martes, 14 de julio de 2015

Estar "presente" es un regalo

No se dan cuenta. Y es que hay personas que desconocen que disfrutar del sexo supone...
prestarle atención. No es lo mismo que ver la televisión dónde muchas veces pones el piloto automático y dejas que se sucedan las imágenes... Claro, también puedes poner el piloto automático durante tus relaciones y entonces hacer el amor es como ver la tele. No tiene importancia. Y muchos no pueden mantener la atención mientras hacen el amor. 

Si no puedes hacerlo tienes que desarrollar la habilidad de concentrarte como lo harías con el sabor de algo, en lugar de hablar por teléfono o leer, porque no disfrutas del sabor de la comida. O ver una buena película sin estar disfrutando de ella porque es incómodo el asiento y estás concentrado en ello. Sabes hay muchas opciones que te ayudan a concentrarte durante las relaciones, escuchar los ruidos de tus vecinos, preocuparte por tu barriga o porque no se han lavado las cortinas... Además está el pasado que atender y recuerdas cómo fué la última vez, la primera vez, hace dos años o si alguien se mofó de ti.

¿Eres como muchas personas siempre pendientes de su respuesta sexual cuando hacen sexo? ¿No sé si me estoy excitando lo bastante rápido? ¿Cómo va mi erección? ¿Y mi lubricación? ¿Llego al orgasmo? ¿Tardo mucho rato en conseguir el orgasmo? Tienes demasiadas cosas en la cabeza y para hacer el amor la cabeza debe estar vacía. Estas dificultando la atención, los movimientos, su olor, y prestar atención a cómo te sientes, que es lo que representa la experiencia sexual.

Hay personas que se asustan de vivir conscientemente sintiendo su cuerpo. Les asusta que su mente esté tranquila. Lo único que es tuyo es tu persona y tu amante. No hay nadie que esté entre ambos o que diluya la experiencia. No pienses si el supermercado abre o no el domingo... este es un pensamiento para después ¿no? Entonces será bien recibido

Si en esos momentos te acuerdas de algo, interrumpe el coito, te animo a ello, porque te das cuenta de tus problemas para concentrarte en este momento presente. Estás en la mitad, mira a tu pareja y dile con amabilidad: te molesta ir más despacio y volver a empezar. Hoy mi estado de ánimo no es el que pensaba. Mejor lo hacemos  más tarde...

Que estas frases formen parte de tu vocabulario habitual y aprende a utilizarlas en los momentos adecuados. Centra tu atención en cómo sientes tu cuerpo durante las relaciones.

En lo referente al sexo, te vas a preguntar: ¿mi cuerpo es un problema que tengo que aguantar, del que me tengo que reir, que me frustra, o es uno de mis recursos, como un juguete o como un lugar de placer y de integridad? Si tienes que aguantarlo te resultará difícil estar presente, será complicada la conexión con tu pareja y con su cuerpo. Te costará utilizar tu cuerpo para expresar sentimientos o para explorarlo. Si es un recurso se abre ante ti un abanico de posibilidades...

Una parte del trabajo con la Terapia Sexual es ayudarte a descubrir qué experiencia de tu cuerpo te es más familiar y decides cuál prefieres y averiguas cómo conseguirla.

Foto: tu sonrisa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.