sábado, 30 de mayo de 2015

A solas. Sexo para hombres

Sabemos que uno de los grandes tabúes sexuales es la masturbación, ha sido muy fuerte en las mujeres, aunque los
hombres han sufrido una gran culpabilidad al practicarla. La realidad es que es una actividad fisiológica, es natural y nos permite disfrutar en la intimidad de sensaciones eróticas lo que hará nuestra vida sexual más rica. No es una actividad de segundo orden es una práctica que hacemos cuando no tenemos pareja o en momentos de soledad cuando necesitamos estimularnos sexualmente.

Podemos practicarla en solitario, en compañía o en pareja. La mayoría de los hombres utilizan la estimulación manual. Utilizan una técnica que consiste en poner la mano rodeando el cuerpo del pene con movimientos de arriba a abajo. Así estimulan el glande y el tronco del pene. La fuerza para agarrarlo, la velocidad con la que lo mueven y la estimulación del glande son diferentes de un hombre a otro. Lo que es común es la velocidad que aumenta al aproximarse al orgasmo. 

Hay hombres que frotan su pene con objetos, puede ser la almohada o con las sábanas. Los hay que simulan el coito utilizando algo parecido a la vagina, que tenga un orificio que les permita imitar el coito. Algunos estimulan además otras partes de su cuerpo, como el ano, el perineo, los pezones o el escroto... lo que añade excitación y placer. Conviene que explores distintas variedades en la masturbación, que te ayuden a experimentar sensaciones más fuertes.

El vibrador puede ser una buena experiencia, si lo pasas por todo tu cuerpo. Observa qué sientes en los genitales. Aunque ella tenga uno compra otro para ti, porque los hay que no son como un pene. Usa lubricantes para no irritar el prepucio, ni la piel del pene, y así te puedes estimular más tiempo.

Entre los juguetes para masturbarse los hay masculinos, que se parecen a la vulva, la boca o el ano. Son flexibles y blandos, lo importante es que sean orificios estrechos y el roce será mayor. Otros vibran o no. Dilata con los dedos el juguete de silicona, después de darle el lubricante. También hay estimuladores de la próstata que te aportan sensasiones nuevas y maravillosos orgasmos. Si no lo has experimentado, sé atrevido y comprobarás que en el sexo probar y probar es una de las claves del placer.

Esta técnica sexual llamada también autoerotismo se extendió desde que Kinsey (1948 y 1953) investigó su práctica y descubrió que estaba muy extendida: un 95% de hombres y un 60% de mujeres. Actualmente los datos que conocemos están entre un 70 y un 82% de mujeres que se masturban hasta llegar al orgasmo, por lo menos alguna vez en su vida. En los hombres el porcentaje es mayor, un 93%.

La masturbación sólo tiene beneficios, es inocua. Sin riesgos, te da placer. No puedes contraer ninguna Enfermedad de Trasmisión Sexual (ETS), y no habrá riesgo de embarazo. Además vas conociendo su cuerpo y tu sexualidad y exploras tu erotismo, viviéndolo sin culpa. Desarrolla la confianza en nuestra ejecución sexual. Esta técnica nos mantiene en forma sexualmente y nuestros genitales estarán sanos. Reduce la excitación sexual y nos deja completamente relajados.

El varón renueva el esperma que mejora las condiciones de fecundación porque vacía la bolsa del semen con frecuencia. Ayuda a mantener el riego y el oxígeno en el pene. Se favorece el buen funcionamiento de la erección.

Nos enseña a las mujeres, a alcanzar el orgasmo estimulando el clítoris. La masturbación también nos ayuda a mejorar la lubricación vaginal, así como aliviar dolores de la menstruación y a descongestionar la pelvis. Esta técnica la utilizamos a menudo en Terapia Sexual y para tratar disfunciones sexuales masculinas y femeninas.

Desde la salud sexual es positiva para el ser humano y su desarrollo psicosexual, y beneficia a hombres y mujeres. Y es una actividad magnífica  para compartir con la pareja. 

Practicar el autoerotismo supone sentirse libre y es muy válido en distintas situaciones, aunque los hay que no desean practicarlo. Para que no haya sentimientos de culpa ni ansiedad no hay que entender que las personas deben masturbarse. Que quede claro que no es así, que la masturbación sólo es una opción, no es una obligación.

Foto: salto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.