Mostrando entradas con la etiqueta Depresión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Depresión. Mostrar todas las entradas

miércoles, 14 de enero de 2015

lunes, 1 de octubre de 2012

¿A qué edad acaba la vida sexual?














¿Cuando deben dejar de tener actividades sexuales las personas mayores? Lo adecuado es nunca, sí es cierto que influidas por la sociedad, creen que con los años se pierde el deseo y la capacidad en la respuesta sexual. Y son mitos que relacionan la sexualidad con las capacidades físicas -y ¿los discapacitados?- También consideran un solo tipo de conducta sexual, el coito ... 

Los investigadores Pfeiffer y Davis (1974) manifiestan que el 12% de los hombres consultados entre los 56 y los 72 años habían dejado de prácticar el coito, un 7% entre 56 y 60, un 20% entre 61 y 65, y un 24% entre 66 y 71, y muchos de ellos lo hacían al menos una vez al mes, y un 26% al menos una vez a la semana. Además un 48% lo practica una vez al mes.Y si tenemos en cuenta actividades fuera del coito los porcentajes crecen de forma considerable afirman Starr y Weiner, si tenemos en cuenta la masturbación de hombres y mujeres mayores.

Estos porcentajes a veces son relativos teniendo en cuenta las enfermedades crónicas, que dificultan o impiden las relaciones sexuales. Además son edades en las que se pierde a la pareja, al compañer@ con el que se relacionaban sexualmente, por eso el incremento de la masturbación. El principal factor en el hombre es la pérdida de interés, no en la mujer como nos dice Kinsey en 1953.

No hay duda que se produce cierta disminución de la sexualidad, en parte por problemas físicos y también como consecuencia de las expectativas impuestas por la sociedad, que se comporta con ellas como si las personas mayores no tuvieran vida sexual. Aunque la verdad es que las personas con edad avanzada tienen también la necesidad psicológica y emocional de intimidad sexual, de excitación y de gozar con otra persona. Y no hay factores biológicos que invaliden la función sexual.

Basándonos en los estudios de Leiblum y sus colaboradores en 1983, manifestaron que la actividad sexual periódica, tiene efectos positivos en la alteración de las funciones fisiológicas, y lo contrario : la asbtención de la actividad sexual, facilita la atrofia de los órganos genitales. Lo que varía es la forma de interacción sexual, dándole más atención a los aspectos de ternura y comunicación, que para algunos son más importantes, que los puramente físicos muy importantes para otros ...

Lo que es fundamental a esas edades es contar con la ayuda de un terapéuta que oriente a la persona mayor y que le ayude a eliminar sus tensiones, que le permita hablar de sus problemas o de la soledad en la que puede vivir, que tenga alguien que le escuche ...

Foto : mayores

lunes, 24 de septiembre de 2012

La apatía sexual en la pareja
















Para que haya una pérdida de deseo no es necesario que tengas una disfunción sexual, y a lo largo de una relación duradera se pueden presentar distintas etapas en el deseo sexual. Puedes vivir tus relaciones sintiendo que no hay pasión, o pasar épocas de aburrimiento, y lo que ocurre es que el deseo sexual es escaso.

La excusa más frecuente en el hombre es el dolor de cabeza, cosa que antes se atribuía únicamente a las mujeres. Ahora el varón puede sufrirlo, perder su libido y mostrarse indiferente ante su compañera. El estrés y la rutina aparecen como las principales causas, además de la pérdida del trabajo o problemas de salud, si los hubiera.

Por eso es conveniente que lo hables con tu pareja para que esté al tanto de lo que ocurre y te ayude. En este punto sería recomendable buscar cosas nuevas, lugares nuevos, nuevas aventuras, ropa nueva, y como se trata de estimular la relación todo lo novedoso será estimulante, como una cena sorpresa o un pequeño viaje a un lugar de encanto. Lo necesario para que el deseo crezca y la pareja con él. Y con el deseo volverá la excitación y el placer sexual.

No existe una definición clara de la apatía sexual, la podríamos definir como la falta de deseo sexual, también de excitación, de placer y de orgasmo. No hay sensaciones eróticas, se percibe lo sexual como algo negativo y despreciable, y hasta se vive como un castigo. Cuando se siente esta insatisfacción, se vive con depresión y se hace todo lo posible por evitar las relaciones sexuales.

Esta es una disfunción que afecta a un gran número de mujeres y de hombres. Nosotras experimentamos cambios hormonales y durante la ovulación crece el deseo, y para muchas, los días de la mentruación son especialmente sensibles y tienen ganas de mantener relaciones, sin embargo otras mujeres no quieren ni que las toquen. Este absoluto desinterés por las relaciones también afecta a los hombres, hoy día tanto como a las mujeres.

Las reacciones ante el deseo sexual inhibido son muy diferentes, como en los hombres, porque ellas están condicionadas socialmente para quitarle importancia a la sexualidad, y en muchas relaciones la mujer se deja ... para que el marido "termine cuanto antes. Ella piensa ... ya he cumplido con mi obligación, aunque no haya deseado, ni sentido el sexo, ni haya llegado al orgasmo ... De esta situación nace la agresividad de ella hacia su marido, y con el tiempo podría dar lugar a depresiones o a una gran pérdida de la auto-estima.

