Mostrando entradas con la etiqueta Pereza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pereza. Mostrar todas las entradas

domingo, 19 de septiembre de 2010

El deseo sexual en la mujer y en el hombre






Sin dudas, entre el hombre y la mujer hay diferencia en la forma de vivir y sentir el deseo. Normalmente en las mujeres no suele haber un deseo intenso de violar a los hombres, ni de matarles después de una supuesta violación, como es fácil comprobar en el hombre.

Lo que vemos con más frecuencia en ellas es el deseo de castración del varón lo que nos habla claramente de que la maldad en el aspecto sexual no ...

jueves, 8 de julio de 2010

Cómo estimular la vida sexual
































Continuamente surgen causas que pueden hacer que la libido caiga en picado, y es una de las razones por las que a menudo acuden las parejas a Terapia Sexual. Estos problemas se interpretan de forma diferente según sean hombres o mujeres.

Y es que algunos hombres relacionan sus problemas con lo físico, sin embargo las mujeres se fijan en lo emocional y en la calidad de las relaciones, y piensan que ahí está la clave de su inapetencia sexual. Cuando te dés cuenta de que tu deseo sexual te ha abandonado se producirá un shock!

Primero tendrás que valorar si amas a tu pareja, fijarte en esas rutinas, en esos bloqueos, que son obstáculos para tu vida sexual en pareja y estar dispuesto a cambiarlos. Normalmente al principio la pareja explora sus sentimientos y su actitud hacia lo sexual y si están reticentes, la pareja necesita la ayuda de un terapéuta para recuperar la sensibilidad. Lo hará con ejercicios progresivos que aprenderán durante la terapia, para que sepan dar y recibir placer sexual alejando la rutina de esas relaciones breves y aburridas.

Como siempre se relegan a la noche, por eso a partir de ahora será bueno fijar una fecha, sin agobios de tiempo y sin niños (mandalos con la abuela o de excursión), o quizá lejos de casa organizar una "escapada loca" para olvidarte de los problemas del hogar. Diviértete antes de irte con los preparativos, como lencería erótica o ropa interior masculina, para este viaje.

Intenta olvidarte de las tensiones en pareja y estrena una mente nueva porque el deseo sexual tiene más que ver con tus pensamientos y con tu mente que con cualquier otra cosa. Aleja la cólera, la sospecha, el rencor porque es una ruta que enfría tu cama e intenta buscar la ayuda de un profesional, de un sexólogo, para que puedas resolver tus quejas y otros problemas mayores.

Aprovecha las horas de luz y diviértete al sol. Sabes que la falta de luz puede disminuir el apetito sexual porque la luz solar incide directamente sobre la glándula pineal, en el cerebro, que para algunos es básica para la actividad sexual. Por eso puedes ayudar a tu deseo pasando más tiempo al sol, en verano o saliendo a pasear después del almuerzo en invierno.

Si tu a mujer le disminuyen los estrógenos porque está viviendo la menopausia o le han estirpado los ovarios, el deseo sexual podría disminuir y con la terapia hormonal sustitutiva se puede reavivar ese apetito que parecía perdido. Si ésta no resulta una buena opción utiliza lubricantes o una crema vaginal de estrógenos para resolver la sequedad vaginal. Para los hombres que tengan niveles bajos de testosterona, los parches de testosterona les ayudarán a potenciar el deseo y la actividad sexual. Y tienes que saber que hay fármacos que son enemigos del apetito sexual como los antidepresivos, relajantes musculares, ansiolíticos y algunos medicamentos contra la hipertensión.

También puedes alimentar tu amor con una cena con velas que cree el ambiente propicio para la pareja. Come lentamente mientras saboreas el sabroso menú y acompáñalo con pequeños sorbos de vino. Eso sí ... cuidado con el vino porque el exceso de alcohol puede afectar a la erección en el varón y producir somnolencia a ambos.

Al principio la idea de acudir a terapia sexual y compartir los problemas íntimos con el terapéuta puede desconcertar, pero ante esta resistencia inicial es importante que recuerdes que los profesionales hemos tratado muchos casos y por eso tu problema no nos resulta novedoso y la orientación puede ser una gran ayuda para que puedas superar dificultades y aclarar dudas.

Fotografía : ella dispuesta

lunes, 28 de junio de 2010

¿Cuándo se necesita un terapéuta sexual?














Uno de los momentos más difíciles que puede vivir un hombre es tener que experimentar la falta de erección, sea al principio de sus relaciones o cuando ya tienen experiencia. A veces ponen una disculpa ... la primera que se les ocurre. Su ego está afectado y les cuesta superar la sensación de fracaso.

