Mostrando entradas con la etiqueta Deseo genital. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Deseo genital. Mostrar todas las entradas

miércoles, 8 de noviembre de 2017

¿Qué es la sexualidad?






















 (Este es uno de los capítulos de mi libro "El sexo, magia para tu cuerpo")

La Sexualidad es la relación entre dos personas que expresan emociones, sentimientos y también

domingo, 24 de enero de 2016

Los afrodisíacos y sus efectos





































El enamoramiento es el afrodisíaco más potente. Cuando se está inmerso en la fase pasional de la relación amorosa no se necesita más afrodisíaco que el recuerdo o la presencia del ser amado para que con todo su esplendor, aparezca el deseo. Pero los que transcienden y pueden instalase en la convivencia se definen como pareja estable que pueden durar diez, quince, veinte años o toda la vida. Y lo más lógico es que cuando llega esa grandísima estabilidad necesiten de vez en cuando un incentivo que movilice esas dormidas aguas de la pasión.

Es una función que cumplen adecuadamente los estímulos sexuales y por otro lado los afrodisíacos. Estos han tomado su nombre de Afrodita, la gran diosa  del amor de la mitología griega, y definen ciertas sustancias que tienen el poder de estimular el apetito sexual. Después ha surgido una polémica entre los que cuestionan su eficacia, que dicen que se trata del efecto placebo que provova una sugestión psicológica cuando se ingieren. Sin embargo otro grupo entre los que me encuentro, defendemos que existen además otras sustancias que con sus propiedades tonificantes reconstituyen y pueden potenciar el deseo y también la capacidad sexual de quienes las toman.

Nosotros proponemos una sexualidad natural, de los productos farmacéuticos no somos partidarios porque pueden provocar efectos secundarios, lo mejor y lo que vamos a proponer utilizar son ingredientes naturales que, estimulan la libido y benefician la salud, porque mejoran el estado de ánimo y dan equilibrio al organismo. Definimos como afrodisíacos todo producto alimenticio que estimula el deseo y aumenta el vigor sexual. En esta materia como no soy una experta he solicitado la ayuda del Dr. Miguel Pos una autoridad en la medicina naturista, que nos va a orientar a través de un recetario de plantas y alimentos afrodisíacos.

Plantas afrodisíacas

Damiana tiene una acción psicoestimulante. Recomendable en casos de impotencia masculina y frigidez femenina, especialmente si son de origen psíquico.

Eleuterococo estimula las glándulas sexuales y el sistema inmunitario aumentando la resistencia física y psíquica del sujeto y dando energía, que son factores relacionados con una actividad sexual satisfactoria.

Ginseng el más conocido actualmente, que además de la potencia sexual mejora el rendimiento, físico e intelectual. No conviene abusar de él porque puede producir excitación nerviosa.

Guaraná tónifica y es un excitante del sistema nervioso, indicado en los casos de inapetencia sexual.

Hipérico como la Damiana su acción estimulante deriva de su efecto psicoestimulante. Tonifica el sistema nervioso neurovegetativo, el piloto automático de nuestro organismo. El hipérico mejora el estado anímico general en beneficio de la vida sexual.

Menta. La infusión de menta fuerte, caliente y muy azucarada, tan utilizada en el mundo árabe, es un tónico que estimula la libido por su efecto aperitivo y digestivo.  

Alimentos afrodisíacos

Avena se ha podido comprobar que las personas que toman habitualmente avena aumenten su libido de forma importante. Por eso no es extraño que en Estados Unidos se considere el Viagra natural y llegue a comercializarse en forma de cápsulas afrodisíacas.

Chocolate es la bebida sagrada de los aztecas que toman en honor de Xochiquétzal, la diosa de la fertilidad en su mitología. Es tan adictivo y excitante como el café y está integrado en nuestra cultura, y constituye otro alimento fundamental de la cocina afrodisíaca europea y americana. 

Erizo de mar su aspecto no es atractivo y en ciertos lugares se cree que  es más afrodisíaco que la ostra. Esto lo saben los pescadores que esperan que sea la temporada del erizo de mar con impaciencia. Tiene un intenso sabor a mar, por su alto contenido en yodo, su textura y su intenso color anaranjado  le dan un gran poder estimulante.

Frutos secos los que más se utilizan son las almendras, dátiles, nueces y pistachos porque son alimentos muy completos. Se oyó decir que un beduino podía sobrevivir consumiendo únicamente seis dátiles al día. En la cultura mediterránea su equivalente serían las almendras y en la centroeuropea las nueces.

Frutas fresas, granadas, higos, mangos y manzanas, peras y plátanos. Su efecto afrodisíaco se debe a su parecido con los órganos sexuales masculinos o femeninos, tanto por su aspecto como por su sabor. Se asocia la fresa a los pezones, la granada al esperma del hombre, el higo a la vulva de la mujer, la papaya a la vagina, las peras al cuerpo de la mujer y el plátano al órgano sexual masculino.

Picantes y especias como el chile, la mostaza, el jengibre, la pimienta. Ajo, cebolla, clavo, azafrán, canela y nuez moscada, se consideran afrodisíacos, porque son estimulantes del área urogenital. Conviene no abusar de ellos porque si se consumen en exceso producen irritación.

Vegetales diversos vegetales como el ajo, la cebolla, la alcachofa, la zanahoria, el pepino, el puerro o el tomate poseen poderes afrodisíacos que se atribuyen a su alto contenido en vitaminas y minerales y se relacionan con la vida hormonal del organismo humano, importante para un funcionamiento correcto de la función sexual.