En terapia el sexólogo trabajará para identificar la procedencia de la apatía sexual, por qué se ha producido, o qué circunstancias han llevado a perder poco a poco el deseo sexual. También es importante que hagas balance de tu vida sexual y tomes nota de lo que el sexo significa en tu vida actual. Descubrir qué es lo que te impide desarrollar tu vida sexual, dando paso a tus fantasías eróticas. El objetivo es que tomes contacto con tus emociones negativas como son la ansiedad, el miedo, la vergüenza ... que inhiben tu deseo sexual.

Foto : disgusto

domingo, 5 de agosto de 2012

La salud sexual











Cuando están integrados los elementos somáticos, emocionales y sociales de una persona, es que tiene salud sexual, según dijo La Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1975. Y añade : por medios enriquecedores que potencien la personalidad, la comunicación y el amor. Y La Asociación Mundial de Sexología nos habla de que la Sexualidad es una parte integral de la personalidad humana.

Como sabemos, los problemas sexuales son muy frecuentes en las parejas, y lo primero es conocerlos, para intentar darles soluciones. Un problema sexual se presenta cuando la pareja o uno de ellos está insatisfecho por aspectos de su conducta sexual con la pareja o en solitario, o es que el comportamiento sexual hace sufrir, produce dolores o molestias, a uno mismo o a la pareja, o es que uno es menor o discapacitado.

Tomar contacto con la pareja para tratar un problema sexual no es fácil, lo primero son las dificultades para poder comentarlo abiertamente. Otras veces se busca cuál es el responsable del problema ... el culpable, y se aborda desde la más absoluta soledad y miedo. Y si la pareja lo habla en privado, es con vergüenza, lo que dificulta la resolución del problema.

Uno de los deseos de este Blog : www.elsexoesvida.com, es ayudarte a mejorar tu vida sexual y la de tu pareja, aunque nunca podrá suplir la atención de un terapéuta sexual. Y si la pareja desea evaluar lo que falla en sus relaciones sexuales, tendrá que consultarlo con un sexólogo, que buscará una solución al problema. Y no estaría de más recordar que todo problema sexual se tiene o se sufre con alguien, por eso cuando se consulta a un terapéuta sexual él intentará ayudarte o ayudaros -si vienes solo o en pareja- a valorar el problema.

Lo primero será preguntar por tu educación sexual, religiosa o moral. Por tus actitudes hacia la sexualidad que te transmitieron, y cómo las has resuelto. Te preguntará por tu aprendizaje de conductas sexuales, si has sido víctima de abusos sexuales y cómo te has enfrentado a ellos. También la frecuencia que has tenido en las relaciones sexuales con las sucesivas parejas, y qué calidad había en tus relaciones afectivas. Así como los niveles de comunicación con tu pareja y cómo son las relaciones con otras personas ...

Además tendrás que hablar, es muy importante hablar para explicar tu dificultad sexual, cuáles crees que son las causas, cuáles son tus expectativas y las de tu pareja, el impacto que tiene en la relación de pareja ... Qué soluciones has intentado ... Claro tu puedes estar seguro, de que todo lo que digas es estrictamente confidencial.

Foto : postura

jueves, 2 de agosto de 2012

Cuándo se necesita un terapéuta sexual












Uno de los momentos más difíciles que puede vivir un hombre es tener que experimentar la falta de erección, sea al principio de sus relaciones o cuando ya tienen experiencia. A veces ponen una disculpa ... la primera que se les ocurre. Su ego está afectado y les cuesta superar la sensación de fracaso.

A partir de ese momento cuanto llegue la erección se acentuará el miedo al fracaso, y si los problemas de erección se mantienen en el tiempo, tienen un comportamiento de huida ante las situaciones sexuales, evitan el acercamiento de su compañera o se separan de ella. La disfunción eréctil se hace crónica si se mantiene en el tiempo, y cuanto más a menudo se dé mayor será el miedo. Se forma un círculo vicioso en el que se sienten atrapados.

La inquietud es tanta que viven sentimientos de culpa por no poder satisfacer a su compañera, y les molestan los deseos sexuales de ella. Así empiezan con la pereza sexual que termina afectando a su capacidad de erección. Las causas son varias entre ellas una enfermedad orgánica como la diabetes, el estrés o problemas laborales, aunque la mayoría manifiesta un problema de pareja que nunca se habló. Él no responde y no sabes qué hacer cuando no tiene ganas, y si el deseo no vuelve habrá que echarle una mano. Pasa el tiempo y si la falta de deseo se mantiene, se necesita la ayuda de un especialista, de un sexólogo.

La terapia sexual se ofrece como la opción más conveniente y no resulta desagradable. El sexólogo le enseñará cómo conocer su cuerpo, y a descubrir nuevas sensaciones para que sea más fácil experimentar el placer. Hay distintos métodos para tratar los trastornos de la fase del deseo. Primero habrá que distanciar a la pareja físicamente para que no tengan prácticas sexuales entre ellos. Puede ser conveniente que empiezen con la masturbación y así tomen contacto con su propio cuerpo y con su placer. Esto aumentará la autoestima de esa mujer que ha sufrido un rechazo durante mucho tiempo. Aquí habrá que echar mano de las fantasías sexuales, por ejemplo jugar mentalmente con la infidelidad.

En terapia cuando la relación es larga y está en letargo, aprenden a introducir novedades. Luego se les indica que se miren mientras se masturban, más tarde que empiecen a tocarse o a acariciarse, a compartir el masaje sensorial que aprenderán durante la terapia ... a veces a masturbarse manualmente entre ellos o a intercambiar sensaciones con pequeños roces, que aprenden durante los ejercicios, y a las pocas semanas empiezan a acostarse juntos.

