Mostrando entradas con la etiqueta Perdedores. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Perdedores. Mostrar todas las entradas

sábado, 14 de mayo de 2011

Si no podemos comunicarnos










Si no nos comunicamos entramos en un juego que puede ser peligroso, con tendencia a manipular a otras personas, y si utilizamos las mentiras encubiertas podemos incluso perjudicar la salud de los demás.

Les mentimos y nos mentimos y no somos capaces de ser responsables de lo que somos, ni de lo que tenemos, y si tu pareja no lo sabe ... y se trata de una enfermedad de trasmisión sexual (ETS) el riesgo es reinfertarte, cuando tú te curas pero tu pareja, no.

Supongamos que él se cura con el tratamiento médico pero como no lo ha comunicado a su pareja ella se contagia y al poco tiempo él recae. La enfermedad descubre la infidelidad de él, que además elude curarse y pone otra vez en peligro a su mujer.

Quizá es dificil ser sinceros en lo sexual : véase leales o legales, pero parece ser una condición indispensable que sirve de prevención en la relación, también con la pareja sexual porque algunas ETS avisan, dan síntomas ... Por eso ser responsables y comunicarlo. Los investigadores nos hablan de que los antídotos más eficaces para manejar las enfermedades de trasmisión sexual y tener un control son : la información, la prevención y el autocuidado.

Porque tú puedes elegir o no tener relaciones sexuales, aunque muchos lo consideren irreal ¿no? O tener sólo una pareja sexual como forma de control, utilizar medidas preventivas como el condón o reducir algunas prácticas de riesgo ... como el sexo oral, si no confías ... Así como sentirte libre para preguntar o rehusar llevar a la práctica lo que no quieres hacer o no deseas hacer, y poderle preguntar si tiene o no alguna enfermedad.

Entonces ... ¿Si quieres relacionarte con alguien que pueda tener una enfermedad de trasmisión sexual, como prevención es mejor no relacionarte con él? Desde luego lo más importante es tomar las precauciones fundamentales y basarse en lo que la información científica nos aporta, y no pensar que si tocas puedes contagiarte.

Y fomentar la comunicación con los nuestros porque el conocimiento puede darnos la auténtica pauta de cómo comportarnos en cada caso. No es sólo que te des cuenta de que el conocimiento sobre esto parte de tu libertad para adquirir información sobre temas médicos y de salud, sino atreverte a abordar asuntos o temas con tus parejas que ahora consideres oportunos para hacer o no según tus deseos.

Foto : neblina

viernes, 29 de octubre de 2010

La violación















Es un acto de violencia tanto física como psíquica, y hasta los delincuentes en las cárceles no tratan con los violadores, les aislan. Y si la mujer se ve forzada a colaborar para evitar daños mayores soporta la agresión sexual viviendo una situación de pánico.

Actualmente la violación es más frecuente de lo que creemos y muchas mujeres violadas no se atreven a denunciarla por vergüenza ante los demás, por la incomprensión de su pareja o de su familia o por temor a la incomprensión de la policía que no siempre mantiene la actitud adecuada ante la víctima.

La mujer que acaba de ser violada no sabe qué hacer, y muchas veces no denuncia porque le parece que no dispone de pruebas para dar con el violador. Vive momentos muy traumáticos y lo único que desea es salir corriendo a su casa, lavarse una y otra vez porque se siente sucia, contaminada, aunque eso es lo que no debe hacer. Lo primero sería acudir a un hospital, al servicio de urgencias para que curen sus lesiones, le tomen muestras del semen, si ha habido penetración y eyaculación sea vaginal o anal, y con esta documentación acudir a la policia para denunciar el hecho.

La personalidad del violador no suele ser como se creía la de un obseso sexual que busca el sexo para satisfacerse porque la mayoría de los violadores no busca el sexo para disfrutar lo que quieren es humillarla, ofenderla, maltratarla en lo más íntimo, donde más le duele. El violador es alguien que odia a la mujer y lo hace por vía sexual para expresar su rabia, para descargar su cólera contra las mujeres. Es un sádico que sufre trastornos de erección, lo que le hace enfurecerse contra la mujer porque piensa que es la culpable de su fracaso.

