viernes, 17 de agosto de 2018

Cómo retrasar el final






















Pueden influir muchos factores por los que tu rendimiento se ve mermado cuando haces el amor …
Para identificarlos necesitas experiencia y un poco de empeño por tu parte para que puedas seguir, seguir y seguir disfrutando del sexo. Es como un barómetro mental con el que mides y comparas tu desempeño sexual. Seguro que has oído decir a más de un experto que como consuelo aclara : que no hay que ser un superhombre en la cama.

Seguro que conoces las virtudes de ese fantástico juego previo al sexo y los actos de amabilidad sexual, aunque el éxito de un encuentro sexual está basado en el tiempo que pase antes de que finalicéis la sesión en la cama. En la practica del sexo hay grandes diferencias entre el hombre y la mujer, y es que la mujer se centra más en el aspecto romántico mientras que el hombre se concentra más en su propio desempeño.

La mujer contempla el sexo desde el gozo, el hombre desde la perspectiva de “hacer la tarea” Los hombres están acostumbrados a responder a las demandas de la sociedad que equipara el poder y la velocidad con la superioridad. Lo les hacer tener éxito en el trabajo, al practicar un deporte … Esto está bien y es bueno, lo que ocurre es que el sexo no es como cualquier otra actividad en la vida, sino que se trata de una actividad en la que la forma adecuada es eliminando la rigidez y no hacerlo forzadamente.

Para durar más en la cama hay que controlar el ritmo y el tiempo : saber cuando empujar y cuando ir más despacio. Y durar más es aumentar el placer. Creo que aprender el control de la eyaculación es una de las técnicas claves que un hombre debe conocer. Si duras más controlas menos tu forma de hacer el amor en lugar de controlarte a ti. 

En una encuesta hecha por investigadores de varias Universidades de Estados Unidos a más de 3000 hombres adultos en 1996, dió como resultado que el 70 por ciento habló de que sus relaciones eran de seis a siete al mes como promedio, y duraban de 20 minutos a una hora. Menos del 20 por ciento rebasa la hora en su actividad sexual y alrededor de 13 por ciento dijeron que en sus relaciones duraban menos de 15 minutos.

El patrón de hacerlo rápidamente se adquiere en los primeros años, en la adolescencia. Es una respuesta aprendida en la vida por masturbarse deprisa, a escondidas, en el coche o en la cama, rápida y silenciosamente para no ser sorprendidos.

Lo primero en este aprendizaje es aceptar que quieres algo que te haga sentirte tan bien en el sexo como alargarlo lo más posible. Y lo importante es tener "la actitud" porque quieres durar más y te prometes trabajar en ello. 

Cuanto más tiempo dures más aumentará tu interés al hacer el amor. Durar más no es algo que puedas conseguir en una noche, en una semana o incluso en un mes. Para llegar a este nivel necesitas tiempo, esfuerzo y practicar mucho. Pero puede ser divertido ¿no? 

Claro si no aceptas la masturbación por razones religiosas ... entonces estas instrucciones no son para ti. Pero si estás abierto a esta idea presta atención : los sexólogos recomendamos la masturbación pero no rápida como en la adolescencia. Para llevarla a cabo tómate tu tiempo. Explora cuales son los movimientos que funcionan mejor con la mano y el ritmo con el que puedes mantener el control.

No intentes distraerte recordando cosas desagradables ... Existe una extraña paradoja en el sexo, cuanto más trates de no eyacular pensando en otras cosas más tensión nerviosa acumulas, y estás más propenso a llegar al climax. Parece una ironía pero centrarte en lo bien que lo haces tú y tu pareja, evita que eyacules tan pronto.

Si con estas orientaciones no empiezas a tener un control necesitas "pedir cita" ya con un sexólogo que es una excelente manera de construir un buen control para que dejes de tensarte, te calmes un poco, aprendas a relajarte y puedas aprovechar esos momentos de satisfacción plena. Para que puedas disfrutar de cada segundo mientras estás haciendo el amor.

Foto: ir a clase

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.