Mostrando entradas con la etiqueta Vacío. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Vacío. Mostrar todas las entradas

martes, 21 de abril de 2015

domingo, 15 de septiembre de 2013

¿Tienes varias parejas ... sexuales?



























De las personas que tienen varias parejas sexuales se dice que son frívolos, que saltan de flor en flor sin detenerse en ninguna, que son promiscuos. No entro a juzgarlos y algunos hombres les envidian, piensan que tienen suerte. Vamos que se lo montan bien ...

A otros quizá no les dice nada especial. Saca tus propias conclusiones y observa lo que piensas y lo que haces desde tu propio punto de vista. Ten en cuenta que hay muchos puntos de vista diferentes ... Lo normal es estar con una pareja ¿no? Aunque ésta sólo es una posibilidad y lo que entendemos por normalidad es muy relativo, desde luego es muy frecuente en nuestra cultura y también lo es que los que tienen varias parejas lo escondan.

¿Socialmente es lo correcto estar sólo con una pareja? Desde la monogamia que reina en nuestra cultura sí, porque quiere que haya familias y siempre depende del contexto cultural. ¿Cómo lo ves, está bien estar con muchas parejas? ¿Eres congruente con tus creencias? Sabes que en los países árabes un hombre puede casarse con varias mujeres, lo que se conoce como poligamia. Y otros en los que una mujer convive con varios hombres: la poliandria, también hay religiones que eligen la poligamia como una forma de unión entre hombres y mujeres ...

Claro a escondidas es otro cantar: los hay que mantienen una pareja oficial pero tienen otras relaciones con los que llamamos amantes, y que desde la sexualidad los consideramos parejas también. Desde las estadísticas buscar sólo una pareja parece lo más adecuado y la posibilidad más frecuente cara a la sociedad, en nuestra cultura. Se presenta como la opción más codiciada para la mayoría. Y desear una pareja para toda la vida hay quien lo tiene como asignatura pendiente, esos que no la tienen. Sin embargo para casi todos, los gustos son como los colores.

La realidad sexual tiene muchas posibilidades, aunque hay una idea cultural muy arraigada porque legalmente las parejas son uniones de dos personas, lo que se remonta al origen de las familias. Actualmente le concepto de pareja ha evolucionado y antes se les llamaba parejas a los que estaban casados. Los que vivían en pareja sin casarse, tenían un lío o estaban juntados. Todavía existen estos prejuicios.

Hoy en día las parejas viven bajo una apariencia invisible pero real, algo que notamos pero que no sabemos que existe, y que a menudo causa problemas en él y en ella. Y es que espero encontrar en mi pareja, creen ellos, todo lo que necesito, sólo en esa persona, sino no es una pareja. Lo que suele ser una trampa mortal, ya que si no encuentro todo eso que necesito en esa que digo que es mi pareja ... entonces estoy cometiendo un error, tengo un defecto o lo tiene mi pareja ...

Y si no te gusta la persona que has elegido y no consigues relaciones sexuales como las que tenías antes ¿qué piensas? ¿con qué lo relacionas? Quizá  durante meses o años pienses que se acabó el amor, lo que es una posibilidad pero no la única. Y aún así sigues amando a esa misma persona, aunque el sexo no funciona. ¿Te das alguna explicación? No creo que ninguno de los dos tenga defectos, sino que el error de fondo es que la pareja no puede compensar todo lo que necesitas. Tu creencia inicial es : mi pareja me va a dar todo lo que necesito en la vida, aquí es donde puede estar el error.

Pienso que no puede darte todo lo que necesitas, no podemos darle tanto a nuestras parejas. Cuando lo consigues, estupendo pero si no lo puedes conseguir ... hay alternativas y sobre todo en cuestiones de sexo. Háblalo con un sexólogo que te enseñará a compartir para que aumente la empatía entre vosotros y el trabajo en equipo.

