lunes, 22 de junio de 2015

El incesto entre miembros de una familia


A pesar de la gran variedad de costumbres sexuales que ha producido la humanidad, se ha llegado a un acuerdo...
penalizar el incesto : que es la práctica de las relaciones sexuales entre miembros de una misma familia en primer grado : padres, hermanos, abuelos, tíos, primos. Existen casos entre tío y sobrina, que se han aceptado.

Sabemos que en otras épocas de la historia el matrimonio entre hermanos estaba permitido e incluso a veces se forzaba para mantener los linajes y las conveniencias en las dinastías. Sin embargo existe una tendencia natural a evitar las uniones de consanguinidad. Es curioso observar un estudio realizado en Israel, en el que se comprobó que había una escasez de matrimonios entre niños criados en el mismo kibutz, y que ya siendo adultos preferían emparejarse con personas de un kibutz didiferente.

A pesar de ese aparente desinterés sexual parece ser una práctica más frecuente de lo que podemos imaginar. Y es que ... el hogar no es sólo un lugar donde sentirnos protegidos, seguros, a salvo de todo peligro, sino que en muchas ocasiones se convierte en una verdadera tortura, es como una jaula, un nido de encubridores que no quieren denunciar para no ensuciar el buen nombre de la familia. 

Empieza por un juego entre el niño y un adulto de la familia, suelen ser niñas las abusadas. Es lo más frecuente, pero aquí no se libra nadie. El pequeño está ajeno a las intenciones del adulto que se muestra cariñoso y sabe ganarse la confianza del niño. Parece algo natural y nadie pensaría que hay mala intención en ello. 

Son individuos que a base de arrumacos, mimos pasan a besos más prolongados, caricias rodeando los genitales que terminan en caricias sexuales para llegar incluso al coito. Es el tipo más temible porque consigue que la víctima se sienta culpable y se crea culpable.

Va disfrazado de seductor y logra que su víctima no sólo esté segura de ser culpable, sino de haberlo provocado. Abusa, pervierte y provoca una excitación sexual y un placer que se vuelven contra ella, la víctima, que podrá quizá arrastrar durante su vida la vergüenza y el miedo por esa culpabilidad inexistente.

Hay otro tipo, el que emplea la violencia y al que se teme por su comportamiento agresivo. En estos casos el daño psicológico es menor. La niña sabe que él es el agresor y ella la víctima y aquí es más raro que se desarrolle el complejo de culpa porque no ha vivido la trampa del placer sexual. No hay la menor duda. 

Lo más grave del abuso sexual del adulto sobre el menor, es que el adulto aparece ante el niño como una figura de autoridad, ante la que el niño tiene pocos recursos, ni la suficiente fuerza y si ha utilizado la fuerza, el chantaje o las amenazas, entonces cae en las redes del miedo.

Porque el incesto comienza con abusos sexuales y termina con la violación. Lo que más se denuncia es la violación de una hija o de varias hijas, a veces desde muy pequeñas que se prolonga en el tiempo y durante años por parte del padre.

La madre suele desconocer los hechos y las hijas temen decirselo por miedo a que no las crea o por temor a que el padre termine en la cárcel y se rompa así la supervivencia económica de la familia. En los casos en los que la madre se entera decide no darlo a conocer porque no sabe cómo manejar a su marido, ni qué hacer con la trágica situación que se ha creado en la familia. 

El incesto y los abusos sexuales no son juegos de niños que se diluyen en el tiempo y no dejan rastro, porque muchas veces, a pesar del paso de los años, siguen viviendo grandes dosis de angustia si están en presencia de ese familiar, que incluso se acerca y les pide un beso ... como si no importase lo sucedido.

Claro que importa porque las secuelas son muy graves ... ha podido meterse en la droga, en la prostitución o haber intentado suicidarse varias veces. El caso es utilizar cualquier vía para expiar esa culpa que no es suya, para olvidar, para no tener que soportar ese desprecio que sienten hacia sí mismas.

Son problemas que hay que elaborar con el terapéuta sexual, con el sexólogo.

Foto: besito

6 comentarios:

  1. Dra. yo tuve relaciones con mi hermano cuando tenia 12 años y el tenia 20. Para nada ha influido esto en mi vida.Durante 2 años fue algo bello y el era tan dulce. Nunca me violó y anque fueron dos años intensos de relaciones no sali embarazada. Mis padres nunca lo supieron. Creo que mi hermano y yo estabamos muy enamorados de verdad. Luego el se caso y yo tambien me case. Ambos tenemos 2 hijos cada uno. Despues de 12 años me divorcie y un dia mi hermano y yo volvimos a tener relaciones y desde ese momento las cosas fueron mucho más intensas. Actualmente yo tengo 40 y mi hermano tiene 48 y aunque el sigue casado nosotros seguimos siendo amantes. Nunca hemos pensado en tener hijos por aquello de la genetica pero el ha sido mi marido y mi alma gemela siempre. Es una lastima que hubieramos nacido en la misma familia porque de verdad nos amamos profundamente. El es todo un caballero con migo y siempre ha sido mi principe azul. Lo unico malo es que la sociedad discrimina este tipo de amor y por eso hemos estado en el closet todo el tiempo. Debo decirle que en mi vida he conocido más de 100 casos de este tipo sin que sea cierto aquello del abuso y la violación del que tanto hablan. Tambien conozco varias parejas que han tenido hijos y ninguno ha nacido mal formado ni tarado. Mi hermano y yo por tener una relación tan particular como la que tenemos a escondidas hemos investigado el fenomeno del incesto a fondo y hemos encontrado que muchos estududios han sido meras patrañas. Yo soy Dra. en genetica y mi hermano es ingeniro en electronica. Hemos gastado una fortuna investigando y tratando de llegar a la verdad y los resultados arrojan que solo cuando hay violación es que se producen esas cicatrices. Pero en una relación concensuada puedo asegurar que no existen esos traumas psicologicos. Agradeceria sus comentarios pues esta es la primera ves que me atrebo a escribir sobre mi caso. Es obvio que si la comunidad cientifica del status quo supiera quien soy el escandalo sería increible. Incluso no vaya a creer que soy latina pues ni siquiera estoy escribiendo en mi lengua materna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola en la elección de pareja sexual nadie debe mezclarse, a no ser que haya habido violación o abuso de poder ... Si tenéis una relación sexual y amorosa voluntaria no debes penalizarla.

