viernes, 24 de agosto de 2018

El tercero en discordia



















Una cosa es la infidelidad esporádica y otra muy diferente la infidelidad duradera. Duradera hasta
el punto de que acaba por formar parte de la vida del miembro infiel de la pareja e incluso de la relación de pareja. Entonces entra en discordia el "tercero" que es una persona -y en algunos casos puede ser un hobby una ocupación o unos amigos- que interfiere neutraliza o bloquea la relación de pareja. Y es cuando se establece una relación de terceros, en la que uno participa de dos o más relaciones paralelas sin que lo sepa el otro.

Al principio la nueva pareja no se inicia con la intención de que dure, sino como un simple divertimento en un momento concreto, en unas horas bajas. Pero con el tiempo lo que era un encuentro casual se va haciendo esporádico hasta convertirse en parte integral de la relación  de pareja e incluso como su elemento estabilizador.

El tercero en discordia juega un papel y aparece como una solución a estos problemas. Cuanto mayor es la incomunicación entre la pareja, la oportunidad de conocer gente diferente, las posibilidades de que aparezca un tercero en discordia se multiplican. Es una huida hacia adelante, porque la persona con la que convives no da la talla, te defrauda o te aburre, sin embargo con la aparicición del tercero en discordia, la persona recupera su aspecto jovial... de momento.

¿Cuando aparece la crisis en la relación de terceros? Pero por desgracia no es oro todo lo que reluce, y no siempre se mantiene todo el tiempo que nos gustaría la relación a tres. Y cuando los amantes se convierten en rutina, cuando alguno de ellos cambia su forma de ver la pareja, cuándo uno de los dos exige al otro lo que no está dispuesto a dar o cuando uno de los dos habla del futuro con el amante de forma demasiado frecuente, entonces aparece la alarma en la que la pareja, porque la relación empieza a evolucionar fuera de esos objetivos inicialmente establecidos y eso no estaba en los planteamientos previos. Se rompe entonces la relación de terceros.

Hay otra situación que puede hacer peligrar la relación amorosa: cuando la pareja sufre una enfermedad o un accidente suele renacer el sentimiento de culpa, en la persona infiel, el que había quedado silenciado con el paso del tiempo y aparece la crisis en la "relación de terceros" Los planes de futuro se paralizan y se focaliza la atención en la persona enferma, que se convierte desde entonces en el centro de atención. A veces una enfermedad facilita el arreglo de la pareja. Pero, ¿es un arreglo ficticio o es que la pareja toma conciencia de lo que realmente quiere cuando uno de los dos corre grave peligro?

Os voy a hacer una sugerencias:
  
Procura que tu pareja no se sienta sola. Habla con ella de sus actividades cotidianas, sus problemas, sus deseos, procura tener la mente abierta y centrada en ella y en sus problemas, intentando entenderla y compartir con ella todo aquello que habías compartido siempre.

Si tu pareja te dice que si estás saliendo con otra persona, lo aconsejable es negarlo. Igualmente, si tu pareja te pregunta si alguna vez has sido infiel, hay que negarlo a priori, porque parece que las consecuencias nefastas de la verdad pueden ser muy perjudiciales para el futuro de la relación, como hemos visto antes.

La pareja necesita afecto para sobrevivir y mantenerse en el tiempo. Una dosis diaria de cariño (besos, caricias), con convencimiento, de corazón y de forma espontánea, es una medida saludable para la supervivencia de la pareja, y un revulsivo para la búsqueda de actividades externas. 

Como puede observarse, estas sugerencias derivan de las mismas cosas que han motivado la búsqueda de esta tercera persona que pretendía suplir las deficiencias que existían en la relación de pareja. Lo que puede sugerir que en una relación en la que los dos miembros se quieran, si se mantiene una relación continua, no hace falta salir a buscar fuera lo que ya tenemos en casa.

Foto: amantes 1 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.