Foto : alumbrando

domingo, 2 de diciembre de 2012

Cuando tus relaciónes son tóxicas











Recuerda cómo te ilusionaba compartir sus diferencias, hablarlas con tu pareja y con argumentos, discutirlas. Empleando la asertividad y practicando la escucha activa, para escuchar y ser escuchado. Qué bien y qué armonía! Y el compartir está lleno de bienestar, de momentos gratos ...

Ha pasado el tiempo y ahora la pareja es un hecho. Y tus expectativas de pareja no son cómo las deseabas y la relación no te devuelve esos momentos agradables, os estáis agrediendo y empleáis la violencia verbal e incluso física. A veces estar con el otro supune un reto y una pérdida para ambos, pero si la relación es sana, es una ganancia, os complementáis y a largo plazo supone un crecimiento.

Lo primero es reconocer si la pareja es tóxica y ... sin quererlo, no es sana. A partir de ahora, si tienes dudas, observa si cuando no hay diálogo aparecen los insultos o si es que se carece de argumentos que esgrimir y hay diferencia de opiniones. Alguno de vosotros no sabe manejar la ira, ni los sentimientos, es visceral y se abandona a sus impulsos ...

Los sentimientos de malestar son habituales en tus relaciones y en tus expectativas de vida en pareja. Estos amores no son provechosos, hay dependencia, tristeza, mucho sacrificio y poca comprensión. Una de las claves de la relación tóxica es anularse y autoengañarse para no provocar conflictos en la relación.

Con facilidad las palabras humillan y empobrecen al compañero, lo que es cotidiano, aunque a veces lo hacen "por su bien", claro ... Uno de los dos suele ser el que más ejerce esa presión, habrá que ver qué sentimientos favorece el que soporta esos comentarios ... Y además no podéis hablar para solucionar los conflictos reales porque es doloroso.

La pareja tóxica la componen dos personas que no saben estar solos, y piensan : mejor mal acompañado que solo y les urgen las manifestaciones de afecto. Y por eso aguantan los malos tratos y olvidan todo, si reciben cariño, atenciones ... un poco de afecto. Ellos están supliendo carencias afectivas, de la manera que saben, y por cierto no es la más sana.

Así soportan abusos y se encierran en una pareja egoísta, que se hace daño afectivamente, que se encierra en una relación tóxica. Ante el gran dolor, los remordimientos y la culpa viven relaciones violentas, muchas veces con infidelidad. La relación se fractura cada día más y se está abandonando el vínculo con la pareja lo que seguramente no va a cambiar hasta que pares en serio y decidas aumentar tu auoestima.

Piensa si es así como lo habías imaginado e intenta ordenar tus pensamientos con respecto a lo que estás viviendo, si estás de acuerdo con tu propia historia, cuando eras niño, con tus padres ... Quizá estás imitando o siguiendo patrones antiguos ... 

Y no te atreves a cambiar, a empezar a nutrir tu vida personal y de pareja de nuevas experiencias y emociones, aportando algo fresco a la relación, quizá en tu vida sexual o en tus actividades ... para sentirte querido también por ti mismo.

Decídete a sanar por fin tu relación porque los dos merecéis una vida equilibrada emocionalmente, tu familia lo merece y todo empieza parando esa serie de actitudes destructivas que anulan una relación sana.

Si este tema te ha interesado enviame tu comentario y si no también. Ponte en contacto conmigo para dejar de ser víctima, dejar de sentir que te sacrificas para que todo marche bien, y no sentirte desparejado, abandonado y muy humillado. No entiendes y no sabes cómo arreglarlo por eso déjalo en manos de un profesional y aprenderás a darte prioridad, primero tú y luego los demás.

Foto : llorando

miércoles, 20 de junio de 2012

Experiencias sexuales tempranas















Son muchos los profesionales que coinciden en que una experiencia sexual negativa en la infancia, se hace notar en las disfunciones sexuales, lo que está apoyado por la experiencia clínica. 

