Mostrando entradas con la etiqueta Deseo sexual inhibido. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Deseo sexual inhibido. Mostrar todas las entradas

viernes, 24 de marzo de 2017

martes, 22 de marzo de 2016

Si tus relaciones son tóxicas







































Recuerda cómo te ilusionaba compartir sus diferencias, hablarlas con tu pareja y con argumentos, discutirlas. Empleando la asertividad y practicando

viernes, 29 de enero de 2016

lunes, 18 de enero de 2016

Sexualmente ¿Qué deseas?

































Deseamos muchas cosas, situaciones, experiencias, completas o enteras. Entre nosotros nos deseamos no sólo sexualmente, sino como amigos, deseamos su afecto, su amor. En el modelo sexista vemos que los hombres desean menos el interior y más lo externo de las personas, y prefieren a las personas por el físico, se fijan en el tamaño de los pechos de las mujeres, o en los genitales de los hombres. También es cultural el estereotipo de que las mujeres nos fijamos en el conjunto del cuerpo de las personas y tenemos en cuenta su mente, su inteligencia, su sensibilidad... 

Lo más importante es el hecho de desear: su sonrisa, besarle en la boca o estar toda la vida con esa persona. El deseo y su magnitud es algo personal. Lo que más cuenta es el deseo y qué deseas, y eso forma parte de ti.

¿Qué hay de malo en desear? Creo que nada y si sabes que tu deseo no está a tu alcance tampoco pasa nada. Es decir que si sentimos que no lo conseguimos podemos crearnos una dependencia. Sentirnos frustrados o  negarnos a aceptar que no podemos conseguirlo. Entonces surgen los problemas emocionales.

Si no conseguimos lo que deseamos podemos pensar que la vida no nos interesa -depresión- o quererlo conseguir como sea -rabia- o presionar a otros-.

Me voy a centrar en los deseos sexuales que son sólo una expresión, no la única, de lo que sabemos que son los deseos humanos. En estos deseos puede estar la causa de los problemas sexuales, como la impotencia o la frigidez.

Javier llevaba meses sin relaciones sexuales, llega a mi consulta y se muestra preocupado porque considera que no es normal y además es preocupante. Su mujer le pregunta si no la desea, o si tiene otra mujer. Javier la juraba una y otra vez que no, que todo estaba como antes, solamente desconocía lo que le pasaba.  

Recuerdo cómo Eva había intentado quedarse embarazada, utilizando todos los medios. Todo lo había probado hasta someterse a varias operaciones. Viene a mi consulta sintiéndose impotente y decepcionada, y culpable porque considera que la última finalidad de la mujer es ser madre.

Lo que más conocemos es que algunas mujeres no desean relaciones antes casarse, aunque Gustavo lleva ya diez años de novio y quisiera casarse antes de hacer el amor con Clara. Ella al principio no estaba segura pero depués aceptó y los dos lo quieren así.

Pablo lleva meses detrás de Beatriz, pero no hay manera porque ella no siente lo mismo que él. Pablo no lo entendía porque es un chico atractivo y tenía otras chicas trás de él. Pero Beatriz no estaba interesada en él. Pablo la esperó un día al salir del trabajo. Hubo forcejeos pero sin más. Él intentó besarla en plena calle, exteriorizó su orgullo herido y su necesidad de control.

Hasta ahora el sexo biológico de las personas que he tratado en consulta hace honor a la verdad, aunque podrían ser indistintamente hombres o mujeres, incluidos los casos de agresión, pero culturalmente suelen ser varones los responsables en los casos de agresión, sólo me consta que en ocasiones hay casos de agresión de mujeres a hombres, por razones idénticas o diferentes.

Por lo tanto el deseo como podéis ver, se explica en los cuatro casos por exceso o por defecto. Cuando no hay alteraciones en la naturaleza de los seres humanos desear es algo natural aunque su uso puede generar  problemas, si no somos conscientes de que podemos llegar a ser dependientes de ellos. 

En terapia psicosexual he trabajado con casos de disfunción eréctil que pueden aliviarse recuperando el deseo de vivir, porque no en todos los casos la ausencia de deseo puede responder a un síntoma de algo que está dentro, quizá una falta de realización personal, o deseos frustrados de maternidad que podrían resolverse cuando esa persona acepta su realidad personal como el miedo a ser una mala madre. Lo que explica que los deseos son un arma de doble filo: apasionantes y contradictorios a la vez.

