lunes, 14 de mayo de 2018

Cómo puedo saber si estoy enamorado












Qué significa "estar enamorados" ¿Quizá todavía alguien confunde el enamoramiento con el amor?
En realidad lo que llamamos enamoramiento es una intensa pasión romántica que sabemos que no es amor, sino más bien su posible puerta.

¿Es el enamoramiento un cóctel formado por proyecciones idealizadas y esperanza erotizada? 

Tal vez el enamoramiento sea como un sueño febril, pero así como sube como una bomba llena de hormonas luminosas, de pronto comienza el cotidiano paisaje de las dos caras. En este punto aquí puede nacer un proyecto de unión a mayor escala si se sabe dejar atrás la estimulante "secta" de dos personas.

Y aunque reconozcamos la obsesión que el enamoramiento conlleva, cuando éste llega celebramos que nos ha envuelto dulcemente para expandir la conciencia.

En realidad cuanta más madurez afloramos, menos confundimos el enamoramiento con el estado de amor que anhela nuestra alma. El amor demanda a nuestra alma una total integridad, discernimiento y renuncia. Por eso, cuando el enamoramiento acaba, puede decirse que el enamoramiento acaba.

Y es que el romance droga y el amor despierta.

Sabemos que el enamoramiento se comporta como un rosado chute que distrae y tapa nuestras carencias más íntimas. El amor nos pide que llevemos el dolor al corazón y asumamos día a día como nuestro aunque parezca cosa ajena. Y así como el romance suaviza los obstáculos, el amor al contrario se compromete.

El amor aunque sea un puente posible hacia el amor, tiene vetas regresivas. Realmente revive en su exaltación esa fusión perdida en la primera infancia. Es por ello que el final del enamoramiento y el principio del amor llevan en sí un cierto grado de desilusión como antesala inevitable.

A diferencia del enamoramiento, el amor que coopera tiene la "manga muy ancha" En el hay suficiente espacio para la confrontación e incluso la rabia cuando ésta va provista de hostilidad y de violencia. Pero cuando estamos atrapados en el enamoramiento, tenemos más tendencia a ser románticos que a enfrentar los obstáculos que conlleva desarrollarse y progresar aunque duela.

Eso sí, cuando baja el subidón del enamoramiento, se abre una puerta hacia la profundidad del vínculo y los derivados de fondo que compensan esta ausencia. Aunque no se trata de mitificar el amor ignorando la cara oscura que toda pareja enfrenta y muchas superan. Pero todo tiene un límite cuando cuando el aburrimiento, la desmotivación, la comunicación plana, la resignación la frustración y el desprecio apareen coagulando el frujo del vivir y evocando el agua estancada.

 ¿Cómo reconocemos los signos que anuncian el posible final de la convivencia en el seno de tediosas convivencias? ¿Qué programas emocionales no resueltos invaden a un gran número de parejas cuyo odio y rencor están presentes más de la cuenta? El amor que nace de la observacn atenta y silenciosa es la verdadera medicina. Un amor que no es un sentimiento precisamente, sino un estado de conciencia que resuena en nuestra dimensión interior. Vamos a honrar al enamoramiento porque con su embrujo hace entrar a la futura pareja en ese laberinto gozoso del crecimiento y la autoconsciencia.

Recordemos que una pareja unida desde un compromiso profundo de crecimiento y consciencia es precisamente la expresión veraz de lo que constituye el sentido profundo de su alma. Se sabe que cuando los deseos aparecen con tanto poder sobre las personas, merece la pena vivir un tiempo en el que gestionar la soledad, indagar muy dentro de su amargura y comprender qué carencias o necesidades se ocultan detrás de nuestras corrientes eróticas y manifestaciones románticas.

Foto: el orgasmo 1 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.