Vino que viene de la uva, la fruta que más se asocia al desenfreno sexual es un ingrediente imprescindible en orgías y bacanales por la capacidad embriagadora de su jugo que se transforma en vino.

Nuestros menús afrodisíacos los hemos podido confeccionar con la ayuda del Dr. Pros aunque tenéis que saber que por ser productos naturales no váis a notar en ellos efectos espectaculares. Os recomiendo que más que utilizarlos como garantía de un efecto estimulante ante una cita, deben formar parte de vuestra dieta alimentaria cotidiana. 

Pero si queremos acelerar el efecto podemos apoyarnos en otro ingrediente que es imprescindible, aunque no hablamos de un afrodisíaco pero que potencia el efecto de cualquiera de ellos. Me refiero al ambiente, al escenario y las circuntancias en los que estos alimentos van a ser ingeridos para que unan a su efecto tonificante y su alto poder de sugestión.

Foto: te como

lunes, 18 de enero de 2016

Sexualmente ¿Qué deseas?

































Deseamos muchas cosas, situaciones, experiencias, completas o enteras. Entre nosotros nos deseamos no sólo sexualmente, sino como amigos, deseamos su afecto, su amor. En el modelo sexista vemos que los hombres desean menos el interior y más lo externo de las personas, y prefieren a las personas por el físico, se fijan en el tamaño de los pechos de las mujeres, o en los genitales de los hombres. También es cultural el estereotipo de que las mujeres nos fijamos en el conjunto del cuerpo de las personas y tenemos en cuenta su mente, su inteligencia, su sensibilidad... 

Lo más importante es el hecho de desear: su sonrisa, besarle en la boca o estar toda la vida con esa persona. El deseo y su magnitud es algo personal. Lo que más cuenta es el deseo y qué deseas, y eso forma parte de ti.

¿Qué hay de malo en desear? Creo que nada y si sabes que tu deseo no está a tu alcance tampoco pasa nada. Es decir que si sentimos que no lo conseguimos podemos crearnos una dependencia. Sentirnos frustrados o  negarnos a aceptar que no podemos conseguirlo. Entonces surgen los problemas emocionales.

Si no conseguimos lo que deseamos podemos pensar que la vida no nos interesa -depresión- o quererlo conseguir como sea -rabia- o presionar a otros-.

Me voy a centrar en los deseos sexuales que son sólo una expresión, no la única, de lo que sabemos que son los deseos humanos. En estos deseos puede estar la causa de los problemas sexuales, como la impotencia o la frigidez.

Javier llevaba meses sin relaciones sexuales, llega a mi consulta y se muestra preocupado porque considera que no es normal y además es preocupante. Su mujer le pregunta si no la desea, o si tiene otra mujer. Javier la juraba una y otra vez que no, que todo estaba como antes, solamente desconocía lo que le pasaba.  

Recuerdo cómo Eva había intentado quedarse embarazada, utilizando todos los medios. Todo lo había probado hasta someterse a varias operaciones. Viene a mi consulta sintiéndose impotente y decepcionada, y culpable porque considera que la última finalidad de la mujer es ser madre.

Lo que más conocemos es que algunas mujeres no desean relaciones antes casarse, aunque Gustavo lleva ya diez años de novio y quisiera casarse antes de hacer el amor con Clara. Ella al principio no estaba segura pero depués aceptó y los dos lo quieren así.

Pablo lleva meses detrás de Beatriz, pero no hay manera porque ella no siente lo mismo que él. Pablo no lo entendía porque es un chico atractivo y tenía otras chicas trás de él. Pero Beatriz no estaba interesada en él. Pablo la esperó un día al salir del trabajo. Hubo forcejeos pero sin más. Él intentó besarla en plena calle, exteriorizó su orgullo herido y su necesidad de control.

Hasta ahora el sexo biológico de las personas que he tratado en consulta hace honor a la verdad, aunque podrían ser indistintamente hombres o mujeres, incluidos los casos de agresión, pero culturalmente suelen ser varones los responsables en los casos de agresión, sólo me consta que en ocasiones hay casos de agresión de mujeres a hombres, por razones idénticas o diferentes.

Por lo tanto el deseo como podéis ver, se explica en los cuatro casos por exceso o por defecto. Cuando no hay alteraciones en la naturaleza de los seres humanos desear es algo natural aunque su uso puede generar  problemas, si no somos conscientes de que podemos llegar a ser dependientes de ellos. 

En terapia psicosexual he trabajado con casos de disfunción eréctil que pueden aliviarse recuperando el deseo de vivir, porque no en todos los casos la ausencia de deseo puede responder a un síntoma de algo que está dentro, quizá una falta de realización personal, o deseos frustrados de maternidad que podrían resolverse cuando esa persona acepta su realidad personal como el miedo a ser una mala madre. Lo que explica que los deseos son un arma de doble filo: apasionantes y contradictorios a la vez.

Por una parte nos dan la clave de lo que queremos y nos orientan. Si no sintiéramos el deseo no nos moveríamos. Para nosotros son una fuente constante de motivación personal. Y si no los satisfacemos podemos desmotivarnos. Pero también ir despacio, con cuidado para no caer en trampas emocionales por no conseguirlos. Parte de tener deseos es no conseguirlos. Está bien ir despacio para sentir qué nos pasa si no conseguimos eso que queremos. 

