jueves, 6 de agosto de 2015

Especialista en Terapia de Pareja

























Lo primero en Terapia de Pareja es escucharles y atender sus
demandas ya desde la primera entrevista.

El terapéuta les enseña el conocimiento correcto del ciclo de respuesta sexual e informa sobre las diferentes técnicas sexuales como son las caricias, los preliminares tanto manuales como bucales ... los besos y las posturas sexuales. Estas informaciones son muy necesarias.

Que el terapéuta conozca hasta qué punto son negativas las actitudes sociales y las de los padres hacia la expresión de la sexualidad, además de las experiencias traumáticas que se vivieron antes. Es por esto que el terapéuta induce a un cambio de actitud, porque la sexualidad se debe aceptar como moral, decente y provechosa.

Es paradójico pero la primera de estas prescripciones, es prohibir los intentos de relación sexual, y su objetivo es que desaparezcan la angustia y la anticipación al fracaso, ya en la segunda se recomiendan ejercicios de concentración sensorial, se decir que exploren sus sensaciones ... que empiecen a sentir. Esto se hace a través de las caricias, estando todavía vestidos, porque más tarde se trata de explorar el cuerpo desnudo.

En otra etapa se explora el cuerpo por el contacto, y aquí aparece la caricia, y los demás sentidos : el olfato, el gusto y la sinestesia o sentir por el contacto. En estos ejercicios cada uno de los dos da y recibe, alternando las funciones sensoriales y corporales.

Más tarde se introducen ejercicios específicamente sexuales, como la exploración de los genitales, que hará cada uno, respetando la alternancia, en el que uno es observador y el otro es observado, o en el que uno da y el otro recibe. Aquí se trata de obtener respuestas sexuales como la erección en el hombre y la lubricación en la mujer, mediante ejercicios graduales como la caricia, el masaje, la felación o el cunnilingus.

Así poco a poco hasta obtener reacciones sexuales suficientes para intentar la penetración sexual, y si el hombre no padece una disfunción sexual toma la iniciativa y dirige las actividades, y después de estos ejercicios de contacto sexual, hay ejercicios específicos para cada problema de la función sexual.

Los principios básicos de la Terapia de Pareja tienen que ver con la responsabilidad de cada miembro de la pareja en los futuros cambios y en la solución de los problemas. Claro el problema sexual de cada uno puede ser grave y antiguo, aunque si la respuesta del compañero hubiera sido distinta quizá no hubieran necesitado una terapia sexual ...

Otro tema importante en la mayor parte de los personas que tienen disfunciones sexuales es la información y la educación sexual, porque ignoran la anatomía básica y las técnicas sexuales, que son el resultado más que de una falta de conocimiento, de resistencias al aprendizaje. Un ejemplo: en el vaginismo el responsable aunque no siempre, suele ser el hombre con sus intentos de penetrar a la fuerza, desconociendo la situación exacta de la vagina ...

La pareja que padece una disfunción sexual no sabe comunicar tanto sus deseos como sus desacuerdos sexuales. Están inhibidos en lo sexual y no pueden hablar de sexualidad, se sensibilizan frente a las críticas de la pareja, se bloquean al intentar nuevas técnicas, y no saben que una actividad que ha sido placentera, siempre resulta agradable.

En Terapia Sexual, el sexólogo anima a los pacientes a que hablen de sus fantasías sexuales, a leer libros eróticos, así como a ver películas eróticas, y a comunicarse durante las relación sexual ... Se les estimula para que cada uno comunique al compañero su propia forma de masturbarse y darse una retroalimentación durante la relación sexual.

Foto: con tu mano

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.