A partir de ese momento cuanto llegue la erección se acentuará el miedo al fracaso, y si los problemas de erección se mantienen en el tiempo, tienen un comportamiento de huida ante las situaciones sexuales, evitan el acercamiento de su compañera o se separan de ella. La disfunción eréctil se hace crónica si se mantiene en el tiempo, y cuanto más a menudo se dé mayor será el miedo. Se forma un círculo vicioso en el que se sienten atrapados.

La inquietud es tanta que viven sentimientos de culpa por no poder satisfacer a su compañera, y les molestan los deseos sexuales de ella. Así empiezan con la pereza sexual que termina afectando a su capacidad de erección. Las causas son varias entre ellas una enfermedad orgánica como la diabetes, el estrés o problemas laborales, aunque la mayoría manifiesta un problema de pareja que nunca se habló. Él no responde y no sabes qué hacer cuando no tiene ganas, y si el deseo no vuelve habrá que echarle una mano. Pasa el tiempo y si la falta de deseo se mantiene, se necesita la ayuda de un especialista, de un sexólogo.

La terapia sexual se ofrece como la opción más conveniente y no resulta desagradable. El sexólogo le enseñará cómo conocer su cuerpo, y a descubrir nuevas sensaciones para que sea más fácil experimentar el placer. Hay distintos métodos para tratar los trastornos de la fase del deseo. Primero habrá que distanciar a la pareja físicamente para que no tengan prácticas sexuales entre ellos. Puede ser conveniente que empiezen con la masturbación y así tomen contacto con su propio cuerpo y con su placer. Esto aumentará la autoestima de esa mujer que ha sufrido un rechazo durante mucho tiempo. Aquí habrá que echar mano de las fantasías sexuales, por ejemplo jugar mentalmente con la infidelidad.

En terapia cuando la relación es larga y está en letargo aprenden a introducir novedades. Luego se les indica que se miren mientras se masturban, más tarde que empiecen a tocarse o a acariciarse, a compartir el masaje sensorial que aprenderán durante la terapia ... a veces masturbarse manualmente entre ellos o a intercambiar sensaciones con pequeños roces, que aprenden durante los ejercicios, y a las pocas semanas empiezan a acostarse juntos.


Foto : acantilado

miércoles, 27 de enero de 2010

¿Con qué frecuencia se puede hacer sexo?



La frecuencia es algo muy personal y no existe lo normal o lo anormal, eso depende de los dos y de cada uno de ellos. De cómo sean sus preferencias o qué es lo que sienten el uno por el otro.

¿Cuánto se desean? El deseo es algo mutuo, y el clima que se crea en la pareja es muy personal. "Cada pareja es un mundo" y la frecuencia en las relaciones es uno de los temas que más inquietan tanto a ellas como a ellos.

Hay hombres que se sienten incomprendidos porque su mujer no lo desea y aquí surge el conflicto. Otras veces se viven trastornos sexuales como la eyaculación precoz, las dificultades de la erección o falta de deseo sexual por no poder cumplir con las expectativas que requiere la convivencia con una pareja.

No debe ser tan importante el número como la calidad de esas relaciones ... porque la cantidad varía según el deseo, y el deseo tiene que ver con la calidad de vida de cada uno, y de los dos. Y hay parejas que lo harían dos veces a la semana y el fin de semana se presenta como la opción más probable. Cada quince días se podría alargar la espera, sin que tenga importancia tal decisión, para algunos, pero otros ...??

Lo natural, "si se disfruta", sería tenerlas con bastante frecuencia, ya que como no es algo obligado y estáis juntos porque os amáis ... Digo yo ¿No? Porque lo natural es que el cuerpo necesite saciar ese apetito sexual y si las relaciones se espacian, por algún motivo, y se pasa mucho tiempo sin sexo se entrará en la pereza sexual, y el deseo se irá apagando. Uno lo puede vivir como una presión y el otro como un abandono.

Cuando se inicia la relación amorosa ni se imaginan que un día podría desaparecer la pasión, y si a largo plazo la sexualidad sigue interesando o se pierde ese aliciente especial dependerá de lo que ellos hayan aportado a ese terreno privado.

Todo cambio personal transforma la relación y la vida erótica, y ahora cuando la situación se vuelve crítica es importante dejarse asesorar por un terapéuta, porque los comentarios de otros no son válidos para todos, y cada historia amorosa tiene bases diferentes, y cada pareja necesita un estímulo individual. Ahora empieza el trabajo, si estás dispuesto a sacar tu relación adelante. Además, a él también le gusta sentirse deseado.

