lunes, 5 de junio de 2017

Algunos trucos para malvivir con la eyaculación precoz
















Leyendo un libro "Un negro con un saxo" recordé una escena de sexo en la que el detective, que era...
el personaje principal, utilizaba un grano de café para controlar su eyaculación. 

Este supuesto método consiste en ponerte en la boca un grano de café y chuparlo durante la relación hasta llegar a morderlo y masticarlo cuando la excitación es un grande. Además de ser incómodo estar con el grano de café en la boca, en medio de la relación sexual, la eficacia del método es cuestionable.

¿Cuál es su eficacia? Claro el efecto de la cafeína más la distracción que supone tener el grano de café en la boca, más el sabor amargo quizá retrasen algo la eyaculación. Pero en ningún caso será un efecto llamativo y con la incomodidad de tener un grano de café en la boca. Siempre la eficacia sería baja.

¿Y los riesgos? No conlleva ningún peligro, en todo caso algún atragantamiento o el insomnio derivado del consumo de café por la noche. 

Y ¿el alcohol? La ingesta de alcohol, entre otros tiene un efecto anestésico sobre el cuerpo. Y muchos hombres comprueban que al consumirlo aguantan más durante el sexo, por lo que algunos lo utilizan para tratar de prolongar el encuentro.

En cuanto a la eficacia, el retraso en la respuesta sexual consumiendo alcohol no es cuestionable. Dejando atrás todos los peros, es cierto que el alcohol retrasa la eyaculación.  

¿Cuales son los riesgos? Los riesgos son muchos y por eso no consideramos el consumo de alcohol como un método para el control de la eyaculación. Desde la problemática que se deriva del consumo de alcohol en general, si pasamos por la dependencia que se puede producir para mantener relaciones sexuales hasta el de crear otro problema, esta vez de disfunción eréctil. Y es que a la dificultad de eyacular se les suman los problemas de erección. 

Y ¿los pensamientos que distraen? Seguro que has oído hablar y puede que se lo hayas sugerido a tu pareja de este truco que consiste en centrar la atención en cualquier pensamiento, que nada tenga que ver con el sexo y que sea como una distracción. La idea es común para todos, pero los pensamientos son muy variados... Desde repasar la alineación de su equipo de fútbol, hacer cuentas sobre lo que has gastado este mes, ejercitar las matemáticas con restas complicadas o hacer mentalmente la mochila para el gimnasio.

Más potente es la variedad de escoger un pensamiento que no sólo distraiga, sino que sea contrario al placer. Unos piensan en basura, en sus abuelas, en que llevaban puesta una sonda y otros pensamientos agradables.

Su eficacia dependerá mucho de la capacidad de concentración del chico. Pero si uno se va completamente de la situación erótica, las sensaciones de placer se reducen y se puede llegar a retrasar la eyaculación. No es fácil conseguir esa concentración y además la estimulación existe, aunque él no esté pendiente de ella.

Los riesgos que pueden hacer fracasar este remedio: que a la pareja no le haga gracia ver que su chico está a años luz del encuentro sexual. Y si de verdad consiguen alejarse de lo que está pasando, probablemente pueden perder la erección.

El dolor físico trata de reducir la excitación utilizando el dolor físico. Lo más común que hacen los hombres como forma de control es pellizcarse las piernas, tirarse del pelo o morderse en la boca.

¿Qué eficacia tiene? El dolor en general es lo contrario al placer. Se muerden la cara interna de la mejilla, se dan un pellizco o se arrancan pelo del cuerpo, lo que es una manera de conseguir rebajar la excitación, eso sí servirá únicamente de forma momentánea, sería como una distracción, porque la eficacia es más bién baja. 

Los riesgos que conlleva es hacerse alguna herida, sobre todo si se muerden, pero además algunas personas por reducir el placer utilizando el dolor lo han empezado a asociar hasta el punto de que buscan el dolor como forma de excitación. Es una suerte de masoquismo aprendido. 

Descargar antes de quedar con la chica. Este es un consejo común entre los hombres para aguantar más con la pareja. La idea es masturbarse antes de tener relaciones para retrasar la eyaculación en el encuentro.  

Su eficacia... se dice que después de la primera eyaculación tardan más en iniciar el segundo coito. Pero esta regla no es perfecta, y muchas veces se eyacula tan rápido como se acostumbra a eyacular. No es una ciencia exacta. No siempre funciona la regla salvo en algunos casos, tampoco hay una gran diferencia. Eficacia baja.

Los riesgos. El periodo refractario después de una eyaculación, el hombre necesita tiempo de descanso, tiene que recuperase para poder tener una nueva erección. Así que una de las consecuencias es que después de la masturbación el chico intente tener otra relación pero no consiga estar erecto.

