Mostrando entradas con la etiqueta Represión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Represión. Mostrar todas las entradas

martes, 28 de junio de 2016

lunes, 30 de septiembre de 2013

El proceso piel a piel

En contra de lo que se cree, resolver la anorgasmia y los trastornos sexuales de una forma favorable puede ser cosa de poco tiempoAdemás la terapia es muy eficaz y muy agradable de vivir. En una primera fase él recibirá información detallada de la fisiología sexual de la mujer, de la anatomía femenina y de la sensibilidad sexual de la mujer.

Conocer el cuerpo y sus reacciones es básico para ambos, también el conocimiento de las zonas erógenas y saber que éstas no funcionan automáticamente sino que activarlas o bloquearlas depende del estado psíquico y emocional que rodee a la mujer en ese momento.Algo muy común que sucede es que la mujer pueda sufrir depresión a causa de la anorgasmia o al revés, o si se ha sometido a tratamiento con fármacos, su bajo estado de ánimo o emocional más la acción de los fármacos pueden contribuir a la falta de deseo o al bloqueo sexual.

En este proceso terapéutico con el sexólogo, los dos miembros de la pareja tienen que estar de acuerdo. Dejar de mantener las relaciones sexuales como las tenían, lo que no significa que no vayan a disfrutar del encuentro sino que estén dispuestos a experimentar con el placer sexual.Es ahora cuando evitarán acariciarse a la vez y lo harán alternando, uno será el activo y otro el pasivo, el receptor. Luego los roles se intercambian y uno será más generoso, el que procura las caricias, y el otro más egoísta, el que las recibe, sin pensar en devolverlas enseguida. Y luegocambian los roles y se establece una relación solidaria.

Así cada uno centra su atención en lo que hace y se dedican a dar y recibir evitando distraerse. Aquí desarrollan la sensualidad al máximo y las caricias deben hacerlas por todo el cuerpomenos en las zonas erógenas y en los genitales, para no provocar el orgasmo. Se despertarán las sensaciones, las vibraciones de la piel y el deleite y el gozo. Esta es una forma de alejarse de las exigencias sexuales y del sentimiento de frustración, porque que en la sexualidad no cabe el fracaso, y en ese momento no hay que tener otro objetivo que disfrutar de las sensaciones y abandonarse a ellas. Sólo pensar en uno mismo y en el contacto piel a piel.

A partir de ahora aprenderán a acariciarse, y poco a poco empezarán a explorar los genitales del otro para saber masturbarse, evitando los sentimientos de culpa y permitiéndose las fantasías sexuales que van a aumentar el placer y la exitación. Irán indroduciendo estrategias con la orientación del Terapéuta Sexual durante la masturbación para alcanzar el orgasmo, como contraer los músculos de los muslos, el perineo y la vagina con intervalos de un segundo, por lo menos doce vecesAsí cuando se conoce cómo llegar al orgasmo ya se sabe cómo disfrutar sin obstáculos.

Foto : la aurora boreal

sábado, 11 de mayo de 2013

La virginidad


























La virginidad femenina aún continúa rodeada de mitos. Se la valora de forma desproporcionada y la mujer ocupa un lugar, en cuanto a derechos sexuales, en clara desventaja con el hombre. En ocasiones hay culturas que la valoran por su himen intacto como si se tratara de un objeto, lo que deja muy por debajo a la condición femenina ya que su mayor tesoro es esa membrana sin ninguna función. El himen para muchos grupos sociales tiene una gran relevancia, y si está intacto tiene un significado que no es proporcional a su utilidad biológica. 

En nuestra cultura las referencias a la virginidad han sido muchas, y las religiones desempeñan un importante papel cuando transmiten estos valores. Sabemos que la Iglesia católica tiene en gran estima la virginidad de los cónyuges, que se espera de las mujeres y es adecuada en los hombres. La virginidad antes del matrimonio no es una creencia universal, de hecho algunas culturas no le dan importancia, para otras era un acto desagradable que se encargaba a personas que lo realizaban con un ritual. Las hay en las que la mujer guarda su virginidad para ofrecérsela al hombre cuando se casan.

En otros tiempos los grupos sociales en los que el hombre lleva todo el control, han ido desarrollando un tipo de vida machista y sexista en el que la mujer no tiene casi derechos. Lo que más castigan son los derechos sexuales y convierten la sexualidad de la mujer en satélite de la masculina, que es el modelo perfecto. Cuando niegan los derechos sexuales también lo hacen con los derechos personales.