Foto : acantilado

miércoles, 18 de julio de 2012

El sexo en tiempos de crisis










¿Es cierto que la crisis financiera mundial esta afectando a la vida sexual de las parejas?

Parece que a los que esta situación les lleva al desempleo o se reducen sus ingresos, no suelen estar interesados en seguir viviendo el placer del sexo.

Desencadenan estados de ansiedad que van hacia la depresión y que provocan la inapetencia sexual. Esta es una forma de medir el estado de ánimo, la falta de libido que abre paso a un proceso depresivo, y que roto el equilibrio económico personal o de la pareja, se convierte en un poderoso agente del estrés. Provoca estados de ansiedad, baja autoestima y poco a poco evoluciona hacia la depresión.

En la mujer puede existir falta de motivación, provocada por la crisis económica personal, o para complacer a su pareja o positivamente utilizar el sexo como un estímulo. En el hombre cuando vive la crisis económica personal, primero le afectará a su autoestima, tendrá trastornos de ansiedad y como consecuencia insomnio, inseguridad y podría provocarle disfunción eréctil.

¿Cómo resolverlo? Dejando la negatividad, teniendo confianza, dándole importancia a otros puntos de vista, porque todos sabemos que las crisis se han repetido muchas veces a lo largo de la historia, y ésta también pasará. Hay expertos trabajando para dar soluciones. Ahora que tienes más tiempo, dedícate a estar con tu familia, a participar en actividades que antes no podías, a tomar más contacto con la naturaleza ... Intenta vivir este impasse más tranquilo.

Para que el deseo sexual aumente céntrate en el placer que puedes compartir, disfruta de la intimidad y entregate a una actividad sexual que seguro que te hará gozar. La crisis económica figura entre las excusas más frecuentes para evadir el sexo, luego los problemas de salud, el cansancio, el insomnio, así como el estado de ánimo, cuidar de los niños ...

Y el 30% eludió las relaciones sexuales por exceso de trabajo, sobre todo hombres, y un 10% lo evitó por falta de atractivo o por exceso de peso. La psicóloga Ximena Cruz de la Universidad de Chile, especialista en terapia de familia dice que "cualquier situación que nos haga pensar en exceso provoca una inmediata desconexión con el cuerpo y puede afectar a la vida sexual de una pareja" Recomienda actividades en común, no ver las noticias en televisión, y que es mejor optar por una película.

Estas dificultades sexuales que viven hombres y mujeres son psico-sexuales, no son enfermedades físicas o médicas, y se pueden corregir con la ayuda de un experto, de un sexólogo. Cuanto antes se afronte, más favorable será el pronóstico y si se hace crónico puede ser más difícil la solución.

Foto : labios de CRISIS ECONÓMICA

jueves, 7 de junio de 2012

La falta de deseo sexual







Vemos en las encuestas que hoy en día muchos hombres viven con escaso o nulo deseo sexual y el número va creciendo, y la mayoría son jóvenes ... En mi consulta, que hace años casi únicamente atendía a mujeres con escaso deseo sexual, últimamente se está equilibrando el porcentaje e incluso está sobrepasando al número de mujeres. Claro hasta hace unos años la falta de deseo del varón se ocultaba, era incongruente con la virilidad del macho. 

Está claro que a ellos les baja la autoestima tanto en su trabajo, como en el resto de sus actividades. Lo hacen todo sin ganas, para ellos es como si se les hundiera el mundo. Y como mantener relaciones sexuales no depende sólo de ti le puedes culpar de todo lo que te pasa ... mientras esperas que se produzca el milagro o que él reaccione de alguna manera. Pero si a él le importas, puedes hacer algo más ... no quedarte en el victimismo, no lamentarte. Dejarte guiar por un sexólogo para no depender de él y centrarte en lo que puedes hacer. Ocúpate de ti, de los pasos que puedes dar, y si no haces nada puede ser que la solución se eternice.

Si tu te mueves él tendrá que hacer algo, y si, en el peor de los casos no responde tendrá que acudir a hacer terapia sexual contigo, lo que os orientará para saber a qué ateneros y tomar decisiones al respecto. A veces puedes sentirte ridícula y humillada, después de tomar la iniciativa y ser rechazada. Quizá piensas que ya no le excitas, pero no caigas en la trampa de dudar sobre tu cuerpo, sobre tu forma de hacerle el amor o de preguntarte si tendrá una amante, o es que está pensado en dejarte ...

Muchas veces el motivo no suele estar en la mujer, aunque sí puede dejar de desearla si su aspecto físico se ha deteriorado mucho. Y a menudo hay otras causas que no tienen que ver con el cuerpo, ni con las formas de hacer el amor. También hay hombres que dudan cuando desean demasiado a una mujer, o temen no dar la talla, no mantener la erección o no durar el tiempo necesario para provocarle el orgasmo que ella necesita ... 

Y cuando ellos piensan todo esto tienen mucho miedo a fallar y prefieren no intentarlo ... si han tenido algún gatillazo o una eyaculación rápida. Las razones de la inapetencia sexual masculina igual que en la mujer, pueden ser orgánicas o psicosexuales y pueden estar mezcladas. Ser por varios motivos, uno de ellos de índole emocional, porque ellos tienen sentimientos aunque no tengan facilidad para expresarlos, y algunos los muestran de otra forma.