Las consecuencias derivadas de la violación son muchas y al principio vive con mucha ansiedad, con vergüenza y con rabia, y experimenta sentimientos de culpa. Son momentos de malas noches, pesadillas y malos sueños, que sólo conoce quien lo ha sufrido. Y después de varios meses la mujer puede aparecer más tranquila y los que la rodean piensan que la experiencia sufrida ha sido superada y que está dispuesta a abrirse a su vida cotidiana.

Esto sólo es una reacción postraumática en la que ella aparece como si estuviera en una situación normal pero escondidos hay muchos miedos, como el miedo a salir de casa, a la soledad, a ir por la calle cruzándose con desconocidos, a desarrollar cualquier conducta cotidiana ... Y lo vive como una injusticia que no comprende cómo ha sucedido. Pueden aparecer sobresaltos, miedo a estar sola, a estar en situación de alerta constante, desconfianza hacia personas o continuas sospechas sin ningún fundamento.

En las relaciones sexuales podría perderse el deseo sexual, sentir asco y pánico ante la sola idea de la penetración. Pero pasado un tiempo llega el momento de la recuperación que son los resultados de esa "terapia imprescindible", en la que hay que utilizar la palabra con generosidad. Es muy importante hablar y que hable mucho, lo que sirve para comparar este momento con la situación anterior. También la colaboración de la pareja si la tiene, o de la familia, su actitud, su cariño, y su apoyo en el trato, van a ayudar a la evolución del problema.

Foto : sentimiento_soledad

miércoles, 6 de enero de 2010

Desapego por la pareja




Vemos que cuando se produce un trauma en los primeros años de la vida afecta al patrón de apego del niño. Ya John Bowlby en 1950 estudió los trastornos psicológicos que viven los niños cuando pierden

domingo, 29 de noviembre de 2009

Cuando se vive el desamor




¿Recuerdas esa ceguera que te embargaba en los primeros pasos de tu relación? Después desaparecieron aquellos espejismos que nos presentaban perfecto al ser amado, empezamos a ver sus defectos pero aún así nos gustaba, nos interesaba, sentíamos el amor-pasión.

Y es que desde que vivimos con él nuestra vida ha cambiado nos hemos convertido en amigos, en admiradores ... le deseamos. Y la pareja bien avenida serían dos amigos íntimos con derecho a sexo. ¿No?

Pero un día sentimos que entre nosotros existe una distancia, nuestra pareja nos evita, no está cómoda, salta a la menor cosa, discute, y nos preguntamos cómo hemos llegado hasta aquí. Buscamos las razones, los malentendidos, los roces de la convivencia ... Quizá haya también otras razones. Y sentimos un fuerte dolor emocional cuando vivimos el desamor, el alma se nos desgarra pero no podemos evitarlo.

Nos preguntamos dónde están esos pensamientos apasionados que no nos volverán a encender. Su acercamiento nos produce rechazo, parece que seguimos caminos opuestos, silencios sin respuesta y la cotidianeidad se hace costumbre. La rutina diaria ha evaporado todo con lo que adornamos al ser amado, y ya conoce cómo somos, no es tan fácil fingir y cuando nos cruzamos ya no nos vemos ... Vivimos con la amargura del desengaño, no hacemos nada para mantener la afectividad que nos unía.

Llega la pereza, y el amor y la admiración que sentíamos ya no es lo primero, hay otras prioridades como el trabajo, los hijos, las ocupaciones de cada uno. Ya no hay tiempo para estimular el amor. Nuestros sentimientos están anestesiados, estamos llenos de dudas ...?? Y podemos optar por aguantar la situación, pensando que ya vivimos un amor sosegado, y vaciarnos de sentimientos afectivos.

Nos vienen frases al uso ... Se empieza con la pasión y se suele terminar así. Se acabó la amistad y vivimos en una sociedad que naufraga, que se va a pique. Lo vivido son sólo recuerdos de aquella intimidad sexual que era ardiente, y en la que había demostraciones de amor. Ya no nos planteamos habilidades sexuales, sólo sentimos decepción, sentimientos de amor y desamor, soledad, desprecio, todo menos sexo.