En Occidente vivimos una de las más deshinibidas para el sexo femenino, y podemos observar como el Islam y otras creencias religiosas cercanas, se alían en foros internacionales como en la Conferencia Internacional de la mujer en Pekín, para proteger sus antiguos privilegios. 

Y mirando otras costumbres vemos que el valor de la virginidad varía según las sociedades. Marco Polo nos describe a la sociedad del Tibet en la que ningún hombre se habría casado con una mujer virgen, porque carecían de valor si no se habían acostado con un hombre ... En la tribu de los cewa de Africa central creen que las chicas mueren si no copulan antes de su primera menstruación, por eso los padres les empujan a tener relaciones sexuales mientras juegan con sus compañeros. Y si alguna no es desflorada se la desvirga antes de la pubertad.

Es una forma eficaz de discriminación sexual y de tener control sobre las mujeres. Son mecanismos sutiles que se utilizan también hoy día, y "el que dirán" sustituye a las prohibiciones de los padres. Muchas jóvenes para controlar esos impulsos pecaminosos y para ser la mujer ideal se dominan y se hacen valer, y un día colocan en su sexo su cinturón de castidad, llamado vaginismoAsí limitan el contacto sexual a caricias y juegos y no se atreven al coito, que representa simbólicamente la sexualidad adulta, que tienen vedada.

En Sexología como disciplina científica, tratamos de integrar la sexualidad humana, y los sexólogos enseñamos a conocerse mejor y a aceptar el cuerpo como algo natural, a quererlo y a gozar de él para vivir mejor la sexualidad, y evitar muchos problemas y disfunciones sexuales.

Ahora quiero dirigirme a vosotras que padecéis Vaginismo para deciros que es una disfunción sexual con muy buen pronóstico, porque el 90% de los casos se resuelven y las mujeres se curan si hacen Terapia Sexual.

Foto : con el velo

viernes, 2 de noviembre de 2012

La importancia del sexo en la sociedad
















Voy a hablaros de la visión de la Sexualidad hoy en día. La experiencia clínica en consulta nos pone en contacto con mujeres y hombres que están muy apartados de la realidad cotidiana, que en grupos de amigos relatan experiencias sexuales maravillosas con hombres y mujeres excepcionales, que jadean y gritan en cada orgasmo. Hombres que nos hablan de tener tres orgasmos en una noche o encuentros con mujeres que se insinúan y que se meten en su cama casi por sorpresa ... Y así hasta el infinito.

Los relatos así contados movilizan a los amigos porque creen exactamente lo que oyen. Se angustian por estas hazañas, que en parte pueden ser ciertas, y que comparan con la pobreza de sus relaciones cotidianas. Desde luego estas maravillosas relaciones pueden ser ciertas lo que implica esfuerzo y voluntad para lograrlo. Claro sus protagonistas no son superhombres que emergen de las revistas de aventuras, son hombres que han aprendido a vivir el sexo con calidad, igual que se pueden comer un buen asado o un riquísimo plato de Paella.

Han aprendido a utilizar el sexo no sólo para procrear, sino para gozar de él, controlando la eyaculación para alargar la relación sexual, para tener orgasmos más intensos y a veces para introducir la ternura. Esto que parece un mito : no lo es, es posible, y los que lo viven pueden atestiguarlo. Cuando la Sexualidad se disfruta los deseos se cumplen y se da paso a las ilusiones en la vida cotidiana, y la calidad de vida aumenta.

Hoy día la Sexualidad Humana se ha hecho social y está con pleno derecho en las conversaciones entre compañeros y amigos, en los medios de comunicación, prensa, radio y televisión, penetra en los seres humanos, se cuela en los libros de autoayuda, en las revistas del corazón, y en las páginas de Internet.

En las grandes ciudades la participación social de las personas se ha reducido mucho, y la Sexualidad es su último refugio. Se utiliza el sexo en propagandas y en promociones y muchas veces el sexo es un ansiolítico o un antidepresivo natural. También para escapar hacia la felicidad anhelada frenta a los problemas económicos, sociales o políticos, el paro y la lucha por conseguir lo básico para subsistir.

