jueves, 14 de diciembre de 2017

´¿Cómo resolvemos la anorgasmia?





















En estos puntos como en muchos tratamientos para resolver trastornos y anomalías sexuales,
tenemos que daros buenas noticias, la anorgasmia de la mujer es un mal muy extendido pero evoluciona favorablemente y en poco tiempo el tratamiento es cada vez más eficaz y es ¡muy agradable! y si le añadimos el que la mujer y su pareja en la resolución aparecen sumamente motivados, nos va a resultar perfectamente comprensible el elevado índice de éxito.

Para que surta el efecto deseado la terapia sexual y en el tiempo más breve posible debe darse una serie de requisitos que tienen que ver con la mujer y su relación consigo misma.

La mujer tiene que convencerse de que no es un bicho raro, ni un cacharo que ha venido defectuoso de "fábrica", que la falta una tuerca o un tornillo.

Debe empezar a conocer su cuerpo, a aceptar lo peculiar que es, a reconciliarse con él y a disfrutarlo, más allá de las resistencias.  

Debe estar abierta a aprender este juego del pensamiento, sin ningún temor y a divertirse con las fantasías que su mente genera. Debe estar convencida de que es dueña de sus pensamientos le permitirá abandonarse a las sensaciones que vayan llegando sin sentimientos de culpa.

La mujer debe saber que el placer es su responsabilidad y no debe delegar en nadie inhibiéndose del placer psicosexual que ejerce sobre sí misma para disfrutar de la experiencia amorosa. Algo más es disfrutrar del placer al unísono con la pareja.

Otro requisito tiene que ver con su relación de pareja

No deben existir actitudes hostiles entre él y ella, ni resentimientos. Si los hay es necesario atender primero a estos problemas.

El hombre no es el entrenador ni el tutor de la mujer, porque supone una situación de dependencia y sumisión que distorsiona la relación. Lo más aconsejable es que funcionen como cómplices. 

Que el hombre no viva como un fracaso personal, o con despecho, la anorgasmia de su mujer, si realmente funciona la relación afectiva.

La mujer no debe estar continuamente preocupada por por la satisfacción sexual de él y dejar de lado su propia satisfacción. 

Ni que decir tiene que la sensibilidad, la desterza, el atractivo y la capacidad de seducir de su compañeo van a desempeñar un papel importante, él no debe conformarse con que su mujer no disfrute del placer sexual.

El hombre no debe ponerse colérico si se entera de que su mujer a fingido por sistema el orgasmo. No lo debe interpretar como una ofensa o como un engaño. 

Él tampoco debe sentirse culpable de la falta de orgasmo de su mujer, salvo en casos en los que sea causa directa de ello, y acepte que es responsabilidad de ambos el conseguirlo, él ha de comprender que habrá que cambiar algunas cosas en la relación y en el comportamiento de ambos para resolver el problema.   

 Otro requisito a tener en cuenta antes de pasar a terapia sexual específica es,  y que puede considerarse una parte de la terapia, es la información detallada sobre la anatomía femenina y la psicofisiología  de la sensibilidad sexual de la mujer. El conocimiento del cuerpo y sus reacciones es funtamental para los dos. Y algo más, cuáles son las zonas erógenas y tener muy claro que esas zonas no funcionan en modo automático, y su activación o su bloqueo están estrechamente ligados a las condiciones psíquicas y emocionales que viva la mujer en un momento determinado.

Un situación muy frecuente con la que nos podemos encontrar es que la mujer anorgásmica puede caer en una depresión a causa de su disfunción, y a la inversa, también puede generar una anorgasmina por causa de una depresión y sobre todo si está siguiendo un tratamiento farmacológico. De  poco va a servir que él sea un artista de la manipulación de las zonas erógenas si antes no se ha resuelto la patología depresiva, y se elimina la acción bloqueante de los fármacos.

Una vez cumplidos todos los requisitos ya podemos abordar los ejercicios prácticos, "piel a piel", que son del todo imprescindibles. Primero los viven, los aprenden y después se convierten en "tareas para casa": el Masaje Sensorial. Lejos de las connotaciones académicas negativas que para algunos puedan tener. Es un proceso terapéutico que nada tiene que ver con la improvisación, sino al contrario supone una síntesis de las formas más conocidas y eficaces del tratamiento de esta disfunción. 

Foto: disgustados 

1 comentario:

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.