Mostrando entradas con la etiqueta Masturbación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Masturbación. Mostrar todas las entradas

jueves, 2 de marzo de 2017

martes, 6 de enero de 2015

La pareja. Cómo aderezarla

     A menudo cuando existe un compromiso muchas personas viven con una mayor satisfacción sexual y emocional sus relaciones sexuales. Puede haber enamoramiento que puede ser

viernes, 20 de julio de 2012

El placer y la masturbación juntos















Para empezar debes dominar la técnica de alcanzar por ti misma el orgasmo, entonces puedes invitar a tu pareja a experimentarlo contigo ...

Porque en la masturbación mutua puedes observar de cerca a tu pareja y ver cómo se acaricia, lo que potencia la excitación y se convierte en una experiencia única. Hay que conocer las técnicas.

Cuando uno de los dos se excita se lo trasmite al otro, y la excitación crece entre ambos, y se produce una mayor estimulación, que no podrían lograr masturbándose a solas. Así la masturbación y el placer que genera, incrementa la intimidad entre la pareja.Tienen cada uno la  posibilidad de explorar su cuerpo, yendo a su ritmo, y además reciben como estímulo la presencia de su amante.

En un sondeo hecho en EEUU se reveló que el 95% de los hombres encuestados afirmó sentirse enormemente excitado mientras su chica está masturbándose. Y muchos se liberan de una carga ...

Quizá no hay manera más directa de demostrarle cómo te gustaría que te tocase. Y si por lo que sea, tus necesidades han cambiado pero el modo de hacer el amor de tu pareja no : la masturbación hablará por sí misma. Este sistema os ayudará a deshinibiros durante el coito. Si ella necesita un vibrador, lo puede utilizar mientras se masturba, después que lo emplee  de cuando en cuando y de forma gradual, mientras lo hace con su compañero. Y lo mejor que puedes hacer por él es dejar que tu propio placer fluya ...

Ellos deben saber que tocar el clítoris directamente, puede ser muy intenso para algunas mujeres, y les produce molestias, justo lo opuesto a la estimulación que pretenden ... Por eso si quieren evitarlo, lo mejor es colocar los dedos índice y corazón a cada lado de los labios mayores y luego hacer un movimiento circular para estímular la región del clítoris.

Hay mujeres que piensan que masturbarse delante de la pareja es violento, y creen que las parejas no deben masturbarse ... Al contrario muchos hombres, disfrutan cuando ven cómo se masturba su mujer, lo que es para ellos un auténtico deseo sexual. Eso nos habla de que hay falta de acoplamiento en la pareja, y de la necesidad de hablar con un sexólogo, que les orientará y les informará sobre el comportamiento de la pareja en las relaciones sexuales. 

El Dr. Ramos psiquiatra, afirma que la masturbación es la principal fuente de orgasmos en las mujeres, no importa la edad que tengan o su estado civil, ni su experiencia sexual. En mi experiencia como sexóloga clínica, una paciente anorgásmica de 29 años, afirmaba masturbarse por las noches en la cama mientras sus marido dormía. Lo que demuestra que ella no era anorgásmica, sólo lo era durante las relaciones sexuales con su marido ...

Y el Dr. Ramos añade, que incluso las mujeres más activas sexualmente tienen en la masturbación un gran aliado, y para muchas constituye el 80% de sus orgasmos. Claro la razón más importante para masturbarse es el orgasmo. La mayoría no utilizan juguetes eróticos, ni nada, muchas veces por no tenerlos a mano ... También aceptan que su pareja se masturbe, porque ellas creen que la masturbación es otra forma de experiementar el sexo más íntima, más personal, que satisface y es necesaria.

Foto : mirándose de frente

viernes, 9 de septiembre de 2011

Pornografía









A menudo pensamos que la mayoría de los que se excitan con vídeos porno son personas solitarias que reprimen su sexualidad y su vida amorosa, pero no siempre es cierto. ¡Te equivocas! Es un cliché que nos hace enemigos del placer, y de hecho hay muchas personas que viven una vida sexual intensa y sincera y disfrutan de las películas eróticas.