Para que una pareja pueda llegar a superar el desamor tiene que reforzar la comunicación, cuidar y nutrir el amor para reavivarlo. Utilizar conductas en las que se aproximen entre ellos y sepan gratificarse. Y tener una convivencia gratificante, positiva, saber escuchar, respetar los deseos del otro, utilizar el sentido del humor, que es una actitud ante la vida, y saber que la vida es una evolución constante, estamos siempre haciéndonos.

Se recomienda la terapia de pareja para que sean conscientes de que es más fácil tener un amor que mantenerlo. Para que aprendan a utilizar conductas de refuerzo, y cuando surja un problema tener otras alternativas y saber hablar cuando es el momento, con calma y con seguridad en sí mismo.

Foto : EL DESAMOR

domingo, 8 de noviembre de 2009

"Tratamiento para la eyaculación retardada"


Esta disfunción es imposible resolverla sin la ayuda de un profesional, de un sexólogo, y se aplican técnicas que empiezan por modificar las relaciones sexuales, y se modifica la forma de entender la vida.

La terapia se hace en colaboración con la pareja. Empiezo por incluir el Masaje Sensorial para potenciar la erótica en la terapia, porque a través de él aprenden a relajarse, a sentir, a abandonarse ... sin que el sexo sea una exigencia.

Desarrollan la comunicación de vivencias y afectividad, y lo que más disfrutan en el tratamiento es cuando empiezan a entender, comprenden lo que está pasando y van recuperando el juego erótico. Lo grato es volver a sentir el placer de una forma relajada, y cómo la mujer se integra y disfruta con la mejoría.

La terapia se adapta a las necesidades del paciente, y se elimina cualquier aspecto que trastorne su actividad sexual. Se recomienda esa fantasía erótica o actividad sexual que es una preferencia del paciente. Luego empezarán con los juegos preliminares que prefieran, y él podrá llevar a su mujer al orgasmo con estimulación oral o manual y juegos genitales sin exigencias.

Él durante unos pocos días no podrá penetrar, ni eyacular. Más tarde podrán acceder a la estimulación manual o al sexo oral hecho por la mujer. En otro estadio la mujer acaricia el pene del hombre con un lubricante, y con comentarios seductores, el hombre eyaculará manualmente con la colaboración de su compañera.

Otro paso adelante será cuando la mujer pueda empezar a excitar con vigor el pene del hombre, mientras él está tumbado, luego se pone encima, lo introduce en la vagina y se mueve intensamente. Si el hombre no eyacula la mujer se retirará de la postura y continuará con la estimulación manual.

Atenta a la estimulación y cuando la eyaculación sea inminente lo introducirá en la vagina para intentar que el semen penetre en ella. Si el resultado no es inmediato no debe considerarse un fracaso porque se ha logrado recuperar la comunicación y las caricias amorosas. Este juego sexual se repetirá sin exigencias, ni obsesiones, y si aparece la impotencia por la dificultad de eyacular, primero se tratará la disfunción eréctil.

Es preciso apuntar que para tratar cualquier disfunción sexual en terapia** es necesario reconstruir la sexualidad de la pareja, sobre una base saludable de cariño y respeto. El sexólogo enseñará a acceder a las relaciones con sentimientos mutuos de amor, admiración y afecto, y que la complicidad alimente su contacto.

**Aspestos que hay tener en cuenta : Hay que distinguir si la eyaculación retardada es de origen orgánico o psicógeno o si puede existir un conflicto de aceptación de la homosexualidad. La salud psico-sexual está en juego.

Al empezar las sesiones es recomendable no empezar el contacto sexual empeñándose en lograr la eyaculación sino en disfrutar del contacto y en dejarse llevar. Y es que el simple hecho de estar pendiente del problema crea una carga de tensión que atentará sin duda a la posibilidad de conseguir eyacular.

Foto : LA CAMA DESHECHA.

jueves, 1 de octubre de 2009

¿Te sientes sol@?



La soledad es una experiencia muy conocida por casi todos los seres humanos, y puedes vivir en soledad, sufrirla, disfrutarla o como muchos temerla.