No puedes evitar lo que te gusta o no, pero sí puedes aprender a manejarlo. Los deseos son una guía hacia donde quieres ir, son el objetivo, son el motor de la vida, pero pueden crear dependencias. Eso que te gusta, que prefieres, tus inclinaciones. Asúmelo con responsabilidad, si puedes realízalo porque te va ha mantener muy cerca de tu salud emocional

Puede ocurrir que en el ámbito sexual censures tus deseos porque te parezcan obscenidades o vicios. Como si te gusta que extiendan mermelada sobre tu cuerpo, pero percibes asco o vergüenza mientras lo vives, o si prefieres el sexo con más de dos personas y lo reprimes porque no es normal. Aunque debes recordar que lo normal es lo que la cultura nos ha enseñado, pero no es malo ni bueno, si no dañas a nadie, que puedas elegir. ¿Quieres experimentar con tus deseos? Házlo, y sera para ti una fuente de aprendizaje.  

Foto: esperándote 

martes, 18 de agosto de 2015

¿Qué es el morbo sexual?


Claro que hoy se le llama sexo morboso a las prácticas sexuales fuera del juego previo, del coito, de la masturbación o del sexo oral. Y también se consideran morbosas las parafilias como el fetichismo, y el sexo anal heterosexual que hoy día es una práctica más habitual de lo que creemos.

Parece que no pero ¿es muy común la práctica del sexo morboso? En las parejas estables entre el 10 y el 30% han practicado alguna vez el sexo morboso y los expertos aseguran que el sexo ha empezado a ser más morboso en los úlltimos 20 años. Esto se debe a varios factores como el deseo de la pareja monógama por añadir algo de pimienta a sus relaciones sexuales, practicando juegos sexuales  tomados de los medios de comunicación como el esclavismo sexual, el bondaje o la ropa de cuero  ...

Si quieres añadir variedad a tu vida sexual podrías practicar el morbo suave para añadir variantes a tu vida sexual, aunque algunas personas tienen mayor necesidad de variar que otras, y las hay que necesitan vivir sensaciones sexuales fuertes, que asocian con el bondage o con los juegos sadomasoquistas ... También puedes incorporar prácticas sexuales más exóticas como son los juegos sexuales tiernos y emotivos.

Si las prácticas sexuales te producen dolor o humillación, o se vuelven obsesivas y se convierten en una condición indispensable para la excitación o para llegar al orgasmo, entonces deben ser un motivo de preocupación. Y entender que nadie tiene por qué sufrir coacción por parte de su pareja o hacer cosas que no desea hacer ... Y si esto ocurre tendrás que acudir a un terapéuta sexual para aprender que estos juegos deben constituir una fuente de placer no un problema constante con el que tienes que convivir ...

Foto: clarooscuro

viernes, 17 de diciembre de 2010

¿Compromiso o no ?







Y es que a menudo queremos lo que no tenemos, hay veces que estando en pareja l
os hombres echan de menos estar con otras mujeres, aunque cuando no están en pareja echan de menos la complicidad que se crea con ella si la conoces a fondo.

Ella es alguien con el que puedes estar a tus anchas hablando ... y para algunos tiene relación con la edad
porque recuerdan que siendo más jóvenes cuando estaban con una mujer aprovechaban para hacer el amor el mayor número de veces. Eso sí lo que a veces encuentran en la vida en pareja es un cierto equilibrio para sentirse centrados.

Muchos creen en la pareja estable, aunque hoy día hay muchas formas de vivir en pareja y la relación no es cómo se vivía antes, que sólo había una. Porque hoy en día puede haber mucho espacio para cada uno sin que se resientan el vínculo afectivo y la pasión. Incluso puede ser lo mejor para mantener la pasión. Creo que una relación de pareja satisfactoria es un objetivo básico. Un punto de referencia. Y muchas personas cuando no están en pareja lo echan de menos.

Y es que cuando las relaciones son cortas no encuentras la magia, ni el romanticismo, y si se cruza una persona casada, a veces se tienen emociones muy fuertes y mucha pasión, os podeis enamorar. Entonces empiezan discusiones muy intensas y puede que "tú le pidas más compromiso" para que deje a su pareja y se quede contigo. Es fácil que te dé largas y te pedirá que tengas paciencia pero quizá no deje a su pareja.

El peligro de una convivencia larga es que llegue el momento en el que ya no te cuides tanto, en el que te olvides de gustar. Porque el hecho de querer gustar te obliga a ser mejor como persona. ¿No crees? Qué ocurre te cuidas porque quieres ligar o es que cuando ligas estás más atractivo porque te sientes más satisfecho y eso salta a la vista ... Sabes esta explicación es muy interesante porque se supone que tú eres el cazador aunque la recompensa la encuentras a través de la seducción que se completa con el placer de seducir.

Foto : quiéreme

miércoles, 15 de diciembre de 2010

El swinging : un nuevo estilo de vida





El objetivo de las nuevas tendencias es crear un movimiento humanista de liberación sexual, se interesan por las personas solteras y los matrimonios de hecho. La sexualidad y el adulterio son consentidos. El "swinging" se vive como algo recreativo que permite relacionarse sexualmente pero involucrándose ligeramente en lo interpersonal y lo emocional. En América en el lenguaje al uso es "estar a la moda" y "tener costumbres ultramodernas" ...

Lo que hay que tener en cuenta es el grado de libertad de cada miembro de la pareja para relacionarse íntimamente con otras personas sin abandonar la convivencia con el compañero ni su relación íntima y cariñosa. Sin embargo las relaciones abiertas permiten mantener relaciones sexuales, emocionales ... con otras personas. Y en el "swinging" hay un conjunto de reglas, cotos y limitaciones que pueden mantener unido a un matrimonio rutinario.

Las relaciones abiertas no se orientan hacia el matrimonio sino al crecimiento del individuo y si llega otro compañero principal se acepta como parte del proceso de crecimiento. Claro este enfoque plantea un problema recurrente que no desaparece por completo : los celos. Y las personas que practican estos estilos de vida defienden su generalización y no entienden que aunque algunas personas tengan éxito con estas prácticas a otras les resultan intolerables.