Y lo hacen por distintas razones, para estimularse, para renovarse con nuevas ideas, para extraer material para sus fantasías o quizá ... para aprender algo nuevo. Es así porque en los últimos años la pornografía se ha rescatado del cubo de la basura, ha aumentado su aceptación y hay más adeptos al porno. Y también las mujeres que cada vez en mayor número confiesan que les gusta utilizar la literatura, las fotos y las películas eróticas para estimularse sexualmente. Cuando lo hacen por primera vez se sorprenden con las escenas que más las han excitado.

Y es que durante mucho tiempo se afirmó que las mujeres no reaccionan ante estos estímulos visuales, porque claro, a las damas decentes no les gustan esas cochinadas ... El uso consagró esa imagen patriarcal. Esa imagen que desexualiza, en gran medida, a las mujeres.
No, las mujeres no son criaturas pánfilas ... y se pueden excitar a través de lo visual. ¿Por qué no van a sentir el efecto ante el cuerpo desnudo de un hombre? ¿O ante la excitación de una mujer apasionada, o por qué no pueden excitarse observando los juegos sexuales de otros?

Porque "la pornografía es una forma de artística que nos permite acceder sin trabas a la fantasía humana" dice Camille Paglia, famosa autora de culto norteamericana y crítica cultural.

Desde luego depende de la escenificación porque toda obra de arte ya sea literatura, poesía, pintura, fotografía o película que contenga elementos relativos a la sexualidad puede ser erótica. Para contrastar, la pornografía es más fuerte, más directa y se confecciona con el propósito de provocar sensaciones sexuales. Eso sí como cada cuál es diferente lo que para unos es erótico, para otros es obsceno y lo rechazan, otros lo encuentran aburrido.

Hay que aceptar que la mercancía no es de buena calidad, por eso a la mayoría no nos conmueve y nadie se deleita con ese cine porno. Y muchas mujeres nos quejamos de lo necesario que es un buen guión, una buena dirección de cámara, una estimulación orientada al placer femenino ... y la elección de hombres guapos y juegos sexuales más variados.


Lo que sí es cierto es que el buen cine erótico como : "El cartero siempre llama dos veces" es, como el pornográfico una forma artística y sin trabas de representar los juegos sexuales. Estos films tratan de personas como nosotros que mantienen conversaciones inteligentes y crean lentamente la tensión sexual necesaria para llegar al orgasmo, que simultáneamente estamos viendo en la pantalla.

Nosotros pensamos que las películas porno no son documentales como las policíacas o las de amor, necesitan casi siempre un guión y su única finalidad es entretener y estimular.

Foto : "El cartero siempre llama dos veces"

lunes, 6 de junio de 2011

Las perversiones ...
















La escenificación de las perversiones es muy variada y son múltiples, y tienen que ver con la biografía del individuo, pero se suelen repetir algunos temas con más frecuencia, como los conflictos edípicos, miedo a entregarse, la mujer prepotente y castradora. También el odio hacia ella, más la diferencia negada entre los dos sexos. Y muchas de estas perversiones plantean una y otra vez la diferencia entre los sexos y la invierten o la niegan.

Vemos como la psicoanalista Louise J. Kaplan nos habla en su libro "Perversiones femeninas" de un hombre que sólo podía tener erección si todo estaba preparado en torno a un esquema fijo. Para eso su mujer, con insultos constantes, le obligaba a ponerse un delantal y le ataba fuertemente con cintas alrededor de la tripa, mientras que él fantaseaba con la idea de que era mujer ... aunque con pene, claro.

