viernes, 24 de marzo de 2017

Los afrodisíacos. Verdades y mentiras




























Los conocidos afrodisíacos son sustancias, como puede ser una
comida, una bebida, un fármaco o un perfume,
que "en teoría" despiertan el deseo sexual o aumentan la capacidad en las relaciones sexuales. Su nombre nos recuerda a Afrodita, la diosa griega del amor. De ahí viene.

Los seres humanos, a lo largo de la historia, hemos intentado buscar el afrodisíaco infalible. Esta búsqueda se ha extendido a las diferentes culturas y civilizaciones. Hemos probado de todo: pócimas, hierbas, olores, conjuros, amuletos, ungüentos,... ¡Y es que teníamos la necesidad de avivar el interés erótico! Hoy día seguimos esperando la píldora mágica que nos haga gemir de placer. Indagando muchos y muchas pretenden encontrar estas sustancias, eso sí, hay que considerar que no tiene mucho soporte científico. Aunque en estos casos el poder erótico de la mente es increíble y a veces produce efectos afrodisíacos a sustancias que por ellas mismas no los poseen.

Ciertos afrodisíacos pueden funcionar estimulando algunos sentidos, como la vista el oído el olfato, el tacto..., otros aluden a comidas, bebidas, drogas, filtros de amor o preparados medicinales.

Dos de nuestros mayores placeres son la comida y el sexo. Claro, la comida afrodisíaca intenta combinar ambos componentes. En principio, hemos considerado afrodisíacos a alimentos que por su apariencia se parecen a nuestros genitales. Por ejemplo las ostras, que para muchas personas es un alimento con poderes eróticos evidentes de lo que se aprovecha la industria que se lucra de este mito. Otros son los plátanos y espárragos, que se asemejan la pene y por eso se pensaba que son afrodisíacos.

Hemos visto en el Kamasutra muchas maneras para que el hombre incremente su vigor sexual con alimentos como la miel y la leche que son potentes fuentes de energía y así han sido reconocidos. En la antigüedad se solía regalar a los amantes jarras llenas de miel para que los primeros encuentros fueran un éxito.

También, en la medicina tradicional china se usan remedios a base de hierbas, como la raíz de ginseng para potenciar el vigor sexual y la longevidad. Es conoicido que los árabes usaban los perfumes, las fragancias y los cosméticos para que aumente su placer sexual. Y para los sajones las plantas con aspecto fálico ganaron reputación, como las zanahorias y los plátanos.

Sabéis que uno de los alimentos más citados y un clásico de la literatura dentro de la comida afrodisíaca es la nuez. Es un alimento que además de tener un gran poder energético, lo que aporta vigor sexual, se relaciona con el retraso de la eyaculación. Esta es una información que debes asumirla con prudencia, porque tiene una base científica. Aunque, aún así no estaría de más añadir una cuantas nueces a tu ensalada, ya que son cardiosaludables. 

¿Qué se puede decir de la propiedades afrodisíacas de los mariscos y el caviar? Quizá la explicación de sus poderes habría que buscarla en su precio. Y es que al ser alimentos caros son más escasos en nuestra dieta, por lo que son más codiciados. ¿Sabes que el deseo se aviva con la privación? Deseamos más lo que nos es difícil de alcanzar y que no está a nuestro alcance, lo que está prohibido, lo escaso... Todos estimulan nuestro deseo, por eso los consideramos afrodisíacos, y hasta ahora no hay explicación científica que avale sus poderes con el sexo.

La canela forma parte también de este selecto grupo de comidas que suponemos eróticas. Su gusto y su aroma puede ser un estimulante de nuestros sentidos. Os sugiero que la utilicéis como ingrediente de algún plato o en algún postre.

Otros alimentos considerados afrodisíacos son los plátanos, las fresas, los espárragos el pepino, los tomates y desde luego el chocolate.

Y se ha pensado en varias drogas que tienen efectos afrodisíacos. De entre ellas el alcohol y la mariguana son sobre las que más se ha escrito, acerca de sus propiedades estimulantes. Los que usan regularmente la mariguana informan que ellos sienten más placer en el sexo. Es probable porque la mariguana produce el efecto de que el tiempo se alarga, por eso se prolongan y son más intensas las sensaciones sexuales. Sin embargo no existen estudios científicos que avalen las propiedades afrodisíacas de la mariguana.

Voy a hacer algunas aclaraciones del uso del alcohol como afrodisíaco No es un estimulante, y el alcohol tiene un efecto depresivo sobre los centros cerebrales y reduce las inhibiciones corticales, como son el miedo y la culpa, que muchas veces bloquean la expresión sexual. Bebiendo pequeñas cantidades de alcohol algunas personas disminuyen sus inhibiciones psicológicas, por lo que aumenta su deseo sexual. También en pequeñas dosis, puede mejorar el funcionamiento sexual cuando personas que sienten temor ante las relaciones sexuales, consiguen aplacar la ansiedad debido a su efecto depresor y relajante.

El hombre que toma cantidades moderadas y altas de alcohol se enfrenta con rapidez a la incapacidad para funcionar sexualmente. Muchas investigaciones han demostrado que tanto en hombres como en mujeres se reduce la excitación sexual, la intensidad del orgasmo disminuye, y aumentan las dificultades para alcanzarlo.

Además el alcohol también puede deteriorar el aspecto físico que reduce su atractivo y la capacidad de seducción del individuo. El olor del alcohol, en general, produce un fuerte rechazo cuando intentan mantener una relación sexual con otra persona.

Claro, ninguna droga de las que puedan parecerte estimulantes para el sexo como son las anfetaminas, cocaína, éxtasis, poppers, marihuana, LSD, y otras drogas psicodélicas posee propiedades afrodisíacas. Aunque está demostrado que el consumo de alcohol y alguna de estas drogas, está relacionado con prácticas sexuales sin protección, que tienen un gran riesgo 
de contagio de infecciones de transmisión sexual. 

Foto: los muslos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.