Los que aún no han podido o actualmente no pueden vivir una Sexualidad moderna y satisfactoria responden a deseos incumplidos y son insatisfechos crónicos de la Sexualidad común y corriente. Se frustran porque no pueden llevar a cabo sus ilusiones en su Sexualidad del día a día. En consulta nos plantean problemas con la pareja porque no hay un acoplamiento, lo que es fundamental y moviliza todas las energías del universo.

Si te identificas con los problemas que te da el sexo y tu vida sexual continúa sin demasiadas variantes, la solución te conduce a una ansiedad sexual que elude las relaciones sexuales, con temores hacia el próximo encuentro y desconfianza en resolver la disfunción sexual. Acude a un sexólogo que escuchará con atención tu queja, te informará y te orientará adecuadamente sobre los problemas que le has planteado. Eso sí las quejas que se remontan a meses responderán mucho mejor que las que tienen un desarrollo de años.

Foto : desnudos

jueves, 1 de marzo de 2012

¿Por qué existen los amantes?
















Sabes ... que existen estereotipos que ven a la pareja como una unión que implica renuncia de la propia libertad, en la que no existe la sinceridad y los intercambios entre ambos son rígidos.

Es curioso observar que una unión que -pienso- crearon para el amor, para compartir y respetarse, se puede convertir en una encerrona, en la que ellos - quizá no saben por qué- tienen la impresión de estar en un laberinto sin salida. Sí fueron ellos los que entraron pero ahora no saben cómo salir. Esto, claro está, no se da en todas las parejas, pero cuando tienen este tipo de vivencia, se puede resolver el problema utilizando la comunicación.

Tienen que hablar de todo lo que les asfixia, de la necesidad de cambio, de que hay que innovar o renovarse ... Sin emgargo lo que ocurre, es que ellos buscan otros mecanismos ajenos a la pareja, para intentar salir de esa situación cerrada, para aliviar la asfixia, aunque manteniendo a la pareja. Es aquí cuando pueden surgir los amantes. Aquí tienen una razón, porque en la unión de la pareja existe un vínculo de dependencia y no hay libertad, así el amante se convierte en un medio para lograrlo.

No sabemos si el amante va ha resolver la asfixia o no ... Lo que digo es que puede ser un motivo para buscar amantes. Aunque los amantes, suele pasar que se conviertan en una asfixia añadida, lo que indica que el problema real no está en la falta de libertad o en el aburrimiento de la pareja.

Sabemos que a veces el amante es un recurso, una vía de escape de esa asfixia que vive la pareja y que no la aborda y no se comunican. Creo que hay veces que ni son conscientes de ella, sino que lo que manda es la inercia en estas situaciones.

Y si entran en una dinámica de falta de comunicación y se resignan con lo que viven con la pareja, no es raro que busquen mecanismos de compensación para aliviar las tensiones internas. Lo más interesante de estos mecanismos es el deseo de mantener a la pareja y aliviarse a través de los amantes. El amante cumple una función paliativa, como un medicamento para el dolor de cabeza, que alivia pero no resuelve el problema, eso sí desaparece el síntoma -el dolor- en ese momento.

Y aquí llegamos al autoengaño, el problema no se resuelve pero en nuestra mente inconsciente podemos creer que si se elimina la asfixia el problema está resuelto y no es así. Y hay casos en los que el aburrimiento y la pérdida libertad dentro de la pareja hacen surgir la promiscuidad. Se mantienen relaciones con varias personas y hay cambio de amante, lo que indica un problema emocional que inhibe la sexualidad y el funcionamiento sexual en la pareja.

Ahora si se es consciente de la promiscuidad y se elige sin dependencias, entonces no hay riesgo, es una elección como otras.También se recurre a los amantes cuando hay insatisfacción sexual, cuando falta complicidad, cuando hay deseos
inconscientes de acabar con la pareja, de separase.

En la terapia con el sexólogo se harán conscientes de que muchas veces no estamos unidos a los amantes, sino que son instrumentos que utilizamos para llevar a cabo nuestros deseos no aceptados de separarnos y acabar la relación. Además sabrán que lo recomendable es aprender a no involucrar a otras personas, a no usarlas, ni manipular a la pareja. Esto que no es frecuente se puede aprender a verlo.

Foto : escena de casa

jueves, 2 de junio de 2011

Decir no ... en la cama






El hombre o la mujer cuando "reciben un no" en materia de sexo, se sensibilizan, se ponen muy suceptibles y sus reacciones ante un no van desde la agresividad a la depresión. Se alejan ofendidos o muy deprimidos y se instalan en el ordenador o miran la televisión, se ponen a beber en un bar cualquiera o corren más de la cuenta en el coche.