En Estados Unidos se avanza hacia la aceptación de unos estilos de vida pluralistas aunque imponer un estilo nuevo como el correcto o el único ... Los que son partidarios del cambio social no son conscientes de que ese conjunto de condiciones tiene ventajas y desventajas, y cada vez que se implanta un nuevo estilo de vida para eliminar las desventajas del anterior se encuentran con nuevas desventajas por solucionar.

Si simplificamos y hablamos del matrimonio monogámico vemos que les ofrece seguridad aunque a veces un cierto aburrimiento sexual, sin embargo un matrimonio abierto brinda excitación sexual pero con celos e inseguridad. Porque toda persona debe poder elegir sus placeres o sus malos sentimientos ... Y es que la cuestión principal que lleva en sí la monogamia o una forma diferente de matrimonio es si la persona es capaz de utilizarla como experiencia creativa, y en ese caso ofrece el mismo potencial de crecimiento y desarrollo personal que cualquier modelo de matrimonio.

Podemos pensar que la respuesta está en el sexo y no sería una actitud nueva, ya Freud lo pensó al principio de su obra. Porque la naturaleza humana es compleja y no acepta una respuesta única. Y es que no existe una forma ideal de matrimonio por eso los que buscan la ayuda de un terapéuta son los que han sido relegados o han fracasado en estas experiencias.

Foto : melody

domingo, 26 de septiembre de 2010

El masaje erótico











Uno de los fines de este masaje es llegar a practicar el coito sin exigencias, es decir sin la presión psicológica que implica la practica del acto sexual. Esta es una recomendación que a menudo, suelo dar a mis pacientes. Es una herramienta que ayuda a las parejas con dificultades sexuales en sus relaciones a superar la ansiedad y el temor que les produce el contacto físico.

El objetivo de este masaje es proporcionar placer sensual y sexual, y se diferencia de los clásicos masajes terapeúticos cuyo objetivo es relajar los músculos y a aliviar la tensión corporal. En el masaje erótico reina la estimulación tactil y se utilizan las caricias, los roces, el frotamiento, los abrazos ... Está indicado para todas las parejas, y todas las relaciones sexuales podrían mejorar si de vez en cuando se molestaran en darse un masaje erótico.

Todos necesitamos el contacto físico corporal. La sociedad enseña a limitar el contacto físico a actividades que lo permiten como practicar el sexo, el atletismo, el saludo o las expresiones agresivas. Pero las parejas que limitan el contacto físico a la sexualidad corren el peligro de perder el contacto emocional, y si ambos miembros de una pareja ignoran durante un tiempo el contacto piel a piel pueden perder el deseo sexual.

Si a partir de ahora quieres practicarlo, toma nota. Busca una lugar tranquilo, sin ruidos, donde no os puedan molestar ... Calienta entre las manos un poco de aceite perfumado masajeando suavemente a tu pareja por todo el cuerpo, empezando por la espalda. Desliza tus manos por la superficie del cuerpo utilizando movimientos largos. Amasa el cuello, no con mucha presión, y la parte superior de la espalda para liberar las tensiones de la excitación sexual.

Usa las yemas de los dedos rozando a penas la piel, pero sin hacer cosquillas. Puedes utilizar el pelo, la boca o tu cuerpo para acariciar el cuerpo de tu pareja. Amasa las nalgas, la hendidura que las separa y continua masajeando hasta el ano. Luego el perineo ... y pidele que se dé la vuelta. Pon una de tus manos en la parte delantera del cuerpo utilizando los movimientos anteriores y con la otra masajeale el pecho. Acaríciale los pechos y alterna las presiones y los movimientos suaves.

Por último, recorre lentamente su cuerpo desde el pecho a los genitales. Acariciale las ingles, sube a la tripa y vuelve a bajar al interior de las ingles. Cuando llegues a los genitales acaricialos y masajea si puedes un poco el abdomen, el pecho o los muslos. Llegado este punto, el nivel de deseo y de excitación de tu pareja te indicará hasta dónde puedes llegar con el masaje genital.

Y si has leído esto ponlo en práctica, y si el masaje erótico no te produce los resultados que esperas, ponte en contacto con un sexólogo que os orientará para que la comunicación entre vosotros sea más fluida y podáis llegar a un mejor entendimiento.

Foto : ella y él

jueves, 16 de septiembre de 2010

El dinero ... despierta tu deseo?










No siempre es un estímulo, y sabemos que el atractivo de una persona no está sólo en el cuerpo influyen otros componentes como el carácter, que recibe la influencia del medio social en el que vive. Si alguien se mueve entre personas con un cierto nivel social sentirá atracción por el lujo, los coches, la ropa de calidad y se sentirá atraida por la persona que las posea.

Sin embargo hay que tener en cuenta la cantidad de infidelidades que se dan con personas de recursos muy limitados, lo que nos habla de que el dinero no es la única arma para seducir, pero es una ayuda. Lo que es seguro es que el dinero buscará novedades, viajes a lugares lejanos donde poder disfrutar de buenos hoteles con una música deliciosa, buenos perfumes ... Todo esto, en principio, favorece los encuentros y para lograrlo es necesario dinero.

Lo más recomendable es hacer el amor con una persona a la que ames, y si no tienes pareja pero deseas tener relaciones, hay que procurar no pagar por ellas porque jugarán con tus sentimientos. Si tienes una pareja desde hace años cuida o modifica tu apariencia física, introduce algún cambio, quizá perfumate antes de hacer el amor. Y no hay que olvidar que el juego amoroso empieza de día con besos al llegar a casa, piropos a veces, ducharse juntos o llamarse por teléfono en horas de trabajo con insinuaciones o palabras eróticas. Los resultados estarán a la vista.