En este caso el pervertido dirige la escena y escribe su guión, incluyendo al otro en un papel de coprotagonista, lo que es válido en esta forma de perversión en la que él es la víctima pasiva ... aparentemente. Esto es masoquismo porque siempre es el masoquista quién imagina, organiza y dirige ... las reglas del juego.

Cuando se escenifica el sadomasoquismo se acuerda una palabra clave para que cuando el masoquista sobrepase los límites de tolerancia pueda poner fin al ritual. En esta escenificación perversa se pueden revivir sueños infantiles de forma controlada y así el masoquista obtiene por la fuerza esa entrega absoluta que tanto teme. Él puede aquí exteriorizar su vergüenza por ser pasivo, por desear ser esclavo o sumiso, fingiendo que está obligado a hacerlo y a la vez utiliza un mecanismo de defensa para su ira.

El que pone en marcha su perversión desarrolla impulsos agresivos directamente en el sadismo o de forma indirecta en el masoquismo. Aunque desear el sufrimiento supone enmascarar impulsos sádicos porque el masoquismo se anticipa ante el castigo temido, por los deseos sexuales agresivos. 

El fetichismo o el sadomasoquismo son las perversiones más al uso y suelen ser básicamente masculinas, sin embargo el masoquismo se suele creer que es típicamente femenina, aunque verdaderamente es una perversión masculina muy frecuente. Y de hecho hay muchas menos mujeres que hombres ... Y sabemos que las mujeres que han crecido en un ambiente traumatizante y han desarrollado actitudes ambivalentes respecto a la violencia ... pueden vivir de forma contradictoria la violencia física, si el hombre que las trataba -su padre- es la única muestra de afecto masculino que han conocido de los hombres.

Porque sólo cuando viven el dolor pueden reunirse con sus propios sentimientos y llegar a experimentar con la ilusión de ser queridas. Y claro que hay mujeres sadomasoquistas, con tendencias sádicas o masoquistas, aunque su participación es reducida, con excepción de las actrices de profesión que representan escenificaciones masculinas y aparecen como mujeres dominantes. Aunque si la mujer tiene dificultades para establecer sus propios límites y se deja coaccionar... convencer, se pone en riesgo de padecer graves problemas psíquicos.

Foto : y ahora ...

viernes, 5 de febrero de 2010

El exhibicionismo








Es una parafilia* que produce en el que la vive una obsesión que le empuja a mostrar sus genitales a personas desconocidas, con el fin de sorprenderlas o de causar enfado en ellas.

Esta reacción provoca una subida de adrenalina tanto en el espectador como en el exhibidor, por la situación de riesgo a la que se expone al ser visto, y de todas las parafilias esta es la que más se denuncia. Es una variante sexual que se da mucho más en hombres que en mujeres. El hombre es el que se exhibe y la mujer es la exhibida. Por eso el desnudo del hombre se ha evitado mucho tiempo en el cine y la publicidad, aunque el desnudo femenino es habitual verlo.

Para el exhibicionista, que no es el que se muestra desnudo o con poca ropa ante la mujer, es necesaria la sorpresa como requisito previo a la excitación. A veces se provoca la masturbación durante la exhibición, aunque no busca relacionarse con la persona desconocida.

Es una persona sin pudor, no le importa enseñar sus genitales, pero suele ser insegura y con inhibiciones sexuales. Para ellos el acto sexual es la exhibición, y lo hacen para que otros les muestren a la vez, sus genitales. Es una motivación inconsciente.

Exhibir partes "no genitales" es más común en la mujer que en el varón. El exhibicionista sufre un trastorno básicamente masculino y no puede pasar al coito, sólo puede mostrarse. Tiene dificultades para cortejar y para amar, para formar pareja, y se muestra como un sádico porque pretende asustar y como masoquista, porque se expone a ser castigado. No es otra cosa que una forma de autocastigo. Necesita personas que se asusten y si no se asustan no habrá conseguido excitarse.