Sólo a veces, las historias clínicas no apuntan a un trauma sexual concreto en los primeros años de la vida. Aunque sí vemos a un gran número de pacientes que padecen disfunción eréctil, eyaculación precoz o una disfunción orgásmica, que nos cuentan experiencias sexuales desagradables. O una experiencia sexual temprana les traumatizó, porque emocionalmente no sabían cómo manejarla, o sus primeros contactos sexuales con otra persona fueron frustrantes, les aterraron o se sintieron humillados.

Algunos traumas brutales, como si una niña sufre una violación, es víctima de la pederastia o de una seducción incestuosa, tienen un potencial destructor que es evidente. Por eso el joven adulto en sus primeros fracasos sexuales, no tan dramáticos, parece que inicia un proceso de ansiedad y fracasos, y se desespera porque su funcionamiento sexual está bloqueado y puede seguir así durante toda su vida.

Masters y Johnson nos dicen que una iniciación sexual cargada de tensión o de fracaso produce más tarde disfunciones sexuales en muchas personas, y añaden que la eyaculación precoz puede estar provocada por los primeros intentos de coito en los que había que apresurarse y se vivían con tensión. Situación que muchos vivieron en un coche, y terminar lo antes posible era su motivación, por lo que se acostumbran a funcionar de esta manera.

También el joven que al intentar su primer contacto eyacula con rapidez, incluso antes de penetrar, vivirá un gran humillación y vergüenza. Cuando la chica le acepta, y hace el amor con él, porque valora la relación con su novio, y no quiere negarse ... y cuando no es estimulada de forma adecuada, puede sentirse alarmada y confusa, si durante la relación sexual obtiene tan poco placer.

Cuando el chico fracasa en su erección intentando hacer el amor en casa de la chica, mientras los padres están fuera ... puede sentir el fracaso y el dolor de esa pérdida. Estos fracasos en sus relaciones, pueden remover emociones muy intensas, y que no vea el problema como una reacción pasajera ante una situación de estrés, sino que esté movido por un exceso de emoción y por una falta de información.

Por eso el fracaso inicial puede condicionarle, y que experimente ansiedad anticipatoria, que promueve el fracaso en su próximo intento. O a partir de ese momento escapar de toda relación sexual para evitar la ansiedad, en próximos encuentros durante un tiempo.

Por eso si no quiere vivir ese desajuste sexual permanente y evitar opurtunidades posteriores, tiene que ponerse en contacto con un profesional, con un sexólogo, para analizar la fuente de su problema. Eliminar los efectos de esos fracasos con experiencias sexuales gratificantes, que reducirán la ansiedad anticipatoria utilizando factores de refuerzo. Si el joven adulto es incapaz de contrarrestar sus experiencias negativas, puede desembocar en una disfunción sexual grave.

Foto : massive

martes, 12 de junio de 2012

Si aparece un tercero ...












Todos conocemos la infidelidad esporádica, pero algo muy distinto es la infidelidad duradera, que acaba formando parte de la vida del "infiel" y además, de la relación de pareja. Y cuando el nuevo miembro, que suele ser una persona aparece en escena -porque a veces es un hobby, una ocupación o sus amigos- bloquea o interfiere la relación con la pareja.

Se establece entonces una relación con terceros en la que uno de ellos participa de dos relaciones paralelas sin que el otro esté al corriente ... Cuando se forma la nueva pareja dentro de la pareja, no es con intención de que dure, suele ser una diversión en un momento concreto, en horas bajas ... 

Esta es una de las consultas más frecuentes que atiendo en la consulta. Son personas que acuden a terapia sexual porque necesitan orientación, se sienten sin rumbo, desorientadas y no saben cómo salir ... Me hablan de que su vida está acoplada a dos personas con amor, y dicen : qué haría yo sin alguna de ellas. No me sentiría complet@

Las causas son varias desde la soledad a la evolución divergente de gustos, aficiones e intereses de cada uno, amén de la rutina, la necesidad de un afecto que no tienen, y que puede conducir a un cambio de objetivos diferente al que se estableció al principio de la relación, por eso buscan una solución al problema. En esta situación buscan una persona que tenga esas caracerísticas, que llene ese vacío, que ya no cubre la pareja.