Por una parte nos dan la clave de lo que queremos y nos orientan. Si no sintiéramos el deseo no nos moveríamos. Para nosotros son una fuente constante de motivación personal. Y si no los satisfacemos podemos desmotivarnos. Pero también ir despacio, con cuidado para no caer en trampas emocionales por no conseguirlos. Parte de tener deseos es no conseguirlos. Está bien ir despacio para sentir qué nos pasa si no conseguimos eso que queremos. 

No puedes evitar lo que te gusta o no, pero sí puedes aprender a manejarlo. Los deseos son una guía hacia donde quieres ir, son el objetivo, son el motor de la vida, pero pueden crear dependencias. Eso que te gusta, que prefieres, tus inclinaciones. Asúmelo con responsabilidad, si puedes realízalo porque te va ha mantener muy cerca de tu salud emocional

Puede ocurrir que en el ámbito sexual censures tus deseos porque te parezcan obscenidades o vicios. Como si te gusta que extiendan mermelada sobre tu cuerpo, pero percibes asco o vergüenza mientras lo vives, o si prefieres el sexo con más de dos personas y lo reprimes porque no es normal. Aunque debes recordar que lo normal es lo que la cultura nos ha enseñado, pero no es malo ni bueno, si no dañas a nadie, que puedas elegir. ¿Quieres experimentar con tus deseos? Házlo, y sera para ti una fuente de aprendizaje.  

Foto: esperándote 

viernes, 18 de septiembre de 2015

martes, 18 de agosto de 2015

¿Qué es el morbo sexual?


Claro que hoy se le llama sexo morboso a las prácticas sexuales fuera del juego previo, del coito, de la masturbación o del sexo oral. Y también se consideran morbosas las parafilias como el fetichismo, y el sexo anal heterosexual que hoy día es una práctica más habitual de lo que creemos.

Parece que no pero ¿es muy común la práctica del sexo morboso? En las parejas estables entre el 10 y el 30% han practicado alguna vez el sexo morboso y los expertos aseguran que el sexo ha empezado a ser más morboso en los úlltimos 20 años. Esto se debe a varios factores como el deseo de la pareja monógama por añadir algo de pimienta a sus relaciones sexuales, practicando juegos sexuales  tomados de los medios de comunicación como el esclavismo sexual, el bondaje o la ropa de cuero  ...

Si quieres añadir variedad a tu vida sexual podrías practicar el morbo suave para añadir variantes a tu vida sexual, aunque algunas personas tienen mayor necesidad de variar que otras, y las hay que necesitan vivir sensaciones sexuales fuertes, que asocian con el bondage o con los juegos sadomasoquistas ... También puedes incorporar prácticas sexuales más exóticas como son los juegos sexuales tiernos y emotivos.

Si las prácticas sexuales te producen dolor o humillación, o se vuelven obsesivas y se convierten en una condición indispensable para la excitación o para llegar al orgasmo, entonces deben ser un motivo de preocupación. Y entender que nadie tiene por qué sufrir coacción por parte de su pareja o hacer cosas que no desea hacer ... Y si esto ocurre tendrás que acudir a un terapéuta sexual para aprender que estos juegos deben constituir una fuente de placer no un problema constante con el que tienes que convivir ...

Foto: clarooscuro

jueves, 12 de febrero de 2015

Un año lleno de buen sexo!!!!!!!!!!

Hola a todos!!!!!! Acabamos de empezar el año ¿Deseáis tener este año una vida sexual más rica, más plena, más placentera, más gratificante? Quizá es como si os preguntara si os gustaría ser

lunes, 26 de enero de 2015

Relaciones extra-pareja

Cuando en la cara de la mujer aparecen las arrugas por primera vez el marido está sorprendido porque nota menos el paso del tiempo en él que en su esposa que le parece menos joven, menos bella. Y si se fija en una mujer más joven no lo hace por su belleza sino que se ilusiona con la idea de comenzar de nuevo más joven para hacerlo mucho mejor y dejar atrás las tensiones antiguas, el compromiso insatisfactorio, las ofensas y los reproches entre ambos.

Es una fase en la que unos ...

lunes, 8 de diciembre de 2014

¿Hay cuatro sexos?

Cuando llega al mundo un niño va a ocupar del número uno al diecisiete, según la Tabla de Armstrong. No creo que cause ningún problema a sus padres. Las niñas rosa, los niños azul, les compran trenes o muñecas, lo habitual. 

Aunque del dos al dieciséis aparece el intersexo en el que destaca el hermafroditismo y si se