ¿Son uno o varios puntos los que hay que cambiar en ese contrato? De todas formas hay que observarlo con mirada crítica, y así las crisis se tienen que afrontar para que sirvan de experiencia y poder aprender de ellas.

El tipo de contrato inconsciente puede ser muy variado quizá tenéis una relación en la que la prioridad es aprovechar la vida, que sea lo más confortable posible, aprovechar ocasiones para disfrutar de una buena comida, con placeres caros ... El sexo es un pilar básico en vuestra relación y marca la temperatura de vuestra intimidad. Para vosotros es importante buscar el placer y ambos os enfrentáis a los contratiempos que aparezcan. Así hacéis frente a las pruebas y reducís los riesgos, y no os importa abandonar la rutina para que vuestra vida sea más atractiva.

¿Sois de los que os cuesta generar frustración y hay una falta de profundidad en vuestra relación? No lo váis a conseguir llenando la agenda cpn pequeños y grandes placeres. Es una determinada manera de vivir que consiste en abrirse a todo lo posible. Hay que generar el deseo y permitir que la relación sea más profunda y más densa.


O disfrutáis de vuestra intimidad escuchando música o dando un paseo. Compartís ideas, emociones y pensáis y sentís juntos. Vuestra complejidad es profunda y rica. A menudo os abstraéis lo que os aleja de lo material y carnal y enfría vuestro amor algo similar a una relación de hermanos. A veces un cierto aislamiento puede dejaros al margen de una vida social rica. Lo mejor es anclaros en la materialidad de la vida, disfrutar de su sensualidad ... Introducir pensamientos para que disfrutar de la sensualidad sea compatible con los placeres del espíritu. Contemplar la vida sensorial como una exploración de uno mismo que es rica y sutil.

Una buena idea es conocer "El sexo, magia para tu cuerpo" Mi nuevo libro publicado por Amazon la tienda online más visitada del mundo. Pincha este enlace para comprarlo :

http://www.amazon.es/dp/B00GT4HOA0 


Sí, quizá sois una pareja activa que os gusta elaborar proyectos e invertir vuestro tiempo y energía para apoyaros mutuamente. Sois una pareja emprendedora, viajáis, irradiáis energía, de vuestra relación sale una bonita vitalidad y una gran complejidad. No hay enfados ... Eso sí os volcáis tanto en lo externo que vuestra intimidad está mermada y hasta perjudica vuestra relación familiar.Será un reto para vosotros buscar el equilibrio entre vuestra vida interior y la exterior de forma que vuestra relación no se guíe por lo que hace sino por el significado que tiene. Es básico que os toméis tiempo para estar juntos lo que os va a permitir redescubriros y cambiar el ritmo.

Vuestro contrato sea tácito o compartido es un contrato más que nada con la familia. Entre vosotros hay sentimiento de clan haya niños o no. Lo importante es la continuidad y la duración de la relación. Es un compromiso al que el tiempo da fuerza y sentido a vuestra relación. Marcar los límites del territorio a través de un proyecto profesional y familiar. Si vuestra relación funciona es gracias a que vuestras personalidades se complementan. Si la vida os pone en una situación límite, la superáis porque dáis prioridad al interés familiar. 

Un anclaje es la pareja, es vuestra realización personal. Cada uno hace todo lo posible para demostrar el valor que tiene para el otro aunque os obligue a sacrificar hábitos o intereses personales. Más que una relación amorosa parecéis una pareja familiar entre dos personas que forman una institución. No tenéis que olvidar que un marco muy rígido puede llegar a ser una prisión, al menos para uno de los dos. Vuestra meta será vivir no sólo como pareja sino como individuos diferenciados. Y si no es tan fácil de conseguir pedir la ayuda de un profesional de un Terapéuta de Pareja y preguntarse sobre los propios deseos personales o los sueños abandonados y volver a conectar con el lado amoroso de la relación.


Foto : tomando el café

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.