Viagra y otros fármacos de la familia que no retrasan la respuesta sexual, en absoluto, lo que hacen es facilitar la erección y permitir acortar el tiempo de recuperación después de una eyaculación. Este fármaco tiene esta propiedad que compensa la fugacidad del primero y del segundo coito, si lo hubiera. Por eso algunos hombres que tienen esta dificultad toman el fármaco para asegurarse de que podrán tener penetración en sus relaciones sexuales o para poder masturbarse una o varias veces antes antes del encuentro e intentar durar más tiempo.

Hablando de la eficacia, sirve únicamente para intentarlo más veces, lo que es cierto es que después de cada eyaculación la siguiente suele retrasarse. En alguna ocasión puede funcionar si el problema no es muy grave, porque si lo es no hay una mejoría notable, aunque se tiene la posibilidad de aumentar el número de coitos en el mismo encuentro. Por lo que la eficacia es baja.

Riesgos, que para empezar Viagra se obtiene sólo con receta médica, porque tomarlo de cualquier manera puede ocasionar problemas de salud derivados y su uso se prescribe para dificultades de erección, no cuando no se controla la eyaculación. Pero si se pudiera tapar el problema de control con el fármaco, el riesgo es la dependencia de éste para poder disfrutar de las relaciones sexuales. 

Los preservativos con retardante están en el mercado e incorporan benzocaína, que es un anestésico de uso tópico para retrasar la respuesta sexual. Ciertas cremas que venden los sex shops contienen también esta sustancia que intenta obtener el mismo efecto.

La forma de utilizarlos os digo cómo es: ya conseguida la erección, se pone el preservativo con benzocaína o se aplica la crema directamente en el glande. A los pocos segundos, la zona se anestesia lo que reduce las sensaciones y por eso retrasa la eyaculación.

La eficacia es que la anestesia del pene puede ayudar en muchos casos a retrasar la eyaculación, pero no a todos les funciona de la misma forma. Hay hombres que aseguran que alargan mucho sus relaciones, otros que no, aunque el pene se adormezca aguantan lo mismo, y algunos dicen que sólo les ayuda a estirar ligeramente el tiempo. Eficacia media.

Los riesgos que tiene van desde los casos en los que el chico se ha hecho un lío y ha impregnado de benzocaína la vulva de ella y ya se queda anestesiada la zona, hasta el problema más frecuente que es la pérdida de erección por falta de sensibilidad. Y cuidado con las alergias: hay hombres que la sustancia les produce reacciones cutáneas, y es que se recomienda provar la benzocaína en el cuello para comprobar que no da reacción.

Evitan el sexo con penetración, aunque no es exactamente un truco para retrasar la eyaculación, pero es una práctica que utilizan muchos hombres que tienen problemas de control para salvar el problema. Consiste en buscar excusas para evitar la penetración y escudarse en la masturbación y el sexo oral. Las que más se usan son: "Me duele el pene", "Me gusta más cuando llegas al orgasmo con mi mano o con mi boca", "No llevo los preservativos", "Pero hay otras formas de pasarlo bién"... 

Claro si la pareja accede es una forma de vivir el sexo tan válida como el coito. Pero esto es sólo una posibilidad porque depende de cómo lo viva la pareja, así que la eficacia es baja.

¿Qué riesgos tiene? Evitar el problema no lo resuelve sino que se hace más grande. Además los hombres que utilizan esta estrategia acaban por sentir ansiedad ante la idea de la penetración, por lo que rehúyen el encuentro, siguen buscandoiexcusas, pero la tensión es tan alta que ha empeorado el problema de control. 

Si os fijáis la mayoría de los consejos que se dan los hombres para aguantar más tienen un denominador común: reducir la sensibilidad del pene, utilizando alguna sustancia, desviando la atención fuera de la escena erótica, provocándose dolor o teniendo más de una relación. ¿No te da pena? Nos acercamos al sexo para disfrutar, para comunicar emociones, para sentir con la pareja, y acaban, sin darse cuenta, tratando de anestesiar el cuerpo o de distraer la mente para no ser conscientes del momento. Imagínate lo que sienten, lo duro que es para ellos tener la sensación de que no pueden satisfacer a la mujer. Sólo así entenderemos todo lo que están dispuestos a hacer para lograrlo. "No se dejan tocar, no sienten" Además no disfrutan.

Ya véis todos estos "remedios" no sirven. "La eyaculación precoz sólo se corrige con Terapia Sexual" Yo tengo la experiencia. Acude a la consulta y verás los resultados.

Foto: eyaculación precoz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.