Uno de los factores más frecuentes que provoca esta búsqueda es la soledad : se necesita un tercero, porque aunque parezca absurdo uno de los dos se siente solo, aunque esté en compañía y no está a gusto, por eso busca o a otro para cubrir ese vacío. Y si llega la rutina y hacer siempre lo mismo, sin novedades, ni sorpresas, los cansa ... la relación se agota y provoca que uno de los dos o a veces, los dos, salga de ese circuito cerrado y  se lance a buscar alicientes o nuevos atractivos

El nuevo amante puede aparecer en sitios de lo más comunes como en el trabajo, entre los amigos, el gimnasio, el super o cualquier tienda del barrio. La necesidad de afecto se pierde con el tiempo y como es necesaria para mantenerse y sobrevivir ... Si se pierde el hábito de dar y de mostrar el cariño al otro, y las manifestaciones de afecto suponen un esfuerzo ... ya no se da el beso, ni el abrazo íntimo, que incluso puede llegar a desaparecer.

La cotidianidad y el sentimiento de posesión bloquean la necesidad de mostrar el afecto al compañero y la relación se vuelve raquítica, fría, rígida y carente de cariño. Así las cosas, no es raro que uno de los dos salga a buscar el afecto que perdió ... En esta situación la actividad sexual suele ser insuficiente e insatisfactoria, y tiende a reflejar la salud de la relación. Y si la sexualidad es pobre en cantidad y en calidad, ya no da sorpresas ... Además se alarga en el tiempo, y suele ser uno factores desencadenantes de la búsqueda consciente o inconsciente, de nuevos alicientes sexuales para sentirse más vivo y más motivado.

Otro factor a tener en cuenta es la evolución divergente, que se da más que nada en parejas que se conocen desde muy temprana edad y la relación se hace muy antigua. Aquí la evolución de cada uno a su manera y a veces de forma independiente, va agrandando la incomunicación y las diferencias, y se encuentran de pronto sin nada que decirse, sus intereses y sus inquietudes no coinciden. Ya ni se ven, no se escuchan, ni se oyen. Entonces aparece en escena un tercero, ese que sirve como complemento.

Foto : abrazo

jueves, 23 de septiembre de 2010

La adicción al amor















Cuando hay adicción el amor se muestra tiránico, nos intoxica como una droga y vivimos la dependencia y el síndrome de abstinencia que nos produce angustia, perdemos el apetito, sufrimos insomnio y una inmensa tristeza si no le tenemos cerca ... Son los síntomas de que esa relación amorosa se ha transformado en adicción.

Ya sabemos que el amor como adicción no es una idea nueva, y suele darse más en mujeres. Estas relaciones suelen ser tormentosas con varias rupturas y reconciliaciones, y después de una ruptura se hunden en una desolación de la que no pueden escapar. Se sienten bajas de energía y pegadas al teléfono y son conscientes de que dependen de la voluntad del otro para dejar todo ese sufrimiento atrás o para dejarse engañar de nuevo creyendo en sus promesas.

Con seguridad tu amante te quiere mal aunque probablemente intenta decir la verdad cuando te pide perdón y jura que te quiere. Seguro que sufre cuando no te ve, pero aunque enferme o se cure, te eche de menos o te haga promesas, con ese comportamiento de rupturas y nuevos encuentros no se compromete a nada. Sólo está dispuesto a pedir. Tu tendrás que tener tiempo, paciencia y comprensión.

A veces después de pasado un tiempo, cuando hay una nueva reconciliación puedes sentirte más fuerte y pensar que nada será como antes pero no tomes ni un café porque al primer sorbo notarás que te enganchas, como los alcóhólicos sobrios que ante una sola gota de alcohol se embriagan. Y es que, sabes ... el mal amor como el buen whisky puede engañar y engaña. Con el primer sorbo calmas el síndrome de abstinencia, cesa el sudor y los escalofríos del mono y surge el autoengaño, lo puedo dejar cuando quiera ... lo tengo controlado ...

