Mostrando entradas con la etiqueta Ansiedad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ansiedad. Mostrar todas las entradas

viernes, 22 de junio de 2018

Cómo le hablo de eso


























Hablar hablamos aunque a veces acabamos de mal rollo. Comunicar no significa hablar a secas sino reflexionar cuando hablamos con la pareja para no inducir a error.

A veces, las parejas hablan pero sería preferible que no lo hicieran. Y es que no se entienden por mucho que hablen porque uno le pregunta desde el corazón  y otro le contesta desde la razón, lo que deja al otro fuera de juego con esta respuesta. Muchas veces por muy directa que parezca la comunicación, esconde otros significados que no se descifran por lo que oímos, sino por la intuición. 

Detrás de por ejemplo "define querer" se esconde una incapacidad para intimar con el otro, si el otro le ha preguntado: ¿Cariño me quieres? y la persona en cuestión opta por alejar a los dos del clima amoroso... Y eso es lo que habrá intuido el que ha recibido esta respuesta: que en realidad se trata de una salida airosa para no comprometerse afectivamente con él... o sea que algo no está bien en la pareja.

Sois de esas parejas en la que la separación os mata, pero la cercanía os provoca peleas continuas y no podéis hablar sin acabar por reprocharos algo. Y cuando se os hace real el dicho "Ni contigo ni sin ti..., aunque esto habla de que estáis en el grito continuo. Si quieres de verdad vivir en medio de una pelea el resto de tu vida en pareja, aunque seguro que no. Entonces presta atención a este capítulo si quieres mantener la relación y aprender las mejores técnicas para evitar peleas en casa.

Imagínate la siguiente escena. Ella juega nerviosa en el sofá del salón con una pulsera, mientras él está mirando por la ventana. No se prestan atención pero ambos saben que están pensando en algo que ha sucedido hace un rato entre los dos. Segundos, minutos... silencio. Uno de los dos aspira con fuerza, como si fuera el segundo round de una pelea de boxeo. Va empezar a empezar la segunda parte, no pueden quedarse callados. Las miradas vuelven a juntarse y las chispas de nuevo saltan entre ellos. 

Y vuelve a empezar de nuevo el conflicto que ya parece eterno y a la vez nuevo: la pulsera, la cena, la ropa, y es que cualquier excusa es buena para empezar una pelea. Unas veces son gritos, otras ironías que duelen más que el tono de la voz, frases dichas con la sana intención de meter el dedo en la llaga que tenemos abierta buscando atacar nuestro punto débil... un ir y venir absurdo que al final no provoca más que la sensación reiterada de que siempre caemos en la misma pelea, aunque los motivos diverjan. ¿Os suena? ¿Es posible que salgamos de este círculo vicioso? ¿Os apetece hacer la prueba? Ya veréis como se vive mejor sin gritos.

Claro las discusiones en una pareja suelen estar provocadas por tópicos, la verdad no se puede generalizar y hacer una lista de ellos, porque la realidad es que cada una acaba estableciendo y conociendo perfectamente sus "motivos repetidos" Desde problemas con las finanzas, pasando por las relaciones con la familia política, o por la educación de los niños, o algo absurdo como es qué comida compramos en el supermercado o qué hacemos el fin de semana...

Llegados aquí los psicólogos, lógicamente, dicen que no se puede establecer nada o sea que no existe un canon que unifique los motivos que puedan provocar una discusión. Lo que si está claro es que cuando la pelea se enquista, se hace reiterativa, se acaba por explotar por cuarquier motivo. Esta actitud evidencia que en el momento que aparece por primera vez una pelea entre vosotros no se llegó a una solución entre las partes, no se habló de los problemas que había en la pareja que ocultaban esta reacción, porque por el contrario esta pelea no volvería a surgir.

Si te encuentras en esta situación y haces una reflexión, te darás cuenta de que en multitud de ocasiones el motivo es insignificante: desde una habitación desordenada, hasta un cuarto de baño sin limpiar, pasando por la elección de un programa de televisión, o la hora de la comida... Cualquiera de estos hechos cotidianos. Cualquiera de estos hechos cotidianos, hacen saltar la chispa que ocultan los problemás reales. Una chispa que en muchos casos se soluciona con una relación sexual que apacigua los enfados, de modo que lo normal es que se acabe en la cama, porque tal vez la pareja buscaba un alboroto para tener un rato de intimidad. Pero a veces la posibilidad de acabar en la cama no es tan placentera porque uno de ellos suele acabar en el sofá, aunque en este caso puede que el beneficio que buscaba fuese  no tener intimidad y lo acaban consiguiendo.

O sea que de los malos rollos siempre se saca algo, nada es porque sí ni casual, porque siempre hay un motivo que -consciente o inconscientemente- los hace aflorar. De hecho hay muchas parejas que se sostienen a partir de esa misma pelea continua, de ese malestar como si se estableciese un código ímplicito entre ellos, lo que a la larga supone un coste emocional importante para ambos y un desgaste de la pareja que muchas veces acaba en ruptura.