Y si la frecuencia de ese "no" por respuesta, según ellos, es frecuente se distancian de su compañer@, se van en busca de un amante o reprimen la sexualidad y se conforman con una vida sin sexo. Lo que sea menos volver a escuchar un no de su pareja, porque cuando hay un fuerte rechazo sexual hay personas que deciden acabar con su relación de pareja.

Ponen en tela de juicio toda esa relación por ese "no" Piensan que ya no les quieren y la autoestima pierde su equilibrio. En seguida se cuestionan el rendimiento : no seré buen@ en la cama o será mi pene, piensa él, que es demasiado pequeño, o quizá son problemas más reales ... Claro como ella no tiene orgasmos conmigo ... Y un sin fin de ideas que les llenan de confusión cuando su mujer no tiene ganas.

Algunos piensan ... que es otro el que les interesa o es un ataque directo contra su persona ... Claro empieza una guerra en la que quizá se esconden muchos otros problemas más allá de la inapetencia. A veces le preguntan si hay algo que no le gusta de ellos, dándose por enterados de que al otro le pasa algo que no quiere expresar. Ellos en seguida reaccionan si ven la inapetencia de su mujer, porque para ellos el sexo es una forma de expresión de los sentimientos, ellas piensan ya no le gusto y les baja la autoestima. Además si tienen sexo con su compañer@se sienten mejor, es que la relación marcha bien ...

Y es que el deseo sexual de su mujer es para él la confirmación de que realmente le quiere. Eso sí la observa con minuciosidad si ya se ha repetido varias veces el no, para ver cómo reacciona a partir de ese momento cuando él decida tomar la iniciativa. Hay veces que le vuelve a rechazar porque para ellas es una situación muy molesta. Y ... ¿si ella está cansada o estresada cómo se va a comportar?

Es mejor seguirle el juego o actuar comprendiendo que ... si él sufre y está ofendido, piensa ella, tendré que hacerlo más a menudo de lo que yo quiero. Y un buen recurso es que "cuando tengas ganas de sexo llévatele a la cama" Claro si no quiere ... no has tenido suerte.

Si el "no" lo utilizas como medio de presión : no es recomendable, no lo uses para dar calabazas a tu amante a modo de venganza por alguna faena que te haya hecho, a menos que no quieras compartir una vida sexual feliz con él, porque el que "libra esa batalla en la cama" envenena y contamina el ambiente con desconfianza y lo carga de tensiones.

Ya no habrá entrega ni abandono ... Lo mejor será poner fin a ese sabotaje e intentar conocer la causa, que les puede ayudar a resolver el trastorno, si acuden a un sexologo. Los sexólogos sabemos que el 50% de las personas, se ponen en contacto con nosotros y buscan directamente orientación en relación con el problema de que se trate. Adelante entonces!

Foto : fogata

viernes, 4 de febrero de 2011

Cuando las mujeres no llegan al orgasmo






El orgasmo femenino muchas veces no es bien entendido por el hombre, quizá porque es distinto, de otra manera, con otro sistema, de otra forma, con otro tiempo ... Y además cada mujer es un mundo, como cada hombre.

Existe la tendencia de comparar el orgasmo masculino y el femenino ignorando entonces toda la riqueza, la pluralidad y la variedad de orgasmos que sienten las mujeres.

E incluso se ha hablado muchas más veces del multi-orgasmo femenino que del masculino. Sabemos que culturalmente se ha reprimido el placer en la mujer, más que en el hombre, y la ausencia de orgasmo o no ser consciente de él, puede estar motivada por la represión moral y sexista.

Sabemos que conseguir el orgasmo es responsabilidad de quien lo desea, lo busca y lo siente. Así que si piensas que la anorgasmia es un problema para ti ... porque podría no serlo. Por eso si estás dispuesta y lo quieres superar, entonces lo conseguirás.

En la anorgasmia vives la consecuencia de un problema que no has abordado, y en teoría, si lo abordas, puedes empezar a resolverlo. La anorgasmia se puede vivir por distintas causas como la de la generación reprimida de la posguerra española donde reinaban la falta de educación sexual y la ignorancia.