      Sabes que hay sociedades en las que el incesto no es tabú como entre los balineses o entre los esquimales : los inuits. En algunos pueblos de Oceanía se acepta, y es un paso hacia la madurez. Entre las familias reales el incesto es constante.

      Con respecto a los posibles hijos de una pareja de hermanos, se hace para evitar la endogamia, es decir las mutaciones y las malformaciones que se producen cuando los que comparten genes se reproducen, aunque el riesgo es muy bajo.

      Así que porque haya entre vosotros una relación genética debe darte exactamente igual. Haz con tu vida lo que quieras, si no molestas a los demás ... y si hay críticas es problema de ellos. No te preocupes y sigue con tu vida ...

      Eliminar
  2. Ángela ha dicho: más que una consulta quisiera hacer un comentario con respecto al incesto. He notado que la mayoría de las experiencias incestuosas que leo son negativas y hacen referencia a secuelas traumáticas. En mi caso no fue así. Soy una mujer de 31 años y desde muy pequeña mi padre me acostumbró a que era normal ser tocada por él, yo no tenía conciencia que eso fuera incesto hasta los 12 años que se lo comenté a mi mejor amiga como si fuera algo natural. Ella se sorprendió. Fué la primera vez que me cuestioné la conducta de mi padre y mía. Sin embargo los contactos y toques sigieron.

    Mi padre nunca me penetró ni me mostró su sexo, pero desde los 3 ó 4 años me abría las piernas para examinarme, "a ver cómo estaba creciendo su nenita", así me decía. Casi siempre me bañaba él, rara vez mi madre. Me enseñaba a lavarme los genitales, me secaba y me llevaba a mi cama a dormirme.Me ponía a dormir boca abajo, metía la mano por debajo de mi pijama y me acariciaba la espalda, las nalgas y por momentos me toqueteaba la vulva, hasta que me dormía. Así fue hasta los 10 años más o menos. Una vez mi madre lo sorprendió en el baño acariciandome la entrepierna y le dijo que ya yo estaba muy grande para que me bañara, él se lo tomó a broma y le dijo que sólo jugabamos y que a mi me gustaba, mientras me besaba la vulva por fuera y cuando mi madre no veía me metía un poquito la lengua. Ella salió del baño y mi padre me siguió lamiendo, creo que fue la primera vez que tuve un orgasmo, pero no lo sabía en ese momento.

    Con el tiempo y por motivos de trabajo mi padre comenzó a viajar y ausentarse de de casa por algunos períodos. Cuando volvía siempre encontraba el momento para tocarme, mientras me ayudaba con las tareas de la escuela metia sus dedos dentro de mis bragas y me acariciaba. De noche me despertaba sintiendo su lengua moviendose suavemente en mi vulva, y me decía, quedate tranquila, asi dormirás mejor.

    Ya cuando me desarrollé comencé a interesarme en chicos y cada vez mi padre me tocaba menos. Hasta que dejó de hacerlo.

    He tenido relaciones satisfactorias con los hombres, me casé hace dos años y puedo decir que la relación con mi marido es bastante buena. No percibo ningún trauma sexual en mi. No reivindico el incesto como práctica, sólo quise relatar mi experiencia como un testimonio de incesto no traumático. Ya de grande recuerdo los contactos de mi padre como muy placenteros, han enriquecido mis fantasía sexuales y aunque las relaciones con mi marido son buenas, no logro el orgasmo a menos que me imagine que es mi padre el que me toca. No sé si eso será un trauma o no. Tampoco me preocupa mucho. Pero sería bueno tener su opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángela, el padre está para protegerte, no para hacer sexo contigo. Durante mucho tiempo has considerado sus caricias como algo natural, porque eras una niña. Te has autoengañado durante años y eso es negar la realidad. Es ni más ni menos que tu papá querido abusa una noche y al día siguiente te hace una carantoña.

      Por eso no llegas al orgasmo, si no es con la mano que de pequeña se metía en tu sexo.

      Tienes que trabajarlo en terapia para que aceptes que sufriste un incesto, y para que aprendas a superar esa relación sexual con tu padre, te liberes y puedas disfrutar de tus relaciones sexuales completas.

      Eliminar
  3. Ana me parece muy acertada la solución que planteas ante estos casos tan complicados

    ResponderEliminar
  4. Me parece increíble la descripción.
    Yo desde luego estoy en contra de este tipo de prácticas. Que no haya sido traumatico no quiere decir sea correcto.
    En este caso se aprovechó de su hija que aun no tenía consciencia.

    Espero que casos así sean cada vez menos.

    Es muy buen blog. Me alegro de haberlo encontrado.

    Saludos

    ResponderEliminar

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.