martes, 4 de abril de 2017

¿Quieres aprender a tener orgasmos durante el coito?


























Estas son las prácticas para hacer en pareja. Primero la mujer debe aprender a
masturbarse sola y es importante que después enseñe a su pareja a estimularla. Y es que muchas mujeres no obtienen placer en sus relaciones sexuales durante el coito, porque desconocen cómo alcanzar el orgasmo  por su cuenta. Eso sí, si ya has aprendido a hacerlo tu sola, y vives una relacvión de pareja, es el momento de enseñar a tu amante lo que te excita y te puede provocar un orgasmo. 

Para esto puedes empezar a mostrarle cómo lo haces tú, masturbándote delante de tu pareja. Sabes que "una imagen vale más que mil palabras" Que aprenda cómo lo haces.

Más tarde tu pareja será la que te estimule el clítoris, siempre guiado por ella, hasta que llegue al orgasmo. Aquí hay que enseñarle cómo tiene que acariciarte y a qué ritmo. Llévale tú con la mano. También podéis usar un  vibrador. Claro, enseñale a usarlo contigo.
  
La pareja va a aprender cómo la mujer tiene orgasmos durante el coito, con la estimulación del clítoris. Llegado este punto podéis aprender a practicar durante la penetración. Puedes estimular el clítoris mientras te penetra, o que sea él quien lo haga.

Ideas para las mujeres que intentan masturbarse y no consiguen el orgasmo. 

Si eres una de esas mujeres que, no han conseguido el orgasmo a pesar de haber intentado masturbarte, ya estás aburrida, frustrada y desesperada, porque tu autoestimulación no funciona bien y no lo consigues, quiero ayudarte y apuntarte algo más.

Puede ser que te autoestimulas pero no te concentras en tus sensaciones de placer. No sabes abandonarte y estar relajada. Sólo estás pensando en que quieres tener un orgasmo y no lo consigues ¿recuerdas que esto puede sucederle a muchas mujeres? Te recomiendo que no te masturbes pensando en el orgasmo, únicamente relajate y hazlo para disfrutar, sin plantearte metas, ni objetivos. El orgasmo vendrá por sí mismo cuando tu excitación es óptima. No olvides la masturbación e insiste en estas prácticas, verás cómo lo cionsigues. Puedes intertarlo con un vibrador, no suele fallar.

Puede ocurrir que no encuentres aún el tipo de estimulación que te excite lo suficiente. Prueba a estimular tu clítoris de distintas maneras, en las jugueterías eróticas encuentras material educativo sobre masturbación donde podrías aprender de otras mujeres. Sigue con la exploración de tu cuerpo hasta que encuentres sus claves. No desistas, tómatelo como un juego.

Además recuerda que el cerebro es el mayor órgano sexual. Y de nada vale que te masturbes si no te coincentras en el aquí y ahora de lo que estás haciendo. Deja que tu mente acompañe al momento sexual que estás viviendo y te distraigas. Concéntrate en lo que sientes y en cómo se excita tu cuerpo. !Nada más, sólo eso!

La terapia sexual se puede complementar con el aprendizaje de los ejercicios de Kegel 

Este es además un buen entrenamiento para llegar al orgasmo y ayuda a contraer y relajar el músculo pubococígeo -PC- en la pelvis. Existen distintas formas de hacer los ejercicios de Kegel y se trata en todas de contraer y relajar el músculo pubococígeo -PC-, conocido también como el músculo del suelo pélvico, repetidas veces para incrementar su resistencia y su fuerza. El músculo PC es el músculo más importante del suelo de la pélvis y tiene una conexión nerviosa que llega al nervio pélvico y se ramifica y conecta con la vegiga y el útero.


Para reconocer el músculo del perineo se puede detener la micción haciendo pausas y si puedes hacerlo, poco a poco aunque sea parcialmente, es que habrás localizado los músculos que te servirán para ejercitar los ejercicios de Kegel. Para eso, en los momentos de la micción, siéntate y abre las piernas, haz una pausa e intenta detener la orina luego dejala fluir sin mover las piernas.


Si lo haces sin esfuerzo es que tus músculos pélvicos están fuertes, pero primero prueba únicamente a reconocer esos músculos, también puedes introducir un dedo limpio en la vagina e intentar apretarlo y si puedes notar movimiento vaginal es que lo has localizado. Repítelo empezando por 50 veces al día hasta unas 300 al día y poco a poco notarás que tu musculatura está más tonificada.


Ya una vez localizados los músculos puedes empezar con los ejercicios de Kegel cuando quieras porque no se notará que los estás haciendo. Y puedes hacerlos de pie, tumbada, sentada. Si los músculos están muy débiles puede que no notes que se contraen pero en unos días, si los haces con regularidad, es decir todos los días, empezarás a notarlo.


Estos músculos se debilitan con la edad y la falta de relaciones sexuales por eso hay personas que padecen incontinencia urinaria ya que los músculos PC están encargados de contraer la orina. Si después de ejercitarlos notas que te duelen las lumbares o la espalda quizá estás apretando los abdominales, los glúeos o la espalda. Relájate e intenta contraer sólo los músculos del suelo pélvico. Y si quieres puedes practicarlos durante el coito cuando empiezes con la penetración, sobre todo si estás encima, para que puedas medir mejor tus movimientos.


La musculatura del suelo pélvico y sobre todo el músculo PC que es el músculo sexual por excelencia, cuando se fortalece es más fácil tener orgasmos. Y es que cuando este músculo se fortalece aumenta el flujo de sangre hacia la vagina y el perineo, lo que incrementa la energía sexual y la lubricación.


También el hombre puede beneficiarse ejercitando el suelo pélvico y sobre todo haciendo los ejercicios de Kegel, porque las erecciones pueden ser más frecuentes y aprenderá a controlar mejor la eyaculación precoz.

Foto: Carlos y María

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.