Observo en la consulta, que hay hombres que no perciben su falta de deseo porque les enfrenta a la respuesta natural del varón, a su virilidad y siempre tienen que estar dispuestos. Y en caso de falta de erección es conveniente aclarar qué es lo primero, si es la falta de deseo o la dificultad de erección. Si tiene dificultades para la erección o si la pierde porque no tiene deseo, o si como no tiene deseo tiene miedo a fallar y huye de esa situación. Una y otra pueden ser causa y consecuencia ...

Si te sientes identificado no esperes más, este es un problema que los sexólogos manejamos diariamente y que con terapia sexual tiene un buen pronóstico.

Foto : indiferente

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Problemas de erección. Causas físicas



Si un hombre observa que no tiene erecciones nocturnas, ni la erección al despertarse, es decir la erección matinal, es que tiene disfunción eréctil. Las posibles causas físicas de este trastorno son muchas : diabetes, y sabemos que el 50% de los diabéticos tienen problemas de erección, trastornos circulatorios por tabaquismo, por hipertensión arterial, soprepeso o si hay niveles elevados de colesterol, cambios vasculares, neuropatías, falta de testosterona, estar tomando sedantes, psicofármacos o medicamentos para el corazón.

Y si ha habido lesiones cardio-circulatorias (después de un infarto de miocardio) los hombres muestran menos interés sexual o tienen problemas de erección o dificultades para alcanzar el orgasmo. Además si entra en juego el exceso de tabaco, alcohol o drogas, el pene podría inhibirse. Porque el alcohol tomado en pequeñas cantidades puede ser un afrodisíaco y al actuar como un deshibidor potencia el deseo y proporciona una relajación sexual. Lo que no ocurre con el alcohólico crónico que padece trastornos sexuales en un 50% de los casos.

¿Cómo podría ayudar la compañera? En principio no tiene que decepcionarse demasiado ... y si él no puede tiene que alegrarse pensando en la próxima vez, en cómo se vestirá y en lo guapa que se pondrá. Contará con mucho tiempo y estará tranquila. Tiene que saber que a los hombres les afecta muchísimo fallar alguna vez en la cama.

Aunque se dice que las mujeres lo tienen más fácil que los hombres ... no es cierto porque a ellas ... sí se les nota cuando no están preparadas para el juego erótico porque no están lubricadas ... Y sabes ... este asunto no conviene tomarselo con humor porque reirse podría herir la sensibilidad de un hombre en esta situación. Puedes decirle algo cariñoso, incluso aunque no te lo creas en esos momentos de posible derrota. Tampoco los comentarios excesivos de compasión, cuando él ya se siente el último mono, ni tratarlo con ternura.

Sí que son momentos en los que puedes utilizar el sexo oral o cualquier otra técnica que prefieras ... Pero olvida utilizar todo lo que se te ocurra forzando la situación porque no se enderezará y los dos entraréis en el juego de la ansiedad. Ahora lo que necesita es una pausa ... y quizá mañana esté en condiciones, o pasado mañana ... Habrá que esperar. No te dejes influir por ese primer percance de tu compañero porque si no en el próximo encuentro tendrá mucho miedo a fracasar y es posible que no consiga una ereccción.

Y cada vez que lo intente ese miedo irá en aumento. Lo más recomendable es que estés tranquila y si ves que está deprimido consuélale y cuéntale cualquier cosa cotidiana que le distraiga de su frustración y acurrúcate a su lado antes de dormiros ... Y ten en cuenta que el que a él le falle alguna vez "su amigo" no supone la interrumción del placer de la mujer. Intenta animarle para que pueda satisfacerte de otra manera.

Quizá se le ocurran ideas nuevas que puedan aportar variedad al sexo y algo muy importante no intentes convencerte de que si él no puede, es por culpa tuya!

Y si al cabo de un tiempo seguís en la misma situación deberíais dejaros guiar por un sexólogo porque quizá algo anda mal entre vosotros ... que afecta a las relaciones de pareja y no ayuda en los trastornos de erección.

Foto : question mark

miércoles, 3 de agosto de 2011

Ya no me tocas ... como antes




Necesitar afecto es algo básico ... es un alimento psíquico, y cuando hay una carencia en los primeros meses de la vida el bebé tiende a no evolucionar, no come bien, a los seis meses no se sienta y cuando llega a cumplir un año lo más probable es que aún no pueda andar ... No tiene interés por la vida por eso a las personas encargadas de atenderlos desde hace años se les enseña a darles cariño y prestarles atención para que el bebé pueda evolucionar ...

Lo mismo ocurre con la pareja que es una asociación estrecha entre dos personas que intercambian muchas activides, muchos momentos, que podrían criar hijos y compartir tanto ocio como el trabajo del hogar. Entonces el afecto y el sexo se convierten para la mayoría en algo necesario. La pareja tiene que tocarse a menudo y cuando digo esto no hablo de tocar sólo los genitales o las zonas erógenas sino una caricia en la cara ... cogerse las manos, rodearse con los brazos ... un beso ... Y los abrazos ... ¿no?

Este afecto que te da a entender que el otro te reconoce, piensa en ti y eres importante para él ... Y es que entonces esa caricia se convierte en una demostración afectiva mínima y muy amplia a la vez, del reconocimiento del otro. Es por eso que la caricia es muy importante en la relación de pareja ya sean físicas como tocar a tu amado, verbales, exteriorizando sentimientos, hablándole de lo que sientes en ese momento o dar señales demostrando el afecto y que estás ahí ... guiñándole un ojo o saludándole con la mano ...