Esta parafilia, el exhibicionismo, comienza en la infancia y se manifiesta hacia los 18 años, aunque podría empezar más tarde, y las denuncias de casos no van más allá de los 40, con lo que el cuadro pierde intensidad con los años.

Es un inadaptado social que no se acerca a la mujer porque teme el rechazo. No sabe cortejar, ni bailar, ni hablar con ella como un ser humano, en cambio usa la exhibición como los animales. Trabajalo con un sexólogo.

Foto : pollock2

*Parafilia : es una fantasía recurrente y altamente excitante. Esta conducta provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del sujeto (DSM4).

martes, 2 de febrero de 2010

La erótica del bondage
















Cuando se practica el bondage se inmoviliza a una persona con esposas, cuerdas o con el propio cuerpo, y el placer se centra en impedir el movimiento del otro con ataduras.

El bondage surgió en Japón como una forma de tortura con los prisioneros, luego evolucionó como un arte que ellos llaman Kinbaku. Es una técnica muy sutil que primero inmoviliza el tronco, después el vientre y las nalgas para acabar con la inmovilización de todo el cuerpo.

La acción de atar se conoce como "el arte del Shibari" y uno de sus aspectos es buscar la estética que forman la cuerda, las ataduras y la sumisa. Esto produce una especie de masaje energético sobre algunos puntos del cuerpo de la persona sumisa, que se relaciona con los meridianos de energía según la Medicina Tradicional China.

En las antiguas tribus ataban a las mujeres raptadas para impedir que escaparan, luego las ataduras fueron simbólicas, y recientemente se ha observado que el deseo sexual ligado a la inmovilización es muy conocido desde antiguo, como lo demuestran imágenes con apariencia no erótica.

Hay personas que les gusta ser atadas porque se liberan de inhibiciones y responsabilizan del juego a otra persona, que es el que fija las reglas. Ellas se dejan llevar y se abandonan al juego erótico. Para muchas personas es muy gratificante en el terreno sexual, porque experimentan la sensación de impotencia cuando intentan liberarse, y en esos intentos les gusta ser estimulados sexualmente por la persona activa, aunque el bondage no siempre tiene una finalidad sexual.

Puede ser un complemento dentro de las prácticas sexuales convencionales, para que aumente el deseo sexual en la persona que recibe el bondage, y en la persona que lo ejecuta. Los hay que aumentan su auto-estima cuando descubren que a pesar de sentirse atados pueden dominar con la palabra o se liberan de tener que cumplir sexualmente, y no necesitan ser activos, se relajan y disfrutan de las sensaciones que les provoca su pareja.

Eso sí, si decides provocar escenas de bondage hablalo antes de hacerlo, explica lo que se puede y no se puede hacer, y fija una palabra neutra, que usará el dominado cuando no quiera seguir, y el dominante parará automáticamente cuando el dominado pronuncie esa palabra. Es conveniente no utilizar posturas forzadas, no dejarse atar por un desconocido, y como es un juego progresivo y se necesita un grado de intimidad, sería recomendable hacerlo con la pareja.

En el cine hemos visto películas en las que utilizan el bondage como Nueve semanas y media, Instinto básico, Cruising, y libros como 11 minutos, de Paulo Coelho.

Foto : klaw01

martes, 19 de enero de 2010

Cómo nos beneficiamos de la sexualidad










¿Qué sentimos después de una noche ... de una buena noche de sexo? Lo natural es amanecer con más alegría, con confianza en nosostros mismos, porque cuando sabemos vivir y disfrutar de la sexualidad, gozamos del sexo y nos gusta practicarlo. Aunque lo que a veces no se conoce son los grandes beneficios que aporta a nuestro organismo, a nuestra vida en pareja y a nuestra cotidianidad, vivir la sexualidad plena.

Y es que, cuando las relaciones sexuales son frecuentes nuestro cuerpo está más esbelto, más delgado, más bello y nuestro estado de ánimo es exultante. Todos los músculos de nuestro cuerpo están activos y desprendemos feromonas que afectan al comportamiento sexual y a la atracción por el sexo opuesto.

