miércoles, 27 de junio de 2018

Para estar bien informados del estado de tu pareja


































Lo primero tomar conciencia de lo que es en la actualidad una relación de pareja: igualdad
de derechos, de actividades, de trabajo, de tareas familiares, y disfrutar de compartir con ella sus derechos y obligaciones. Además, se debe aceptar la libertad de la otra persona ya que es esencial en la vida de la pareja.

Se debe mantener el respeto hacia la vida de la otra persona como núcleo fundamental de la relación de pareja. Y es importante que uno de dé cuenta de que la pareja es algo vivo y dinámico, que está en evolución constante y, por tanto, debe ser atendido y alimentado día a día.

Para resolver las insatisfacciones que se producen es importante analizar periódicamente nuestros propios sentimientos, especialmente aquellos que se tienen hacia la pareja, y conversar con ella al respecto.

El porcentaje que aporta cada uno, para eso vamos a analizar cómo se distributen las actividades en una pareja puede ser útil aplicar el siguiente símil: cada persona aporta un porcentaje determinado de funcionamiento de la pareja. Este porcentaje es lo que realiza cada uno en su relación con el otro. Por ejemplo, el esfuerzo individual para que todo vaya bien, la expresión de muestras de cariño o las propuestas de estar juntos, de hacer cosas juntos, de viajar juntos... De tal manera que la suma de las actividades. De tal manera que la suma de las actividades realizadas por cada uno va a dar el cien por cien de la relación.

Como es lógico, lo ideal es que se repartan las tareas al cincuenta por ciento, es decir que uno se encargue de una cosas y el otro de otras, de forma equilibrada. Incuso que se realicen las mismas tareas alternativamente. Esto le podemos llamar lo que se denominan los "pactos" de la pareja. No os preocupéis si al principio la división de tareas no es equivalente, porque en la practica la división de tareas no sea equilibrada, porque en la practica lo habitual es que el porcentaje no sea tan equilibrado, y luego tienda a repartirse de manera más igualitaria.  

El porcentaje relativo de cada uno varía con el tiempo en función del temperamento de los dos, por eso a medida que transcurre la convivencia se va produciendo una deriva hacia un lado de la pareja o hacia otro. En algún caso puede darse la circunstancia de que uno de los dos realice casi todas las tareas, entonces se produce un desequilibrio.

Lo importante de esta situación es que debemos ser conscientes, de que este desequilibrio genera insatisfacción, sobretodo en la persona que "da más", aunque parezca que ese porcentaje desigual se asume directamente por ambos, el tiempo va a pasar factura en algún momento de la relación, la mayoría de las veces de forma brusca, cuestionándose de repente toda la relación de pareja. Este es un mecanismo frecuente en la aparición de muchas crisis de pareja, por eso antes de que llegue esta situación en conveniente sentarse a hablar para volver a repartirse "tareas"

Cada persona tiene su manera de ser feliz. Esto se aplica a todos los ámbitos de la vida y, en especial, a la vida de pareja, donde conviven dos personas que tienen su forma peculiar de sentir y de experimentar bienestar. Los comentarios de las situaciones difíciles, o que nos incomoden deben hacerse con mucho tacto pensando en cómo nos caería si nos dijeran a nosotros mismos, pensando en cómo nos caería si nos dijeran a nosotros mismos lo que estamos diciéndole al otro.

¿Quieres que dure el amor? ¿Que tu relación se prolongue y pueda durar muchos años? Aunque como puedes imaginar la fórmula mágina para que el amor persista no existe, sí podemos intentar establecer unas pautas sencillas para poner en práctica con regularidad, las que nos acerquen más a nuestra pareja y solucionar los pequeños problemas antes de que estos nos marquen una brecha que nos separe definitivamente. Estas pautas pueden ayudarnos a mantener una sana relación o a volver a los cauces por los que la iniciamos.

Foto: en la cocina 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.