Vemos que para demostrar cariño no podemos atenernos sólo al plano físico sino también demostrarlo verbalmente y con gestos porque todo el conjunto es importante para mantener una relación de pareja completa. Y sino la convivencia economiza las caricias y entran en un régimen que limita las muestras de afecto a un sólo plano de los que hemos hablado y aparecen las caricias de rutina como el beso por la mañana, o antes de dormir o un saludo hecho automáticamente ... sin afecto.

Y si estas demostraciones no son habituales puede ser que la pareja rechace las muestras de afecto del otro. Así cuando hace tiempo que no damos ni recibimos nos convertimos en analfabetos del afecto, ya no lo reconocemos cuando lo vemos en situaciones cotidianas ... Lo que deja huella en la convivencia. El afecto entre ellos puede deberse a que sean iguales o lo crean, o sean opuestos. Lo que no es un inconveniente, como se cree, para que vivan en armonía y compartiendo la vida en pareja.

Cuando se creen iguales es más fácil que se admiren ya que generalmente comparten los mismos traumas, es decir experiencias de vida muy parecidas que les permiten empatizar con más facilidad.

La terapia con el sexólogo irá enfocada a aprender a demostrar el afecto, a exteriorizar esas caricias que los dos necesitan, por algo están juntos. Sentir que son supervivientes de una determinada situación y ayudarlos a desarrollar una unión que esté basada en la confianza, en el afecto y la admiración, y en esa lucha del otro que es como la lucha de uno mismo. Y si ellos son diferentes ayudarles a entender en qué tienen que modificar su actitud para que el otro pueda sentirse querido y sentir que le tienes en cuenta.

Foto : FINAL

martes, 11 de enero de 2011

Falta de deseo si hay un bebé.






Cuando tienen un bebé el padre puede sufrir inapetencia sexual, pierde el erotismo ... la pasión y si no lo resuelve a tiempo la relación matrimonial puede deteriorarse.

¿Qué puede hacer el varón cuando el deseo se esfuma, el erotismo desaparece y la pasión se enfría? Y es que la sexualidad después del parto muchos hombres la viven como una fogata que se extingue ... y analizando la relación conyugal vemos que es un problema que interesa a la pareja, y a veces el motivo es que el hombre que no tiene ganas, ni voluntad para tener contacto sexual con su mujer.

Él ha vivido con ella el embarazo, el parto y después la maternidad, y todo ello influye en su reacción. Tiene el deseo apagado. Ellos que tuvieron incluso una sexualidad muy activa durante la gestación, después del parto el hombre está como anestesiado y ya no desea a su mujer. Estos son problemas que veo a menudo en mi consulta.

En principio puede dejarse influir por los cambios físicos que atraviesa la mujer después del parto. Al principio su cuerpo todavía está hinchado y la piel se ha vuelto flácida ... cosas que le pueden hacer perder el deseo y empezar a verla más maternal. Teniendo en cuenta que la respuesta sexual de los hombres es visual, suelen reaccionar con imágenes atractivas, y cuanto más armónicas más se excitan.

Algunos al presenciar el parto les impacta tanto que pueden grabarlo en su memoria y evitar la excitación, nos dice el psiquiatra Carlos Bravo. Y añade que "asistir al parto puede, en algunos hombres, producir problemas emocionales que afecten a la sexualidad e inhiban el deseo y la pasión " Podrían provocar una disfunción sexual masculina que algunos hombres perciben como dificultades normales y piensan que con el tiempo se solucionarán, pero muchas veces esto no ocurre y se producen infidelidades o separaciones.

¿Cómo volver a la vida sexual después del parto? A veces no es tan fácil, crece una barrera entre ellos y parece imposible revivir la pasión. Ella tiene que retomar sus hábitos, como un primer paso, para sentirse bien con ella misma y con su cuerpo porque si no no tendrá seguridad, ni confianza para transmitirle pasión a su pareja.

También la madre debe cuidar su estado mental porque si no está satisfecha con ella misma y siente inseguridad eso será lo que le va a transmitir a su pareja. Mejorar su estado mental y su actitud hacia la sexualidad, volver a cuidarse físicamente y vestirse con sensualidad. Porque establecer una buena comunicación con la pareja es imprescidible.

En terapia él se acostumbrará a manisfestar sus necesidades y su problema para encontrar una solución que favorezca a los dos. Echar mano del diálogo para crear alternativas, y ella debe colaborar para que él sienta que ella se involucra y empiece a mejorar.

Además el hombre tiene que cortejar a su mujer, sin un fin sexual. Y ocho días antes del alumbramiento empezar con las caricias, los abrazos y los estímulos manuales, lo que les preparará para tener una relación coital cuando lo decidan.

Hay que utilizar la seducción y probar a introducir el masaje para potenciar la erótica, el sexo oral o la masturbación. La ventaja es que incluso se pueden emplear estas técnicas si todavía no está permitida la penetración para que la mujer las practique con su pareja que está sufriendo la abstinencia sexual.

Si hay temor a la penetración empezar con la introducción de un dedo y utilizar lubricante. No es importante la hora porque las relaciones sexuales no sólo se pueden tener de noche, también se pueden buscar otros momentos en el día, sobre todo cuando el bebé duerma.

Utilizar la creatividad, la ropa erótica, dormir en hoteles o posturas diferentes ... y saber que además del coito hay otras formas de llegar al orgasmo como la masturbación en pareja o el sexo oral que facilitan el acercamiento y los lazos afectivos.