Es una experiencia de la que muchos huyen o se desesperan, en la que no encuentran salida, es un abandono. Miguel Hernández nos habla de la soledad en sus versos : "Troncos de soledad, barrancos de tristeza donde rompo a llorar ...", y es que los seres humanos se relacionan para no sentirse solos, y puede haber una carencia de relaciones personales, que alguien no tenga con quién relacionarse o que se sienta solo o crea estar solo. Es un índice de cómo vivimos nuestras relaciones afectivas.

Y es que una persona puede estar entre mucha gente y sentirse sola o estar lejos y sentirse en compañía. Las personas que viven en soledad pueden tener sentimientos negativos ... Es como si no interesaran a nadie ... están tristes, y puede que la vida imponga la soledad o puede ser elegida.

Cuando llega la soledad impuesta es como una losa que cae sobre nosotros, puede provocar sufrimiento o angustia, y puede cambiar nuestra forma de sentir o de interesarnos por otras personas.

Si es momentánea o situacional, provocada por un acontecimiento no grato entonces nuestra red social nos dará soluciones, y si es una soledad impuesta se mantendrá y acabará en soledad. Hay personas que podrían verse afectadas al final de sus vidas, y podría suceder si el apoyo de los demás no llega.

Si en ocasiones buscamos la soledad es porque sabemos salir de ella, pero cuando no es elegida, por ejemplo, después de una ruptura sentimental, pensamos que haremos amigos en cuanto queramos. Así es menor la soledad, pero si no se puede salir de ella, llega a ser como una condena, nos hiere, nos hace sufrir ...

El mejor recurso es desarrollar habilidades sociales, como aprender a escuchar, mostrar aspectos de uno mismo o facetas de la propia vida, saber hacer preguntas, conocer los sentimientos de otras personas, darles su espacio, intercambiar ideas, opiniones, pensamientos, utilizar el teléfono para hablar ...

Y pedirles ayuda para darles la oportunidad de comunicarse con nosotros, y hacer amigos para luchar contra la soledad, para tener una red de acompañamiento en la vida que nos dé placer y con la que podamos disfrutar. Y cuidar la salud haciendo terapia para poder eliminar la angustia que va asociada a la soledad impuesta.

Foto : CLARO DE LUNA

martes, 15 de septiembre de 2009

¿Eres celoso?





En la vida amorosa de las personas los celos provocan sentimientos tanto de gozo como de sufrimiento, y es que el ser humano desea ser único, exclusivo.

Al principio de la vida se exige el amor exclusivo de la madre, más tarde el del ser amado y cuando se siente que esta relación está en peligro de ser arrebatada por otra persona, aparecen los celos.

Los celos son emociones naturales como el odio o el amor, y los celos normales pueden ser una demostración del amor de otra persona y una cierta cantidad de celos es necesaria.

Cuando los celos son continuos perturban y desgastan la relación afectiva, y es en ese momento cuando se pide la exclusividad de la persona amada. Hay veces que los celos son una forma de apego para toda la vida. La madre es la primera figura de apego, que luego será sustituida por la pareja, y los que han sufrido alguna traición de personas en las que confiaban, podrían desarrollar una personalidad celosa.

Estudios realizados sobre animales demostraron que el apego por su madre no era por la necesidad de proveerse de alimentos sino por la seguridad que ella les aportaba. Psicológicamente las personas celosas, les falta autoestima y son inseguras, muestran sus reacciones negativas, y necesitan estima, aprobación constante. Piden el sacrificio sin condiciones del ser que aman, pero son incapaces de sacrificarse porque suelen ser egoístas y desconfiadas.

Lo primero es el control de la pareja y sus movimientos, continuamente sienten la competencia y se están comparando. Piensan que en cualquier momento pueden ser rechazados. Las personas con desequilibrios hormonales pueden tener celos patológicos, podría cambiarles el carácter y la conducta, y la glándula afectada es la Tiroides. Sufren tensiones en las cervicales, en el corazón y en los genitales. Tienen que estar atentos a la salud física.

El celoso patológico sufre de celotipia y convierte la relación amorosa en una relación triangular, y para él existe un rival con el que está resentido y al que odia por ser la causa de sus frustraciones y de su posible abandono, y la angustia se transforma en ira.