 Foto: pareja ejercicio

martes, 29 de mayo de 2018

La aversión al sexo




















La aversión al sexo es un desagrado o la evitación permanente y reiterada de todo contacto sexual y sientien malestar en

jueves, 12 de abril de 2018

¿Por qué una relación no es duradera?

Una de las causas es la evolución divergente de la pareja. Pasa el tiempo y cada uno de nosotros evoluciona y eso hace que empecemos a perfilar nuestros gustos, decidir nuestra ocupación, tener amigos determinados o elegir unos objetivos concretos que no nos resultaban tan atractivos tiempo atrás. Si ambos evolucionamos en la misma dirección, los nuevos caminos, las nuevas expectativas, las nuevas experiencias que se nos presenten podemos recorrelas de la mano, pero ¿qué nos pasa si la evolución no es paralela? Qué ocurre si los gustos evolucionados no son los mismos sino que no tienen nada en común los de uno con los de otro?

Otra de las causas es la esperanza de vida en los países occidentales. El hombre ha pasado de vivir menos de cuarenta años, en el siglo XIX a vivir más de ochenta. Ahora en este sentido las personas que tenemos más  cuarenta años somos producto de nuestra civilización y tenemos una expectativa de vida y podemos llevar a cabo muchas más cosas que hace medio siglo. 

El hombre actualmente tiene que ser consciente de que al alargar la vida puede llegar a vivir varias vidas en ésta, y que su tendencia será explorar otras alternativas, lo que antes no podía hacer y que puede afectar a sus relaciones de pareja. El aumento de la esperanza de vida hará que haya más parejas dispuestas a vivir las distintas etapas  en las que se mueve nuestro crecimiento personal. 

También la caducidad intrínseca del matrimonio cuando ya los hijos alcanzan una edad determinada y se independizan se cumplen los objetivos biológicos de la pareja que también repetirán ellos. La duración de esta etapa está en la mayoría de edad de los hijos a partir de los 15 o 20 años. A pesar de la actual tendencia de alargar indefinidamente la permanencia en el hogar paterno, la sensación de "tarea concluida" de los progenitores cuando alcanzan esa edad es la misma. Claro este fin de tarea paterna parece asociado al fin de la pareja que fué creada con el fin de ayudar a crecer a los hijos. 

El cristianismo instituyó el sacramento del matrimonio "hasta que la muerte nos separe" -principios de la era cristiana- de unos 10-15 años que coincide con la edad media de los matrimonios en la actualidad (12,8 años). Claro, a nuestros antepasados el matrimonio les duraba toda la vida ya que se morían antes. Nosotros, seguimos pudiendo tener otras vidas.

Los integrantes de la pareja tienen igualdad de funciones. Los dos miembros tienden a ser igualmente productivos económica y socialmente. Esta igualdad conseguida recientemente por las mujeres - les hace ser más autónomos, más independientes y reclamar los mismos derechos en la pareja. Aunque a la vez puede ocasionar más conflictos heredados de otros tiempos, que adjudican a cada uno un papel concreto del que antes no podía moverse, pero del que ahora sale sin problemas.

Hoy la consideración social de los divorciados no es como antes que te señalaban con el dedo, esto socialmente se ha normalizado y hay menos crítica social.

Se han perdido los sentimientos de culpa y la baja autoestima después de la ruptura. El sentimiento de fracaso si el duelo está bien elaborado, va a facilitar la maduración del individuo y se convertirá en una experiencia útil para el futuro y puede ayudarle a no repetir errores con su futura pareja.

Hay que tomar conciencia de la frecuencia social de los divorcios y de los problemas legales que conlleva la separación. Y percibir que la separación "amistosa" es una salida más fácil a la crisis de pareja que lleva en sí traumas psicológicos de cada uno, es menos costosa y acelera el proceso de la separación. 

Además el contrato temporal facilita la reflexión de los problemas según van apareciendo. Disminuye el sentimiento de posesión y el maltrato dentro de las parejas porque cada uno conserva en todo momento su independencia y sólo hay un compromiso temporal. 

Parece que a la vista de todo esto, podemos concluir que la relación de pareja es una relación muchas veces temporal, instituida "para siempre" en la época en la que la esperanza de vida era muy baja: inferior a treinta y cinco años, pero en nuestra época ya hay muchas razones que nos llevan a apoyar su temporalidad y que en la mayoría de los casos no están condicionadas por nosotros mismos, sino por el momento histórico y social que nos ha tocado vivir

 Foto: pareja feliz

miércoles, 27 de diciembre de 2017

¿Creces en la cueva?
























En consulta me decía una paciente: si estás casada toda la vida con el mismo hombre, vas viendo a tus hijos crecer, a tus amigos cambiar y experimentar, a veces pienso ¿si tenemos una pareja de largo recorrido, estable... estamos de alguna manera limitando nuestro desarrollo y nuestras experiencias?

viernes, 1 de diciembre de 2017

martes, 4 de julio de 2017

martes, 28 de marzo de 2017

La eyaculación femenina

























Este es un tema que me habéis pedido. Aquí está

Se ha levantado una gran polvareda con esto de la eyaculación femenina. ¿Eyacula o no? ¿Qué...