Mostrando entradas con la etiqueta Adapthttp://www.blogger.com/img/blank.gifación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Adapthttp://www.blogger.com/img/blank.gifación. Mostrar todas las entradas

lunes, 6 de febrero de 2012

Cómo se respira durante el orgasmo







Un poco antes de llegar al orgasmo la mujer está muy atenta a lo que está ocurriendo en sus genitales, y espera con ansiedad que se produzca ese temblor mientras se evade por completo de todo lo que sucede alrededor. Todavía su respiración es superficial y se centra en el tórax, a veces con control para dar a la excitación mayor intensidad.

Aunque esta respiración para algunas supone una pérdida de energía y de placer sexual. Sólo los orientales recomiendan otro tipo de respiración porque juega un papel importante en el orgasmo, y puede ser tres veces más intenso si se respira profundamente desde el vientre en lugar de utilizar la respiración torácica. Esta es una respiración que yo enseño a mis pacientes para que ellos y ellas aprendan a estar relajados durante la excitación. Por eso acudir a un sexólogo puede ayudar a alcanzar el orgasmo con control para ellos, y con más facilidad para ellas, en todas las relaciones.

Porque si la mujer está tensa durante el orgasmo, podría evitarlo si respira profundamente, porque si no el orgasmo se limita a la zona pélvica, mientras que un orgasmo relajado fluye, y con la respiración correcta lo siente en todo el cuerpo. Para eso hay que imaginar que el cuerpo, por detrás de la columna vertebral, lo recorre una caña de bambú que asciende desde la pelvis hasta la coronilla. Es como una flauta interna, que recorre los campos energéticos centrales y hay que hacerla sonar.

Claro funciona gracias a la imaginación, y se trata de imaginar que con cada inspiración acumulas oxígeno en la pelvis y lo vas subiendo poco a poco hacia arriba para transportar las sensaciones hacia arriba y hacer de tu orgasmo una experiencia envolvente. Y es que amamos con tanta intensidad como respiramos. Nos faltan los aplausos ... Esto sólo se entiende si lo has practicado durante una temporada con tu respiración, y has comprobado que el sexo efectivamente se transforma.

Sabemos que la experiencia subjetiva del orgasmo, según Masters y Jhonson se divide en tres estadios : muhas mujeres una vez excitadas sexualmente perciben una pausa con intensas sensaciones en la zona pélvica, luego notan un calor que invade la pelvis y se extiende por todo el cuerpo, y en el tercer estadio la vagina se contrae y sienten palpitaciones en la zona vaginal y en la pelvis. Ya cuando se rompe la tensión la experiencia es incomparable y única. Entonces es difícil encontrar palabras para describir tal experiencia ...

Foto : biofilia

miércoles, 3 de agosto de 2011

Ya no me tocas ... como antes




Necesitar afecto es algo básico ... es un alimento psíquico, y cuando hay una carencia en los primeros meses de la vida el bebé tiende a no evolucionar, no come bien, a los seis meses no se sienta y cuando llega a cumplir un año lo más probable es que aún no pueda andar ... No tiene interés por la vida por eso a las personas encargadas de atenderlos desde hace años se les enseña a darles cariño y prestarles atención para que el bebé pueda evolucionar ...

Lo mismo ocurre con la pareja que es una asociación estrecha entre dos personas que intercambian muchas activides, muchos momentos, que podrían criar hijos y compartir tanto ocio como el trabajo del hogar. Entonces el afecto y el sexo se convierten para la mayoría en algo necesario. La pareja tiene que tocarse a menudo y cuando digo esto no hablo de tocar sólo los genitales o las zonas erógenas sino una caricia en la cara ... cogerse las manos, rodearse con los brazos ... un beso ... Y los abrazos ... ¿no?

Este afecto que te da a entender que el otro te reconoce, piensa en ti y eres importante para él ... Y es que entonces esa caricia se convierte en una demostración afectiva mínima y muy amplia a la vez, del reconocimiento del otro. Es por eso que la caricia es muy importante en la relación de pareja ya sean físicas como tocar a tu amado, verbales, exteriorizando sentimientos, hablándole de lo que sientes en ese momento o dar señales demostrando el afecto y que estás ahí ... guiñándole un ojo o saludándole con la mano ...

Vemos que para demostrar cariño no podemos atenernos sólo al plano físico sino también demostrarlo verbalmente y con gestos porque todo el conjunto es importante para mantener una relación de pareja completa. Y sino la convivencia economiza las caricias y entran en un régimen que limita las muestras de afecto a un sólo plano de los que hemos hablado y aparecen las caricias de rutina como el beso por la mañana, o antes de dormir o un saludo hecho automáticamente ... sin afecto.

Y si estas demostraciones no son habituales puede ser que la pareja rechace las muestras de afecto del otro. Así cuando hace tiempo que no damos ni recibimos nos convertimos en analfabetos del afecto, ya no lo reconocemos cuando lo vemos en situaciones cotidianas ... Lo que deja huella en la convivencia. El afecto entre ellos puede deberse a que sean iguales o lo crean, o sean opuestos. Lo que no es un inconveniente, como se cree, para que vivan en armonía y compartiendo la vida en pareja.

Cuando se creen iguales es más fácil que se admiren ya que generalmente comparten los mismos traumas, es decir experiencias de vida muy parecidas que les permiten empatizar con más facilidad.

La terapia con el sexólogo irá enfocada a aprender a demostrar el afecto, a exteriorizar esas caricias que los dos necesitan, por algo están juntos. Sentir que son supervivientes de una determinada situación y ayudarlos a desarrollar una unión que esté basada en la confianza, en el afecto y la admiración, y en esa lucha del otro que es como la lucha de uno mismo. Y si ellos son diferentes ayudarles a entender en qué tienen que modificar su actitud para que el otro pueda sentirse querido y sentir que le tienes en cuenta.

Foto : FINAL