Y antes del contacto íntimo procurar que el bebé haya comido, tenga limpios los pañales y si es posible esté dormido. Así la pareja podrá gozar de más tiempo sin interrupciones.

Si el hombre transcurrido un tiempo después del parto no recupera el deseo sexual necesitará acudir a hacer terapia, para reforzar su autoestima, sensibilizarse y para que pierda sus temores y sus traumas.

Generalmente el tratamiento da muy buenos resultados, la pareja estará encargada de seguir las indicaciones porque de ellos depende que las cosas mejoren.

Foto : trastornos de conducta

jueves, 23 de septiembre de 2010

La adicción al amor















Cuando hay adicción el amor se muestra tiránico, nos intoxica como una droga y vivimos la dependencia y el síndrome de abstinencia que nos produce angustia, perdemos el apetito, sufrimos insomnio y una inmensa tristeza si no le tenemos cerca ... Son los síntomas de que esa relación amorosa se ha transformado en adicción.

Ya sabemos que el amor como adicción no es una idea nueva, y suele darse más en mujeres. Estas relaciones suelen ser tormentosas con varias rupturas y reconciliaciones, y después de una ruptura se hunden en una desolación de la que no pueden escapar. Se sienten bajas de energía y pegadas al teléfono y son conscientes de que dependen de la voluntad del otro para dejar todo ese sufrimiento atrás o para dejarse engañar de nuevo creyendo en sus promesas.

Con seguridad tu amante te quiere mal aunque probablemente intenta decir la verdad cuando te pide perdón y jura que te quiere. Seguro que sufre cuando no te ve, pero aunque enferme o se cure, te eche de menos o te haga promesas, con ese comportamiento de rupturas y nuevos encuentros no se compromete a nada. Sólo está dispuesto a pedir. Tu tendrás que tener tiempo, paciencia y comprensión.

A veces después de pasado un tiempo, cuando hay una nueva reconciliación puedes sentirte más fuerte y pensar que nada será como antes pero no tomes ni un café porque al primer sorbo notarás que te enganchas, como los alcóhólicos sobrios que ante una sola gota de alcohol se embriagan. Y es que, sabes ... el mal amor como el buen whisky puede engañar y engaña. Con el primer sorbo calmas el síndrome de abstinencia, cesa el sudor y los escalofríos del mono y surge el autoengaño, lo puedo dejar cuando quiera ... lo tengo controlado ...

En terapia tienes que reconocer tus propios límites, estar dispuesta a no volver a ver al otro para que haya un ascenso progresivo. Y como en todas las adicciones ser consciente de que la salvación empieza por reconocer la propia debilidad. Saber que eres un adicta al otro y no puedes gobernarte a ti misma, luego vivir la abstinencia y si los alcohólicos dicen no al la primera copa, las mujeres adictas a un mal amor tienen que decir no al primer café. Porque ese primer contacto es el más peligroso. Después reencontrarte contigo misma y ser dueña de ti misma. Dejar las drogas y esa adicción al amor entre ellas, y el premio será tener las riendas, vivir las relaciones con más libertad, para tener las llaves y el mando de la vida en tus manos.

Foto : fotonoticia normal

sábado, 7 de agosto de 2010

El Cibersexo. ¿Sientes vergüenza de tus deseos sexuales?





No puedes evitar acceder compulsivamente a páginas de Internet porno, en los últimos meses ... y si ella se entera no podrá confiar en ti, pensará que no es atractiva para ti, que no la amas y que probablemente podrías abandonarla. Además las relaciones sexuales son poco frecuentes y entre la escasez de tiempo, las necesidades de los niños y la presión que ellos representan para ella ...

Y es que la mujer, cada vez que satisfaga las demandas de los niños, tiene que hacer lo mismo con la niña que lleva dentro y que quizá nunca recibió esos mensajes de su madre. Su marido tendrá que apoyar sus objetivos y juntos encontrarán la manera de no culparse de una forma abierta o encubierta como antes.

Eso sí, podeis escucharos entre vosotros sin poneros a la defensiva, con reaccciones violentas o juzgaros, y poco a poco ella dejará de hablar de su mal humor y de criticar su personalidad, y él la convencerá con ternura de que la ama, de que disfruta estando con ella, la desea y añora su contacto. Entonces la pareja se aceptará, empezarán a sentirse más seguros y desearán explorar esas visitas porno a Internet que quizá tienen una motivación diferente a lo que ella teme.

En terapia ella aprenderá a escucharle a él, a valorar su estado de ánimo y las necesidades de los niños. Que sepa que si se siente presionado en el trabajo o está deprimido será difícil que hable de su malestar y tema las reacciones de ella si le habla de sus incursiones en Internet, por eso no lo dice, y se evade navegando por ese mundo de fantasías porno que no le exige nada. Aprenderá a entenderle para sentirse más aliviada, a escuchar sus explicaciones y a creerle. A no decir que sí a todas las necesidades de los niños ... Así podrán acceder a un espacio nuevo en el que ya hay tiempo para ellos, para jugar con la sexualidad de otras maneras, y verán que los resultados son muy satisfactorios.

Foto : película

martes, 22 de junio de 2010

La trampa de la sumisión





La mayoría de las mujeres tiende a renunciar a sus propias ideas frente a la pareja. Muchas de nosotras actuamos de forma automática como respuesta a los "introyectos", es decir a los mensajes inconscientes que nos decía nuestra madre o nuestra abuela ... "tienes que ser comprensiva", y espontáneamente le dices, te comprendo, aunque haya una injusticia por medio.

