miércoles, 8 de noviembre de 2017

¿Qué es la sexualidad?






















 (Este es uno de los capítulos de mi libro "El sexo, magia para tu cuerpo")

La Sexualidad es la relación entre dos personas que expresan emociones, sentimientos y también
afectos. Cuando esta comunicación se vulgariza y es exclusivamente genital, se pierden los matices en la comunicación de pareja.

Y es que los seres humanos hemos sido dotados para el contacto piel a piel porque carecemos de vello y estamos orientados de frente. Además tenemos las manos libres y con sensibilidad, y se puede acceder fácilmente a la superficie de la piel, que tiene una temperatura cálida. La piel tiene muchas terminaciones nerviosas, y zonas erógenas muy sensibles al contacto entre las personas. Es una vía de comunicación con posibilidades infinitas y puede expresar emociones como la sorpresa, el miedo, la tristeza, la ternura, el afecto ... 

Con la Sexualidad se experimenta el placer, es creativa y lúdica y nos permite experimentar con nosotros mismos y con la pareja, de formas muy variadas. Y la procreación se ha utilizado para justificar las relaciones sexuales o para culpabilizarnos, y para que seamos conscientes de que si no la utilizamos de forma responsable, no podremos elegir tener o no tener hijos.

Cuando se forma la pareja se puede elegir una persona del mismo o de distinto sexo, y si llegan al encuentro la diferencia hace que se sientan poderosamente atraídos ... Por eso el sexo es el instinto que, la mayor parte de las veces, nos conduce a buscar al otro género. La Sexualidad es la expresión del sexo, la manera en que nos expresamos como hombres o mujeres, y la afinidad que sentimos hacia uno u otro sexo nos hace distingir si nuestra conducta es homo, bi o heterosexual.

Y si tenemos una relación sexual es como si estuvieramos conversando. Si es con nosotros mismos ya es placentera y podemos mantener un diálogo interno mientras dura la autoestimulación sexual, con fantasías placenteras y agradables. Como a conversar no se puede obligar a otra persona, puede estar callado o seguir el ritmo de la conversación y disfrutar de ella. Lo mismo sucede cuando mantenemos una relación sexual, se establece un intercambio divertido, alegre y estimulante.

Igual que cuando conversamos podemos expresarnos sexualmente de forma apasionada o provocativa, también puede sugir el afecto hacia la otra persona. No se sabe ... y sabemos cómo empieza pero no cómo va a terminar. La buena comunicación sexual es casi imprescindible. Claro la comunicación está limitada en el tiempo, aunque podemos repetir si queremos con el permiso del otro, y si obtenemos placer volveremos a repetirla, a gozar de esos premios sensuales, emocionales, afectivos ... que nos ofrecen disfrute, agrado y momentos de felicidad. 

Wilhelm Reich nos explica el significado de dos actitudes una activa y otra pasiva, y afirma que "una suave caricia en una zona erógena puede provocar una sensación placentera en un individuo, y nada en otro que percibe únicamente un tocar o un frotar" 

El sexólogo ayudará a entender esta diferencia que causa angustia en la convivencia en pareja, para que se pueda sentir la necesidad de repetir el placer ...

Foto : mimosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.