El sexo si se disfruta te mantiene en forma, la mujer está más guapa y el hombre está estimulado frente a la lucha diaria si se han prometido una noche de pasión. No es tan importante aprender nuevas posturas para hacer el amor porque el secreto no está ahí, sino que el contacto debe empezar durante el día. Y no hay que avengozarse del cuerpo si ya no es tan joven, ni menospreciar el del compañero, y decirse piropos para quitar complejos.

Si hay dificultades en la relación sexual porque él no puede mantener la erección, o ella no consigue llegar al orgasmo como antes, se recomienda hacer terapia para que la pareja pueda adaptarse a la nueva situación y recuperar el tono sexual que hará que vuelvan a disfrutar de sus noches de amor.

Foto : rita hayworth

jueves, 17 de junio de 2010

Para que la frecuencia sexual aumente


Actualmente hay muchas parejas que desean tener relaciones sexuales con más frecuencia, y si las dos las quieren tener ... ¿por qué no lo hacen? Aumentar la frecuencia en la práctica sexual supone despertar la energía sexual que en el desarrollo de la cotidianeidad se ha ido apagando. Sólo hay que fijarse que al principio de las relaciónes el nivel de energía suele ser muy alto, no importa lo ocupada que esté la pareja.

Pero pasa el tiempo y el flujo de energía va disminuyendo, y hay personas que piensan que es inevitable. Cuando reflexionan sobre ello consideran que eso es algo que vivieron y que pertenece al pasado, aunque aún son jóvenes y la frecuemcia en las relaciones sexuales se puede recuperar. La frecuencia puede aumentar si los dos lo desean.

Hay parejas en las que el marido se pasa el día trabajando, casi no tiene vida privada y cuando se da cuenta tiene la sensación de que aquello hubiera desaparecido. Piensa que es culpa de su mujer, que ella no le excita, que no se lo pide. Ella nunca inicia el juego sexual, aunque si él se lo reprocha quizá la respuesta de ella sea, yo también quiero tener más frecuencia en las relaciones pero tú no haces nada por excitarme. Nunca inicias los juegos sexuales. Entonces se preguntarán ambos ¿qué nos pasa?

Quizá aproximarse a la sexualidad con pasividad no es la forma más adecuada de hacerlo para conseguir logros. Una de las claves será no esperar a que el otro despierte su energía sexual sino que cada uno avance poco a poco para recuperar el apetito sexual por sí mismo. Y si uno tiene interés en volver a sentir algo tendrá que hacer algo. No desear sólo tener relaciones sexuales con más frecuencia sino poner los medios para que suceda.

Hacer énfasis en la forma de vestirse, porque la forma de vestirnos dice mucho de nosostros, y poner atención en la ropa que utilizamos en casa. ¿Cómo es? Sí será cómoda pero está vieja y deteriorada ... ¿Qué te pones para ir a la cama? ¿Qué señales le estás enviando a tu pareja con esa ropa? Siéntete atracti@ en casa ... no sólo para ir a la cama. Escoge el estilo y el colorido que mejor te sienta, el que te haga más deseable. Si sabes vestirte para triunfar en la vida social, aprende a vestirte para tener éxito en la cama.

No olvides los mensajitos a tu pareja. Estos mensajes le sorprenderán aunque viváis juntos. Háblale de tus fantasías sexuales, de lo que deseas ... Sé preciso en los detalles. Los mensajes escritos resultan excitantes tanto para el que los lee como para el que los escribe. Déjate llevar por tu imaginación e inspírate en películas eróticas y escribe poemas.

Ve cine erótico y lee novelas eróticas. Fíjate en las personas atractivas de tu alrededor, admíralas y no dejes que te pasen inadvertidas. Utiliza tu fantasía y date cuenta de las cosas que te excitan. Este es el más potente de los afrodisíacos, y no olvides los detalles románticos, como las flores en días especiales que puedes regalarla. Y tú, como mujer, podrías decorar la casa o la mesa con flores ... ¿No? Utiliza el romanticismo para volver a despertar la atracción y la pasión. Y cuando puedas haz una escapada : viaja y disfruta de tus vacaciones. Muestra tu afecto física y verbalmente.

Y siempre que lo necesites hazte el amor a ti mismo, sin olvidar a tu pareja, y cuándo sientas una necesidad sexual que no puedas satisfacer, mastúrbate. Enseñale a complacerte ... hablale de tus gustos. Y tienes que saber que una de las claves es pensar en ti mismo sin olvidarte de tu pareja, porque eso aumentará tu propio placer y el de tu compañer@, y deseareis volver a encontraros con más frecuencia para disfrutar del sexo.

Foto : encuentro sexual

jueves, 3 de junio de 2010

Falta de acoplamiento en la pareja


 











 El acoplamiento de la pareja es una fase de adaptación que suele durar entre seis meses y un año, porque aunque se quieran, sean compatibles y tengan un mismo proyecto de vida, la armonía sexual tiene muchos matices.

¿Cómo has idealizado la convivencia? ¿Es cómo la deseabas antes de convivir o la sexualidad en la convivencia choca con tu ideal sexual? Y es que cuando el ideal sexual está muy lejos de la experiencia sexual ... surgen los conflictos


Si no hay convivencia se suele mantener el interés por el sexo, hay más deseo que momentos para vivirlo y esa dificultad alimenta la sexualidad. Por eso creen que van a desear más sexo cuando convivan, por lo que crean la expectativa de convertir la convivencia en un paraíso del sexo ... Eso es lo primero que les defrauda y que tienen que superar. 