O la anorgasmia selectiva en la que ella llega al éxtasis sola pero no con otras personas, que puede resolverse tratando el miedo a la relación, al rechazo o a involucrarse con otras personas. Hay chicas que no llegan al orgasmo con la penetración. Este no sería un caso de anorgasmia. Habrá que ver si tienes algún miedo a la penetración ... o algún prejuicio. Y es que hay veces, que se asocia la penetración con la dominación, con la violación o la sensación de poder que una persona ejerce sobre ti.

También puede ser la no aceptación de la homosexualidad ... O es que te estás comparando tanto que no te estás dando placer a ti misma. Cuando esto sucede sales de lo que sientes y te alejas de tus propios valores, porque otras personas no tienen la clave de tu placer, salvo tu misma.

Cuando existe una disfunción es un síntoma que tiene su propio lenguaje, es una señal para decirte algo a ti misma, o para decirselo al otro. Porque se sabe que muchas disfunciones ocultan necesidades personales que no aceptas. También frustraciones, miedos o venganzas inconscientes de otros.

Anímate y empieza a detectar qué mensaje escondes tras tu síntoma para que lo conviertas en palabras, para que actues y puedas tomar decisiones. A veces el sexo puede ser una pantalla, un reflejo de lo que está sucediendo dentro de ti, y si haces oídos sordos a estos síntomas pierdes la posibilidad de crecer y de vivir de una forma más placentera.

Si no se vivencia el sexo se aparta un trozo de vida y de relación, porque el sexo te enseña lo que es la intimidad, tu espacio personal, el tacto contigo mismo y con los otros. El sexo es aprendidaje y un camino para crecer, para evolucionar, y si lo abordas con el sexólogo, puedes resolverlo.

Foto : oscuridad

miércoles, 3 de noviembre de 2010

El coito doloroso









No es lo mismo que el vaginismo porque con la dispareunia, como se la conoce, es posible el coito pero llega a ser doloroso, y el dolor se produce al comenzar a penetrar, durante el coito o cuando finaliza. Puede ser superficial o profundo según sea al principio de la penetración o si el dolor aparece en la penetración profunda.

La causa puede ser algún trastorno físico aunque la mayoría de las veces son factores emocionales o ambos a la vez. Hay mujeres que lo tienen habitualmente en casi todas las relaciones o el dolor aparece al cabo del tiempo, aunque lo peor es que puede inhibir el interés sexual. En ocasiones se producen contracciones involuntarias de la musculatura vaginal para autoprotegerse y prevenir el dolor. Entre las causas aparecen los problemas de pareja, no entregarse al placer, falta de entendimiento, una educación sexual represora, miedo al embarazo, haber vivido acoso o una mala experiencia sexual o sentimientos de culpa respecto al sexo ...

Y cualquiera de ellas puede causar dispareunia. Muchas veces es temor a la intimidad, sentimientos de ira o conflictos profundos con la pareja que están sin resolver ... Los hombres ocasionalmente también pueden padecerlo y experimentar dolor durante el coito o después, y a veces puede producirse por un problema de fimosis porque al ser muy estrecho el orificio del prepucio impide la salida del glande. Otro problema frecuente es el que se produce después de un vigoroso y prolongado movimiento durante la penetración sobre todo si la vagina está seca.

Para superar este problema tienes que darle más importancia a los juegos previos porque crean un clima que ayuda a los amantes a eliminar una de las causas, que puede ser la lubricación que produce sequedad. Os recomiendo utilizar un lubricante los dos, con base agua para no dañar el preservativo, si lo usais. También es recomendable la penetración posterior, es decir el hombre penetrando desde atrás, que evita la presión de la uretra y puede así reducir el dolor. Y si la dispareunia aparece después del parto sería recomendable dejar unos días más, después de los quince habituales, para reiniciar la actividad sexual.

Si no se descubre la causa física del dolor a través del examen médico debes que acudir a un sexólogo solo o en pareja. Algunas mujeres se dejan llevar por la vergüenza y se resignan al dolor y a continuar con el problema antes que acudir a la consulta de un profesional. Sé consciente de que ésta no es la mejor manera de afrontar el problema y lo mejor es perder el miedo y acudir a terapia para intentar resolverlo.

En terapia se tratará de ir perdiendo ese miedo a la penetración y a las relaciones sexuales, y a percibir el sexo como algo malo y doloroso. Aprenderán a vivirlo sin prejuicios, como algo placentero. Empezar por conocer más tu propio cuerpo, explorarlo tranquilamente e interiorizar la idea de que tu cuerpo es una parte de tu vida. Que cuando poco a poco seas consciente de tu capacidad para sentir placer y te hagas responsable de conseguirlo, el dolor irá desapareciendo y tus relaciones sexuales serán intensas y placenteras.