En terapia tienes que reconocer tus propios límites, estar dispuesta a no volver a ver al otro para que haya un ascenso progresivo. Y como en todas las adicciones ser consciente de que la salvación empieza por reconocer la propia debilidad. Saber que eres un adicta al otro y no puedes gobernarte a ti misma, luego vivir la abstinencia y si los alcohólicos dicen no al la primera copa, las mujeres adictas a un mal amor tienen que decir no al primer café. Porque ese primer contacto es el más peligroso. Después reencontrarte contigo misma y ser dueña de ti misma. Dejar las drogas y esa adicción al amor entre ellas, y el premio será tener las riendas, vivir las relaciones con más libertad, para tener las llaves y el mando de la vida en tus manos.

Foto : fotonoticia normal

lunes, 7 de junio de 2010

La apatía sexual















Para que haya una pérdida de deseo no es necesario que tengas una disfunción sexual, y a lo largo de una relación duradera se pueden presentar distintas etapas en el deseo sexual. Puedes vivir tus relaciones sintiendo que no hay pasión, o pasar épocas de aburrimiento, y lo que ocurre es que el deseo sexual es escaso.

La excusa más frecuente en el hombre es el dolor de cabeza, cosa que antes se atribuía únicamente a las mujeres. Ahora el varón puede sufrirlo, perder su libido y mostrarse indiferente ante su compañera. El estrés y la rutina aparecen como las principales causas, además de la pérdida del trabajo o problemas de salud, si los hubiera.

Por eso es conveniente que lo hables con tu pareja para que esté al tanto de lo que ocurre y te ayude. En este punto sería recomendable buscar cosas nuevas, lugares nuevos, nuevas aventuras, ropa nueva, y como se trata de estimular la relación todo lo novedoso será estimulante, como una cena sorpresa o un pequeño viaje a un lugar de encanto. Lo necesario para que el deseo crezca y la pareja con él. Y con el deseo volverá la excitación y el placer sexual.

No existe una definición clara de la apatía sexual, la podríamos definir como la falta de deseo sexual, también de excitación, de placer y de orgasmo. No hay sensaciones eróticas, se percibe lo sexual como algo negativo y despreciable, y hasta se vive como un castigo. Cuando se siente esta insatisfacción, se vive con depresión y se hace todo lo posible por evitar las relaciones sexuales.

Esta es una disfunción que afecta a un gran número de mujeres y de hombres. Nosotras experimentamos cambios hormonales y durante la ovulación crece el deseo, y para muchas, los días de la mentruación son especialmente sensibles y tienen ganas de mantener relaciones, sin embargo otras mujeres no quieren ni que las toquen. Este absoluto desinterés por las relaciones también afecta a los hombres, hoy día tanto como a las mujeres.

Las reacciones ante el deseo sexual inhibido son muy diferentes, como en los hombres, porque ellas están condicionadas socialmente para quitarle importancia a la sexualidad, y en muchas relaciones la mujer se deja ... para que el marido "termine cuanto antes. Ella piensa ... ya he cumplido con mi obligación, aunque no haya deseado, ni sentido el sexo, ni haya llegado al orgasmo ... De esta situación nace la agresividad de ella hacia su marido, y con el tiempo podría dar lugar a depresiones o a una gran pérdida de la auto-estima.

En terapia el sexólogo trabajará para identificar la procedencia de la apatía sexual, por qué se ha producido, o qué circunstancias han llevado a perder poco a poco el deseo sexual. También es importante que hagas balance de tu vida sexual y tomes nota de lo que el sexo significa en tu vida actual. Descubrir qué es lo que te impide desarrollar tu vida sexual, dando paso a tus fantasías eróticas. El objetivo es que tomes contacto con tus emociones negativas como son la ansiedad, el miedo, la vergüenza ... que inhiben tu deseo sexual.

Foto : disgusto

domingo, 20 de diciembre de 2009

La sexualidad en las etapas de la vida. La vejez













La vejez o cómo hacerse viejo sería la cuestión!
Y hasta hace unos años era la experiencia de unos pocos, pero ahora el crecimiento del número de personas mayores, nos habla del éxito de esta sociedad y del desarrollo de la vida humana.

