martes, 18 de diciembre de 2018

Ejercicios que recomendamos para hacer en Terapia Sexual para la disfunción eréctil

Las caricias en pareja son muy eficaces dado que la ansiedad es uno de los factores clave en
la disfunción eréctil, y uno de los objetivos es eliminar la ansiedad o reducirla que el hombre siente ante las relaciones que implican penetración. Lo primero para conseguir que la pareja esté más relajada hay que potenciar la sensualidad en sus encuentros íntimos y excluir del menú sexual el coito. ¿Os habéis preguntado por qué sufren tanto por la penetración? Ojetivo: volver a gozar de la intimidad en pareja ¿Es lúdico el sexo, lo recuerdas? ¡Adelante, vamos a volver a disfrutar!

Cuando la pareja inicia el juego erótico pleno de erotismo y sensualidad excluyendo el coito, damos unos ejercicios dirigidos a disminuir la ansiedad de ejecución que aparece en el hombre ante el coito, puesto que lo que está indicado es que no haya penetración en los encuentros sexuales. Para eso la pareja establece turnos (primero tú, después yo) en el masaje corporal y en las caricias cuyo requisito es dar y recibir placer, sin exigencias.

El masaje erótico se da mutuamente como explico en mi libro: 

https://www.amazon.es/magia-cuerpo-Claves-conocer-disfrutar-ebook/dp/B00GT4HOA0.

No hace falta que aparezca la erección, ni es necesario acariciarnos hasta conseguir un orgasmo. Al principio tenemos que empezar las caricias excluyendo los genitales. ¿Por qué se hace así? Es que todo nuestro cuerpo es erógeno y hay que concentrarse en el erotismo de nuestra piel. Por lo que hay que empezar a explorar el cuerpo y su potencial sensual pero sin acariciar nuestros genitales. ¿Te parece difícil? ¡Inténtalo! Tómalo como un estupendo aprendizaje de esa sexualidad que compartís. 

Si habéis alcanzadio esta primera meta, continuamos... 
Para pasar a otra fase iremos a las caricias en las que puedes incluir los genitales, pero... ¡Todavía no aconsejamos el coito! 

Y durante estos ejercicios hay comunicación sexual entre la pareja: expresan sus gustos y sus preferencias sexuales. Esta parte de conocimiento sexual entre los dos es fundamental, porque muchas veces las parejas no conocen las preferencias sexuales de sus compañeros a pesar de que llevan años juntos. Cuéntale a tu pareja las caricias que te agradan, cómo te gusta que te estimule y te acaricie e indícale lo que no te guste. El objetivo es que habléis de vuestra sexualidad en común, sin miedos, sin restricciones, y con respeto hacia vuestra pareja. Tal vez llevéis tiempo sin tocar de este tema, daros permiso para hablar de sexo y escucharos entre vosotros. Daros cuenta que estáis en el camino de recuperar vuestra sexualidad.

Y es que durante estos ejercicios ni el hombre, ni la mujer tienen que pensar en la erección. Si no hay comunicación no os entenderéis... Es esta vuestra oportunidad, ¡aprovechadla!

El hombre practica la autoestimulación para aprender a controlar poco a poco la erección. Porque la masturbación es una práctica aconsejable en los varones con disfunción eréctil, ya que favorece la vascularización del pene y fortalece la musculatura de la pelvis. Por eso es el momento para que empieces a practicar la masturbación, es una estupenda práctica sexual, que vamos a utilizar ahora en Terapia Sexual para aprender a controlar la erección. Si te parece puedes ayudarte con lecturas o alguna pelicula erótica como motivación. Recuerda que las fantasías eróticas te ayudarán a excitarte.

Durante la practica de estos ejercicios de masturbación, el varón debe perder el miedo a que la erección se pierda o baje. El objetivo a perseguir con estos ejercicios que va a empezar a practicar es que pierda el miedo a que su erección no se mantenga o que la pierda en algún momento en el encuentro sexual. Hasta ahora es probable que cuando hayas perdido la erección te has bloqueado y no la has podido recuperar. Ahora vas a cambiar la situación, vas a aprender que perder la erección no es ningún oroblema, sólo tendrás que recuperarla. Vas a conseguirlo con este aprendizaje.

Para ello se le instruye en la técnica de parada y arranque (Semans 1956), y en la práctica aprende que cuando tenga una buena erección autoestimulándose, deje la estimulación hasta que vuelva a un estado  de flacidez. Luego vuelve a estimularse hasta que consiga otra vez la erección... Es un ejercicio que lo realizas tres o cuatro veces en cada masturbación.

Más tarde la mujer puede masturbar a su pareja y hacer que pierda y recupere la erección con la técnica de parada y arranque. Le estimula y repite varias veces la secuencia erección/pérdida de erección hasta que él se sienta seguro y tranquilo cuando ve cómo recupera la erección. Lo más importante en esta etapa es que se familiarice con la erección delante de la mujer dejando atrás el miedo al fracaso. Lo repite 3 o 4 veces y lo repetirá hasta que alcances el orgasmo. Así podéis comprobar juntos que la erección puede recuperarse con la confianza y la complicidad mutua.

¡Cuál es el siguiente paso! La penetración y sus pautas,

Para practicar el siguiente paso se recomienda la postura del hombre boca arriba y la mujer encima del pubis del hombre. Esta postura facilita la penetración a ambos, y será la mujer la que introduzca el pene erecto en la vagina.

La finalidad de este ejercicio es que el hombre no tenga miedo a perder la erección dentro de la vagina, y que sea consciente de que la puede recuperar por sí mismo. Ahora te voy a explicar cómo se consigue.

 El hombre permanece tumbado boca arriba con el pene dentro de la vagina sin moverse hasta que note que desaparece la erección. Ninguno de los dos se mueve hasta que desaparece la erección del hombre en la vagina. Cuando el hombre pierde la erección se repiten los ejercicios de masturbación en pareja hasta que vuelva a recuperar la erección y la mujer procede a introducir el pene en su vagina hasta que sin movimientos pierda de nuevo la erección dentro de la vagina. Los beneficios aparecerán pronto siguiendo con la práctica.

En la penetración con movimientos continúan de forma gradual con el mismo procedimiento que siguen hasta ahora y en la misma postura de la mujer en posición superior, pero con movimientos coitales que dirige el hombre. El hombre agarrando las caderas de la mujer, la guía en el movimiento del coito, y tras varios empujes vaginales, retira el pene hasta que pierde la erección, Penetra y hace vaios movimientos en el coito, después retira el pene y baja la erección. Empieza a estimular el pene fuera de la vagina y otra vez  introduce el pene repitiendo el mismo ciclo.

Despues ya podéis practicar el coito libre con movimientos a placer, que puede prolongarse hasta que ambos lleguen al orgasmo. Ir probando y ensayando distintos movimientos. Quizá empezar con movimientos lentos hasta que adquiera mayor control de la erección, puede ser un buen comienzo. Si en algún momento baja la erección ya tenéis recursos para recuperarla: retirar el pene de la vagina y estimularlo hasta que recupere la erección. Tal y como lo habéis ensayado hasta ahora en estos ejercicios. 

Y lo más importante para que sean eficaces es vuestra motivación. No se puede conseguir sin dedicarle tiempo y práctica. Estos ejercicios han ayudado a múltiples parejas. ¡No os desaniméis! ¿Por qué no os van a ayudar a vosotros? Claro, si el problema os viene grande, acudir a un profesional. ¡No lo dudéis!
  
Foto: comunicación sexual

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dime, ¿qué te parece? Si lo prefieres, llámame al 639 555 994 y podré orientarte mejor.