En la convivencia suele haber más sexo pero menos deseo porque la sexualidad está al alcance de la mano y como todo lo que es fácil, se podría perder parte del interés. Es entonces cuando se inicia la fase de acoplamiento, y cuando se plantean si coinciden sus gustos y sus necesidades, y asignan a la sexualidad el lugar que debe ocupar. Aquí aparecen los gustos de cada uno contaminados por creencias que la moral social ha considerado más o menos lícitas, como la felación o la masturbación. Si en la práctica sexual no hay sintonía es difícil que pueda producirse el acoplamiento sexual.

En terapia el sexólogo trabajará para integrar a los dos miembros de la convivencia, para que puedan ser congruentes en sus relaciones sexuales, para que tengan actividades en común, para que sean compatibles y para que consigan afrontar otras dificultades que hagan posible el acoplamiento sexual. 

Foto : posturas durante el coito

viernes, 5 de febrero de 2010

El exhibicionismo








Es una parafilia* que produce en el que la vive una obsesión que le empuja a mostrar sus genitales a personas desconocidas, con el fin de sorprenderlas o de causar enfado en ellas.

Esta reacción provoca una subida de adrenalina tanto en el espectador como en el exhibidor, por la situación de riesgo a la que se expone al ser visto, y de todas las parafilias esta es la que más se denuncia. Es una variante sexual que se da mucho más en hombres que en mujeres. El hombre es el que se exhibe y la mujer es la exhibida. Por eso el desnudo del hombre se ha evitado mucho tiempo en el cine y la publicidad, aunque el desnudo femenino es habitual verlo.

Para el exhibicionista, que no es el que se muestra desnudo o con poca ropa ante la mujer, es necesaria la sorpresa como requisito previo a la excitación. A veces se provoca la masturbación durante la exhibición, aunque no busca relacionarse con la persona desconocida.

Es una persona sin pudor, no le importa enseñar sus genitales, pero suele ser insegura y con inhibiciones sexuales. Para ellos el acto sexual es la exhibición, y lo hacen para que otros les muestren a la vez, sus genitales. Es una motivación inconsciente.

Exhibir partes "no genitales" es más común en la mujer que en el varón. El exhibicionista sufre un trastorno básicamente masculino y no puede pasar al coito, sólo puede mostrarse. Tiene dificultades para cortejar y para amar, para formar pareja, y se muestra como un sádico porque pretende asustar y como masoquista, porque se expone a ser castigado. No es otra cosa que una forma de autocastigo. Necesita personas que se asusten y si no se asustan no habrá conseguido excitarse.

Esta parafilia, el exhibicionismo, comienza en la infancia y se manifiesta hacia los 18 años, aunque podría empezar más tarde, y las denuncias de casos no van más allá de los 40, con lo que el cuadro pierde intensidad con los años.

Es un inadaptado social que no se acerca a la mujer porque teme el rechazo. No sabe cortejar, ni bailar, ni hablar con ella como un ser humano, en cambio usa la exhibición como los animales. Trabajalo con un sexólogo.

Foto : pollock2

*Parafilia : es una fantasía recurrente y altamente excitante. Esta conducta provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del sujeto (DSM4).

martes, 2 de febrero de 2010

La erótica del bondage
















Cuando se practica el bondage se inmoviliza a una persona con esposas, cuerdas o con el propio cuerpo, y el placer se centra en impedir el movimiento del otro con ataduras.

El bondage surgió en Japón como una forma de tortura con los prisioneros, luego evolucionó como un arte que ellos llaman Kinbaku. Es una técnica muy sutil que primero inmoviliza el tronco, después el vientre y las nalgas para acabar con la inmovilización de todo el cuerpo.

La acción de atar se conoce como "el arte del Shibari" y uno de sus aspectos es buscar la estética que forman la cuerda, las ataduras y la sumisa. Esto produce una especie de masaje energético sobre algunos puntos del cuerpo de la persona sumisa, que se relaciona con los meridianos de energía según la Medicina Tradicional China.

En las antiguas tribus ataban a las mujeres raptadas para impedir que escaparan, luego las ataduras fueron simbólicas, y recientemente se ha observado que el deseo sexual ligado a la inmovilización es muy conocido desde antiguo, como lo demuestran imágenes con apariencia no erótica.

Hay personas que les gusta ser atadas porque se liberan de inhibiciones y responsabilizan del juego a otra persona, que es el que fija las reglas. Ellas se dejan llevar y se abandonan al juego erótico. Para muchas personas es muy gratificante en el terreno sexual, porque experimentan la sensación de impotencia cuando intentan liberarse, y en esos intentos les gusta ser estimulados sexualmente por la persona activa, aunque el bondage no siempre tiene una finalidad sexual.

Puede ser un complemento dentro de las prácticas sexuales convencionales, para que aumente el deseo sexual en la persona que recibe el bondage, y en la persona que lo ejecuta. Los hay que aumentan su auto-estima cuando descubren que a pesar de sentirse atados pueden dominar con la palabra o se liberan de tener que cumplir sexualmente, y no necesitan ser activos, se relajan y disfrutan de las sensaciones que les provoca su pareja.

Eso sí, si decides provocar escenas de bondage hablalo antes de hacerlo, explica lo que se puede y no se puede hacer, y fija una palabra neutra, que usará el dominado cuando no quiera seguir, y el dominante parará automáticamente cuando el dominado pronuncie esa palabra. Es conveniente no utilizar posturas forzadas, no dejarse atar por un desconocido, y como es un juego progresivo y se necesita un grado de intimidad, sería recomendable hacerlo con la pareja.