Ellas toleran conductas y comportamientos porque "son mujeres dependientes" y no exigen una disculpa, lo aceptan y comprenden. A veces charlando con los amigos se desvaloriza intelectualmente a la mujer que simplemente sonríe en lugar de devolverle, entre comillas : "el cumplido" Otras veces la mujer con el deseo de ganarse a su pareja llega a extremos y se convierte en una ayuda incondicional para ayudarle y protejerle frente a lo que sea, y lo que reciben son reproches de su protegido.

Esa trampa la encontramos en la pareja de personas que suelen beber mucho y tienen mucho interés en que no se les considere alcohólicos, ni problemáticos y a los que se les perdona con una sonrisa. Estos aceptan agradecidos esa ayuda y le quitan importancia al problema : son alcohólicos y lo niegan hasta en presencia del médico de cabecera.

Otro método que utilizan ellas es el sacrificio, suelen tener una conducta intachable y por mucho que se sacrifiquen, a ellos les parece lo natural ... como ellos no se lo han pedido. Y a veces ellas llegan a no saber porque se sacrifican, ya que el sacrificio es un fin en sí mismo.

Y hay mujeres que lo que les une al cónyuge no es el amor sino la compasión, porque él es un hombre desvalido, blando, que tiene miedo a desenvolverse en la vida y necesita estar a la sombra de su padre o del hermano mayor. Estos maridos hacen la carga más pesada ... y los perjudicados son ellos. Eso sí los hombres prefieren mujeres dependientes, no les gusta que vivan de forma autónoma y responsable. Y las que más se frenan son ellas mismas.

La conducta sumisa se oculta detrás de las cualidades femeninas, de "la dependencia" pero con ese comportamiento las mujeres ponen trabas a su propia evolución y permiten que otros se aprovechen de ellas. Es un sabotaje inconsciente. Así ellos demuestran su superioridad porque ellas reafirman la diferencia de poder. Ella muestra desprecio por sí misma y refuerza esas barreras que más tarde le costará derribar.

En terapia estas mujeres tienen que darse cuenta que si a corto plazo han obtenido beneficio, el daño es grave porque afecta a lo más profundo del alma humana, la estima baja, se destroza. Tienen que aprender a aceptar el desafío y empezar a hacer algo por sí mismas. Asumir responsabilidades y cargar con las consecuencias, ya sería un fin en sí mismo.

Foto : la sumisión

sábado, 19 de junio de 2010

Cómo puedes superar el vaginismo












El vaginismo no se puede solucionar con ningún medicamento, y puede durar toda la vida si no se hace terapia, privando a la pareja de gozar del acto sexual y de tener hijos. Eso sí, se recomienda que la mujer empiece por conocerse a sí misma, a conocer sus genitales primero desde fuera y más tarde por dentro.

A veces hay un rechazo claro a verlos desde el exterior y rechazan la idea de que haya una abertura. Dicen "no la hay" y añaden "cómo va a penetrar si no hay ningún agujero"... No hay que tener miedo a explorar el exterior y poco a poco es necesario saber que ese agujero existe. Cuando lo van aceptando y lo reconocen, comentan : "Ahí no cabe nada"

El vaginismo ... ¿Qué es? Es una disfunción sexual que trastorna las relaciones sexuales e incluso impide la penetración vaginal porque los intentos de penetrar producen una contracción involuntaria de los músculos de la entrada de la vagina. Es una evitación fóbica.

Sé valiente y no tengas miedo a descubrir, ni a explorar con naturalidad tus genitales porque tienes que aprender a conocerlos, a conocer tanto los labios mayores como el clítoris o el orificio vaginal. Sabes ... el vaginismo es una respuesta condicionada que podría asociarse al dolor o al temor en los intentos por penetrar, o a fantasías relativas a la penetración vaginal.

Las sesiones de terapia y las tareas sexuales que se recomiendan a la paciente tienen como objetivo, en primer lugar reducir esa gran ansiedad que vive frente a la penetración, y luego que sean posibles las experiencias de dilatación. En estas mujeres, dada la evitación fóbica, la paciente suele ignorar por completo la anatomía de sus genitales.

Aunque a veces la presión que se hace a la mujer es tan intensa que se la somete a tratamiento quirúrgico o se fuerza la entrada vaginal, pero si se hace así, la mujer será apta para la penetración pero la pareja quizá no pueda disfrutar, a partir de ese momento de una buena relación sexual, porque se trata el vaginismo de una forma muy violenta. Quizá ella pueda ver con claridad su síntoma pero es posible que no sea adecuado para lograr su curación.

Es sorprendente que estas pacientes posean una buena respuesta sexual, y que la mayoría llegue al orgasmo fácilmente con la estimulación del clítoris y más tarde experimente el coito orgásmico. En algunos casos después de haber conseguido la penetración salen a la luz problemas sexuales de ella o de la pareja, como falta de deseo, dificultades de la erección o de la eyaculación del compañero.

La Terapia sexual intenta cumplir con el objetivo terapéutico, que es cambiar la respuesta condicionada, el sexólogo orientará y apoyará a la paciente para que pueda experimentar la penetración una y otra vez poco a poco, con la vagina dilatada. Masters y Jhonson nos hablan de que el índice de curación es del 100%, si completan el curso del tratamiento. A partir de ese momento funcionan perfectamente.

