jueves, 2 de noviembre de 2017

¿Necesitamos a alguien porque le amamos?



















Reflexiona! Si eres un dependiente, abre los ojos porque el príncipe azul o la princesa, el que
salva todas tus necesidades durante tu vida, no existe. Quizá le conoces, desconfía de él o de ella, tal vez sea un controlador porque la pareja-padre nunca va a permitir que crezcas y te desarrolles como persona. siempre va a necesitar una pareja-niño a la que no va a dejar ir sólo. Huye de una relación así porque nunca podrás ser tu mismo, sino lo que el otro decide que seas.

Has descubierto el truco: cuanto más le complaces, más le gustas, más pendiente está de ti y más querido te sientes. Pero, ten cuidado! Porque eso no es sinónimo de que te quiera más o de que tu pareja funcione cada día mejor. Tu aspiración debe ser encontrar el amor sin renunciar a hablar de lo que quieras o necesites, o a poder compartir opiniones con él.

Es el pánico a  estár sólo lo que te empuje  hacia la dependencia emocional de otra persona. Partes de una premisa errónea: ¿por qué crees que puedes quedarte sólo? ¿Que nadie te va a querer si eres tu mismo? Cuida tu autoestima y procura mejorarla porque si no no llegarás a crecer como persona.

Y si eres un controlador: ¿Te has fijado en que los edificios más frágiles son los que suelen tener estructuras más fuertes?  ¿Que en realidad es un mecanismo que utilizas y así te defiendes y proteges tu debilidad interior? A ti te han hecho daño antes, ¿verdad? ¿Por qué piensas que puede volver a repetirse? No creas que para no repetir las experiencias del pasado tienes que controlar a todo aquel que esté a tu lado.

Bien, ahora tienes tu el control de los sitios y de las personas que están a tu alrededor vamos a ver lo que sucede. Aunque el sentimiento de inseguridad no afloja. Pero ya tienes el control y si va en aumento terminarás por axfisiar a tu pareja y puede suceder aquello que temes: que te rechacen. Lo ideal es que vivas y dejes vivir al otro. Sólo así puedes conseguir una pareja que sea ella misma. Con la que puedas compartirlo todo y mantener una relación fructífera en el futuro.

Utilizas un truco para mantener a tu pareja: si te muestras generoso y responsable como haría un padre con sus hijos sabes que serás admirado y respetado por la sociedad y además crees que tu pareja se sentirá agradecida y protegida y así lo haces. Pero eso no puede durar siempre porque esto será sólo hasta que se dé cuenta de que no necesita tu guía o no la quiere. Que no quiere tu control, ni hasta que tu te canses de ejercer de padre o de madre y pidas un poco más de autonomía y de iniciativa de su parte. Ahora tendrás que atreverte a a confiar en tu pareja y a convivir desde la libertad de ser y hacer de cada uno lo que le parezca bien. 
  
Dejar de saber lo que quieres o perder tus intereses o necesidades, no es sinónimo de dejar que te amen y amar si eres un antidependiente. Quizá tienes miedo a dejar de ser tu mismo porque te "desnudas" frente al otro. ¿Es por decirle qué sientes o cómo eres? No tengas miedo, eso en las relaciones de pareja en la que sois dos personas y tenéis vuestra propia individualidad y además os respetais por ello no tiene por qué pasar. Aleja los complejos de ti y atrévete a ser tu mismo.

Compartir no es sinónimo de intentar estar a la altura del otro o no cumplir sus expectativas. O ¿tienes miedo a que el amor pueda ser un continuo exámen? O ¿crees que si te examinan acabarás por suspender? No sufras por esto porque en el amor no se hacen exámenes, ni recibes notas por cómo actúas.

Seamos claros en el fondo la realidad es que eres una persona que desconfía del amor sincero ajeno, por eso te creas un mundo sin compromisos o sea libre de que se comprometan contigo.¿Te asusta el rechazo? Porque si te rechazaran ¿no dejaría de manifestarse que no eres tan estupendo como imaginas? ¿Tal vez el miedo oculta la realidad, y es que te hagan descubrir que no eres tan perfecto? No te preocupes por eso, por suerte ninguno de nosotros es tan perfecto y está bien que pareja se dé cuenta de tus defectos. Claro, no sabes si esos mismos defectos pueden convertirse a la larga en virtudes.

Practica hablando con tu pareja de vuestras características personales, de cómo os comportáis en público y en privado, o de cuáles son vuestras expectativas en vuestra relación, quizá es bueno que invirtáis los papeles a ver qué siente cada uno en la piel del otro. Una vez que hayáis cambiado los roles, podéis dedicar un tiempo a hablar de ello. Es interesante. 

Si tu pareja es dependiente o si tu has deducido que lo eres, podéis practicar con esto: 

Anímale a expresar abiertamente sus capacidades, para que refuerce de este modo su autoestima y autoconfianza. Este esfuerzo al principio lo hará de forma automática y revertirá en beneficio de la pareja.

Evita hacer críticas si puedes. Piensa que las críticas calan profundamente en la persona y pueden acabar por cohibir sus decisiones o incluso llegar a anularlas. 

Apoya sus decisiones y evita protegerle en exceso de los errores que pueda cometer. Es mucho mejor cometer un error y aprender de él que recibir  siempre el consejo de lo que puedes hacer y que sea el otro quien decida por ti. La toma de decisiones indica una evolución de la persona como tal.

Hablad de las opiniones y sentimientos de cada uno de vosotros hacia el otro, sin que lo viváis como un problema o una crítica. Incluso si habláis de aspectos de la personalidad que no acaban de ser de vuestro agrado. Y si el otro conoce una opinión real de nuestros defectos y nuestras virtudes podremos ser como somos: nosotros mismos.

Foto: contigo otra vez

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.