Un grupo de investigadores de California ha comprobado que la química hormonal que se activa durante la actividad sexual segrega sustancias que fortalecen las defensas. Así estamos más protegidos frente a las infecciones, y en épocas de frío ante la gripe y los catarros.

Vivir una sexualidad plena activa la circulación de la sangre, nos protege del infarto, podríamos quemar hasta 190 calorías, y es un buen antidepresivo. La sexualidad satisfactoria nos hace más cercanos, porque el contacto amoroso, la seducción, la confianza y la compañía son los mejores ingredientes para disfrutar de una salud integral.

Tenemos que saber que, por ejemplo, el dolor de cabeza es tensional, es nervioso y cuando lo padecemos, si mantenemos relaciones sexuales, los vasos sanguíneos cerebrales se relajan y el dolor podría desparecer. Eso sí para practicar bien el sexo hay que estar en forma porque el sexo nos obliga a mantenernos, a cuidarnos ... nos rejuvenece.

Y como la sexualidad es una actividad que nos debe durar toda la vida hay que vivir el placer sexual y la autosatisfacción ... Y si hay problemas en vuestras relaciones acudir a un sexólogo que os oriente hacia una vida sexual en la que podáis expresar emociones como el deseo, el afecto, la ternura, la intimidad, el placer, y en definitiva aprendais a manifestar el amor.

Foto : thenglytruthtailer

martes, 30 de junio de 2009

La masturbación. El placer a solas viviendo en pareja














Si lo haces es porque lo necesitas, aunque puedes sentir angustia o culpa, lo haces a escondidas y nunca lo hablas.
¿Qué es lo que te produce malestar? El placer solitario aparece en la vida sexual de hombres y mujeres sanos desde la niñez a la adolescencia y hasta la ancianidad.

Creemos que cuando vivimos en pareja ya no es posible la individualidad sexual, y no es cierto porque te puede apetecer recrearte en ti mismo y ocuparte de tu propio cuerpo, sin interrumpir los deseos de tu compañero. ¿Te satisface tu pareja? ¿Tienes en cuenta tus necesidades? Si no es así quizá necesites satisfacerte a solas, pero si crees que hay un rechazo continuo tendrías que explicarle lo que sientes para buscar soluciones. Si es necesario, acudir a un sexólogo, como irías a la consulta de un traumatólogo, si tuvieras molestias en la espalda ¿No?Tu sexualidad no merece menos atención: es tan importante como tu espalda, y hay parejas que no viven con las mismas necesidades sexuales. A veces uno lo desea pero el otro no. ¿Qué hacer?

Si seguimos las pautas tradicionales uno se quedará insatisfecho o el otro se verá forzado a mantener relaciones sexuales sin desearlas. Los dos saldrán mal parados, excepto si aceptan que el otro se pueda autosatisfacer como una actividad sexual más en la vida de la pareja. Este placer en solitario no tiene que ver con estar o no en pareja, y hay estudios que nos dicen que el 65% de los matrimonios los dos se masturban, y que tengan esta actividad en solitario no significa que no estén satisfechos con su vida sexual.

En un informe difundido por el Instituto Kinsey preguntaron a 30 parejas si solían autosatisfacerse a solas, y 60 personas contestaron que sí. Es decir el 100%. Lo sorprendente es que 28 de estos hombres lo desconocían, de ellas sólo dos pensaban que su marido lo hacía. Hay parejas que les cuesta entender que aunque tengan muchas actividades en común, a veces se necesita disponer de un espacio propio para disfrutar de la propia intimidad y poder estar a solas.

La autosatisfacción no tiene por qué que ser una amenaza para la vida en pareja, debería vivirse sabiendo que la pareja puede disfrutar de momentos íntimos para dedicarselos a sí mismo.

Foto : masturbaciónjoven