Hace años ser mayor era igual a estar enfermo, impedido o padecer demencia senil, pero ahora si se vive con calidad, la vida podría ser muy variada, y los hay que viven con vitalidad, optimismo ... y lo mantienen hasta el final de sus vidas.

Otros sufren la dependencia, la enfermedad, la soledad, y cuando pasan los años viven modificaciones físicas y psíquicas, que podrían incapacitar para ciertas actividades, como sentir emociones y poder seguir la vida después de los 65 años. Con los años el cuerpo del hombre y de la mujer cambia, la cantidad de agua disminuye en el organismo, la piel se hace más fina, más frágil y los músculos tienden a atrofiarse.

La libido o deseo sexual puede disminuir o estar atenuado, y la erección del pene puede no ser tan rígida como se precisa. Todo ello puede dificultar las relaciones sexuales de los mayores, y casi el 25% de ellos sufren disfunción eréctil por causa de los medicamentos. Casi todos los prescritos para la hipertensión se los ha relacionado con la impotencia. En lo afectivo, estará influenciado por el entorno, los familiares o la experiencia vivida, aunque la persona mayor es capaz de experimentar placer erótico durante toda su vida.

En mi artículo "la cincuentena" he tratado el tema de la menopausia, la edad crítica de la mujer, pero si hablamos del varón no hay un descenso hormonal tan brusco, se produce poco a poco al final de los cincuenta. Llegados los 65 años se vive la edad de las pérdidas, como dice Volcher, a veces parece como si se juntasen en un determinado momento y se viven muchas pérdidas, familiares, del cónyuge ... Ya el psicoanálisis habló de que la pérdida es el núcleo funfamental de la depresión.

En esta etapa la persona anciana tiene menos posibilidades de elaborar las pérdidas, no se plantea el futuro, no puede cambiar su modelo de vida, tiene pocos apoyos sociales, la vida no le ofrece estímulos gratificantes, ha disminuido la vitalidad ... Aunque si el anciano está sano se pone a la altura de los grandes hombres, artistas, escritores, filósofos como Miguel Angel, Goethe, Platón, Goya, Picasso, Freud y otros muchos autores que contemplaron la transformación en esta edad y no la valoraron como desestructuración.

Eso sí, la vejez requiere cuidados, medidas preventivas, dieta, ejercicio diario pero con moderación. Sustitución hormonal si es necesaria (la testosterora si son varones), dormir ocho horas, practicar el sexo porque genera endorfinas, actividades sociales que le hagan feliz, actividad intelectual continua, eliminar los tóxicos como el tabaco ... y tener a mano una asistencia sanitaria eficaz.

Foto : la sexualidad en la vejez

martes, 17 de noviembre de 2009

Adicción al sexo






En Octubre publiqué en el Blog un artículo sobre la adicción al trabajo, a las drogas. Ahora vamos a hablar de la adicción al sexo que es una adicción tan dura como las otras y se estima que el 6% de la población lo padece y sólo el 2% son mujeres.

Es más fácil advertir la adicción a una sustancia como a las drogas, o a la comida, la bulimia, o a la ludopatía, el juego, o a la cleptomanía, la apropiación indebida, por más problemas que nos pueda dar. Aunque les cause sufrimiento este enganche, los adictos al sexo son como los yonquis, y ya sea un padecimiento personal o de algún familiar nada es comparable con la adicción al sexo.

Cuando una persona adicta al sexo siente esa llamada que le presiona para poner en marcha esa conducta, no podrá resistirse, y no se puede librar es un esclavo de ella. Hay que aclarar que nada tiene que ver con una persona apasionada que le guste practicar mucho el sexo, porque el adicto tiene una libido muy activa y una obsesión por el sexo, y cuando siente esa compulsión y practica sexo no consigue disfrutar de esa experiencia. Buscan experimentar sexualmente con quién sea sin conseguir el placer que esperan.