Foto : vaginismo

miércoles, 6 de enero de 2010

Desapego por la pareja




Vemos que cuando se produce un trauma en los primeros años de la vida afecta al patrón de apego del niño. Ya John Bowlby en 1950 estudió los trastornos psicológicos que viven los niños cuando pierden

lunes, 28 de diciembre de 2009

Para que una pareja se estabilice ...
















Al mismo tiempo que una persona elabora la maduración afectiva también elabora la maduración psico-social, y si ésta no se da, la pareja no puede estabilizarse.

Tienen que reunirse una serie de factores : que tengan una preparación profesional y un puesto de trabajo fijo que les aporte ingresos, para poder disponer de recursos suficientes, y tener las necesidades básicas cubiertas.

Y como en la sociedad actual hay dificultades para conseguir trabajo en un buen número de paises, con la inmadurez social se potencia la inmadurez afectiva, y la afectiva se enlaza con la social. Además en la sociedad moderna muchas personas no quieren ser adultas, prefieren no ser responsables porque tienen miedo a ser adultos ante la sociedad, y tampoco quieren dejar de ser niños, porque no quieren renunciar a todo aquello que les hizo gozar...

Actualmente se ven personas que han alcanzado los 40 años y no ejercen una profesión definida, ni tienen un trabajo estable. Y es que desde los primeros momentos de su vida y según su historia, aunque una persona se haya casado y tenga hijos, no es seguro que haya superado las distintas etapas de maduración. Por eso si no consiguen formar una pareja estable es porque temen perder su libertad o ser abandonados o no quieren responsabilizarse. Quizá tienen miedo a la intimidad o no quieren repetir el modelo de sus padres. Temen no ser correspondidos, es decir, dar más atenciones de las que reciben.

A veces puede ser que hayan perdido su objeto de amor, después de un divorcio, de una muerte o de un abandono, o no han elaborado el duelo como debieran. Entonces no quieren alejar el recuerdo, no quieren dejarlo porque es lo único que les queda del objeto amado. Es un recuerdo constante, y tardan mucho en formar pareja o será difícil que lo consiguan porque están fijados a algo que les daba placer.

La terapia será breve y consistirá en analizar los nudos y las características de personalidad de cada uno, que hacen difíciles las vinculaciones estables.

Foto : AMOR DE PAREJA

viernes, 20 de noviembre de 2009

La inapetencia sexual en la menopausia





La mujer empieza a disfrutar cada vez más del sexo después de los 30 años, y mucho más entre los 35 y los 40. El deseo sexual aumenta a partir de los 40 años, y ya Masters y Johnson hablan de una "excitación rápida e intensa después de haber tenido varios hijos". Se piensa que cuando la mujer ya ha tenido un parto, el riego sanguíneo aumenta en la zona pélvica.

Y con la llegada de la menopausia aparece una nueva etapa en la vida de la mujer, y hay mujeres que ven disminuida su capacidad sexual, y a veces disminuye poco a poco, aunque mucho más lentamente en los hombres. Lo que permanece inalterable es la capacidad para llegar al orgasmo.

La edad no nos afecta y no tenemos por qué despedirnos del sexo?? Es un mito, no es cierto, en todo caso podemos dejar atrás la reproducción, pero no el placer, y es que la mujer que se ha mantenido activa sexualmente puede continuar disfrutando de su sexualidad. Eso sí el sexo hay que utilizarlo, hay que usarlo para no perderlo.

Algunas mujeres podrían ver cómo el deseo sexual aumenta con los cambios hormonales. Es hora ya de que la mujer tenga una mayor seguridad en sí misma, haya perdido sus inhibiciones, se haya librado de embarazos no deseados, y además sus hijos ya se valen por sí mismos. Claro que si una mujer nunca ha gozado del sexo la menopausia es una excusa para olvidarse de él, y si nunca le ha interesado no parece el momento más adecuado para sentirse fascinada por él, aunque podría ser. No hay regla sin excepción.

Pero si te gusta hacer el amor, podrás seguir disfrutándolo tanto durante como después de la menopausia, y si aparece la sequedad vaginal por falta de estrógenos y sufres irritación o dolor en el coito, cosa que le pasa también a mujeres más jovenes, tienes que utilizar un lubricante y quizá también le venga bien a su compañero. Un lubricante con base agua para no dañar el latex del preservativo.

Para que el deseo sexual aumente es importante mantenerse activa con la pareja o a través de la masturbación porque la producción de estrógenos aumentará con las relaciones sexuales frecuentes.

Para que el deseo sexual aumente es básico mantener el tono múscular del suelo pélvico, que aumenta la capacidad de placer de los órganos genitales. Se recomiendan los ejerciocios de Kegel, es decir, contraer y relajar rítmicamente los músculos del suelo de la pelvis para mantener un buen tono muscular.

Para que el deseo sexual aumente utiliza la terapia hormonal sustitutiva. Visita a tu ginecólogo para que explore las posibilidades y valore las ventajas. Si no hay complicaciones de salud podrías utilizarla y los resultados a corto y largo plazo son excelentes.

Para que el deseo sexual aumente haz una vida sana, come sano y haz ejercicio con regularidad y ten una actitud positiva frente al envejecimiento.

Para que el deseo sexual aumente también dependerá de las relaciones con tu compañero, de su deseo sexual y de su capacidad para mantener relaciones ... De lo sólida que sea vuestra relación, de tu nivel de auto-estima y de tu estado de salud.

Y si quieres seguir gozando de tu sexualidad ponte en contacto con un sexólogo porque si lo deseas tu sexualidad puede durar toda la vida.

Foto : ATARDECER EN EL MAR