Foto : A LA ESPERA

domingo, 29 de noviembre de 2009

Cuando se vive el desamor




¿Recuerdas esa ceguera que te embargaba en los primeros pasos de tu relación? Después desaparecieron aquellos espejismos que nos presentaban perfecto al ser amado, empezamos a ver sus defectos pero aún así nos gustaba, nos interesaba, sentíamos el amor-pasión.

Y es que desde que vivimos con él nuestra vida ha cambiado nos hemos convertido en amigos, en admiradores ... le deseamos. Y la pareja bien avenida serían dos amigos íntimos con derecho a sexo. ¿No?

Pero un día sentimos que entre nosotros existe una distancia, nuestra pareja nos evita, no está cómoda, salta a la menor cosa, discute, y nos preguntamos cómo hemos llegado hasta aquí. Buscamos las razones, los malentendidos, los roces de la convivencia ... Quizá haya también otras razones. Y sentimos un fuerte dolor emocional cuando vivimos el desamor, el alma se nos desgarra pero no podemos evitarlo.

Nos preguntamos dónde están esos pensamientos apasionados que no nos volverán a encender. Su acercamiento nos produce rechazo, parece que seguimos caminos opuestos, silencios sin respuesta y la cotidianeidad se hace costumbre. La rutina diaria ha evaporado todo con lo que adornamos al ser amado, y ya conoce cómo somos, no es tan fácil fingir y cuando nos cruzamos ya no nos vemos ... Vivimos con la amargura del desengaño, no hacemos nada para mantener la afectividad que nos unía.

Llega la pereza, y el amor y la admiración que sentíamos ya no es lo primero, hay otras prioridades como el trabajo, los hijos, las ocupaciones de cada uno. Ya no hay tiempo para estimular el amor. Nuestros sentimientos están anestesiados, estamos llenos de dudas ...?? Y podemos optar por aguantar la situación, pensando que ya vivimos un amor sosegado, y vaciarnos de sentimientos afectivos.

Nos vienen frases al uso ... Se empieza con la pasión y se suele terminar así. Se acabó la amistad y vivimos en una sociedad que naufraga, que se va a pique. Lo vivido son sólo recuerdos de aquella intimidad sexual que era ardiente, y en la que había demostraciones de amor. Ya no nos planteamos habilidades sexuales, sólo sentimos decepción, sentimientos de amor y desamor, soledad, desprecio, todo menos sexo.

Para que una pareja pueda llegar a superar el desamor tiene que reforzar la comunicación, cuidar y nutrir el amor para reavivarlo. Utilizar conductas en las que se aproximen entre ellos y sepan gratificarse. Y tener una convivencia gratificante, positiva, saber escuchar, respetar los deseos del otro, utilizar el sentido del humor, que es una actitud ante la vida, y saber que la vida es una evolución constante, estamos siempre haciéndonos.

Se recomienda la terapia de pareja para que sean conscientes de que es más fácil tener un amor que mantenerlo. Para que aprendan a utilizar conductas de refuerzo, y cuando surja un problema tener otras alternativas y saber hablar cuando es el momento, con calma y con seguridad en sí mismo.

Foto : EL DESAMOR

martes, 22 de septiembre de 2009

El cortejo : proceso de selección










¿El cortejo está vigente o es algo que tiende a desaparecer? El encuentro erótico que vemos en las películas no nos muestra el cortejo, y a menudo se desnudan con ansia, participan en el coito, gozan y llegan al orgasmo simultáneamente.

Para cierto tipo de población joven puede ser un modelo a seguir sobre todo los que no conocen cómo se vive el orgasmo, o carecen de una buena información sexual. Los roles tan definidos en otra época para cada sexo ahora han dejado de serlo. Y si el hombre corteja es más gentil, y la mujer acepta esas galanterías, y si esto se pone en marcha y ellos participan del juego, pueden venir sorpresas muy agradables.

La mujer desea el cortejo, las caricias, las palabras, que la toquen y necesita tiempo para excitarse y gozar. Helen Fisher antropóloga, dice que "el cortejo nunca va a acabar porque es una parte básica de la vida humana y surge de manera natural ..." El doctor Juan Yáñez de la Universidad de Chile, cree que "lo que se ha perdido son los rituales más que la estrategia, debido a que las condiciones socio-culturales permiten saltarse etapas"

Si se quiere cortejar, hay que dejar paso a las distintas etapas del cortejo : hacer ojitos, flirtear, sonreir para conocer al macho, y poder elegir al mejor. Seguir el juego del cortejo porque sonreir y mirar a los ojos parecen ser las claves de la seducción. Si el interés es mutuo, el propósito de conocerse puede durar toda la vida.