Foto : devoción-erógena

jueves, 30 de septiembre de 2010

La lubricación vaginal




La sequedad vaginal es la dificultad para lubricar durante la estimulación sexual, y mujeres de todas las edades la han tenido alguna vez. Conocemos que en la menopausia con la falta de estrógenos la mujer puede padecer sequedad vaginal si no se cuida. Es decir, si no se ayuda de la medicación hormonal sustitutiva, ni se masturba y tampoco tiene relaciones sexuales.

Algunos medicamentos como los antidepresivos pueden producir sequedad vaginal ... Este problema, como he dicho, no está relacionado exclusivamente con la edad y a menudo está originado por un trastorno psico-sexual. También el miedo y la ansiedad impiden la lubricación y en algunos casos la mujer puede excitarse pero afectada por este trastorno, observa que su cuerpo no responde.

Cuando esto le ocurre la mujer puede tener dudas en su relación sentimental o es que su pareja no le excita lo suficiente. Entonces podría replantearse su relación sexual y si el hombre fracasa intentando excitar a su compañera para que lubrique ... Porque si ella no tiene las secreciones adecuadas durante el periodo de excitación, ambos pueden sentir dolor. En este caso es fácil que eviten el contacto sexual y si la falta de sexo se prolonga puede ocasionar graves problemas además de la disfunción eréctil en el varón. Por eso antes de que el sexo sea un problema para la pareja hay que intentar averiguar las causas y buscar la ayuda de un sexólogo para solucionarlas.

Otro problema es la irritación vaginal que se da en los coitos prolongados que son frecuentes y vigorosos, cuando no hay la suficiente lubricación. A veces incluso en mujeres que lubrican bien, en las relaciones prolongadas pueden sentir sequedad en las paredes vaginales. Esto se debe a cambios del nivel hormonal en los ciclos menstruales.

La terapia si estás sufriendo una crisis sexual, consistirá en examinar tu relación de pareja. Que te acostumbres a hablar con tu pareja de sexualidad, de la actitud que teneis hacia el sexo, de problemas sin resolver en vuestra relación, de por qué tu pareja no es capaz de excitarte, para que mejore la comunicación entre vosotros y aprendais a llegar a ciertos compromisos relacionados con el deseo de los dos. Para que la practica del sexo sea más frecuente, ya que cuando hay una actividad sexual regular, además de la masturbación, la vagina mejora su nivel de lubricación.

Foto : La Ghilandata

miércoles, 4 de agosto de 2010

Límites a la intimidad










¿Te limitas y pones obstáculos a la expresión de tu sexualidad? Quizá no concretas lo que deseas por educación o por vergüenza, y son grandes obstáculos que no puedes superar.Te arriesgas a permanecer triste y aislado.

En Occidente es difícil hacer algo que parezca

domingo, 20 de diciembre de 2009

La sexualidad en las etapas de la vida. La vejez













La vejez o cómo hacerse viejo sería la cuestión!
Y hasta hace unos años era la experiencia de unos pocos, pero ahora el crecimiento del número de personas mayores, nos habla del éxito de esta sociedad y del desarrollo de la vida humana.

Hace años ser mayor era igual a estar enfermo, impedido o padecer demencia senil, pero ahora si se vive con calidad, la vida podría ser muy variada, y los hay que viven con vitalidad, optimismo ... y lo mantienen hasta el final de sus vidas.

Otros sufren la dependencia, la enfermedad, la soledad, y cuando pasan los años viven modificaciones físicas y psíquicas, que podrían incapacitar para ciertas actividades, como sentir emociones y poder seguir la vida después de los 65 años. Con los años el cuerpo del hombre y de la mujer cambia, la cantidad de agua disminuye en el organismo, la piel se hace más fina, más frágil y los músculos tienden a atrofiarse.

La libido o deseo sexual puede disminuir o estar atenuado, y la erección del pene puede no ser tan rígida como se precisa. Todo ello puede dificultar las relaciones sexuales de los mayores, y casi el 25% de ellos sufren disfunción eréctil por causa de los medicamentos. Casi todos los prescritos para la hipertensión se los ha relacionado con la impotencia. En lo afectivo, estará influenciado por el entorno, los familiares o la experiencia vivida, aunque la persona mayor es capaz de experimentar placer erótico durante toda su vida.

