miércoles, 15 de noviembre de 2017

Ponte en marcha si quieres huir de la rutina

 
Si te propones hacer unos ejercicios con tu pareja, para ayudar a escapar de esa rutina a toda costa...
-Recordad entre vosotros  un detalle simpático en el inicio de la relación, que luego no se ha vuelto a repetir, tenéis que ejercitarlo durante una semana. Al final de este período valorar lo que habéis sentido qué ha significado y si hay placer al hacerlo. Ahora conversad sobre ello con sinceridad expresando las verdad de lo vivido. Recordad algún sentimiento positivo llevarlo a cabo en más ocasiones y recuperad los sentimientos  que afloraron la primera vez. Con este ejercicio vais a recuperar actitudes y cunductas positivas que surgieron en los primeros momentos y que ahora lo tenéis en desuso.

Sin prisa un día, en un rato desahogado coged vuesto albúm de fotos y sentaos juntos. Ahí están esos recuerdos de los primeros tiempos. Cuando os conocistéis. De esos momentos de los que empezabáis a convivir y podéis dialogar acerca de vuestros sentimientos que producen esos viejos recuerdos. Una vez que haya finalizado el diálogo entre vosotros, podéis elegir un recuerdo ligado a un sentimiento, os cogéis de la mano -con los ojos cerrados- y lo váis a evocar, a repetir en vuestro pensamiento las escenas y emociones ligadas al momento. 

No penséis que es fácil, es importante una cierta predisposición al recogimiento y poder esforzarse, si os sentís reconfortados. Podéis repetirlo en otros momentos similares y con otras fotografías. Establecerá un mejor vínculo entre vosotros al aprender a recuperar imágenes sentimentales pasadas y a través de ellas revivir los momentos de felicidad y también a  aquellos tiempos.

-¿Recordáis "aquel hotel", de "aquella vez", en "aquellos momentos"? y volved a esa situación e intentad reproducir lo mejor que podáis lo que se hizo "aquel día": las comidas, los paseos, detalles, sorpresas o momentos de pasión. Antes de empezar conviene que os sentéis juntos para intentar recuperar con detalle los recuerdos que tenéis de aquel día, y procurar no perder la oportunidad de conseguir el objetivo que perseguís.Este original ejercicio os ayuda a conseguir revitalizar la relación de pareja y recuperar la complicidad inicial.

-Ahora haced una lista con todas las cosas que un miembro de la pareja intuye: pensamientos acerca de la rutina y la pareja, y compartir los resultados. Es sorprendente que muchas veces no tengamos ni idea de la percepción de nuestra pareja acerca de los problemas, y los de uno son completamente diferentes a los del otro, por eso muchas veces no sabemos ni cómo comportarnos. Voy a poneros un ejemplo: ¿qué cree ella que yo pienso cuando llego de la oficina y me siento en el sofá todos los días? Cuando compartáis la respuesta el uno con el otro, probablemente no sabréis como comportaros y las respuestas serán significativas. Haciendo este ejercicio con distintas preguntas entre los dos, acabaréis conociendo mejor al otro.

Recoged y acordad una lista de hechos rutinarios, y seleccionar los tres más importantes -los que resulten más perjudiciales para la relación en pareja- y haced el compromiso de cambiarlos. Antes de realizar este ejercicio debéis establecer un pacto entre vosotros sobre el tiempo en que lo váis a practicar. Cuando éste se agote tendréis que evaluar lo que para los dos supone haber cambiado y valor las dificultades que os habéis encontrado frente al hecho de cumplirlas. Estas prácticas inciden de mánera directa sobre la rutina y además sobre la motivación y la eficacia de las soluciones aportadas por ambos.

Durante un período de tiempo pactado previamente, tendréis que premiaros -por ejemplo: una cena- y lo llamaréis la "sorpresa del día" Esto consiste en dar algo al otro, sin que pueda repetirlo durante un tiempo pactado y obligandoos a variar cada vez.  La sorpresa puede ser un regalo, un elogio, alguna deferencia, una nueva actitud, una muestra de cariño,... Hay que jugar con la imaginación y entender que el esfuerzo será valorado. Con esta práctica se recupera la confianza mutua y haréis posible que la convivencia tenga una dimensión agradable y rompa con la rutina. 
  

¿Quieres conocer más datos?

Las personas que trabajan en tensión permanente, como son los, médicos, terapéutas, profesiones de riesgo... Tienen el 50% más de probabilidades de mantener con su pareja una relación más generosa y alejada de la rutina. 

Casi el 70% de las parejas que conviven piensan que el matrimonio cambiaría sus vidas y en muchos casos no dan el paso por miedo a que ese cambio sea demasiado brusco y les lleve a la ruptura pronto. Ya que creen que al no estar casados la relación quizá es más imprevisible y les provoca una cierta tensión para cuidarla y mantenerla. Lo entienden que casarse es como el momento en el que se pueden relajar a partir del cuál pueden relajarse y dejar de luchar por la pareja.

Las personas con gran nivel de estrés en su trabajo tienden casi en un 40% a tener más insatisfacción personal lo que revierte directamente en sus relaciones de pareja.

Foto: aburrimiento en pareja

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.