Cuando llega la cita cada uno muestra sus mejores cualidades, se comporta bien y se muestra atractivo para el otro, se asea, se viste bien y se perfuma. Algunos animales exhiben una hermosa cornamenta o decoran con colores sus plumas, otros saben cómo acondicionar el nido o tener una abultada cuenta bancaria. A los machos les gusta hacer la corte y su rivalidad les puede acercar a la muerte.

Los machos luchan por la conquista femenina, y ellas coquetean mostrando o no, sembrando el misterio, la duda ... Y hay que elegir bien la pareja porque esto condiciona el futuro vínculo de ellas y de sus hijos. Ellas suelen cuidar el nido y si el macho no atiende al compromiso, desaparece dejando esas vidas en peligro.


Las Universidades de Stirling y Aberdeen, en Escocia defienden en un ambicioso estudio hecho por psicólogos, que una persona nos parece más atractiva si nos mira a los ojos sea o no muy agraciada, y cuando miramos fijamente a los ojos de alguien nos mostramos sexualmente más atractivos y se dispara la atracción sexual.

Claro si tienes dificultades para acceder al cortejo acude a la consulta de un profesional, de un sexólogo que te puede orientar e informar para que llegar al contacto con ella a través del cortejo, no sea para ti un problema sino algo natural.

Foto : Jhon HOLMES.png EL CORTEJO

viernes, 18 de septiembre de 2009

Amar ... ¡Qué pereza!




Cuándo la pereza se instala en la pareja se apaga el deseo sexual, no es que no puedan disfrutar del sexo, es un orgullo rebelde que no es voluntario y que les bloquea el contacto íntimo. Puede ocurrir que haya etapas de una cierta inapetencia, que no supone un problema. Antes las mujeres sufrían de anorexia sexual, no estaban preparadas, y las relaciones con el compañero eran obligadas.

Ahora esta inapetencia se ha extendido al sexo masculino, y son ellos los que acuden a la consulta presionados por la mujer, y cuando uno de los dos demanda continuamente sexo, y esa necesidad no es compartida, se vive con ansiedad, a no ser que ese estado de "quietud sexual" afecte a los dos. Aunque quizá la pareja no es consciente de su preocupación hasta que ha pasado cierto tiempo y se acaban dando cuenta de que practican poco y se están dejando llevar por esa inercia que puede acabar por debilitar el amor.

Esta situación la empieza uno de los dos, que se acomoda en la desidia sexual opuesta a las ganas del otro que cada vez le apetece más, y parece que el rechazo de la pareja fuese un potente estimulante. Se podría convertir en una obsesión, y si esta situación se prolonga en el tiempo hará estragos y es que la crisis está cerca. La salud psico-sexual se resiente.

Perder el interés por el sexo no ocurre de pronto, sólo que el contacto se va debilitando y cada vez son menos las caricias, los besos, los abrazos porque ya no son tan excitantes. Se entra en un periodo de ausencia, de carencia, y se viven con un ritmo diferente los encuentros sexuales. Se entra en un periodo de sosiego sexual no por que sean mayores y esto puede ocurrir a cualquier edad y es como el otoño, que ni frío ni calor ... Aunque a veces es tan drástico que no es sólo inapetencia, sino temor, y se puede llegar a sentir aversión, no al sexo sino a la pareja.

Se teme que lo pida, o no lo pida, por falta de atractivo pueda interesarse por otra ?? Las mujeres que no han logrado conocer las relaciones sexuales más satisfactorias podrían experimentar etapas perezosas ... Son mujeres sin afición al sexo, más frías, asexuadas, que se llenan de excusas para no hacer frente a las demandas del hombre, aunque a él nada o muy poco le afecte a su auto-estima. Eso sí se complica cuando el inapetente es el hombre, y ella es incapaz de confesar que él ya no la busca.

¿Qué pasa, se pregunta ella, es que tiene otra o es que es homosexual? Quizá me odia y me está castigando ... La terapia se propone que la pareja vuelva a establecer el diálogo y recupere sus intereses, su afectividad ... Que empiecen compartiendo el masaje sensorial, primero uno, luego el otro ... Y que se lo apliquen en forma de largas y suaves caricias, con un aceite aromático ... Y por último que estén convencidos de que su problema tiene solución.

Foto : imagen foto jpj. OTOÑO CON DOS FAROLAS.