En el cine hemos visto películas en las que utilizan el bondage como Nueve semanas y media, Instinto básico, Cruising, y libros como 11 minutos, de Paulo Coelho.

Foto : klaw01

martes, 19 de enero de 2010

Cómo nos beneficiamos de la sexualidad










¿Qué sentimos después de una noche ... de una buena noche de sexo? Lo natural es amanecer con más alegría, con confianza en nosostros mismos, porque cuando sabemos vivir y disfrutar de la sexualidad, gozamos del sexo y nos gusta practicarlo. Aunque lo que a veces no se conoce son los grandes beneficios que aporta a nuestro organismo, a nuestra vida en pareja y a nuestra cotidianidad, vivir la sexualidad plena.

Y es que, cuando las relaciones sexuales son frecuentes nuestro cuerpo está más esbelto, más delgado, más bello y nuestro estado de ánimo es exultante. Todos los músculos de nuestro cuerpo están activos y desprendemos feromonas que afectan al comportamiento sexual y a la atracción por el sexo opuesto.

Un grupo de investigadores de California ha comprobado que la química hormonal que se activa durante la actividad sexual segrega sustancias que fortalecen las defensas. Así estamos más protegidos frente a las infecciones, y en épocas de frío ante la gripe y los catarros.

Vivir una sexualidad plena activa la circulación de la sangre, nos protege del infarto, podríamos quemar hasta 190 calorías, y es un buen antidepresivo. La sexualidad satisfactoria nos hace más cercanos, porque el contacto amoroso, la seducción, la confianza y la compañía son los mejores ingredientes para disfrutar de una salud integral.

Tenemos que saber que, por ejemplo, el dolor de cabeza es tensional, es nervioso y cuando lo padecemos, si mantenemos relaciones sexuales, los vasos sanguíneos cerebrales se relajan y el dolor podría desparecer. Eso sí para practicar bien el sexo hay que estar en forma porque el sexo nos obliga a mantenernos, a cuidarnos ... nos rejuvenece.

Y como la sexualidad es una actividad que nos debe durar toda la vida hay que vivir el placer sexual y la autosatisfacción ... Y si hay problemas en vuestras relaciones acudir a un sexólogo que os oriente hacia una vida sexual en la que podáis expresar emociones como el deseo, el afecto, la ternura, la intimidad, el placer, y en definitiva aprendais a manifestar el amor.

Foto : thenglytruthtailer

viernes, 18 de diciembre de 2009

La sexualidad en las etapas de la vida. La edad adulta




La educación y las creencias modelan la sexualidad, y hasta las tres primeras décadas de la vida, todavía con los residuos de la adolescencia, se tiende a conocer, buscar, experimentar y profundizar en la práctica de la sexualidad.

Y según se acerca la madurez se desarrolla la sexualidad que cada uno elige y el tipo de orientación sexual se vive de un modo pleno. La adultez llega cuando una persona hombre o mujer conoce su cuerpo, su sexualidad, y sabe cómo tendría que ser sexualmente el compañero que le conviene.

Y una buena comunicación sexual, expresará el equilibrio propio y el de la pareja, y si existe el disfrute sexual se establece un intercambio entre los dos, de instintos y de sentimientos y la pareja llega a experimentar placer sexual, vive la fantasía y el deseo que guiado por el instinto favorecerá la intimidad, las relaciones sexuales, y todo ello desembocará en el placer.... Y si se activa la imaginación se fomenta y se mantiene el deseo.

El acceso a las fantasías llega y pone en marcha la imaginación que les lleva a la satisfacción de los deseos más íntimos, que les hace volar mentalmente, les excita y el deseo aumenta. ¡Deja que tus fantasías sean libres y se desarrollen por sí mismas, porque son una fuente de estímulos sexuales y contribuyen a la culminación del placer sexual! Aunque hay que saber distinguir entre la fantasía, que aumenta el tono erótico en las relaciones sexuales, y la realidad, porque el desajuste entre las dos puede causar desilusión después de un encuentro con la pareja.

Y como actualmente el adulto suele llegar a los 30 años o más soltero, tiene más experiencia sexual y es sexualmente más activo. A menudo se desligan de los límites paternos para poder vivir la sexualidad y experientar con ella. En esta etapa se toman grandes decisiones en el trabajo, optan por casarse o eligen el estilo de vida que quieren llevar. Muchos de ellos podrían tener varias parejas sexuales antes del matrimonio, y para algunos son tiempos de incertidumbre, para otros de satisfacción sexual. Una de las causas de los conflictos llega si los antiguos hábitos sexuales o infidelidades continúan una vez casados y forman parte de la vida en pareja.

En los comienzos de una relación estable tiene que crearse un clima de confianza, sin inhibiciones, con libertad para expresar los deseos, las fantasías, tener una sexualidad activa que tenga acceso a los juegos eróticos, y a todo lo que pueda ser sorpresa, novedad ... Si el acceso a la vida de pareja se hace con una actitud pasiva como si fuera un vulgar intercambio del propio cuerpo, "porque hay que cumplir", significa dar un paso resbaladizo, dar entrada a una relación equivocada.

La unión sentimental puede enfrentar mejor el estrés y la falta de comunicación, y así las relaciones sexuales no serán una obligación, porque si lo fuesen pueden inhibir el deseo sexual, y si se vive una disfunción sexual necesitará la ayuda de un sexólogo para saber utilizar las fantasías y la imaginación que mantiene vivo el deseo ... Y desear, innovar o introducir cosas nuevas o cambios sutiles con cierta periodicidad.