En mi artículo "la cincuentena" he tratado el tema de la menopausia, la edad crítica de la mujer, pero si hablamos del varón no hay un descenso hormonal tan brusco, se produce poco a poco al final de los cincuenta. Llegados los 65 años se vive la edad de las pérdidas, como dice Volcher, a veces parece como si se juntasen en un determinado momento y se viven muchas pérdidas, familiares, del cónyuge ... Ya el psicoanálisis habló de que la pérdida es el núcleo funfamental de la depresión.

En esta etapa la persona anciana tiene menos posibilidades de elaborar las pérdidas, no se plantea el futuro, no puede cambiar su modelo de vida, tiene pocos apoyos sociales, la vida no le ofrece estímulos gratificantes, ha disminuido la vitalidad ... Aunque si el anciano está sano se pone a la altura de los grandes hombres, artistas, escritores, filósofos como Miguel Angel, Goethe, Platón, Goya, Picasso, Freud y otros muchos autores que contemplaron la transformación en esta edad y no la valoraron como desestructuración.

Eso sí, la vejez requiere cuidados, medidas preventivas, dieta, ejercicio diario pero con moderación. Sustitución hormonal si es necesaria (la testosterora si son varones), dormir ocho horas, practicar el sexo porque genera endorfinas, actividades sociales que le hagan feliz, actividad intelectual continua, eliminar los tóxicos como el tabaco ... y tener a mano una asistencia sanitaria eficaz.

Foto : la sexualidad en la vejez

domingo, 16 de agosto de 2009

El frotamiento
















¿Aprovechas la menor ocasión para frotarte con el cuerpo de otras personas?
¿Te metes en aglomeraciones y con cualquier excusa frotas tu cuerpo con el de personas desconocidas, no importa con quién?

Los lugares más afectados por este tipo de prácticas son ciudades superpobladas como Méjico o Tokio, se da en los autobuses o metros que van abarrotados, se toma como una costumbre y los hombres mayores de 60 años, eligen o se rozan con el que llega sea hombre, mujer o niño.

En los transportes públicos se han llegado a colocar señales prohibiéndolo, y hay vagones sólo para mujeres, y parece que dos tercios de las usuarias del metro de Tokio entre los 20 y los 30 años fueron molestadas en los vagones. La situación es muy incómoda.

Sin embargo en las sociedades brasileñas, escribe Ressecaut "el bolinagem es una manera que tienen los hombres y las mujeres de acariciarse con insinuaciones encubriertas, en todas las circunstancias posibles, autobuses llenos, ascensores, reuniones públicas, en suma en todas partes dónde se presente la ocasión.

Esto se hace con bastante astucia como para que parezca accidental. Ni una palabra, ni un cambio de expresión, ninguna familiaridad exterior" Es un juego compartido entre dos personas y a veces uno es pasivo y otro es activo, dependen de los deseos y de las posibilidades que tengan.

En Brasil muchas jóvenes y mujeres juegan con extranjeros, como algo natural, y lo hacen con los brazos, los codos, los hombros, las piernas, los pies, el culo ...y a menudo el hombre se apoya por detrás si el autobús está en movimiento, y si nota el rechazo siempre puede parecer él mismo el sorprendido, y pedir perdón.

Este juego puede tener por escenario la primera sesión de tarde en los cines, y hay muchos padres que dan permiso a sus hijas para que acudan a esos cines de barrio, después de comer. Suelen ir de dos en dos.

Los chicos buscan chicas seductoras para sentarse junto a ellas y juegan al bolinagem frotándose con el codo o las piernas, esperando que el juego vaya más lejos ... Así se consiguen relaciones pasajeras, ellas les citan un día y en un lugar del cine para volver a encontrarse, y si se da una cierta intimidad podrían masturbarse bajo la ropa.

Foto : discoteca

miércoles, 12 de agosto de 2009

La sexualidad femenina


Freud en Sobre la sexualidad femenina (1931) defendía el mito de la inferioridad femenina, decía que el clítoris es un pequeño pene que apenas da placer, y es un sucedáneo del orgasmo masculino.

Pasó el tiempo y Masters y Johnson en su laboratorio de San Luis empezaron a estudiar la sexualidad femenina. El resultado de las investigaciones reveló que la teoría freudiana era falsa.