El concepto de adicción al sexo sustituye a lo que antiguamente se conocía como ninfomanía en la mujer, y en el hombre satiriasis. Actualmente estos conceptos no aparecen en el DSM-IV. Aún no se conocen las causas que originan este problema y se llama tambien hipersexualidad y puede ser un reflejo de otros trastornos mentales.

Si viven en pareja o están casados será a menudo ella la que tendrá que soportar las presiones y las exigencias que le resultará imposible cumplir, y si fuera posible, a él no le parecerían suficientes. El adicto no discrimina el sexo porque no sabe lo que quiere. Dispone de una insaciable sed, lo prueba todo y de su comportamiento compulsivo no se puede librar. Es un desorden que les causa incomodidad e impide el funcionamiento social. Tienen problemas de autoestima, de identidad sexual, trastornos depresivos y sufren de ansiedad y estrés.

Tiene tratamiento si el sexoadicto es capaz de reconocerlo. Para tratarlos se utiliza la terapia cognitivo conductual para controlar la conducta sexual del paciente y conocer las posibles causas de la dependencia. Los adictos al sexo suelen buscar la ayuda de un profesional cuando su problema les ha hecho estragos como, ETS (enfermedades de transmisión sexual), ruptura con la pareja, grandes facturas de teléfono o de prostíbulos, la pérdida del puesto de trabajo, sentirse esclavos de cosas impensables o intentos de suicidio.

Foto : ADICCIÓN AL SEXO.

martes, 6 de octubre de 2009

¿Eres un buen actor?


Quizás te has pasado la vida representando una ficción, te presentas ante la gente con un aspecto intachable, pero ahora estás anclado en ese comportamiento, y te sientes obligado a continuar con la ficción y manteniendo ese rol.

Los que forman parte de tu entorno están acostumbrados a verte perfecto, aunque te das cuenta de que no eres como aparentas, y que lo haces para evitar el rechazo social.
Y es que en algún momento tendrás que mostrar tus imperfecciones, aceptar esa angustia que cubrías y con la que te protegías. Entonces vas a sentir que te están juzgando ...
Este papel que representas es inconsciente y poco sabes de él, ahora cuando pretendas cambiarlo te darás cuenta de los efectos de ese comportamiento que ha invadido tu vida cotidiana, tus pensamientos, lo que haces, cómo eliges a tus amigos, cómo valoras las cosas, la forma de educar a tus hijos ...

Irás dándote cuenta de esa falsa moral que has desarrollado, tus prejuicios ... y podrás comprobar lo alejado que estabas de ti mismo, y observarás que hasta hace poco vivías sólo de lo que aparentabas ser. No se trata de tomar conciencia intelectual, tendrás que vivirlo y sentirlo. Para ello necesitarás vivir tu toma de conciencia, para que surta efectos y dé lugar a una liberación de energía. A veces habrá que situarse y hacer una pequeña pausa para descansar ...

La recompensa es una vida totalmente nueva y desconocida, viviendo con todas las nuevas energías y con tu nueva autonomía, así te darás cuenta de que no has podido acceder a este horizonte por el miedo a cambiar y a prescindir de tus muletas para valerte por ti mismo. La salud se manifiesta.

Foto : EL ESPEJO

jueves, 24 de septiembre de 2009

Dietas??






Cuando se tienen trastornos alimentarios es que hay problemas en el mundo emocional, y los síntomas nos alertan de algún conflicto interno que no podemos expresar. La salud se resiente.

Y si por sistema se siguen dietas pueden convertirse en una necesidad de castigo más que en una idea de cuidar la salud, y si hay sobrepeso u obesidad puede ser por amor a otro o a uno mismo, es decir, se puede esconder una relación patológica con alguien.

Cuando uno se niega a comer puede querer expresar, que la vida sin afectividad, sin la sonrisa de alguien, sin su atención y su cariño, no tiene sentido, y los que comen de forma incontrolada, compulsiva, están intentando llenar su vacío, reducir su angustia. Esta es la historia de miles y millones de personas en el apretado mundo de hoy, acumular y acumular kilos para protegerse del miedo, y de los afectos que no quieren aceptar o que les asustan.

