Mostrando entradas con la etiqueta Bloqueos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bloqueos. Mostrar todas las entradas

domingo, 11 de agosto de 2019

jueves, 21 de marzo de 2019

Si cuentas tus secretos sexuales


































Todos tenemos nuestras parcelas de información que ocultamos a la pareja. Son nuestros secretos sexuales que se refieren a preferencias sexuales, historias de pareja, fantasías ... Como una aventura extrapareja ... ¿Por qué ocurre? ¿Por qué guardamos nuestros secretos sexuales? Muchos no los comparten porque temen que su pareja se incomode, se sienta molesta, si les revelan esa información. A menudo los hombres tienen la fantasía de hacer el amor con dos mujeres a la vez y piensan que su mujer, de saberlo, lo viviría como una amenaza, se sentiría celosa, rechazada, por eso deciden callarlo.

La mujer puede no querer exteriorizar que se masturba ... o puede fingir el orgasmo, que también es una forma de secreto, porque su respuesta sexual no es la que se esperaba de ella. Estos temores desarrollan actitudes sexuales negativas que aprendieron durante la infancia. También la vergüenza y los comportamientos a escondidas en las relaciones sexuales, forman parte a menudo de los comportamientos adolescentes. Quizá siendo adultos muchos continuen comportandose con vergüenza en las relaciones íntimas, como si sus pensamientos y sentimientos sexuales les culpabilizaran.

En ocasiones ocultan información sexual por miedo al rechazo o sienten ansiedad por determinadas fantasías o deseos que tienen. Podrían proyectar esa ansiedad sobre su pareja y temen que si lo supieran dejarían de amarles. O creen que su pareja es menos atrevida que ellos, por eso piensan que será mejor guardar su secreto y proteger su sensibilidad. Es por estos motivos que muchos deciden no compartir sus fantasías sexuales.

Aunque cuando ocultamos el pasado en el terreno sexual es otro tema. Se ocultan antiguos amores, ir con prostitutas, experiencias homosexuales, orgías o aventuras de una noche y puede ser relevante o no, dependerá del riesgo o si esto es algo habitual. En ocasiones hay personas que ocultan violaciones o abusos sexuales porque hablarlo les resulta doloroso.

Se deben compartir los secretos sexuales con la pareja?? Hablar con el compañero de esas fantasías, de esos deseos, puede ayudar a entender mejor sus necesidades sexuales y estimularle para que él o ella se abra a confesiones similares. Porque compartir secretos sexuales abrirá los canales de comunicación, mejorará la relación y las relaciones sexuales se enriquecerán porque se incluyen esos deseos ocultos. Pero confesar con ira que se ha tenido una aventura con su mejor amigo o amiga sería una venganza que sólo serviría para causar dolor. 

Foto: a caballo

sábado, 12 de enero de 2019

Aversión al sexo





La aversión al sexo es un desagrado o la evitación permanente y reiterada de todo contacto sexual y sienten malestar en

jueves, 13 de diciembre de 2018

lunes, 18 de junio de 2018

martes, 29 de mayo de 2018

La aversión al sexo




















La aversión al sexo es un desagrado o la evitación permanente y reiterada de todo contacto sexual y sientien malestar en

jueves, 24 de mayo de 2018

Es importante dejarle espacio al deseo
























Vamos a acordar que durante diez días aproximadamente habrá un espacio en el que estará prohibido tener sexo, y en su lugar se propiciará

jueves, 12 de abril de 2018

¿Por qué una relación no es duradera?

Una de las causas es la evolución divergente de la pareja. Pasa el tiempo y cada uno de nosotros evoluciona y eso hace que empecemos a perfilar nuestros gustos, decidir nuestra ocupación, tener amigos determinados o elegir unos objetivos concretos que no nos resultaban tan atractivos tiempo atrás. Si ambos evolucionamos en la misma dirección, los nuevos caminos, las nuevas expectativas, las nuevas experiencias que se nos presenten podemos recorrelas de la mano, pero ¿qué nos pasa si la evolución no es paralela? Qué ocurre si los gustos evolucionados no son los mismos sino que no tienen nada en común los de uno con los de otro?

Otra de las causas es la esperanza de vida en los países occidentales. El hombre ha pasado de vivir menos de cuarenta años, en el siglo XIX a vivir más de ochenta. Ahora en este sentido las personas que tenemos más  cuarenta años somos producto de nuestra civilización y tenemos una expectativa de vida y podemos llevar a cabo muchas más cosas que hace medio siglo. 

El hombre actualmente tiene que ser consciente de que al alargar la vida puede llegar a vivir varias vidas en ésta, y que su tendencia será explorar otras alternativas, lo que antes no podía hacer y que puede afectar a sus relaciones de pareja. El aumento de la esperanza de vida hará que haya más parejas dispuestas a vivir las distintas etapas  en las que se mueve nuestro crecimiento personal. 

También la caducidad intrínseca del matrimonio cuando ya los hijos alcanzan una edad determinada y se independizan se cumplen los objetivos biológicos de la pareja que también repetirán ellos. La duración de esta etapa está en la mayoría de edad de los hijos a partir de los 15 o 20 años. A pesar de la actual tendencia de alargar indefinidamente la permanencia en el hogar paterno, la sensación de "tarea concluida" de los progenitores cuando alcanzan esa edad es la misma. Claro este fin de tarea paterna parece asociado al fin de la pareja que fué creada con el fin de ayudar a crecer a los hijos. 

El cristianismo instituyó el sacramento del matrimonio "hasta que la muerte nos separe" -principios de la era cristiana- de unos 10-15 años que coincide con la edad media de los matrimonios en la actualidad (12,8 años). Claro, a nuestros antepasados el matrimonio les duraba toda la vida ya que se morían antes. Nosotros, seguimos pudiendo tener otras vidas.

Los integrantes de la pareja tienen igualdad de funciones. Los dos miembros tienden a ser igualmente productivos económica y socialmente. Esta igualdad conseguida recientemente por las mujeres - les hace ser más autónomos, más independientes y reclamar los mismos derechos en la pareja. Aunque a la vez puede ocasionar más conflictos heredados de otros tiempos, que adjudican a cada uno un papel concreto del que antes no podía moverse, pero del que ahora sale sin problemas.

Hoy la consideración social de los divorciados no es como antes que te señalaban con el dedo, esto socialmente se ha normalizado y hay menos crítica social.

Se han perdido los sentimientos de culpa y la baja autoestima después de la ruptura. El sentimiento de fracaso si el duelo está bien elaborado, va a facilitar la maduración del individuo y se convertirá en una experiencia útil para el futuro y puede ayudarle a no repetir errores con su futura pareja.

Hay que tomar conciencia de la frecuencia social de los divorcios y de los problemas legales que conlleva la separación. Y percibir que la separación "amistosa" es una salida más fácil a la crisis de pareja que lleva en sí traumas psicológicos de cada uno, es menos costosa y acelera el proceso de la separación. 

Además el contrato temporal facilita la reflexión de los problemas según van apareciendo. Disminuye el sentimiento de posesión y el maltrato dentro de las parejas porque cada uno conserva en todo momento su independencia y sólo hay un compromiso temporal. 

Parece que a la vista de todo esto, podemos concluir que la relación de pareja es una relación muchas veces temporal, instituida "para siempre" en la época en la que la esperanza de vida era muy baja: inferior a treinta y cinco años, pero en nuestra época ya hay muchas razones que nos llevan a apoyar su temporalidad y que en la mayoría de los casos no están condicionadas por nosotros mismos, sino por el momento histórico y social que nos ha tocado vivir

 Foto: pareja feliz