Fisiológicamente el clítoris es tan complejo como el pene, tiene un sistema venoso más rico que rodea toda la vagina, y mantiene el riego sanguíneo mucho tiempo después del orgasmo. Por eso es, que muchas mujeres después del orgasmo que les satisface, tienen una necesidad física de descargar tensión, quieren seguir con la relación sexual, salvando el escollo socio cultural y que su compañero esté dispuesto a continuar...

Esto lo confirmó Havelock Ellis y Kinsey, que aseguraron que la mujer podía tener orgasmos múltiples. La opinión corriente como dice Mary Sherfey "pretende que la mujer tenga un sólo orgasmo que le aporte una satisfacción total, actúe como un sedante poderoso y relaje la tensión sexual durante algunos días, pero es una idea totalmente falsa.

En realidad, la intensidad no disminuye nada mientras los músculos no estén fatigados ... y cuántos más orgasmos tiene una mujer más fuertes son. Cuántos más orgasmos más pueden tener, y toda mujer es sexualmente insaciable" A la mujer que no puede alcanzar esa plenitud le sigue un desencanto, desarrolla un resentimiento hacia su pareja que no ha sabido descubrir todo su potencial, e incluso sin experiencia tendría que hacerlo mejor, por lo que para ella significa.

Los sexólogos sabemos que las pacientes a menudo renunciarían a un encuentro sexual rápido, con prisa, y que un gran número de frigideces femeninas son por la escasez y la brevedad de los encuentros sexuales. Actualmente en las consultas de sexología el hombre ya no se queja tanto de la pasividad de su compañera en las relaciones, porque las parejas consultan más por el deseo sexual inhibido.

En la terapia de la inhibición del deseo sexual el sexólogo tratará la comunicación de la pareja si está bloqueada, porque es frecuente que otra ploblemática se refleje en el plano sexual. El deseo sexual puede medir sensiblemente el clima conyugal. Otro objetivo será que la paciente aprenda a manejar su esquema corporal y sus fantasías eróticas, porque si no acepta su cuerpo y ha bloqueado su vida fantasiosa, la inhibición del deseo sexual parece inevitable.

Foto : SEXUALIDAD FEMENINA

lunes, 3 de agosto de 2009

Reprimir la sexualidad






















La represión sexual tiene que ver con anular tanto el deseo como el placer erótico, y puede ser una manipulación sutil, como impedir el conocimiento del cuerpo o inculcar sentimientos de vergüenza o de culpa ... hasta la ablación del clítoris.

El sexo es un componente básico en el desarrollo del ser humano, tan importante como para que haya influido en todos los actos de tu vida. Modera la imaginación y el pensamiento que tiene que ver con los conceptos filosóficos y morales que desarrollan o inhiben la personalidad, el comportamiento y el carácter de los hombres.

K. Horst Wrage apunta que "las generaciones han resultado víctimas de la represión sexual, y la civilización ha impuesto severas rectricciones a las satisfacciones instintivas del hombre, tanto eróticas como agresivas"

Es así que la sexualidad produce seres que aumentan y renuevan la sociedad, son físicamente diferentes y sus sentimientos atraen la sexualidad de otras personas, y desarrollan vínculos que forman las familias. La represión sexual la sufren los niños, los adolescentes y los adultos, los padres y los profesores, y esta práctica consciente o inconsciente se interioriza, y los reprimidos se convierten en represores que rechazan todo lo que tienen que ver con la sexualidad por ser inmoral, malo o pecaminoso.

Pese a todo esto la sexualidad sigue activa y si se reprime puede dar lugar a perturbaciones y trastornos sexuales que se tratan en terapia sexual. Y es que, hasta más de la mitad del siglo XX no se podía hablar con libertad de temas sexuales ... Podía ser indecente. Ahora en las últimas décadas ideas y comportamientos han cambiado apoyados en los trabajos de Sigmund Freud, en las estadísticas de Alfred Kinsey en el área social, y en la investigación de H. Masters y Virginia E. Johnson, que se refieren a la respuesta sexual humana.

La sexología de hoy tiene categoría de ciencia y debe respetarse y difundirse como lo que es. Y la educación sexual pretende divulgar, sin mitos ni tabúes que la oscurezcan, el conocimiento de la sexualidad, que forma parte de la vida cotidiana del ser humano.

Ilustración : bdsm-poetry104bLA