Las consecuencias para el organismo, cuando se niegan los deseos que importan, pueden afectar no sólo a nuestro cuerpo, sino a cómo nos sentimos en el mundo, con nosotros y con nuestra gente, y muchas veces no se pueden eliminar los deseos pero se pueden sobrellevar o atenuar, por ejemplo : comiendo. Y si se pierde a un ser amado, se rompe un lazo, un vínculo íntimo con el otro, entonces no sentimos dolor en el cuerpo, pero es como si nos arrancaran un trozo del alma. Es un grito en silencio.

La pérdida de un amor nos exige elaborar el duelo y este proceso puede repercutir en la relación con la comida, y se pueden presentar alteraciones del apetito y el que sufre el dolor puede negarse a comer o intentar llenar el vacío comiendo más, mucho más o algo que le gustaba al que ha perdido. La historia emocional de cada uno, hablará de la forma de alimentarse durante el proceso del duelo o de digerir la pena, y en la depresión uno de los síntomas es no querer comer, y esta inapetencia nos muestra una falta de interés por la vida.

Y cuando la depresión arrecia baja gravemente la auto-estima, y la agresividad se dirige hacia uno mismo, es un proceso de autodestrucción, y si la imagen que nos devuelve el espejo en lugar de estimularnos nos desilusiona, empezamos la dieta para aliviar la tensión de no ser como esperábamos.

Y una vez alcanzado el peso ideal, si no conseguimos ser felices, volvemos a engordar, y volvemos a la dieta, y así creamos un círculo vicioso de momentos de satisfacción y sentimientos de culpa. Y es que para sentirse bien, la distancia entre cómo somos y cómo deseamos ser, no tendría que ser muy grande.

Foto : LAS DIETAS

lunes, 7 de septiembre de 2009

Síndrome del nido vacío


Son las dificultades que viven los padres y en particular la madre, aunque afecte a los dos, cuando los hijos crecen y abandonan el hogar, se van de casa. Parten y abandonan el nido. Esto saca a luz grietas y heridas profundas que se ocultaron durante años en la vida cotidiana de la familia y con el ruido del hogar.

Las madres sienten que el vacío del nido es un vacío en su identidad, si no han dedicado otros espacios a su desarrollo personal. Al padre suele afectale mucho más cuando coincide con el momento de la jubilación laboral.

Afloran los sentimientos, las miradas furtivas y los sucesos de una pareja que inicia otro tipo de convivencia, por cambios en la profesión, para formar una nueva familia o buscando la independencia.

Sobre todo afecta a las mujeres cuya meta es el hogar y la salud física y psicológica de la madre afecta a la relación marido-mujer y los efectos son complicados, hay veces que la relación entre ellos no cambia, otras empeora después del abandono de los hijos.

Tendrán que adaptarse a esa sensación de soledad y vacío. Y es que, se aproxima una nueva etapa en la evolución de la familia, que empieza cuando el hijo pequeño sale del hogar ... quedarán atrás el ruido, las discusiones, las entradas y salidas de los niños y la preocupación constante por ellos.

Es una etapa en la que los padres se encuentran de nuevo como pareja. Viven momentos difíciles, y si han sabido mantener el amor de pareja, apartado de su vida familiar, podrán superar la falta de los hijos, y aceptarán mejor la nueva situación.

Ahora habrá que asumir el síndrome del nido vacío, que es una falta de adaptación y un trastorno afectivo encubierto, con síntomas depresivos, dónde se viven sentimientos de tristeza y de pérdida. Hay madres que dan a esta situación otro significado, lo ven como un periodo de libertad y autodesarrollo.

Los padres tienen que retomar la vida en pareja, volviendo a los proyectos que las obligaciones les impedían realizar. Aprovechar el momento para disfrutar de la pareja, ocupar el tiempo libre con actividades que les gusten ... Viajar, comer o cenar con los amigos, cine, teatro, conciertos ...

Foto : EL VACÍO