Este sentimiento es muy común en los alcohólicos, y cuando están intóxicados sus sospechas son ligeras, de momentos, pero cuando viven la abstinencia acusan, están convencidos, incluso pueden ser violentos.

Foto : jpj.loscelos

viernes, 29 de mayo de 2009

La infidelidad






¿Qué es la infidelidad?
Es un comportamiento que puede apreciarse en algunas personas, y que amenaza la vida de la pareja. En él se ocultan miedos que afectan a la confianza, la lealtad y el respeto mutuo.Es una razón de peso para que la pareja rompa la relación.

- Me ha puesto "los cuernos". Ya no podré confiar... Ha destruido la confianza que es común entre los enamorados, y creo que es una de las bases de la relación. No hay distinción de género : hombres y mujeres podrían ser infieles por igual porque los infieles buscan algo que no les ofrece su relación, y en vez de dialogar eligen ser infieles. A nivel sentimental o sexual da paso a la monotonía, la insatisfacción o a sentir que la pareja es menos cariñosa. También pueden meterse en la rutina cotidiana, esto da pie a desear nuevas sensaciones.

Otras causas son : ver amenazada la libertad, el poder, la posición social o el dinero, lo que les lleva a un exceso de ambición. Por ejemplo, el hombre traiciona para hacer gala de su masculinidad. Eso es lo que espera la sociedad. ¿No? Hay personas que se preguntan si la pareja está siendo infiel ... Y es que, si vives en pareja, observale : si vuelve o no a la hora acostumbrada, si hay poco diálogo, si está irritable ... Quizá no sean síntomas de traición pero son indicadores de que algo va mal, y existe el peligro de la infidelidad.

Los hombres son menos observadores y tardan más en descubrir una infidelidad, a las mujeres no se les escapan los cambios en su pareja, y hay mujeres que no perdonan al hombre infiel, pero otras se auto-engañan para no hacer frente a esa hiriente realidad. Descubrir que nuestro amor nos engaña es doloroso y humillante porque salen a la luz ciertos valores que se atribuyen a las parejas, como la sinceridad ... Cuando se decide perdonar pero no se olvida, la discusiones se utilizan como arma a esgrimir que desgasta la relación, y lo más común es que las infidelidades sean el resultado de las crisis de la pareja, que busca en el sexo, experiencias emocionales o intelectuales que su pareja no les da.

Cuando vivimos la infidelidad de la pareja nuestra autoestima baja, es entonces cuando deseamos relacionarnos con una persona distinta, que nos valore. Es una eleción inconsciente. Cuando en la vida matrimonial entra en la rutina, ya no hay detalles del uno con el otro, ya no nos sentimos amados, llega la distancia y se pierde el encanto, y si la vida sexual carece de motivaciones, es defectuosa ... y podrían buscar fuera del matrimonio la satisfacción sexual que no encuentran en la pareja.

Si en la cama no sentimos nada excitante, buscamos relaciones sexuales con otra persona para vengarnos, porque estamos enfadados con ella, y si la pareja tiene una dependencia emocional con sus padres, sino es independiente de ellos, su conducta infantil nos hace sentir que no contamos con su apoyo. Si nuestra relación es axfisiante, sentimos que hemos perdido nuestra independencia ... Aunque también hay parejas que permiten la infidelidad porque se dan cuenta de las carencias que tienen. Cuando el hombre ha obtenido poder, dinero o una elevada posición social, se cree con el derecho a tener relaciones con más mujeres.

Y a lo largo de la convivencia de una pareja se presentan crisis, y como no es imposible prevenir la infidelidad habrá que saber : que la comunicación formará parte de la vida cotidiana y se luchará contra la rutina. Habrá que tener aficiones comunes y conocer al otro, sus deseos y sus gustos, saber que nos ama y somos importantes para él.

Te recomiendo que pidas consulta en el teléfono : +34 639555994. Para que puedas facilitar esa puesta en marcha y la otra parte de la pareja se sienta cómoda y feliz contigo, para que puedas vivir de acuerdo a tus expectativas y a tus deseos.

Foto : untitled-EXCUSAS