miércoles, 6 de junio de 2018

Ideología patriarcal



Una de las personas que más a denunciado las consecuaencias del patriarcado ha sido Claudio Naranjo,
psiquiatra y doctor en Educación que detalla cómo esta ideología y esta educación basada en la dominación masculina es como un virus que afecta y contamina a todos sin siquiera ser conscientes de ello. (Naranjo, Claudio. La agonía del Patriarcado. Barcelona: Kairós, 1993) Todos estamos inmersos en esta mentalidad: hombres, mujeres y niños, pertenezcan al estrato social que sean o que pertenezcan o procedentes de diferentes culturas. La mentalidad patriarcal se ha extendido por todo el mundo. 

Se caracteriza por su pasión por la autoridad, el ego, ego patrístico, la violencia, la desmesura, la voracidad, la conciencia insular y egoísta, la insensibilidad y la pérdida de contacto con una identidad más profunda. Por si fuera poco, esta mentalidad ha conseguido convencernos de que forma parte de nuestra naturaleza, que las cosas son así y que forma parte de nuestra naturaleza, las cosas siempre han funcionado así y que la humanidad siempre han funcionado de esta manera. Sin embargo, en las sociedades anteriores al patriarcado las relaciones se basaban en la cooperación, en la ayuda mutua, en lugar de la competitividad.

El "cerebro patriarcal" nos ha llevado a despreciar las emociones y lo instintivo dando voz únicamente a la razón. Estamos ante un sistema inflexible que actúa y domina sin compasión. Y como nos dice Naranjo, es una mente rígida, aislada, autoritaria y normativa que busca resultados y ganancias a corto plazo, pero sólo con una perspectiva competitiva, materialista y consumista, dejando de lado el bienestar profundo, el desarrollo personal y la convivencia con el medio. Si las emociones están prohibidas, lo instintivo aún lo está más.

La neurosis, la enfermedad que caracteriza a nuestras sociedades occidentales constituye un síntoma de esta desconexión que el ser humano mantiene con lo natural y lo instintivo. Hemos creado un estilo de vida desequilibrado que nos aleja del autoconocimiento. Somos una sociedad que ha creado que ha creado un estilo de vida alejado del autoconocimiento. Desapegada de los sentimientos, adicta al poder y al perfeccionismo. Nuestras relaciones también son reflejo de esta ideología.

La mente patriarcal se manifiesta en las relaciones de poder, de dominio-sumisión y de paternalismo-dependencia que interfieren en la capacidad de establecer otro tipo de vínculos más solidarios y fraternales. Como si los primeros se debiesen a la "naturaleza" humana y los otros se debieran a una mayor civilización, cuando realmente son una manera de conformarse colectivamente y las dos se sitúan en el origen de las sociedades humanas. Las dinámicas de cooperación se encuentran en la filogénesis de la especie.

Naranjo hace referencia a la necesidad se refiere a recuperar el cerebro instintivo con el ánimo de equilibrar los tres cerebros que nos conforman. Desde los trabajos del médico y neurocientífico Paul Mac Lean (1913-2007) se acepta que nuestro cerebro está formado por tres unidades que funcionan como un único sistema. La primera unidad, o cerebro reptiliano, corresponde a la parte más instintiva, que compartimos con los reptiles, se sitúa en el tallo cerebral y regula la respiración, el ritmo cardíaco, el sueño, el hambre, es decir, la supervivencia. La segunda unidad cerebral es la que los hombres compartimos con los mamíferos y corresponde al sistema límbico, conocido como cerebro emocional. Finalmente está el cerebro neomamífero o racional el último desarrollado, que es un privilegio solo de los humanos y nos permite el control emocional e instintivo, es el que nos lleva a observarnos a nosotros mismos.

Por otro lado esta es la causa de otras patologías. Taylor en su libro La Caída, hace un retrato muy particular de esta trinomía que podría ser un magnífico resumen de lo anterior:

Hay tres rasgos principales del patriarcado: el primero es la guerra, el segundo es el patriarcado o la dominación másculina y el tercero es la desigualdad social. 

Naranjo añade que, existe además un cuarta instancia, la espiritual,  que él considera la síntesis de las tres anteriores.

Foto: pareja con revista en la cafetería

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.