lunes, 11 de junio de 2018

¿Has perdido el interés por tu pareja?
































Dejas volar tu imaginación y haces presente lo ausente, le das una segunda vida...
aquí y ahora, alumbras incluso lo que no existe: es el milagro de la imaginación, de la fantasía.

Es como si estuvieras viéndolo, sintiéndolo, tocándolo, oyéndolo, saboreándolo de verdad y ese como si lleva nuestro deseo en volandas, a vivir en las imágenes de la fantasía que pueden tener gran valor estético. Así somos creadores y hacemos que ocurran cosas, transformamos el mundo inventando otros mundos. Lo hacemos con facilidad y son sólo quimeras, espejismos y ficciones sin visos de realidad.

La sensación de apetito es una fuente de deseo y excitación que se mezcla con la evocación del manjar deseado y esta misma evocación puede provocar que se nos haga la boca agua. De la misma manera el deseo sexual está entremezclado con fantasías eróticas que, provocadas con palabras de contenido sexual y por personas evocan la experiencias erótica que puede ser ficticia y sin ninguna intención de experiencia real.

El acto sexual es una actividad fisiológica sana, que se manifiesta como un deseo que debe ser satisfecho de manera periódica y que consientan los dos miembros de la pareja. Conviene recordar siempre que los chantajes sean sexuales o emocionales, pasan factura, y a veces con efecto retardado. Hay que ser muy cuidadoso y comprensivo con la manera de enfocar el tema sexual en la pareja. El sexo es poder y la partida se te vuelve en contra.

El trabajo puede reducir las actividades sexuales de la pareja. El cansancio físico no debe ser un impedimento para la relación amorosa hay que echar mano de las alternativas.

Es necesario huir de las discusiones inoportunas, que con frecuencia se convierten en un chantaje, y en una cortina de humo para no hacer el amor, hay que buscarles explicación para poder solucionarlas. En un ambiente distendido, relajado, sin tensiones añadidas, creo que es algo tan cotidano como pagar la hipoteca,hacer la compra o asistir a las celebraciones de la familia política de la pareja, no resultaría una carga pesada cada vez que llega el momento. 

Actualmente hoy día basta con que un día lleguemos cansados del trabajo o que sumemos días de preocupaciones laborales, o tengamos inquietudes económicas para que cualquiera de estas situaciones pueda dar lugar a una pelea que nos aleje de nuestra pareja y de todos los problemas que asociamos a ella.

A veces, en este marco de fatiga hay problemas que pueden ser insalvables. Lo que hace que no templemos bien los nervios cuando surgen pero si se reflexiona con tranquilidad. No son tan difíciles de resolver. En estos casos no tanto porque la situación lo requiera como por buscar una salida que nos aleje de lo que entendemos como conflicto, buscamos la solución fuera de casa Así el cúmulo de tensiones provoca una gran irritabilidad que acaba deteriorando la relación de pareja y nos alejamos del cariño y del deseo sexual por el otro, y en algunos casos, la búsqueda de otras personas y también otros alicientes fuera de la pareja, con quien poder compartir momentos placenteros. Aquellos que han desaparecido hace tiempo de la relación de pareja. 

Hay momentos que debemos controlar y es en los que nos sentimos más débiles o menos predispuestos a recibir o a asumir imprevistos. Entonces nos parece que cualquier contratiempo puede interferir en nuestra relación afectiva
En concreto intenta que no afecte en tus relaciones sexuales: ni el cansancio, ni el tiempo, ni la rutina.

Procura no utilizar excusas para evitar las relaciones sexuales con tu pareja y habla con ella para que entiendas el verdadero motivo de por qué has perdido el apetito sexual. Además no utilices el acercamiento físico de tu pareja para echarle en cara defectos o actitudes que no te gustan

Foto: leyendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.