Foto : MUJER JOVEN

lunes, 14 de diciembre de 2009

La sexualidad en las etapas de la vida. La adolescencia






La pubertad se inicia a los 12 años en las mujeres y a los 14 en los varones, aunque varían en los diferentes grupos, según la salud, la alimentación, los estímulos sexuales ... Se dice que los varones llegan dos años más tarde que las mujeres a la pubertad.

Y en esta etapa se producen cambios corporales y psicológicos que acaban transformando al adolescente en adulto, aunque al principio sigue siendo un niño porque su cuerpo se desarrolla poco a poco, pero su mente va aún más despacio.

Vive la maduración psico-corporal, y sexualmente adquiere los caracteres secundarios, el vello en el pubis, los cambios de volumen en el pene, en los testículos y en el escroto. Crecen los huesos, los músculos, y la cara y las axilas se llenan de vello. Aparece el acné juvenil y el tono de la voz se hace más grave, y todos los cambios se acompañan de nuevas sensaciones sexuales.

El chico experimenta erecciones espontáneas, se presentan las poluciones nocturnas, vive con inseguridad, con sentimientos contradictorios lo que forma parte del proceso de maduración. Y los andrógenos, es decir la testosterona, la hormona sexual masculina desempeña un papel decisivo en este proceso.

En la mujer la pubertad se inicia incluso antes de los 12 años, su cuerpo adquiere formas específicas, las glándulas sexuales se desarrollan, todo se debe a un proceso en el que están implicados aspectos psicológicos, anatómicos y fisiológicos. Al igual que en el varón adquiere los caracteres sexuales secundarios, como la aparición del vello, el desarrollo de los genitales externos e internos, le crecen los senos ... El cuerpo se hace más esbelto y la voz más fina que en el hombre.

Momento importante es la aparición de la menstruación que la capacita para procrear, para tener hijos. La menstruación fisiológicamente es la expulsión de la pared interna del útero que crece y se prepara para engendrar, y este será un proceso que aparecerá todos los meses en su vida mientras sea fértil. Es una experiencia que la mujer debe saber incorporar sin trauma durante esta etapa de la vida y los padres son los encargados de hacerlo.

Las hormonas sexuales que son los estrógenos y la progesterona han influenciado todos estos cambios. Y como en el varón también afectan al desarrollo cerebral que provoca los cambios psicológicos que se producen en la adolescencia. Además el desarrollo mental tiene que ver con factores biológicos y ambientales.

Foto : la adolescencia

viernes, 27 de noviembre de 2009

Como se despierta el deseo sexual y la pasión en el hombre


Cuando se despierta el deseo aparece la intriga ... ¿Cómo será? ¿Seremos afines?
¿Le gustará seducirme? ¿Será romántico?
Tantas preguntas se hacen y tan dificil les parece despertar el deseo y la pasión ...
Y si en ese momento acuden el amor y la pasión notan cómo se funden emociones poderosas que tienen que ver con los celos y los sentimentos de posesión, y si no llega la pasión nos sentimos bajos de ánimo, aburridos, desganados ...

Y es que, la pasión supone una entrega sin condiciones. Mostrar los sentimientos más íntimos, vivirlos con plenitud, estar atentos a lo nuevo, a lo excitante, mostrarse sin inhibiciones, con libertad. Encontrar momentos de romanticismo para sentirse vivo y ser conscientes de que están viviendo el amor-pasión.

El deseo y la pasión se viven en los comienzos de todas las relaciones, aunque lo que muchas parejas se preguntan es si serán capaces de seguir estimulando y excitando a la pareja cuando la convivencia se haya hecho cotidiana, porque ahora la novedad y la frescura encienden la pasión, luego con el conocimiento y la costumbre ... Y es que la chispa habrá que sustituirla por el conocimiento consciente, que provoca sensaciones de placer y sentimientos apasionados, utilizando ciertas conductas y actitudes.

En la sociedad actual será difícil que una mujer apasionada se muestre tal como es, espontánea, llena de vida, sexual ... Porque muchos hombres en todas las épocas han reprimido y controlado las emociones que desean ver en ellas. Querían una mujer más pasiva porque es más fácil tener el control sobre ella.

Hoy día esto ha ido cambiando, ellos prefieren mujeres seguras y les gusta experimentar la pasión no sólo en las relaciones sino en el trabajo. Viven la sexualidad sin inhibiciones, con excitación y asumiento ciertos riesgos, y cuando hablamos de la pasión muchos piensan que esa situación duradera es para unos pocos, los apasionados.

Y es que, a menudo se cree que la personalidad es fija, con lo cual no se podría mejorar la relación con sus parejas. Esto es un gran mito del amor ... y se puede reavivar el fuego de la pasión, comprendiendo las diferencias entre los sexos, en lo referente al deseo y al amor, y luego adaptarnos a los impulsos naturales.

La idea que las mujeres tienen del hombre típico es que es un poco desconfiado, cuando encuentra una mujer que está segura de sí misma, pero a pesar de ser cauto al principio, las expresiones intensas, el entusiasmo y la forma de expresar el gozo de la mujer, encanta al hombre.

Para que un hombre se convierta en tu compañero escúchale, intenta comprenderle, ponte en su lugar, y hablale como lo harías con tus amigas. Considerale como un amigo, verás cómo estará relajado y confiará en ti. Hablale de lo que esperas y sueñas, haz planes de futuro, siéntete a gusto contigo y desarrolla un clima de confianza que hará posible el amor y lo mantendrá vivo.

Foto : EL DESEO Y LA PASIÓN